Engormix/Avicultura/Artículos técnicos

El bienestar de las aves de corral

Publicado el: 7/4/2015
Autor/es: Oswaldo Seclen Effio, Ing. Zootecnista. Perú
El bienestar de las aves de corral es importante por motivos tanto éticos como prácticos.  Desde el punto de vista de la ética, los pollos tienen un grado suficiente de conciencia o "capacidad de sentir" como para sufrir si su salud es deficiente o sentir privaciones si están mal alojados. Desde el punto de vista práctico, los compradores valoran la riqueza de las aves en confinamiento, de modo que los productores que procuren bienestar podrían tener un mejor acceso a los mercados. 
 
Según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), el término bienestar animal designa el modo en que un animal afronta las condiciones de su entorno. Demanda que se prevengan sus enfermedades y se les administren tratamientos veterinarios; que se les proteja, maneje y alimente correctamente y que se les manipule y sacrifique de manera implacable. En general, para juzgar si las condiciones de bienestar son satisfactorias si ó no, es preciso tomar en consideración numerosos mecanismos del cambio de los animales. Unos de los componentes que la FAO discurre importante es que el animal esté sano, cómodo, bien alimentado y en ambientes de seguridad.
 
Investigaciones científicas sobre la capacidad de resistencia y las preferencias de las aves han permitido elaborar medidas que pueden emplearse para verificar el bienestar de las gallinas ponedoras y los pollos de engorde en las explotaciones comerciales. Una medición precisa es el primer paso para lograr una mejora en el bienestar. La detección de problemas de bienestar constituye un poderoso incentivo económico para adoptar medidas a favor del bienestar, ya que una mejora del bienestar frecuentemente provoca una mejora de la producción.
 

Bienestar de las aves de corral en los países en desarrollo

¿Por qué el bienestar de las aves de corral en los países en desarrollo es motivo de preocupación? El sector avícola es uno de los sectores pecuarios con un crecimiento hasta la actualidad de un 2.5 a 2.8% anual. Si  los países  industrializados tienen un consumo per cápita promedio de la mayor parte de los productos avícolas mucho más alto y los continentes con mayor consumo América Asia y Europa, la producción en los países en desarrollo está creciendo velozmente. El USDA evalúa la producción mundial de pollos de engorde para 2014 en 87 millones de toneladas, mostrando un aumento de 2.8 por ciento sobre el nivel del 2013, y casi el 20 por ciento desde el 2008. Los principales productores en América son los Estados Unidos (EUA) y Brasil, representando estos dos países en 2011 casi 72 por ciento del total regional ó 28.6 millones de toneladas. Otros cinco países productores de más de 1 millón de toneladas al año cada uno fueron México, Argentina, Perú, Colombia y Canadá. Es necesario emplear consideraciones éticas a la producción avícola, así como hallar la ruta de garantizar un bienestar satisfactorio  en grandes lotes de animales.

 
Medir el Bienestar Animal

El estado de bienestar de un animal puede variar de muy satisfactorio a muy insatisfactorio (Duncan y Fraser, 1997). Un componente del bienestar es satisfactorio, mientras que otros no lo son. Ejemplo, un animal puede gozar de buena salud, pero tener una libertad de movimientos limitada debido al uso de jaulas o de dispositivos de inmovilización.  Farm Animal Welfare Council del Reino Unido (FAWC, 1979), observo una serie de necesidades físicas y del comportamiento de los animales, estableció que los animales de granja deben tener:
  • Libertad de no padecer hambre ni sed;
  • Libertad de no sufrir molestias;
  • Libertad de no sufrir dolor, heridas o enfermedades;
  • Libertad de expresar un comportamiento natural;
  • Libertad de no padecer miedo ni angustia.
El proyecto Welfare Quality ha propuesto una serie de medidas pertinentes que  utiliza para evaluar cada uno de los 12 criterios de bienestar en las aves de corral. La evaluación científica del bienestar es muy importante que las medidas utilizadas en las explotaciones avícolas para evaluar el bienestar de los animales estén respaldadas por una mayor investigación científica básica, a fin de poder garantizar que miden realmente los factores asociados con la calidad de vida. La evaluación científica del bienestar de las aves de corral se basa, por lo general, en la medición de una serie de indicadores fisiológicos,  comportamentales o clínicos y en la comparación de estas mediciones entre aves alojadas o tratadas, de alguna forma, de manera diferente.

La Sociedad Internacional de Etología Aplicada es un organismo científico que se ocupa de estudiar cómo puede utilizarse el comportamiento de los animales para evaluar el bienestar animal. Hay otras muchas organizaciones interesadas en la evaluación científica del bienestar, cuyos boletines de noticias pueden consultarse en el sitio Web de la FAO: www.fao.org/ag/againfo/programmes/animal-welfare/en/. Interacciones entre el bienestar y la productividad.  A menudo se piensa que una producción satisfactoria es de por sí garantía de unas adecuadas condiciones de bienestar, pero la relación entre la producción y el bienestar es, sin embargo, mucho más compleja. 
 
Ejemplo, en muchos casos, las situaciones que producen estrés agudo o crónico reducen la productividad. Trasladar  las gallinas de los corrales a las jaulas provoca una marcada disminución a corto plazo de la producción de huevos. El estrés crónico puede dañar el sistema inmunitario y causar un incremento de las enfermedades y la mortalidad,  como un descenso de la producción. 

Ejemplo, la intensa selección genética de determinadas características productivas puede tener consecuencias negativas en otros aspectos de la salud de las aves. En  las gallinas ponedoras seleccionadas para obtener una alta producción de huevos se observa un incremento de los problemas óseos. Criterios de bienestar Alimentación adecuada:
  • Ausencia de hambre prolongada. 
  • Ausencia de sed prolongada. 
  • Comodidad, en particular en las zonas de descanso.
  • Temperatura adecuada (confort térmico).
  • Facilidad de movimientos.
  • Ausencia de lesiones físicas.
  • Ausencia de enfermedades.
  • Ausencia de dolor debido a un manejo inadecuado.  
  • Manifestación de comportamientos sociales.
  • Manifestación de otros comportamientos.
  • Buenas relaciones entre los seres humanos y  los animales.
  • Estado emocional positivo.
La protección del bienestar animal cuando se puede obtener un aumento de la producción mediante la mejora del bienestar animal, como en el caso de los primeros dos ejemplos citados en la sección anterior, no debería hacer falta ninguna otra razón para salvaguardar el bienestar de los animales: abordar los problemas en materia de salud o malnutrición beneficiará tanto a los avicultores como a las aves. Por este motivo el bienestar de las aves de corral se contempla en las políticas de seguridad alimentaria, fundándose en las pruebas científicas que indican que los animales que reciben un tratamiento correcto gozan de mejor salud y son más productivos que los animales maltratados (Comisión Europea, 2002). La OIE reconoce también los vínculos entre el bienestar y la salud animal y ha establecido una serie de directrices para el transporte y el sacrificio de los animales de granja. Sin embargo, en aquellos casos en los que el aumento de la producción entra en conflicto con un bienestar satisfactorio, es preciso establecer otros controles y contrapesos para garantizar que los animales no sufran ni estén sometidos a condiciones de explotación inadecuadas. Los mecanismos disponibles para asegurar un buen bienestar en estas circunstancias son la legislación, los códigos de prácticas y los sistemas voluntarios de garantía.


El bienestar de las aves de corral y la legislación

El bienestar de las aves de corral queda contemplado en los diferentes marcos legislativos en medida muy diversa. En el año 2000, el Comité científico europeo de la salud y bienestar de los animales realizó una investigación sobre las normas internacionales en materia de bienestar animal en la que documentó la ausencia de normas específicas generalmente reconocidas a escala internacional.  La legislación en materia de bienestar de los animales de granja en los países en desarrollo es insuficiente, muchos otros países tienen leyes recíprocas a los actos de crueldad hacia los animales considerados individualmente. Durante la última década se han realizado progresos significativos, sobre todo en los terceros países europeos (Comisión Europea, 2002).   Los códigos vinculantes suelen formar parte del marco legislativo y son de obligado cumplimiento. Un ejemplo de legislación vinculante en la Unión Europea (UE) es la Directiva 1999/74/CE sobre las gallinas ponedoras. Como parte de una revisión intermedia de las pruebas científicas necesarias para la adopción de la legislación, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA, 2005) emitió un dictamen sobre aquellos aspectos del bienestar relacionados con todos los sistemas de alojamiento de las gallinas ponedoras. Posteriormente, el proyecto LayWel, financiado a través del Sexto Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico de  la Comunidad Europea y con fondos nacionales de varios países de la UE, analizó las implicaciones para el bienestar animal de los diferentes sistemas de producción avícola. El dictamen científico resultante de ambas iniciativas constituyó la base para la prohibición de las jaulas convencionales, síntesis de las pruebas que demuestran que dicho tipo de jaulas impiden a las gallinas manifestar sus conductas prioritarias y representan un riesgo importante para la salud del esqueleto de las aves. 
 
