engormix
search
search
El servicio no esta disponible para contactar a esta empresa desde Estados Unidos de América

La importancia del monitoreo de la coccidiosis

Publicado el: 14/7/2020
Autor/es: Msc. MV. Fabio Gazoni – Coordinador Técnico Comercial Línea Avícola MV. Esp. Bruno Vecchi – Coordinador Científico Línea Avícola

La coccidiosis es una enfermedad causada por la infección parasitaria de los protozoarios del género Eimeria. Actualmente consideramos de relevancia a 7 especies del género Eimeria que parasitan al Gallusdomesticus.

La coccidiosis es una de las enfermedades de mayor impacto en la producción avícola industrial. Se puede presentar de manera clínica o subclínica, alterando los parámetros productivos y causando pérdida de peso, aumento de la conversión e incluso de la mortandad.

Los animales jóvenes son mucho más susceptibles a la enfermedad debido a la inmadurez del sistema inmune, mientras que los adultos pueden ser portadores asintomáticos. Para lograr la esporulación del oocisto y que se convierta en infectivo son necesarias condiciones de temperatura y humedad (18 a 30 grados Celsius y 70% de humedad). Todas las fases celulares del ciclo del coccidio ocasionan la destrucción de la célula intestinal, resultando en 2048 células destruidas por cada oocisto ingerido.

La forma de rutina de diagnóstico de la coccidiosis es la evaluación de las lesiones macroscópicas a nivel intestinal. Las especies que se evalúan habitualmente en pollos de engorde son: E. acervulina, E. maxima y E. tenella, según el grado de intensidad de la lesión en base al score propuesto por Johnson & Reid (1970).  Esta técnica consiste en realizar necropsias y evaluar el estado de la mucosa intestinal, clasificándola con un puntaje de 0 a 4 según las siguientes características:

E. acervulina

- Adaptado de Mattiello et al 1997


E. maxima

 - Adaptado de Mattiello et al 1997

 

E. tenella

- Adaptado de Mattiello et al 1997

Para la evaluación subclínica de la enfermedad, se utiliza el método de raspajes seriados de la mucosa intestinal para observar el numero de ooquistes presentes en la misma. La técnica consta de realizar entre 3 y 5 raspajes en 3 zonas distintas:

-          Asa duodena (para evaluar E. acervulina)

-          Divertículo de Meckel (Para evaluar E. maxima)

-          Ciegos (Para evaluar E. tenella)

El contenido de los raspajes se coloca entre porta y cubreobjetos y se lo observa a 40x. allí se realizan los recuentos de ooquistes por campo y se establece un score de 0 a 4 según el siguiente esquema:

Oocistos Eimeria acervulina, Tamaño de 17,7 x 20,2 µm

Oocistos Eimeria maxima Tamaño de 21,5 x 42,5 µm

Oocistos Eimeria tenella Tamaño de 19,5 x 26 µm

La presencia de lesiones macroscópicas indica una presentación clínica de la enfermedad, mientras que la ausencia de lesiones, pero presencia de score de 2 o más indica la manifestación subclínica de la misma.

El monitoreo rutinario y el registro de ambos parámetros (macroscopia y microscopia) permite hacer un seguimiento a lo largo del tiempo para evaluar el desempeño de los programas anticoccidiales y detectar posibles fallas a tiempo y actuar en consecuencia para contrarrestarlas.

La importancia económica de la enfermedad va mucho más allá de la mortandad ocasionada. El síndrome de mala absorción, ocasionado por la enfermedad subclínica, es el mayor punto de pérdida económica. Es por esto por lo que el diagnóstico temprano es vital para evitar las grandes pérdidas económicas ocasionadas por las mortandades y la enfermedad subclínica.

En los casos en donde, mediante el monitoreo rutinario, se detectan fallas en los protocolos anticoccidianos, es importante contar con una herramienta que permita una respuesta rápida y efectiva sobre los coccidios.

Vetribac D® Solución es un anticoccidial para agua de bebida a base de Diclazuril al 1% de rápida acción.

Su potente mecanismo de acción inhibe la cadena respiratoria de los coccidios. Esto le permite cortar el ciclo de vida del coccidios, evitando la eliminación de ooquistes al ambiente y reduciendo el daño de la mucosa intestinal. De esta forma no solo se logra el control de la enfermedad sobre el ave sino también la disminución de la contaminación ambiental.

Vetribac D® Solución se puede utilizar como terapéutico ante la presencia de signos clínicos o coccidiosis subclínica, aplicando un tratamiento de dos días consecutivos. Así como también como preventivo entre los 20 y 25 días de edad. De esta manera se logra cortar el ciclo en el momento de mayor prevalencia, logrando disminuir, significativamente, las lesiones y pérdidas productivas.

Se realizó un ensayo en una empresa integradora de pollos de engorde en la región del oeste de Santa Catalina, Brasil, para evaluar el efecto del Vetribac D® Solución sobre los resultados productivos de aves diagnosticadas con coccidiosis. Para ello se realizó el monitoreo rutinario de las aves entre los 21 y 25 días de edad, observándose una prevalencia cercana al 100% de E. maxima (Tabla 1).

Tabla 1: Prevalencias promedio previo al inicio del tratamiento

Luego del diagnóstico se medicaron a las aves de los lotes con coccidiosis con Vetribac D® Solución durante 3 días y se compararon los resultados productivos con los resultados promedio de los lotes contemporáneos.

Los lotes tratados obtuvieron, en promedio, 200 g mas de peso final por ave y 70 g menos de conversión en comparación con los lotes no tratados de igual edad. Estos resultados demuestran que Vetribac D® Solución es una herramienta eficaz para el tratamiento de coccidiosis clínica y subclínica.

 
remove_red_eye 360 forum 1 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
Productos
Coccidicida Composición: Diclazuril 1%. Indicaciones: Agente ant...