Bioseguridad: proteger la salud animal para sostener la cadena de suministro

Publicado el: 9/3/2021
Autor/es: Algis Martinez, DVM, Diplomado ACPV - Servicios Veterinarios Globales, Cobb-Vantress, Inc.

La protección de la salud animal es de suma importancia para la economía y el suministro de alimentos de cualquier país. Un estatus libre de enfermedad es el requisito más importante para que un país participe en los mercados mundiales de proteínas.

Bioseguridad: proteger la salud animal para sostener la cadena de suministro - Image 1
El monitoreo y las pruebas continuas de nuestras parvadas son partes clave de nuestro programa de bioseguridad y protegen nuestra cadena de suministro.

Hay una serie de enfermedades animales emergentes y reemergentes que pueden afectar la suficiencia del suministro de alimentos para una población mundial en crecimiento y tienen enormes implicaciones para el comercio mundial. Desafortunadamente, las enfermedades zoonóticas, incluida la influenza aviar, siguen resurgiendo en algunas áreas específicas del mundo, causando una alta morbilidad y mortalidad en la avicultura. En algunos casos, los brotes de enfermedades zoonóticas pueden afectar la cadena de suministro y, en última instancia, reducir la disponibilidad de alimentos para los consumidores.

Algunas industrias, más que otras, siguen enfrentándose a desafíos con enfermedades, como la enfermedad de Newcastle (ND), la bursitis infecciosa (IBD, Gumboro), la bronquitis infecciosa (IBV) y la laringotraqueitis infecciosa (ILT). Además de los costos que caen directamente sobre los productores de proteínas, incurre en costos adicionales a nivel mundial cuando se produce una interrupción de la disponibilidad internacional de carne de ave, huevos y/o pollitos.

En Cobb, nos comprometemos a producir y proporcionar un suministro seguro de aves a nuestros clientes en todo el mundo. Los componentes de nuestros programas de bioseguridad han sido certificados por agencias independientes, incluido el Plan Nacional de Mejoramiento Avícola (NPIP bajo los auspicios del USDA en los EE. UU.); el Plan de salud avícola del Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (DEFRA en el Reino Unido); la Autoridad de Seguridad de Productos de Consumo y Alimentos (Países Bajos); y el Programa Nacional de Sanidad Avícola del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento (PNSA del MAPA en Brasil). Estas organizaciones realizan auditorías y monitoreos regulares de los programas de salud de nuestras operaciones de cría.

Las pruebas periódicas son la clave de un programa de bioseguridad que ha protegido nuestra cadena de suministro de brotes de enfermedades durante décadas. Un buen ejemplo es nuestra participación en el programa de limpieza contra la influenza aviar del Plan Nacional de Mejoramiento Avícola (NPIP). Estamos certificados como "Avian Influenza Clean" en este plan nacional, y todas las parvadas se someten a pruebas de influenza aviar cada 3 semanas. Como participante certificado, este programa le permite a Cobb cumplir con los requisitos de importación para la mayoría de nuestros socios comerciales.

Como empresa global que produce stock genético para clientes de todo el mundo, trabajamos arduamente para evitar interrupciones en nuestra cadena de suministro. Cobb tiene plantas de producción de pedigrí, bisabuelos y abuelos y criaderos ubicados estratégicamente en todo el mundo. Utilizamos una red de más de 60 distribuidores para enviar nuestros productos. Además, hemos compartimentado nuestras operaciones en Brasil, Reino Unido y EE. UU. Siguiendo las directrices de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Estas medidas ayudan a garantizar la seguridad y disponibilidad de nuestros productos en caso de enfermedades, brotes y otras posibles interrupciones en nuestra cadena de suministro siempre que exista un acuerdo bilateral en el que el país receptor reconozca los compartimentos certificados en el país exportador.

Los estrictos programas de bioseguridad son la base de nuestra estrategia de gestión de riesgos. Nuestros protocolos de bioseguridad superan los requisitos de la mayoría de los programas gubernamentales, por lo que los funcionarios de importación tienen un alto grado de confianza en nuestros productos. La bioseguridad nos permite distribuir reproductores a más de 120 países. (Puede obtener más información sobre nuestros programas de bioseguridad en idioma inglés)

Una parte importante de la cadena de suministro es el proceso de exportación. La cuidadosa planificación y documentación son fundamentales para entregar un producto de calidad a los clientes internacionales sin demoras. Nuestro equipo de especialistas en exportación sigue estrictos protocolos de bioseguridad y trabaja cuidadosamente para cumplir con los requisitos únicos de cada país, incluidos trámites especiales y / o pruebas adicionales. Para hacer que el proceso de exportación sea más eficiente, hemos sido pioneros en el uso de un sistema electrónico de certificación sanitaria para aves de un día en coordinación con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). Cobb fue la primera empresa en poner a prueba este modelo en Canadá y Guatemala. Desde entonces, el programa se ha expandido para incluir a la mayoría de los países del mundo y utiliza procesamiento parcial o totalmente electrónico.

Ha habido un mayor reconocimiento de la importancia de las prácticas estrictas de bioseguridad, y alentamos a todos los productores a que se concentren en construir y mantener una cultura de bioseguridad. La capacitación de los miembros del equipo de la granja y el criadero es una parte fundamental de la construcción de la cultura de bioseguridad, ya que se sabe que los trabajadores son la fuente más común de transmisión de enfermedades. Los conductores de transporte que entrega pollitos también se adhieren a nuestros protocolos de bioseguridad, lo que permite la entrega de productos a los clientes en nuestros mercados nacionales sin la preocupación de enfermedades. También existe una política de tolerancia cero para todos los miembros del equipo para evitar el contacto directo o la interacción con las avesl fuera de las instalaciones de producción. Este es, por mucho, uno de los principios más importantes de bioseguridad.

En este mundo integrado y dependiente, un programa estricto de bioseguridad es integral para prevenir desastres económicos y de la cadena de suministro derivados de enfermedades de los animales. Al darse cuenta de los peligros y riesgos de las enfermedades avícolas en los sistemas comerciales de producción, los productores avícolas han trabajado para comprender la relación costo-beneficio de implementar y mantener un programa de bioseguridad eficaz.

 
remove_red_eye 197 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved