Engormix/Agricultura/Artículos técnicos

Cambio climatico y Agricultura

Manejo de Cultivos frente al Cambio Climático

Publicado el: 1/8/2011
Autor/es: Anjel Rodas Pinochet. Ing.Agr. asesor independiente, Chile
Se muestra una visión agronómica de manejo de cultivos frente al panorama de crecientes grados de  dificultades que el cambio climático presenta como desafíos a la gestión productiva. Se recogen  las actuales experiencias en pleno desarrollo, en diferentes países de la región, lo que otorga un merecido reconocimiento a quienes han abierto sus puertas al suscrito.
 
Lo que entendemos por Cambio Climático:
El cambio climático es un aumento de la temperatura promedio del planeta. Esto  trae consecuencias en la intensidad de los fenómenos del clima en todo el mundo, como un nuevo factor  poco previsible.
 
Algunos signos  de cambio que repercuten directamente en la agricultura:
Respecto de las temperaturas, aparece un aumento de los eventos atmosféricos; las temperaturas máximas y mínimas son más altas y existen más días calurosos y menos fríos o menos calurosos y más fríos;  las lluvias y tormentas son más intensas y los huracanes más intensos; las sequías son más prolongadas.
Hay más incendios forestales ; las fuentes de agua para riego , se reducen o se transforman en inseguras; las sequías se prolongan; la duración de las estaciones cambian (los inviernos son más suaves o más intensos, la primavera se anticipa, el otoño se retrasa)
Por otra parte, los períodos de floración se adelantan: las épocas de migración de la fauna varían; los habitats cambian; se adelanta la época de nidificación de las aves; las epidemias se extienden, las infestaciones e infecciones se extienden; se producen invasiones de especies de otros habitat, los bosques húmedos se secan; hay cambios de comportamiento de la flora y fauna.
Es la magnitud de los cambios que  inciden sobre una área agroclimática en particular, lo que sensibiliza la búsqueda de soluciones, de ahí las distintas proposiciones que se exponen.
 
Cuanto duele y cuanto cuesta este efecto:
No se pretende cuantificar las posibles pérdidas de cosecha y de negocio agrícola; cada área de nuestra América tiene su propio dilema climático; y dentro de cada zona hay productores, técnicos e investigadores, asumiendo este nuevo  reto.
 
Lecciones de Aprendizaje que  entrega el Cambio climático al Negocio Agricultura:
1.-Las actuales herramientas básicas de manejo de cultivos:
  como el A B C de la fertilización;
- como los controles fitosanitarios y manejos foliares normales;
 la decisión de cuando sembrar o  cuando podar una planta;  etc.,
En resumen estas herramientas, pasan de ser insuficientes a obsoletas.
2.- Los elementos culturales ( étnicos, sociales, tradicionales), los elementos psicosociales ( formación, información, comunicación, gestión de tiempos de dedicación, grado de responsabilidad), el  nivel socio económico del productor, la edad del mismo,  el tipo de empresa agrícola: familiar, unipersonal, societaria, arrendatarios, por administración delegada, etc., etc. son condicionantes al nuevo moldaje del desafío que genera cambio climático.
3.- En el amplio expectro de productores agrícolas el "acervo cultural" y tecnológico o el conjunto de técnicas adquiridas y asimiladas por años de producción continuada, que componen el "Know how" ( el conocimiento fundamental ), juega un papel vital para enfrentar el reto con que amenaza el cambio climático, porque este conocimiento es  claramente insuficiente para hacer frente al cambio climático...
El autor de este artículo no es sociólogo, como agrónomo asesor, es testigo de una constante en los comportamiento universales de los productores, frente a la necesidad de cambios "en el que hacer" que requieren los  nuevos escenarios productivos; siempre existe una gran inercia a la reacción. Esta lata introducción requería advertir esta cuestión, porque existen las herramientas para hacer frente este reto, pero por su radical novedad, puede causar recelos, además del componente "inversión"..
 
La utilidad del conocimiento actual de los productores
Como se señaló en una de las lecciones de aprendizaje, en la amplia gama de tipos de productores agrícolas, existen algunos pocos, muy insuficientemente preparados, otros mayoritariamente preparados y muy pocos, siempre en actitud de vanguardia innovadora; a quienes este artículo no hace más que reconocerles el mérito y probablemente, no encuentren mucha novedad en esta exposición, sino por el contrario agradecerles por haber permitido conocer sus radicales reconversiones de su negocio agrícola, lo que podría ser útil para otra empresas agrícolas que comiencen a sentir  las  consecuencias del cambio climático.
 
El Factor Clave :
El factor clave del cambio climático y que genera mayor impacto en la agricultura, es la temperatura. Los otros factores son consecuencia lógica de éste. Por eso hablamos precedentemente de signos del cambio.
 
Temperatura y Fertilización
a.-manejo de cultivos en situación con baja temperatura:
Para la mayoría de cultivos y plantaciones una significativa reducción de temperatura, genera stréss en las plantas; aún lejos de llegar a una helada negra (la que no tiene solución, salvo prevención tecnologizada ).
Stréss significa menor producción, menor rendimiento , menor calidad.
Ciertos grupos de vegetales, géneros como las brassicas, lactucas, daucus (zanahoria), apium ( apio ), etc. escapan a esta dificultad de bajas temperaturas a los niveles razonables que nos referimos.
Utilizando la clásica herramienta del ABC de la fertilización, nuestras combinaciones de NPK,  nos exponemos a una  reducción de consumo de la planta de estos nutrientes en el mismo orden que se escriben.
En ambientes fríos, o  con bajas temperaturas ( temperaturas por debajo de los promedios por varios días ) ocasionan menor consumo o procesamiento metabólico de los NP y K que se aplican.
Diferentes investigaciones señalan que estos consumos pueden reducirse casi en un 100 % ocasionando efectos muy claros y visuales; menor desarrollo, menor crecimiento vegetativo, fruta o frutos de menor calibre, dificultad del fruto en la toma de color, etc.
Como no sabemos si durante el ciclo productivo, estaremos sujetos a  un evento de bajas temperaturas ( factor poco previsible ) , se debe decidir antes de sembrar o iniciar un ciclo productivo, con que tecnología se trabajará.
Cualquier arreglo sobre la marcha, será más oneroso económicamente y menos efectivo que si se hubiese optado por otra tecnología.
Si se ha iniciado siembra, con fertilización NPK (previa o junto a la siembra), y al momento de iniciar desarrollo vegetativo ( segundo y tercer mes ), sobrevienen intensas temperaturas bajas, que perduran 15 a 25 días, cuyas mínimas  pudieran situarse bajo 20ºC. hasta 7/8ºC , en tal escenario, el stréss por frío, afecta la tasa de crecimiento y desarrollo vegetativo con débiles posibilidades de recuperar  este retardo  o reducción del metabolismo.
Mitigar el efecto de menor crecimiento una vez ocurrido,  nunca será de total recuperación y su costo es elevado, lo que desaconseja una intervención, como regla general para los cultivos extensivos.
Por el contrario, y continuando con los cultivos extensivos, si iniciada la siembra no se aplica la clásica práctica del ABC de la fertilización,(nuestro paquete de NPK), sino "otra tecnología" y  sobrevienen intensas temperaturas bajas, que perduran 15 a 25 días, y cuyas mínimas pudieran situarse hasta 7/8ºC, en tal escenario  la observación  dirá si el comportamiento de la siembra se encuentra bien o de gran retardo en su desarrollo; para esta comparación siempre es útil dejar sectores testigos para disponer de cierta certeza en esta medición. Cuando se habla de testigo, se piensa en el proceso de tránsito de probar otra tecnología versus aquella con la cual estaba acostumbrado a trabajar.
La otra tecnología, sobre la cual hablamos , otorga cierta protección metabólica a la planta, hasta el límite de la denominada "helada blanca"; en artículo anterior se ha expuesto el uso de bio moléculas como alternativa a la fertilización clásica.1
En los escenarios de cultivos intensivos ( con riego tecnificado ), considerando la situación de mayor impacto de bajas temperaturas, incluso durante el tiempo que este evento estuviera ocurriendo, la inyección o pulverización de un formulado conteniendo Hormonas de crecimiento, con Zinc y Boro, posibilita el sostenimiento de un crecimiento vegetativo por encima de aquellos cultivos sin esta aplicación.(eventualmente esta misma técnica podría ser empleada vía aérea en cultivos extensivos con al menos dos aplicaciones).
Esta recomendación se basa en que el proceso de síntesis de hormona en la planta disminuye con el frío, lo que afecta la formación de nuevos tejidos. Normalmente el stréss por baja temperatura no es algo controlable por el productor, en situación de bruscos descensos de temperatura.
La literatura de investigación, la experiencia y  los  resultados indican que desde los 21ºC hacia abajo, es altamente significativa la baja producción de nuevos tejidos ( marchitez, clorosis, etc.), lo que debe conjugarse con lo ineficaz de mantener una fertilización clásica en base a NPK; debe recordarse que el nitrato penetra en la planta por "flujo de masa", esto quiere decir que debe existir evapotranspiración y follaje.
No se excluye la técnica de mitigar los efectos de bajas temperaturas cuando existe la posibilidad de recurrir a riegos nocturnos cuando las alarmas de pre-mínimas, se activan.
 
