El avance de la agricultura y sus consecuencias para la ganadería

Publicado el:
Autor/es:

Ante los inconvenientes que está presentando la actividad ganadera en los últimos tiempos, sumado al avance de la agricultura como actividad mas rentable, se hace sentir cada vez con más fuerza la necesidad de regulación de ciertas actividades y la creación de otras. Este artículo pretende desmenuzar esa cadena, y plantear, si se quiere, un potencial "equilibrio" (que actualmente no existe) entre ambas actividades, ya que conforman la mayor parte del perfil productivo de la Argentina. 

El avance de la agricultura a partir del boom de la demanda mundial de soja, trigo y maíz para alimentación y elaboración de biocombustibles, actuó como factor exógeno para que, combinado con factores endógenos como la falta de un plan ganadero a futuro, entre otros, se liquiden vientres, disminuya el número de terneros nacidos y, por ende, las existencias. 

Superficie sembrada, cultivos seleccionados 1999 - 2008 

(*) Cifras provisorias. Fuente elaboración en base a la Dirección Nacional de Cuentas Nacionales con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Rep. Argentina 

Superficie sembrada, Soja 1999 - 2008

(*) Cifras provisorias. Fuente elaboración en base a la Dirección Nacional de Cuentas Nacionales con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Rep. Argentina

Stock de ganado bovino 1999 - 2009

(*) Fuente: Elaboración propia en base a datos del IPCVA 


En los gráficos podemos ver como la superficie sembrada de los principales cultivos aumentó sin pausa a partir de 2005, sobre todo el maíz. El caso de la soja es el ejemplo más claro, ya que viene creciendo sin parar y a pesar de las retenciones aún sigue dando márgenes de ganancia considerables. Al tiempo, las existencias de ganado presentan un comportamiento que dista de ser alentador: se mantuvo en crecimiento durante 2005, pero en 2006 creció a un ritmo menor, para comenzar a caer a partir de 2007. 

Esta ocupación agrícola cada vez mayor tiene consecuencias "en cadena" sobre la ganadería:

1) La actividad ganadera se reduce y a la vez que se va trasladando paulatinamente hacia otras regiones (NOA, NEA) porque los suelos que quedan disponibles ya no son los de la mejor calidad en superficies en donde conviven ambas actividades.

2) Como resultado de lo anterior, la terminación del ganado se torna más compleja, y se requiere la modalidad del feedlot como alternativa a la poca disponibilidad de superficie.

3) La mayor parte de los corrales para engorde se encuentran en la región pampeana, y si la actividad ganadera se traslada de a poco hacia el NOA o el NEA, se va a presentar la necesidad de llevar el ganado hacia la zona pampeana para la terminación, lo cual generaría un costo adicional para los productores que no disponen de un corral cercano.

4) Potencialmente, del incremento de la actividad del feedlot surge la posibilidad de que aumente también la cantidad de corrales clandestinos.

5) Entonces, surge otra necesidad más: la de regular el feedlot. Si bien la resolución 70/01 del SENASA trata los puntos básicos de la actividad, no existe aún una ley nacional en este tema en aspectos ambientales, de criterios de localización, bienestar animal, entre otros.

 Como se ve, es clave prever los tres últimos puntos para que la actividad ganadera pueda encontrar un equilibrio en el futuro, es decir, intentar otorgar subsidios especiales a los productores que se vean obligados a trasladar su ganado a un corral pampeano (además tener en cuenta el desbaste producido por el estrés que produce en el animal el traslado en camiones), y regular la actividad a nivel nacional. 

Queda abierto el debate sobre estas y otras cuestiones que se generan como resultado del cambio en el mapa ganadero del país y del perfil productivo de cada región.

 
remove_red_eye 9798 forum 16 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved