Ingresar o registrarme
Engormix.com

Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos

Publicado el:
Autor/es:
(20497)
(21)
INTRODUCCIÓN 

Las terneras representan el futuro de todo rebaño ganadero dedicado a la crianza de vacunos para la producción de leche o de doble propósito (leche y carne).

La importancia se sustenta en que las terneras recriadas adecuadamente en el establo, cuando llegan a la clase de vaquillonas, serán las que reemplacen a las vacas eliminadas del establo por problemas reproductivos y/o sanitarios o por bajo rendimiento en producción de leche.

Además, debe resaltarse de manera relevante que cuando en un establo se planifica y ejecuta un adecuado programa de Mejoramiento Genético es obvio asumir que las crías (terneras) tendrán un mayor potencial genético comparado a sus progenitores (padres).

Por tales razones se recomienda aplicar eficientes programas de alimentación, manejo y sanidad  en cada una de las etapas (terneras, vaquillas y vaquillonas) para garantizar la cantidad requerida de animales de reemplazo que servirán para reponer a las vacas eliminadas del hato para mantener la estabilidad poblacional e incluso para disponer de un mayor número de vaquillonas que podrán incorporarse al establo para incrementar la población ganadera, y de esta manera capitalizar la empresa.

Para demostrar de manera objetiva la generación de vaquillonas de reemplazo, se tomará como referencia el siguiente procedimiento de cálculo basado en índices factibles de lograr:

Se estima que por cada 100 vacas con un intervalo entre partos de 12 a 13 meses, se puede lograr 90 partos efectivos, lo cual significa obtener 90 crías. Se considera  que al nacimiento de  las crías  hay un nivel de mortalidad de 5% (mueren 5) quedando 85 crías nacidas vivas. Asumiendo una proporción equitativa en referencia al sexo de las crías; se obtendrían 43 machos y 42 hembras.

De las crías nacidas, los  ganaderos  priorizan  la recría de las terneras. Se estima un nivel de mortalidad de 6% desde el nacimiento hasta  la etapa de vaquillona y un riesgo de infertilidad de vaquillas de 5%, esto significa una pérdida de 4 a 5 animales. Descontando esta pérdida (restando 42 menos 4) se logrará 38 vaquillonas (preñadas).

Para  continuar con los cálculos y  facilitar su entendimiento se tomará como referencia un establo que tiene  una población de 100 vacas. Asumiendo que se descarta anualmente el 20% de ellas y relacionándolo con el cálculo anterior donde se espera lograr anualmente 38 vaquillonas por cada 100 vacas, el ganadero tiene como primera  posibilidad  seleccionar las mejores 20 vaquillonas para reponer a las 20 vacas eliminadas del establo y tendrá la opción de vender las 18 restantes, de esta manera  se mantendrá la estabilidad poblacional del establo. La otra alternativa es que el ganadero decida utilizar todas las vaquillonas (38) y las incorpore al establo como nuevos vientres, de esta forma la población crecerá a razón de 18 vacas por año como mínimo, de tal manera que después de 5 o  6 años la población de vacas se duplicará, es decir el ganadero logrará una beneficiosa capitalización de la empresa.
 
 

I. GENERALIDADES

Para empezar hay que tomar conciencia que la  nutrición de la ternera lactante es crítica. Durante los primeros 30 a 60 días de vida, la fisiología digestiva de la ternera es similar a la de un animal monogástrico; por esta razón su estómago, no tiene la capacidad para digerir alimentos fibrosos como pastos y forrajes.

Otro factor de extrema importancia que debe tomarse en cuenta  es que inmediatamente después del nacimiento de la ternera, el punto más crítico es el consumo de cantidades adecuadas de calostro de alta calidad. A partir del segundo día, y en el resto del período lactante, los factores claves y a la vez críticos para la ternera son: el consumo de suficiente cantidad de leche y/o sustituto lácteo, el consumo adecuado de alimento seco o concentrado y el manejo óptimo al  momento de realizar el destete.

Si los programas de alimentación y manejo son adecuados, se espera que aproximadamente entre los 3 y 4 meses de edad el aparato digestivo de la ternera  inicia su funcionamiento  como el de un rumiante, y puede tener  la capacidad de consumir pasto o forraje de manera limitada; siempre y cuando sea de buena calidad.

Se estima que entre los 6 y 8 meses de edad, la ternera completa el desarrollo de su sistema digestivo con lo cual está en condiciones de alimentarse con raciones basadas en forrajes o pastos de calidad; complementadas con la adición de vitaminas y minerales (premezclas).

El éxito de los programas de alimentación y manejo para terneras, no debe ser medido únicamente en términos de crecimiento y desarrollo corporal, también debe ser evaluado de manera  importante por el potencial futuro de producir leche. Esta capacidad está en gran medida influenciada por el grado de desarrollo mamario. En este sentido el estado nutricional desde antes de la pubertad hasta el inicio de la lactación es crítico para el desarrollo mamario, es decir, es de extrema importancia no  subalimentar ni sobrealimentar a la ternera. Está comprobado que  niveles altos de alimentación antes de la pubertad hasta el parto puede afectar negativamente el crecimiento del tejido secretor de la glándula mamaria. Por ello, es recomendable un programa adecuado de alimentación que permita ganancias de peso de 800g/día como indicador óptimo para la recría de terneras.

Cuando los animales llegan a vaquilla (13 meses) y hasta la etapa de  vaquillona con 6 meses de gestación, tienen la suficiente capacidad ruminal para un crecimiento adecuado cuando son alimentados con raciones que contienen únicamente forraje de  calidad con la adición de premezclas de vitaminas y minerales.

Finalmente, cuando las vaquillonas llegan a tener 7 meses de gestación, el programa de alimentación debe ser ajustado para prepararlas para su primer parto y puedan enfrentar de manera eficiente su primera campaña productiva.

Adicionalmente, durante todas las etapas de crecimiento y desarrollo de las terneras y vaquillas se debe implementar un eficiente programa de sanidad con énfasis en medidas preventivas antes que acciones curativas para minimizar los riegos de mortalidad y evitar el encarecimiento del sistema productivo.

Bajo este esquema se espera lograr las siguientes metas: destete de terneras ,entre los 45 y 60 días de edad; primer servicio de la vaquilla, entre los 13 y 15 meses de edad y parto de la vaquillona,   entre 22 y 24 meses de edad; igualmente, se espera minimizar la mortalidad de animales y los costos de crianza. De esta manera el productor podrá demostrar que es más rentable el parto de una vaquillona a una edad menor a 24 meses, comparado a los sobrecostos y pérdidas de producción cuando los partos son tardíos.

 

II. FLUJOGRAMA DE MANEJO DE VACUNOS PARA PRODUCCIÓN DE LECHE

En el gráfico 1 se muestra un flujograma de manejo productivo y reproductivo recomendado para un sistema de crianza intensiva de vacunos de razas Holstein o Brown Swiss para producción de leche.

Gráfico 1. Flujograma de manejo productivo y reproductivo recomendable que vacunos de raza Holstein o Brown Swiss

 

III.   AGRUPAMIENTO Y METAS DE LA RECRÍA DE ANIMALES DE REEMPLAZO

3.1 Categorización de los animales

Cuando un establo lechero está sometido a un sistema de producción de crianza intensiva se recomienda agrupar a los animales en diferentes categorías  según su edad y/o estado fisiológico con la finalidad de facilitar y optimizar  la aplicación de los programas de alimentación, manejo y sanidad, siendo conformados estos grupos  de acuerdo a las siguientes denominaciones:

Ternera lactante: denominación que corresponde a una ternera menor, desde  el nacimiento hasta el destete.

Ternera destetada: nombre que se da a una hembra bovina menor, desde el destete hasta los 4 meses de edad.

Ternera en crecimiento: denominación que corresponde a una hembra bovina menor, desde los 5 hasta los 12 meses de edad.

Vaquilla: nombre que se asigna a una hembra bovina joven, desde los 13 meses de edad hasta la edad en que es servida y queda preñada.

Vaquillona: término utilizado para referirse a una hembra bovina  joven, desde el diagnóstico positivo de preñez (17  meses en promedio) hasta la fecha de su primer parto (24 meses).

3.2  Metas de una recría eficiente de terneras, vaquillas y  vaquillonas

a) Estándares de crecimiento recomendado para terneras y vaquillas de reposición según raza.

En el cuadro 1 se muestra los parámetros esperados de peso y talla a lograr al nacimiento, destete de la ternera, primer servicio de la vaquilla y parto de la vaquillona para garantizar el óptimo crecimiento y desarrollo corporal de los animales.

Cuadro 1: Estándares de peso y talla esperado para terneras, vaquillas y vaquillonas según raza.

En las fotos 1 y 2, se muestra la forma aconsejable para pesar y tallar animales

Foto 1. Control semanal del peso en balanza-jaula

Foto 2. Forma adecuada para tallar a la altura de la cruz

b) Ganancia de peso y condición corporal (Holstein)

En el cuadro 2 se muestra los valores recomendados de ganancia de peso y  de condición corporal que deben alcanzar los animales a diferentes edades para garantizar un adecuado grado de desarrollo de la glándula mamaria como complemento al desarrollo corporal así como para prever problemas de partos distócicos en las vaquillonas.

Cuadro 2. Valores recomendados de incremento de peso y condición corporal para animales de reemplazo de razas especializadas.

 

IV.   OBJETIVOS DE UNA CRÍA EFICIENTE DE ANIMALES DE REEMPLAZO (TERNERAS, VAQUILLAS Y VAQUILLONAS)

Los objetivos fundamentales son: lograr animales con un crecimiento y desarrollo satisfactorio,  buen estado de  salud y al  menor costo posible. Estos objetivos deben lograrse en los plazos previstos para que sirvan de reposición o de reemplazo de las vacas que son eliminados o descartados en el establo y de esta manera garantizar la estabilidad poblacional del hato; incluso con la posibilidad de incorporar un mayor número de vientres e incrementar la población de vacas  en el establo con lo cual se logra una mayor capitalización de la empresa ganadera.

Para ello es necesario:

  • Impulsar el crecimiento acelerado de terneras, vaquillas y vaquillonas a través de una ganancia de peso eficiente  haciendo uso de la aplicación correcta de programas  de manejo, alimentación y sanidad.
  • Minimizar los niveles de mortalidad en cada una de las categorías para lograr el máximo número requerido  de vaquillonas de reemplazo para mantener estabilizado el tamaño del hato y si las condiciones se dan para incrementar la población ganadera. Además, cuando las circunstancias lo permiten para generar excedentes de vaquillonas para su venta como reproductoras.
  • Llevar registros y controles adecuados de manera  actualizada que permita hacer una evaluación permanente de los animales de tal manera que sea la herramienta  fundamental para garantizar una correcta selección.
  • Optimizar los costos en cada una de las diferentes fases de la recría.
 

V. MANEJO Y ALIMENTACIÓN DE TERNERAS LACTANTES

5.1 Consideración general

Las terneras recién nacidas son animales altamente susceptibles a diversas infecciones y/o enfermedades, siendo el punto más crítico el consumo de cantidades adecuadas de calostro de alta calidad para  garantizar su inmunidad pasiva debido a que el calostro provee los anticuerpos a las terneras que las protegen contra infecciones.

Siendo este punto el más crítico, y a pesar que desde hace muchos años se conoce la importancia del calostro, existe todavía un porcentaje significativo de productores que no lo valoran.

5.2 Manejo de terneras lactantes

Cuidados más importantes durante el nacimiento de la ternera:

  • Asegurarse del consumo en cantidades adecuadas del primer calostro de calidad y que su ingesta sea inmediatamente después del parto y no más de dos horas después de haber nacido
  • Desinfectar el cordón umbilical con solución de yodo al 5%.
  • Efectuar la limpieza de las fosas nasales y boca de la ternera, eliminando los residuos de envolturas fetales.
  • Dejar que la vaca lama a su cría.
  • Asegurarse de que la ternera respire. Tener especial cuidado cuando el parto es distócico.
  • Pesar a la ternera y asentar los datos en el libro de nacimientos y si es de pedigrí, elaborar la declaración de nacimiento para remitirlo a los Registros Genealógicos.
  • Es preferible no dejar a la ternera con la vaca. La separación de la madre debe ser de manera inmediata después del parto.

 

 

Cuidados a partir del 2do. día hasta el  destete de la ternera

A partir del segundo día de nacido y durante el resto del periodo lactante los factores claves y críticos son: consumo de suficiente cantidad de leche y/o sustituto, consumo adecuado de alimento seco o concentrado y manejo óptimo al momento de realizar el destete.

Durante esta etapa  las actividades de manejo más importantes son:

  • Que la ternera consuma suficiente cantidad de leche de transición o  entera (si fuera pasteurizada mejor).
  • Programar y ejecutar un estricto programa de limpieza e higiene en las áreas donde se ubican las terneras. Renovar  la cama del piso de la cuna y/o del galpón de crianza.
  • Realizar la marcación e identificación así como efectuar el pesado de la ternera.
  • Hacer el descorne y el  corte de pezones supernumerarios.
  • Suministrar alimento sólido o concentrado de excelente calidad de preferencia que  sea peletizado o extruido.
  • Proveer y promover el consumo de agua potable a partir de la segunda semana de edad.
  • La ternera debe estar en un ambiente limpio y seco, seguro y bien protegido para evitar problemas respiratorios y diarreas.
  • Diariamente deben ser limpiados los utensilios de alimentación así como los envases de consumo de agua.
  • Supervisar diariamente a las terneras. Observar cuidadosamente señales de problemas sanitarios para tomar las medidas correctivas del caso.

 

En la foto 3 se muestra el sistema tradicional de consumo de calostro o leche por la ternera, el mismo que no es recomendable

Foto 3. Sistema de amamantamiento directamente de la ubre  de la vaca. No es recomendable para razas puras

En la foto 4, se muestra la crianza de terneras en cunas individuales

Foto 4. Terneras criadas en cunas individuales

En las fotos 5, 6 y 7, se muestran diferentes formas de proveer  calostro o leche a terneras lactantes

Foto 5. Toma de calostro o  leche en balde

Foto 6. Balde con chupón para la toma de leche o calostro

Foto 7. Toma de calostro o leche en biberón

En las fotos 8, 9 y 10, se muestra un ejemplo de crianza altamente tecnificada de terneras en cunas  construidas con fibra de vidrio.

Foto 8. Cría de terneras en cunas de fibra de vidrio

Foto 9. Cuna para terneras construidas con fibra de vidrio

Foto 10. Cunas para terneras construidas con fibra de vidrio

5.3 Alimentación de terneras lactantes

Fundamentos

La nutrición de la ternera lactante es crítica. Durante los primeros 30 a 60 días de vida, la fisiología digestiva de la ternera es como la de un animal monogástrico, por tal razón su estómago no  está en capacidad de digerir alimentos fibrosos como los pastos y forrajes.

Es también de gran importancia reconocer que un sistema de alimentación de terneras lactantes basado solamente en leche y por períodos muy prolongados (mayores a 60 días), es más costoso si se compara a otros sistemas que realizan un destete precoz.

Bajo estos argumentos el propósito fundamental de la alimentación de terneras lactantes tiene dos objetivos: nutrir adecuadamente a la ternera y promover un desarrollo anticipado de la capacidad fermentativa del rumen-retículo que permita que el estómago de la ternera pase lo más pronto posible de un proceso enzimático hacia un proceso fermentativo.

En este sentido, para promover de manera eficiente la capacidad fermentativa del rumen-retículo de una ternera lactante se recomienda tomar en consideración lo siguiente:

  • Lograr el establecimiento de micro-organismos en el rumen.
  • Motivar el consumo de agua potable para dar humedad al rumen y  facilitar el establecimiento de los micro-organismos ruminales o flora ruminal.
  • Promover el consumo de alimento sólido o concentrado de alta calidad para permitir el inicio de la fermentación ruminal por acción de la flora microbial.
  • Los productos de la fermentación ruminal principalmente el ácido butírico es el responsable de estimular el crecimiento y desarrollo de las papilas ruminales de la ternera para lograr la habilidad de absorción de nutrientes.

Para la aplicación de estas recomendaciones y verificación de su eficiencia, se han realizado estudios que demuestran los beneficios indicados como se verá a continuación:

RESPUESTA DEL CRECIMIENTO PAPILAR Y DESARROLLO DEL RUMEN DE TERNERAS DE ACUERDO A LAS RACIONES ALIMENTICIAS UTILIZADAS

Para evaluar el crecimiento papilar y el desarrollo del rumen de terneras lactantes se tomaron diferentes tipos de raciones alimenticias en terneras lactantes, utilizados comúnmente por los ganaderos, siendo estos:

a) Solamente leche.

b) Leche  +  concentrado.

c) Leche  +  forraje o pasto  +  concentrado.

d) Leche  +  forraje o pasto

Las siguientes imágenes: 1, 2, 3 y 4 muestran los resultados del crecimiento de papilas ruminales y el desarrollo del rumen en terneros alimentados con diferentes raciones a la edad de 6 semanas:

Imagen 1. Rumen de ternero alimentado sólo con leche

Imagen 2. Rumen de ternero alimentado con leche y granos (concentrado)

Imagen 3. Rumen de ternero alimentado con leche, granos y heno (forraje)

Imagen 4. Rumen de ternero alimentado con leche y heno (forraje)

Es importante tener en consideración que un concentrado con altos niveles de granos, es muy beneficioso para estimular el desarrollo del rumen de terneros lactantes. En las imágenes 5 y 6, se notan las diferencias de desarrollo entre el rumen de terneros alimentados con granos en concentrado y el rumen de terneros alimentados con leche y heno.

Imagen 5. Rumen de ternero de 4 semanas alimentado con leche y grano (concentrado)

Imagen 6. Rumen de ternero de 12 semanas alimentado con leche y heno (forraje)

Lo resaltante de estos resultados indica que cuando los terneros consumieron en su ración alimento concentrado iniciador, mostraron un rumen con una pared más gruesa, con papilas más alargadas y mayor vascularización o crecimiento de tejido capilar.

Por estas razones la clave  para un desarrollo rápido y funcional del rumen a tiempo para el destete, es ofrecer concentrado rico en granos a las terneras en una edad temprana (a partir de los 3 días de edad).

 

CONCLUSIONES REFERIDAS AL CONSUMO DE ALIMENTO SÓLIDO, LECHE Y AGUA EN TERNERAS LACTANTES

La leche efectúa el principal aporte nutricional en las primeras semanas de vida de la ternera mientras se desarrolla la capacidad fermentativa del rumen, aspecto que depende principalmente de la alimentación sólida (concentrado).

Un mayor consumo de leche por la ternera conduce a una menor ingesta de concentrado, por lo tanto habrá un lento desarrollo del rumen-retículo.

El agua es el principal estimulante del consumo de alimento sólido e influye  directamente en proporcionar la humedad requerida  por el rumen para el establecimiento y desarrollo de la flora microbiana.

En consecuencia: el desarrollo de la capacidad fermentativa, que involucra el desarrollo en tamaño y musculatura del rumen-retículo, desarrollo papilar y la fermentación es regulada por la alimentación y no por la edad de la ternera.

 

5.4 Destete de terneras

El manejo óptimo del destete es también un factor clave y crítico en la crianza de terneras. De manera general, los ganaderos consideran tres criterios para hacer un destete: edad, peso corporal y consumo diario de alimento seco o concentrado iniciador.

Está demostrado que el más importante y clave es la cantidad de alimento concentrado iniciador que la ternera consume por día. En este sentido una ternera que consume 1 kg de concentrado iniciador (para razas grandes) durante tres días consecutivos está lista para ser destetada.

Cuando las terneras son estimuladas para un consumo temprano de concentrado iniciador con altos niveles de granos en su composición (3 a 4 días de nacida) y con una estrategia de una reducción progresiva de consumo de leche, el destete puede hacerse de manera brusca.

En contraste, cuando la ternera es alimentada con altas cantidades de leche y con un limitado o nulo uso de concentrado iniciador el destete requiere de dos o tres semanas de una transición lenta para hacer el destete.

De estas experiencias, el mejor sistema es propiciando el consumo temprano de concentrado iniciador ya que las terneras que no logran comer cantidades adecuadas de concentrado al momento del destete, una vez destetada pierden peso de manera brusca y presentan enormes  dificultades para recuperarse.

En el país todavía existe un significativo sector de ganaderos, principalmente los pequeños y medianos productores, que en sistemas de alimentación de pastoreo, aplican el tradicional  destete con períodos de tres o más meses donde incluso la ternera lacta directamente la leche de la ubre de la vaca, dificultando el manejo del ordeño. En estos sistemas la ración de la ternera es casi exclusivamente de leche. Las consecuencias negativas  de estas formas de criar terneras son:

-         Hay un alto consumo de leche, de  500 a 900 litros/ternera (o) en tres o más meses.

-          Como consecuencia de lo anterior la alimentación es costosa comparado a los sistemas  con programa de destete precoz.

-          Hay un limitado desarrollo del rumen con escaso crecimiento de las papilas ruminales.

-          Después del destete las terneras sufren una marcada pérdida de peso y de condición corporal. 

Los sistemas modernos (destete precoz) son aquellos cuyos períodos tienen una duración de 45 a 60 días y brindan los siguientes beneficios para el productor:

-       Se logra un alto consumo de concentrado preiniciador o de inicio.

-       Hay un bajo consumo de leche y consecuentemente un menor costo.

-       Se consigue un adecuado desarrollo del rumen y un buen crecimiento de las papilas ruminales.

-       Se logra una rápida ganancia de peso y desarrollo de las terneras.

-       Las terneras están preparadas para entrar de inmediato a un programa de alimentación que incorpora forraje de calidad en su ración.

 

CRITERIOS PARA REALIZAR UN DESTETE PRECOZ DE MANERA ADECUADA

Los criterios a considerar son los siguientes:

  • El primer y más importante es el nivel de consumo de concentrado. Esto dependerá de la raza, así:

Para razas grandes :              1 kg /día (mínimo)

Para razas chicas    :              750 g/día (mínimo)

  • Ganancia de peso esperado: Es aconsejable niveles de 500 a 700 g /día/cabeza
  • Peso mínimo a la fecha de destete. Esto depende de la raza así:

Para razas grandes :              70 kg

Para razas chicas      :              50 kg

  • También es importante evaluar el estado de salud de la ternera: debe ser bueno 

*Destetar en forma brusca  y definitiva es lo más conveniente.

Algunos especialistas aconsejan que para tomar una decisión de destete con un criterio  de mayor eficiencia es recomendable evaluar semanalmente el comportamiento de cada ternera lactante en base al incremento de peso semanal  desde el nacimiento hasta la posible fecha de destete  para lo cual se puede tomar como una guía de referencia el gráfico 2 que representa tres posibilidades  de  incremento de peso y de acuerdo a ello se tomará la decisión más conveniente.

Gráfico 2. Tres alternativas de destete tomando en cuenta la relación peso y edad de la ternera.


VI. CARACTERÍSTICAS NUTRICIONALES Y FÓRMULAS DE CONCENTRADO RECOMENDADAS PARA TERNERAS LACTANTES

6.1 Características nutricionales de un concentrado de inicio

En el cuadro 3 se indica  los valores nutricionales más importantes de un concentrado iniciador para terneras lactantes.

Cuadro 3. Valores nutricionales recomendado concentrado iniciador

6.2 Ejemplo de fórmulas de concentrado de inicio

En el cuadro 4 se da ejemplo de dos fórmulas (A y B) de concentrado recomendado para terneras lactantes.

Cuadro 4. Fórmulas de concentrado de inicio (%)


VII. PROGRAMA DE ALIMENTACIÓN DE TERNERAS LACTANTES CON DESTETE PRECOZ

En el cuadro 5 se propone un programa de destete precoz de 60 días para terneras lactante con uso de leche entera

Cuadro 5. Programa de destete de terneras con leche entera.

En el cuadro 6, se propone un programa de destete precoz de 45 días para terneras lactantes con leche entera.

Cuadro 6. Programa de destete precoz con leche entera

En el Cuadro 7, se propone un programa de destete precoz de 45 días  para terneras lactantes con uso de sustituto lácteo

Cuadro 7. Programa de destete precoz de terneras con sustituto lácteo

Foto 10. Ternero lactante aprendiendo a consumir concentrado iniciador


VIII. MANEJO Y ALIMENTACIÓN DE TERNERAS DE 3 a 4 MESES

Después del destete de las terneras, es necesario decidir la tasa de crecimiento requerido. El programa de  alimentación para esta categoría considera continuar con el suministro del mismo concentrado utilizado en el periodo lactante. Se puede iniciar la provisión de pequeñas cantidades de forraje siempre y cuando sea de calidad.

 

Manejo de la alimentación

El consumo de concentrado de inicio debe ser a razón de 2 – 3 kg/animal/día.

Proveer agua limpia y salubre.

Evitar el exceso de condición corporal (sobre acondicionamiento).

Suministrar  forraje o heno  de alta calidad y digestibilidad en pequeñas cantidades. El forraje favorece el tamaño y musculatura del rumen – retículo pero  limita el desarrollo papilar.

 

Manejo

Se deben considerar los siguientes aspectos de manejo:

Evitar que las terneras bajen de peso

Evitar diarrea y decaimiento general

Seleccionar a  las mejores como futuras madres

Evaluar el ritmo de crecimiento y desarrollo, para lo cual se debe:

-          Controlar el peso y talla en forma mensual.

-          Cumplir con un adecuado programa sanitario.

Adicionalmente a las recomendaciones alimenticias mencionadas   hay que tener cuidado en no sub alimentar ni sobrealimentar a las terneras. Está probado que niveles altos de alimentación antes de la pubertad y hasta el parto pude afectar negativamente el crecimiento de la glándula mamaria. En este sentido es de mucha ayuda la práctica de manejo “evaluación de la condición corporal” la que  permite evaluar el estado corporal del animal como respuesta   a un correcto estado nutricional. En este sentido  se recomienda  un valor de 2,50 a 2,75 grados de condición corporal. Otro indicador a tomar en cuenta es la ganancia de peso esperada siendo  el valor recomendado: 800g/cabeza/día.

Foto 11. Terneras alimentándose de forraje verde picado


IX. MANEJO Y ALIMENTACIÓN DE TERNERAS EN CRECIMIENTO DE 5 HASTA 12 MESES

En este grupo hasta la edad de 5 a 6 meses las terneras todavía no tienen la capacidad ruminal necesaria para  cubrir los requerimientos nutricionales con una ración únicamente compuesta por forrajes, por lo que se les debe complementar con un concentrado de crecimiento, cuya cantidad dependerá del tipo de forraje a suministrar.

Se estima que cuando las terneras lleguen a una edad de 6 a 8 meses se completa el desarrollo total de su  sistema digestivo, por lo tanto la ternera estará en capacidad de recibir una ración alimenticia basada únicamente de forraje de calidad a la cual se debe complementar con una  premezcla de  vitaminas y minerales.

Las recomendaciones más importantes son:

  • La alimentación debe ser a base de forraje verde de calidad. Adicionar premezclas de vitaminas y minerales.
  • Evaluar el sistema de crecimiento y desarrollo.
  • A partir de los 8 meses se consolidan como rumiantes. Son consumidores de  forraje. Cuando el forraje es de calidad no es necesario concentrado pero sí  se debe proveer  sales minerales.
  • El inicio de la pubertad debe observarse entre los 8 y 9 meses de edad.

En el cuadro 8, se presenta una propuesta de programa de alimentación para terneras desde los 5 hasta los 12 meses de edad.

Cuadro 8. Programa de alimentación recomendado para terneras de 5 a 12 meses de  razas Holstein y Brown Swiss

 

X. MANEJO Y ALIMENTACIÓN DE VAQUILLAS 13-17 MESES

Cuando los animales llegan a vaquillas (13 meses) tienen la suficiente capacidad ruminal para un crecimiento adecuado cuando son alimentados con raciones que únicamente contienen forrajes de buena calidad El concentrado debe utilizarse cuando el forraje es de regular o baja calidad.

Para esta categoría se recomienda las siguientes actividades:

  • Suministrar diariamente forraje verde de calidad. Complementar la ración con la adición de premezclas vitamínicas y minerales.
  • En esta etapa debe  realizarse el primer servicio debido a que las vaquillas han concluido su madurez sexual, para lo cual es fundamental que se disponga de la información de  peso, talla y edad así como de la detección eficiente de celo para tomar una decisión correcta.
  • Después de realizado el servicio, si la vaquilla no retorna en celo, entre los 45 y 60 días se debe efectuar el diagnóstico de preñez para certificar la gestación. .
  • Registrar de manera permanente  información básica de cada animal como: peso corporal, talla y ocurrencia de celo.

Foto 12. Corrales de vaquillas alimentándose de forraje verde


XI. MANEJO Y ALIMENTACIÓN DE VAQUILLONAS DE 18 MESES HASTA EL PARTO

Entre el inicio de la gestación hasta los 6 meses de preñez la alimentación es similar a la anterior categoría, sin embargo cuando la vaquillona llega a tener 7 meses de gestación, el programa de alimentación debe ser ajustado para preparar al animal para su primer parto y su primera campaña de producción de leche. Deben recibir forraje de calidad y de manera progresiva se debe iniciar el suministro de concentrado (de preparto o transición) para asegurar una buena transición y propiciar un alto consumo de materia seca lo más temprano posible después del parto. También, debe monitorearse el estado de condición corporal de la vaquillona de tal manera que a la fecha del parto llegue en óptimas condiciones cuyo valor debe estar entre 3,25 y 3,50.

Las principales acciones a realizar son:

  • Suministrar diariamente forraje verde de  calidad. Complementar la ración con la adición de premezclas vitamínicas y minerales.
  •  Evitar el exceso de condición corporal mayor a 3,5  debido a que esto conlleva a mayor incidencia de partos distócicos y problemas metabólicos después del parto.
  • 21 días antes de la fecha calculada del parto hay que preparar al animal a una nueva ración alimenticia así como manejarla para que se acostumbre al primer ordeño.

En el Cuadro 9, se presenta una propuesta de programa de alimentación para vaquillas y vaquillonas.

Cuadro 9. Programa de alimentación recomendada para vaquillas y vaquillonas de razas Holstein y Brown Swiss

Foto 13. Vaquillonas alimentadas de acuerdo al programa de alimentación propuesto.


Objetivos de la crianza de vaquillas y vaquillonas

Obtener vaquillas sanas, maduras sexualmente y de desarrollo corporal adecuado para el empadre y/o inseminación entre los 13 a 15 meses de edad.

Lograr vaquillonas  sanas, a parir entre los 22 a 24 meses de edad, con un adecuado desarrollo y condición corporal para que puedan afrontar una lactación completa.

 

CONSIDERACIONES PARA FORMULAR RACIONES PARA ANIMALES DE REEMPLAZO

  • No alimentar con silaje (de maíz chala, avena, etc.) o pasto verde a terneras de menos de tres meses de edad.
  • Las terneras de 3 a 4 meses y de 4 a 6 meses necesitan granos suplementarios (1,5 a 2,5 kg / animal) para energía y un suplemento de proteína (250 a 500 g /ternera).
  • Las terneras de 6 a 12 meses pueden necesitar granos suplementario (0,5 a 1,5 kg/animal), dependiendo del forraje y  su calidad.
  • Las vaquillas de 13 a 15 meses y las vaquillonas de 16 a 21 meses, no requieren necesariamente de granos como suplemento y proteína adicional a las fuentes de forraje.
  • Las vaquillonas mayores a 21 meses reciben una alimentación  similar al grupo anterior, pero deben ser suplementadas con altos niveles de minerales traza y vitaminas.
  • Todas las vaquillas y vaquillonas deben ser alimentadas de manera forzada con un paquete de minerales y vitaminas (que no sean de libre acceso) mezclado con forraje o grano.
  • Los forrajes de mala calidad no permitirán que se tenga éxito en los programas de crecimiento acelerado. Ejemplo: si las vaquillonas paren tres meses después de los 24 meses, los costos por vaquillona aumentan de 135 a 180 dólares.

En el cuadro 10, se muestra el contenido nutricional de raciones alimenticias recomendadas para terneras vaquillas y vaquillonas.

Cuadro 10. Contenido nutricional de raciones recomendado para terneras, vaquillas y vaquillonas (en materia seca) – razas grandes.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • CERACIO, S. R. 2006. Evaluación del uso de un sustituto lácteo en sistema de destete precoz de terneros Holstein en Crianza Intensiva en la Costa Central. Tesis UNALM. Lima – Perú.
  • CLAVO, M. A. 2009. Incorporación de inulina y un complejo enzimático en la relación alimenticia de terneros lactantes en crianza intensiva. Tesis UNALM. Lima - Perú
  • CUNZA, M. 2010. Evaluación del desarrollo morfológico del rumen de terneros Holstein alimentados con dietas diferentes. Tesis UNALM. Lima – Perú.
  • HEINRICHS, A. J. 2005. Rumen Development in the Dairy Calf. Pennsylvania State University. USA.
  • HEINRICHS, A. J. 2007. Nutrición para optimizar la salud y rendimiento de las terneras de recría. Pennsylvania State University. USA.
  • NATIONAL RESEARCH COUNCIL. 2001. Nutrient Requeriment of Dairy Cattle. Nacional Academy Press. Washington. USA.
  • SALAZAR, J .E. 2006. Desarrollo del rumen de termeras de leche. Universidad de Costa Rica. Costa Rica.
  • WATTIAUX, M. A. (a) 1998. Crianza de terneras del nacimiento al destete. Instituto de Babcock. Universidad de Wisconsin. USA.
  • WATTIAUX, M. A. (b) 1998. Crianza de terneros del destete al parto. Instituto Babcock. Universidad de Winsconsin. USA. 
 
Autor/es
Lima, Perú
Ing. Zootecnista
(20497)
(21)
Percy Young
down arrow
Ica, Ica, Perú
CEO
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
15/02/2013 | Escelente nveldedetalle sobre todo para los neofitos agronomos como yo que se estan iniciando en la crianza.
(0)
(0)
Jose Rene Matus Almanza
down arrow
San Pedro de Lovago, Chontales, Nicaragua
Productor Ganadero
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
28/02/2013 | Sencillamente rico en información, la cual es mostrada de una forma simple para todo los tipos de niveles tecnicos. Gracias por el aporte. Y espero comenzar pronto a probar con este sistema.
(0)
(0)
Baltazar Reyes Alcocer
down arrow
Mexico, Quintana Roo, México
Ing. Agrónomo
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
07/03/2013 | Excelente el manual e ilustrado, me sera de mucha ayuda, ya que estamos por iniciar un agronegocio familiar. Espero que muy pronto se publique la parte II.
(0)
(0)
Jherson Saul Jimenez Bellott
down arrow
Trinidad, El Beni, Bolivia
Ingeniero Agrónomo - Medico Veterinario Zootecnista
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
01/04/2013 | Lindo trabajo. Ing. Almeyda, muy ilustrativo, sirve de mucho este aporte a las personas dedicadas a la ganadería bovina y otras.
(0)
(0)
Carlos Mario Quintero
down arrow
Medellin, Antioquia, Colombia
Productor Lechero
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
02/04/2013 | Excelente Manula para los que estamos empezando con el tema de cria de Bobinos
(0)
(0)
JOSÉ LEOBARDO CADENA VERA
down arrow
Santiago Tulantepec, Hidalgo, México
Ing. Agrónomo Zootecnista
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
02/04/2013 | Excelente trabajo, arto ilustrativo, sin duda la buena crianza de las becerras es una inversion que todo ganadero lechero debe de hacer pues es el futuro de la granja lechera, pues estoy convencido que si los reemplazos estan mal alimentados desde un principio no podemos esperar que tengamos vacas altas productoras de leche, agradesco la informacion al Ing. José Almeyda
(0)
(0)
Carrasco Mauro
down arrow
Barquisimeto, Lara, Venezuela
Medico Vetrinario; Especialista en Producción de Leche; Doctor en Producción Animal
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
05/04/2013 | Saludos Foristas y para el Ing. Almeyda, por compartir con nosotros esta información técnica de animales de reemplazo. Quería que me dijera su opinión, ya que por lo general en el manejo de los becerros al nacer se hace mucho énfasis en el suministro de calostro en las primeras horas de haber nacido el animal, pero muchas veces los profesionales y técnicos se olvidan que no solo es suministrar el calostro, sino evaluar la calidad del mismo a través de equipos como el calostrimetro o un termolactodensimetro de Quevenne, ya que debemos garantizar que el becerro ingiera un calostro de calidad, ya que solo suministrándole no estamos garantizando el suministro de inmunoglobulina. En otro orden de ideas, en mi país yo recomiendo la desinfección del cordón umbilical con Tintura de Yodo al 10 %, para garantizar la desinfección y entrada de bacterias por esta vía, que es importante en la salud del becerro. Gracias Ingeniero, y espero haber aportado algo al tema
(1)
(0)
Gabriel Paima Ramirez
down arrow
Perú
Ing. Zootecnista
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
03/10/2013 | No hay cosa mas satisfactoria que compartir nuestros conocimientos y experiencias en beneficio del desarrollo de un Pais. Gracias Ing. Almeyda. Tu incondicional amigo Ing. Gabriel Paima Ramirez
(0)
(0)
EDWIN ANDRES VERA
down arrow
Tulcan, Carchi, Ecuador
Estudiante
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
30/01/2014 | Excelente documento felicitaciones, me puedes informar cual fue el método para medir las papilas ruminales necesito esa información para medir papilas en terneras para una tesis que estoy realizando, gracias
(0)
(0)
Efigenio Dominguez Blanco
down arrow
Mexico, Veracruz-Llave, México
Ing. Agrónomo
Re: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos
29/09/2014 | Muy bueno el documental, información que tenemos que conocer para poder llevar un buen desarrollo de nuestro ganado, empezando con las terneras que son la base de crecimiento de nuestro ato ganadero.
(0)
(0)
¿Desea opinar en esta discusión sobre: Manual de manejo y alimentación de vacunos - Parte I: Recría de animales de reemplazo en sistemas intensivos?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
PUBLICAR OPINIÓN
INTRODUCCIÓN   Las terneras representan el futuro de todo reb...
 
La habilidad de la hembra doble propósito para cruzarse, concebir y pari...
Los kit medir progesterona venden ciertos laboratorios certificados...debes busc...
 
muy buenos dias nombres ricardo montes oca estoy comenzando cria ganado engorde ...
Servicios Profesionales
Alejandro R. Castillo Alejandro R. Castillo
Merced, California, Estados Unidos de América
Umberto Francesa Umberto Francesa
Potsdam, New York, Estados Unidos de América
Jose Amado Morrobel Jose Amado Morrobel
Lakeland, Florida, Estados Unidos de América
Jorge Carlos Reyes Guerra Jorge Carlos Reyes Guerra
Miami, Florida, Estados Unidos de América
    |    
Copyright © 1999-2014 Engormix.com - All Rights Reserved