b.-manejo de cultivo en situación con altas temperaturas:
El daño por altas temperaturas depende del estado hídrico de la planta y del tiempo de exposición. Si la planta tiene suficiente humedad este efecto de calor, es menor porque se acelera la transpiración; la planta cierra los estomas, lo cual tiene efectos negativos sobre la fotosíntesis y la respiración ( si existiesen frutos, éstos se ablandan por ejemplo).
En situación que exista la posibilidad de suplemento de riego al cultivo, la recuperación del stréss hídrico (falta prolongada de agua del cultivo), es del todo recomendable aplicaciones sucesivas de "foliares" con potasio.
Cuando se conjugan altas temperaturas sin posibilidad de suplementar riegos, la condición de resistencia  a la sequía, prolongara la supervivencia del cultivo; y existirá cierta mitigación si se hubiera utilizado la otra tecnología de fertilización.
Variedades de maíz de baja altura, consumen menor tasa de riego; soya de tipo GMO; trigo de tipo MG;  podas muy fuertes en frutales, para reducir follaje, aun costa de una menor producción, son ejemplos conocidos de aplicación a estas condiciones de sequia prolongada.
Uso de polímeros poliamida ligante (derivado del acido acrílico) que son absorbentes de agua (tipo de esponja de agua sobre la capa arable del suelo),  con una capacidad de 1 gr absorber poco más de 180 cc de agua, con una durabilidad de aproximadamente cinco años en el suelo, sin removerlo, reducen los efectos de larga sequia.
Del mismo modo, existen los polímeros de carbono para aplicación foliar, que reducen el stress hídrico, porque otorga una cubierta de protección sobre las hojas.
Nota: dichos polímeros toman distintos nombre comercial según sea el país. En todo caso se trata de productos con aceptación a todas las normas orgánicas, sanitarias, de sostenibilidad, de biodiversidad, etc.
El uso de cero labranza, para nuevas siembras, o la cubierta de hierbas de alta densidad con resistencia a la sequia ( atriplex semibacata, bromus, erodium, festucas, fumaria, papaver, etc.) para evitar evaporación y radiación en la entrehileras de plantaciones frutales, son  distintas expresiones para mitigar el escape de la humedad del suelo.
 
Rol de la fertilización:
No es posible enfrentar el cambio climático, sosteniendo que la única manera de fertilizar los cultivos es vía suelo.  Se reconoce que esa en la principal "boca" de ingreso de nutrientes; pero no es la única.
En términos de eficiencia de fertilización ( para la planta ), existe una clara ventaja por la fertilización foliar; camino más corto y de menor consumo.
Y es probablemente esta definición-menor consumo de nutrientes por la planta -lo que más irrita a los defensores a ultranza de la fertilización vía suelo, ya que por décadas se ha estado indicando una relación de aporte vs extracción por cosecha, que arroja grandes requerimientos de fertilizantes NPK.
Se ha enfatizado en el articulo sobre "el gasto energético invisible de la agricultura", que dicha ecuación no se aplica cuando fertilizamos con bio moléculas o por vía foliar; actualmente en mis exposiciones, hablo de fertilización avanzada, para contrastarla con el clásico ABC de fertilización vía suelo.
Se han visto algunas defensas para los cultivos sometidos a inesperadas condiciones de temperaturas bajas, la mejor y rápida defensa de esas futuras cosechas, son aplicaciones foliares.
 
  • Hormonas de crecimiento +Zn + B
  • Polímeros de carbono para protección al follaje o frutos
  • Aplicaciones de potasio para recuperar stress.
 
 
Otras defensas Foliares al cambio climático :
Una de las mejores estrategias de producción agrícola, es acortar el ciclo productivo, a fin de evadir eventos de climáticos que dañen la producción; esto requiere seleccionar variedades, semillas, áreas geográficas de mayor exposición solar, suelos más pedregosos, etc.
En cuanto a técnicas de manejo de cultivos para apoyar la reducción del ciclo productivo, aunque se trate de 5 a 10  ó  15 días, son un conjunto de intervenciones.
-       Utilizar la otra fertilización ( la fertilización avanzada , sobre la que hemos mencionado).
-       Aplicaciones sucesivas foliares de fósforos neutros
-       En frutales dejar poca carga.
-       Acelerar la maduración de frutos ( espiga, vaina, mazorca, etc. ) aplicar hormona de envejecimiento, con fósforo, potasio, calcio y ácidos fúlvicos.
-       Los nitratos y ureas prolongan el desarrollo vegetativo y retardan la maduración de frutos, por lo que no deben incluirse en esta estrategia.
-       No utilizar ciertos pesticidas fitosanitarios que actúan como retardante ( por ejemplo: Captan)
 
La selección de Variedades:
.- Para ser consecuente con el objetivo de este artículo, que advierte sobre técnicas de manejo de cultivos frente al cambio climático; la selección de la variedad de semilla, también debe ser considerada, dando preferencia a aquellas que entreguen mayor resistencia a la sequía, por encima de aquellas que privilegien altos rendimientos; en otras palabras buscar rusticidad en el material genético que se va a utilizar. Por lo general, variedades de altos rendimientos requieren  condiciones óptimas en todo tipo de aspectos ( clima, manejo ), justamente , esta seguridad se aleja en condiciones de cambio climático; es preferible, asegurar una producción media, pero sostenible.
.- En esta misma línea de advertencia, se puede establecer que se opte por especies y variedades de mejor adaptabilidad a climas de menor temperatura, aunque esto conlleve a un cambio en la orientación productiva en el negocio agrícola. Porfiar contra el clima tiene altos costos y una inversión,  al menos incierta en el corto plazo.
.- En ciertos casos, reconvertirse desde cultivos de corta rotación ( hortalizas por ejemplo) a cultivos semi permanentes o permanentes ( plantaciones frutales por ejemplo) , es una opción que amerita un análisis. Una situación inversa; salir de una explotación frutícola para iniciar actividades hortícola paulatinamente, son panoramas bastante frecuentes que aparecen por diferentes latitudes.
.- Aunque ciertos aspectos tiene alguna relación con políticas públicas, la alternativa de cultivos industriales para bio energía, como respuesta al cambio climático y crisis  combustibles fósiles, tiene un interesante atractivo; proyectos iniciados de bio masa para materia prima de generación eléctrica ( agroforesteria), comienzan a florecer en distintos países; otros más frecuentes como para generación de etanol y bio diesel, siempre que se trate de pequeñas industrias cercanas a puntos de producción. ( el punto de inflexión de estas industrias, como atractivo para el negocio agrícola, son el nivel tecnológico y su  eficiencia energética, que utilicen ); aquí también se incluyen negocios de parques eólicos para generación eléctrica, si la condición climática del área, es favorable de vientos superiores a 7 km/h y por más de 8 horas/día. .
La mente abierta, y estar dispuesto a cambiar una plantación de musáceas para generar electricidad con parque eólico; cambiar una siembra de soya por el cultivo de la stevia, etc. son ejemplos" límites " para provocar conmoción por el gran efecto de amenaza que trae el cambio climático, y dejar preparado un espacio de tiempo para reflexionar sobre la magnitud de los impactos que se nos avecinan en nuestro actual negocio agrícola.
 
El agua, el otro factor que acompaña al cambio climático :
El recurso hídrico, tiende a transformarse en factor cada vez más escaso. En ciertas áreas de la región ( América Latina )  se han encontrado predicciones que indicarían que dentro de cincuenta años, la superficie actualmente cultivada bajo riego, se reduciría en más de un 70 % por la escasez de agua para riego, sea por avance de la desertificación, o  por agotamiento de ciertas napas freáticas o por competencia para uso urbano, o por disminución de lluvias, etc; sin entrar a discutir la validez de estas proyecciones, lo afirmativo es señalar que las bocas crecen ( demanda por alimentos ) y hace tiempo que la superficie mundial destinada a siembras no crece.
Por otro lado, las áreas susceptibles a incorporar en ampliación  de la frontera agrícola, de todas formas requerirían agua de regadío.
Para las grandes áreas geográficas con agricultura extensiva ( soya, maíz, arroz, etc. ), la dependencia de la pluviometría natural representa un gran dilema.
Por una parte la creciente demanda, está elevando los precios, sin embargo la seguridad alimentaria muestra claros signos de irregularidad; las reservas mundiales de granos han caído sistemáticamente durante las últimas décadas.
El principal agente causante  es el clima y no la economía mundial ( salvo en casos muy particulares).  Nuevamente, caemos en el tema del agua.
Frente a este dilema, me permito sugerir a grandes empresas ( más de 1.000 ó 10.000 has de siembras) establecer  una unidad de riego con pivote ( 100 has) para  observar su comportamiento; el  propósito  que persigue esta propuesta es verificar el logro de 20.000 kilos/ ha versus los 8.000 kilos/ha de rendimiento en maíz, para comenzar a articular dos tipos de agricultura. Aquí  la cuestión de la "productividad" es un asunto de alta relevancia para encontrar un equilibrio económico/productivo.
Igualmente, me remito a reiterar lo considerado en cuanto a técnicas de manejo en situación de altas temperaturas, específicamente lo que atañe al uso de polímeros y probablemente un tipo de fertilización por avión o helicóptero. La adecuación de maquinaria para incorporar la otra tecnología de fertilización, es totalmente compatible.
 
La política agrícola frente al cambio climático :
Es fundamental que la responsabilidad para hacer frente al cambio climático, los productores sientan el apoyo de las políticas públicas, después de todo el negocio agrícola, aporta un elemento vital para la sociedad; los alimentos.  Esto significa que inversiones de obras de regadío ( tranques, represas, lagunas artificiales, defensas fluviales, líneas de créditos especiales, etc.) son parte de estos manejos para hacer frente al cambio climático.
Reconozco que  se asoma un incipiente dificultad de sensibilización entre productores y estado; quienes primeros captan los cambios climáticos sobre sus tierras son los productores, a ellos esta presentación podría serle de alguna utilidad, sin embargo la disminución de oferta alimentaria o el incremento del valor de los alimentos, parece ser los únicos parámetros que alertan al estado sobre el cambio climático, así pues, el desafío es abrir contactos con los servicios gubernamentales para hacer converger  la búsqueda de acciones comunes.

1 Producción Agrícola de Alta Productividad- ver en artículos técnicos Engormix.
 
Autor/es:
 
Visualizaciones1742Comentarios20EstadísticasCompartir