La prohibición de la UE del uso de jaulas convencionales ha entrado en vigor el 1 de enero de 2012. Desde esa fecha, todas las jaulas deben estar acondicionadas, deben disponer de un equipo que permita a las aves manifestar sus conductas naturales. La UE también ha aprobado una Directiva para la protección de los pollos de engorde (Directiva 2007/43/CE), en la que se establecen los límites máximos de densidad de población para las aves de corral destinadas a la producción de carne. Podrán criarse pollos de engorde con una densidad de población más elevada solo si los criadores cumplen unos elevados requisitos de bienestar animal. Esto puede evaluarse observando medidas de resultado basadas en los animales como la mortalidad.


Desarrollo AvÍcola

Muchos países en desarrollo están realizando en la actualidad importantes inversiones en sistemas comerciales intensivos de producción avícola a fin de satisfacer la demanda de carne y huevos de una población urbana en continuo crecimiento. En estos sistemas, las gallinas ponedoras y los pollos destinados a la producción de carne son muy diferentes desde el punto de vista genético, tanto entre sí como respecto a las razas autóctonas de las pequeñas parvadas familiares de las zonas rurales, y se crían y gestionan también de manera diferente. En los sistemas intensivos de producción de pollos de engorde, los pollitos provienen de centros de incubación comerciales y se crían después en parvadas, en sistemas de cría en el suelo, hasta  alcanzar el peso apropiado para ser sacrificados, momento en que se procede a su captura y su transporte hasta un matadero especializado donde se sacrifican.
 
 En los sistemas intensivos de producción de huevos, los pollitos también provienen de centros de incubación comerciales, pero se crían  en grandes parvadas hasta que alcanzan la madurez sexual y empiezan a producir huevos. En la fase de puesta, las pollitas se transportan hasta los sistemas de cría para aves adultas. Existe una gran variedad de sistemas de cría para aves adultas, como las jaulas convencionales, las jaulas acondicionadas, los aviarios de un solo nivel, los sistemas de confinamiento con varios niveles y la cría al aire libre (Para una descripción detallada, véase www.laywel.eu ). Al final del período comercial de puesta, generalmente entre los 18 y 24 meses de edad aproximadamente, estas aves se capturan y se transportan hasta centros especializados, donde se sacrifican.
 

Principales problemas de bienestar

El bienestar de las aves de corral depende de la genética, la incubación, los sistemas de cría y alojamiento en edad adulta, los métodos de transporte y sacrificio empleados, así como también, en gran medida, de la actitud y el nivel de atención prestado por los cuidadores. Problemas de bienestar de las aves de corral de las poblaciones rurales, no están  preparadas para enfrentarse a los retos del entorno natural que las razas que han sufrido una intensa selección genética de las características productivas. En los sistemas de aves de corral de traspatio, la transmisión de enfermedades es elevada, lo que desemboca a menudo en una baja productividad y una elevada mortalidad. Las enfermedades respiratorias son las enfermedades más problemáticas y extendidas, tanto en los sistemas de producción de las poblaciones rurales como en los sistemas de producción intensivos. Aunque se han elaborado vacunas contra la enfermedad. Además, la vacunación de las aves de corral que se crían al aire libre puede ser un reto (FAO, 2001).

Otro reto que enfrentan los pequeños productores de aves de corral de los países en desarrollo es la disponibilidad de una nutrición adecuada. Muchos pequeños avicultores y sus familias disponen de escasos alimentos, por lo que no pueden alimentar a sus pequeñas parvadas de aves, que han de alimentarse con residuos. Las aves de corral con frecuencia carecen también de acceso a una fuente de agua limpia y fresca. En climas cálidos, para las aves puede ser difícil permanecer al fresco si no disponen de refugios naturales o artificiales, ya que todos los pollos descienden de aves que viven en la selva y buscan activamente la sombra. La mayoría de estos problemas de bienestar pueden abordarse mediante una mayor atención veterinaria y una mejor nutrición, así como con la prestación de servicios simples como el suministro de agua potable limpia y la sombra.

Problemas de bienestar en la producción comercial de los pollos de engorde
Los principales problemas de bienestar de los pollos de engorde criados comercialmente son los problemas de salud de las patas y la cojera, los trastornos metabólicos, y el hambre en las parvadas de aves reproductoras de pollos de engorde con alimentación restringida.

Problemas de bienestar en la producción comercial de gallinas ponedoras
Los principales problemas de bienestar para las gallinas ponedoras criadas en sistemas comerciales son los problemas óseos, tales como la osteoporosis y la alta incidencia de fracturas de huesos resultantes, la privación de comportamientos naturales causada por la cría en sistemas de jaulas, el acceso desigual a los servicios de las aves alojadas en los sistemas sin jaulas, y el picaje y la pérdida de plumas que se producen en todos los tipos de sistema de cría.

Problemas de bienestar durante el transporte y el sacrificio
Los principales problemas de bienestar que surgen durante el transporte y el sacrificio son los altos niveles de estrés debidos a un manejo inadecuado, así como el dolor y el estrés causados a las aves si no se realiza un aturdimiento correcto antes del sacrificio.

Beneficios de la mejora del bienestar animal
La FAO reconoce la importancia de las prácticas de bienestar animal que reportan beneficios a las personas y a sus animales y apoya su implementación, reconociendo que el bienestar de los seres humanos y el bienestar de los animales están estrechamente relacionados:  www.fao.org/ag/againfo/resources/es/pubs_awelf.html.

Acceso a los mercados
En la actualidad, la Organización Mundial del Comercio (OMC) aplica una política de libre comercio y no permite que los países impongan restricciones al comercio a causa de las diferentes normas de bienestar animal. Sin embargo, esto es motivo de preocupación en el seno de la UE, donde existen directrices en materia de bienestar animal que los avicultores deben respetar. La UE está ejercitando presiones para que las cuestiones de bienestar se contemplen en las negociaciones comerciales multilaterales de la OMC. Si esto ocurre, los productos importados tendrán que cumplir las normas básicas de la UE en la materia para poder entrar en este mercado.


Empleo

Las mejoras en el bienestar de los animales es una fuente de empleo en países donde el trabajo es difícil de encontrar. Es particularmente importante que la intensificación vaya unida a un aumento de la mano de obra, ya que una de las mejores maneras de incrementar el nivel de bienestar de los animales es mejorar las prácticas de inspección y manipulación. En muchos países en desarrollo, la cría de las aves de corral es responsabilidad de las mujeres y los niños. 

Organizaciones como la Red Internacional para el Desarrollo de la Avicultura Familiar y la Red de fomento de la pequeña avicultura apoyan a las mujeres de las zonas rurales para hacer que sus empresas avícolas sean más productivas, eficientes y rentables. Esto tiene un impacto positivo en el empoderamiento de las mujeres, proporcionándoles además contactos sociales tanto dentro como fuera del pueblo. 

El proyecto de granja modelo elaborado por la Sociedad Mundial
Protectora de Animales y la Food Animal Initiative también tiene como objetivo ayudar a los avicultores de los países en desarrollo a criar las aves de manera que puedan obtener los mejores resultados económicos. En China se han establecido una serie de explotaciones donde se crían animales según normas biológicas con un elevado nivel de bienestar, las cuales reciben una prima por la venta de los animales. Estas explotaciones brindan capacitación a los productores y constituyen un ejemplo de alternativa viable a la agricultura intensiva.
 

Referencias Bibliografica:
  1. AESA. 2005. The welfare aspects of various systems of keeping laying hens. EFSA Journal, 197: 1–23.
  2. Broom, D.M. 1986 Indicators of poor welfare. British Veterinary Journal, 142: 524–526.
  3. Comisión Europea. 2002. Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento europeo sobre la legislación en materia de bienestar de los animales de explotación en los terceros países y sus repercusiones en la UE.
  4. Consejo de Europa. Directiva 2007/43/CE, de 28 de junio de 2007, por la que se establecen las disposiciones mínimas para la protección de los pollos destinados a la producción de carne. Diario Oficial de la Unión Europea L182/19.
  5. Duncan, I.J.H. y Fraser, D. 1997 Understanding animal welfare. En M.C. Appleby y B.O. Hughes, eds. Animal welfare, pp. 19–31. Wallingford, Reino Unido, CABI Publishers.
  6. FAO. 2001. Livestock keeping in urban areas. A review of traditional technologies based on literature and field experiences por H. Schiere y R. van der Hoek. Estudio FAO: Producción y sanidad animal n.º 151. Roma.
  7. Gueye, E.F. 1998. Village egg and fowl meat production in Africa. World’s Poultry Science Journal, 54: 73-86.
  8. LayWel. 2006. Welfare implications of changes in production systems for laying hens.
  9. Nicol, C.J. 2010. Behaviour as an indicator of animal welfare. En J. Webster, ed. UFAW Handbook, The Management and Welfare of Farm Animals, 5.ª edición. Oxford, Reino Unido, Blackwell Publishing. 
  10. Nicol, C.J., Caplen, G., Edgar, J. y Browne, W.J. 2009. Associations between welfare indicators and environmental choice in laying hens.
  11. Anim. Behav., 78: 413–424. doi:10.1016/j.anbehav.2009.05.016.
  12. Phillips, C. 2009. The welfare of animals: the silent majority, Springer Science and Business Media BV.
  13. Weeks, C.A. y Nicol, C.J. 2006. Preferences of laying hens. World’s Poultry Science Journal, 62: 296–307.
Trabajo de recopilación del autor de información de varios libros para un trabajo de investigación de Pre-Grado en la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo 
 
Autor/es:
 
Visualizaciones2408Comentarios2EstadísticasCompartir