Efecto de las fertilizaciones nitrogenada y fosfatada sobre el primer corte del cultivo de avena

Publicado el: 1/6/2015
Autor/es:

Introducción

La avena es el verdeo invernal más importante en la región pampeana. En los departamentos de Entre Ríos linderos al río Paraná, la actividad ganadera se realiza principalmente sobre el territorio insular, que posee una alta producción forrajera concentrada en el período libre de heladas. Por este motivo muchos productores destinan durante el invierno superficie en tierra firme para la actividad ganadera, donde los verdeos cubren el déficit en la producción de forraje y aportan una oferta de calidad para poder terminar los animales. En los establecimientos mixtos de la región, los verdeos cumplen asimismo un rol importante como cultivos de cobertura, para permitir una producción sustentable, eficiente y rentable, intensificando los sistemas con cultivos de verano (Caviglia, 2008).

A partir de una revisión bibliográfica se verifica la importancia de medir la producción del primer corte de los verdeos, ya que posee una relación estrecha con el total acumulado, significando alrededor del 40% del mismo (Di Nucci et al., 2012; Barbera et al., 2012; Tolchinsky, 2012; Barbera et al., 2010; Costa y De Battista, 2009).

El factor más importante que impacta en los rendimientos de los cultivos es el agua, que proviene tanto de la acumulada en el suelo como de las precipitaciones que se registran durante el ciclo de crecimiento. En nuestra región el agua que utilizan los cultivos de invierno es mayormente la acumulada durante el otoño, ya que durante el período invernal las precipitaciones son muy escasas. Se han informado relaciones entre las lluvias otoñales y el rendimiento de trigo (Milisich y col., 2006; Pautasso y Kuhn, 2014), pero no existe información sobre la interacción de aquellas lluvias con la producción del cultivo de avena. Otro factor que limita la producción de los verdeos es la fertilización, fundamentalmente nitrogenada (Fontanetto y col., 2010; Romero y Ruiz, 2011).

El objetivo de este trabajo fue medir, para diferentes años, el efecto de las lluvias otoñales y de la fertilización en la producción de avena.

Materiales y Métodos

Durante las campañas 2011, 2013 y 2014 se instalaron 4 ensayos de fertilización nitrogenada y dos de fertilización fosfatada en lotes comerciales del departamento Diamante (Entre Ríos). Los ensayos tuvieron un diseño en bloques completos al azar con tres repeticiones, incluyendo tres dosis para los tratamientos de N (0, 46 y92 kgha-1, como urea) y dos para los de P (0 y20 kgha-1, como SFT), todos sobre parcelas de10 m2.

Los suelos donde se emplazaron los experimentos corresponden a Argiudoles vérticos, en los cuales se realizaron muestreos (0-20 cm) previos a la fertilización que sirvieron para calcular – a partir de los niveles de nitratos y del nitrógeno agregado por fertilizante - los valores de nitrógeno disponible (ND). El rendimiento relativo (RR) se obtuvo a partir de dividir el rendimiento de cada parcela por el rendimiento de la correspondiente a la dosis mayor (para cada bloque). A partir de la respuesta a la fertilización (calculada como el rendimiento de los distintos tratamientos fertilizados menos los rendimientos de los testigos en cada bloque) se calculó la eficiencia de uso del N (EUN), como la relación de dicha respuesta con la dosis recibida de este nutriente.

En todos los casos los verdeos se sembraron entre fines de marzo y abril, efectuando el corte previo al pastoreo - entre 45 y 60 días desde la siembra – y estimando, para cada parcela, la producción.

Los coeficientes del modelo de respuesta lineal-plateau se obtuvieron a través de algoritmos apropiados, mientras que su resolución se logró mediantela subrutina Solverdel programa Microsoft® Excel 2007, obteniéndose para los mismos los coeficientes de determinación (r2) y la significancia (valor p) de los modelos ajustados. También se utilizó el paquete estadístico InfoStat (Di Rienzo et al., 2011).

Resultados

Lluvias otoñales y producción al primer corte.

Complementarios a los experimentos de fertilización (2011, 2013 y 2014), se incorporó un ensayo de diferentes especies de verdeos invernales (2009) y de fungicidas (2010), del cual se obtuvo información sobre producciones de avena, con el objetivo de estimar la relación entre las lluvias otoñales y la producción promedio al primer corte. Se encontró una relación significativa (p = 0.06) entre las lluvias acumuladas en los meses de febrero, marzo y abril y los rendimientos en materia seca al primer corte en cada campaña. El valor mostrado corresponde al promedio de todos los tratamientos, informando gráficamente el error estándar (Figura 1).

Según el modelo, se define un umbral de producción con un acumulado de lluvias otoñales de443 mm., por encima del cual los rendimientos no aumentan, debido a limitantes distinta al agua.

Figura 1. Producción de avena al primer corte y lluvias acumuladas durante los meses de febrero, marzo y abril. Las barras verticales para cada promedio corresponden a los errores estándar.

Ensayos de fertilización fosfatada

En la campaña 2014 se seleccionaron dos sitios contrastantes destinados a la siembra de avena, uno de ellos con bajo contenido de P extraíble (P Bray I: 7 ppm) y otro dotado de altos niveles de este nutriente (P Bray I: 20.5 ppm). Si bien la respuesta no fue significativa, en ambos ensayos el rendimiento fue mayor en el tratamiento fertilizado (Figura 2), significando un aumento promedio en la materia seca cosechada al primer corte de224 kg. por hectárea. Considerando una conversión de10 kg. de materia seca por kilo de carne (Romero y Ruiz, 2011) y una eficiencia de pastoreo del 65%, se necesitarían 15 kilos de materia seca para producir un kilogramo de carne. Con esta respuesta se cubre la mitad del fertilizante fosfatado incorporado, quedando el resto para ser afectado como costo al cultivo de verano.  

Figura 2. Fertilización fosfatada y producción de avena al primer corte. Las barras verticales para cada promedio corresponden a los errores estándar.

Ensayos de fertilización nitrogenada

Los valores de nitratos, medidos a la siembra del verdeo, fueron en promedio de 39.6 ppm (desvío estándar 20.8 ppm), sin diferencias entre campañas. Sin embargo, al relacionar el conjunto de los datos en un solo modelo (Figura 3) se halló una relación significativa, con un umbral de nitrógeno disponible (ND) ubicado en los73 kgha-1.

Figura 3. Nitrógeno disponible (0-20 cm) y rendimiento relativo de materia seca (RR MS %) de avena al primer corte.

Díaz-Zorita y Gonella (1997) encontraron aumentos en la producción de materia seca de verdeos de invierno en respuesta a la fertilización nitrogenada, los cuales sólo fueron significativos en el primer aprovechamiento (las dosis máximas ensayadas fueron de50 kgde N ha-1). Fontanetto y col. (2010) - informando un nivel de nitratos similar al promedio de nuestros ensayos y con dosis de nitrógeno de hasta50 kgha-1, obtuvieron aumentos en los tres cortes evaluados, pero con mayor impacto en el primero de ellos.

En el ensayo presentado, el análisis de varianza (Tabla 1) muestra que tanto las campañas como las dosis de N tuvieron efectos significativos, mientras que no se observó interacción entre ambas variables, es decir que para todas las campañas el aumento en la fertilización produjo un efecto comparable sobre la producción de materia seca (Figura 4).

Tabla 1. Producción al primer corte de avena: análisis de la varianza y la significancia del efecto de cada variable y sus interacciones en el modelo.

Figura 4. Efecto de la campaña y dosis de N por hectárea en la producción de materia seca de avena al primer corte. Medias con una letra común no son significativamente diferentes (p > 0.05), Test Tukey.

La EUNfue distinta según las campañas y las dosis de N (Figura 5). Durante el año con mejores precipitaciones otoñales se observó la mayor eficiencia en el uso del nitrógeno agregado. No hubo, tampoco para esta variable, interacción entre campaña y dosis aplicada.

Figura 5. Efecto de la campaña y la dosis de N por hectárea enla EUNde avena al primer corte. Medias con una letra común no son significativamente diferentes (p > 0.05), Test Tukey.

Conclusiones

El factor principal que limita la producción de un verdeo es la disponibilidad de agua, que puede estimarse a partir de las precipitaciones ocurridas durante los meses de febrero, marzo y abril. Esta información podría ayudar a planificar la superficie de verdeo a sembrar según la demanda forrajera.

Luego, la fertilización es la herramienta de manejo a considerar a la hora de incrementar significativamente la producción de materia seca al primer corte, lográndose siempre mayor eficiencia en aquellos años con buenas precipitaciones otoñales.

Agradecimientos

Al personal de INTA Darío Dittrich y ala Ing. Agr.ElenaDi Nucci por facilitar la tarea de campo.

Este trabajo se realizó en establecimientos de productores integrantes del PROFAM Diamante.

Bibliografía

Barbera P., Maidana C., Zapata P., Ramírez R., Ramírez M., Fernández J., Benítez P. y J. Benítez 2012. Evaluación de cultivares de raigrás anual y avena. EEA Mercedes. Hoja Informativa No 51. Febrero 2012.

Barbera P., Borrajo C., Maidana C., Zapata P. y R. Ramírez 2010. Comportamiento de cultivares de raigrás y avena en el departamento Sauce. INTA EEA Mercedes. Hoja Informativa No 12.

Caviglia O.P. 2008. Intensificación de la secuencia de cultivos en Entre Ríos: balance de carbono y aprovechamiento de recursos. En Agricultura sustentable en Entre Ríos. Caviglia, Paparotti y Sasal (Eds.). Ediciones INTA. p. 149-157.

Costa M. y J. De Battista 2009. Raigrás anual. En Cuadernillo cásico de forrajeras. Agro mercado N° 149. p. 69. ISSN 1515-223x.

Díaz-Zorita M. y C. Gonella. Fertilización nitrogenada de verdeos de invierno en la región subhúmeda Pampeana, Argentina. Arch. Latinoam. Prod. Anim. 5(Supl. 1): 10-12 (1997).

Di Nucci De Bedendo E., Formento A.N. y J.C. Velázquez 2012. Producción de forraje y comportamiento a la roya de la hoja de cultivares de avena en Entre Ríos. Año 2012. http://inta.gob.ar/documentos/produccion-de-forraje-y-roya-de-la-hoja-de-cultivares-de-avena-entre-rios-2012/ (Verificado: agosto 2013).

Di Rienzo J.A., Casanoves F., Balzarini M.G., Gonzalez L., Tablada M. y C.W. Robledo 2011. InfoStat versión 2011. Grupo InfoStat, FCA, Universidad Nacional de Córdoba, Argentina. URL http://www.infostat.com.ar

Fontanetto H.; O. Keller; F. García E I. Ciampitti. 2010. Fertilización nitrogenada en avena. Informaciones Agronómicas Nº 38. IPNI Cono Sur. Acassuso, Buenos Aires, Argentina.

Milisich H., Caviglia O. y J. Saluso 2006. Relaciones entre el rendimiento de trigo y variables sanitarias y meteorológicas. Actualización técnica. Trigo y lino. INTA EEA Paraná. Serie Extensión Nº 39:13–15.

Pautasso J.M. y J. Kuhn. 2014. Rendimiento y ajuste de la fertilización nitrogenada del trigo según datos pluviométricos. XXIV Congreso Argentino dela Cienciadel Suelo. II Reunión Nacional “Materia Orgánica y Sustancias Húmicas”. Bahía Blanca, 5 al 9 de mayo de 2014. En actas.

Romero N. y M. Ruiz. 2011. Verdeos de invierno: perfiles nutricionales. Ediciones Inta. EEAINTA AnguilIng. Agr. Guillermo Covas. 19 páginas.

Amigone M., Kloster A., Chiacchiera S., Conde M.B. y B. Masiero 2012. Verdeos de invierno. Producción de forraje de avena, cebada forrajera, triticale y raigrás anual enla EEAINTAMarcos Juárez. Información para Extensión No 139. 9 p.

 
remove_red_eye 195 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved