Las políticas gubernamentales a los agricultores distorsionan los mercados, apagan la innovación y perjudican el medio ambiente

Publicado el: 19/12/2020
Autor/es: Albert Gurri, Agriciencia. Diciembre 2020

Así concluye la última edición del informe anual de Monitoreo y Evaluación de las Políticas Agrícolas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD) (en idioma inglés) que muestra que las políticas de apoyo implementadas por los 54 países estudiados, (todos los países de la OCDE y la UE, más 12 economías emergentes clave), representaron, en promedio, 469.000 millones de € (536.000 $) al año de apoyo directo a los agricultores entre los años 2017 a 2019.

La mitad de esta ayuda fueron para políticas que mantuvieron los precios internos por encima de los niveles internacionales. Políticas que perjudican a los consumidores, especialmente a los pobres, aumentan la brecha de ingresos entre las granjas pequeñas y grandes y reducen la competitividad de la industria alimentaria en general, según el informe. Al mismo tiempo, seis de los países estudiados gravaron implícitamente a los agricultores con 78.000 millones de € (89.000 millones de $) al año al bajar artificialmente los precios. Estas políticas aumentaron aún más las distorsiones del mercado.

Las políticas gubernamentales a los agricultores distorsionan los mercados, apagan la innovación y perjudican el medio ambiente - Image 1


Poca inversión en innovación y reformas políticas estancadas

Por el contrario, la mayoría de los países gastan relativamente poco para respaldar la innovación a largo plazo del sector agrícola. En los 54 países del informe, los gastos en investigación y desarrollo, infraestructuras, bioseguridad y otros servicios supusieron solamente 106.000 millones de dólares.

Por otra parte, las ayudas a nivel de los consumidores representaron otros 66 mil millones de dólares al año.

Sumados a los anteriores, en total, el apoyo total al sector supuso una cifra de 708 mil millones de dólares al año.

A pesar de los aumentos de productividad en las últimas décadas y algunas iniciativas recientes para mejorar el efecto ambiental del sector, el ritmo general de la reforma de políticas se ha estancado. Los niveles de apoyo han cambiado poco en la última década y se ha avanzado poco hacia instrumentos que impongan menos distorsiones en la producción y el comercio. Por otro lado, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la agricultura han aumentado en la mayoría de los países.


Un capítulo para la COVID-19

El informe de la OECD también proporciona información sobre las respuestas de los gobiernos a la pandemia de la COVID-19, que incluye medidas de alivio significativas para apoyar a los consumidores, agricultores y otros actores agroalimentarios y para mantener en movimiento las cadenas de suministro de alimentos y agrícolas. Si bien muchos países se centran en facilitar el comercio como parte de sus esfuerzos por mantener las cadenas de suministro, algunos han impuesto restricciones comerciales temporales que pueden socavar el suministro a corto y largo plazo. En el futuro, según el informe de la OECD, los países deberían cambiar a inversiones más profundas para construir la resiliencia a largo plazo de los sectores de la alimentación y la agricultura.


“El apoyo actual a la agricultura es inútil o perjudicial”

A nivel mundial, más de uno de cada nueve dólares de ingresos agrícolas brutos continúan siendo de políticas públicas. “Los gobiernos deben invertir en sistemas alimentarios que funcionen bien, pero la mayor parte del apoyo actual a la agricultura es inútil o incluso perjudicial. A medida que los países luchen con los presupuestos ajustados por la COVID-19, este sería un buen momento para reducir el apoyo agrícola y reenfocar los esfuerzos y los recursos limitados para lograr mejores resultados para la agricultura y la sociedad en general ”, según el Director de Comercio y Agricultura de la OECD, Ken Ash.

Los gobiernos pueden tomar una serie de acciones políticas para hacer que su sector agrícola sea más productivo, sostenible y resistente:

  • Eliminar paulatinamente las políticas distorsionantes, incluido el apoyo a los precios y el apoyo presupuestario estrechamente relacionado con la producción agrícola y el uso de insumos
  • Reasignar fondos hacia servicios públicos clave para el sector para mejorar la productividad, la sostenibilidad y la resiliencia, o hacia un apoyo bien dirigido para la provisión de buenos resultados públicos, como la biodiversidad
  • Centrarse en resultados ambientales más ambiciosos a través de políticas menos distorsionantes, más eficientes y más específicas.

El informe anual proporciona estimaciones actualizadas del apoyo gubernamental a la agricultura para todos los miembros de la OECD (incluida Colombia, que se unió a la Organización en abril de 2020) y la Unión Europea en su conjunto, además de las economías emergentes clave: Argentina, Brasil, República Popular de China, Costa Rica, India, Indonesia, Kazajstán, Filipinas, Federación de Rusia, Sudáfrica, Ucrania y Vietnam.

Acceso al informe haga CLICK en la imagen:


Las políticas gubernamentales a los agricultores distorsionan los mercados, apagan la innovación y perjudican el medio ambiente - Image 2
Fte: OECD

 

 
Autor/es
Especialista en comunicación agroalimentaria, licenciado en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza. Actualmente trabaja en Comunicación en el IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria), de la Generalitat de Catalunya. Fue jefe de prensa en Fira de Barcelona en el salón Expoaviga Dirigió y/o colaboró en diversas publicaciones del ámbito ganadero: EdiPorc, PorcPress, Boletín de Cunicultura, Selecciones Avícolas, Lagomorpha, etc. Y entre otras actividades, fue secretario de a Asociación Española de Cunicultura (ASESCU)
 
remove_red_eye 47 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved