La siguiente publicación técnica esta relacionada al evento:
XXVII Reunión Internacional sobre producción de Carne y Leche en climas cálidos

Efecto del estrés por calor sobre el desempeño productivo y reproductivo de cerdas en ambientes cálidos

Publicado el:
Autor/es:
Resumen

Se utilizaron 261 registros productivos y reproductivos de las cerdas (222 kg de PV y 3.9 partos) de una piara correspondiente al periodo 2013-2015. Los datos incluyeron fecha de monta y parto, número de parto, número de lechones nacidos vivos (LNV), peso de los lechones nacidos vivos(PLV), número de lechones destetados (LDT), peso de los lechones al destete (PLD) y mortalidad pre-destete (MPD). Los datos fueron agrupados por fecha de servicio de acuerdo al índice de temperatura humedad (ITH) en dos condiciones: Termo-neutralidad (TN, ITH ≤ 74) y estrés por calor (EC, ITH>74). El ITH se calculó con información obtenida de la estación meteorológica más cercana a la granja porcina. El ITH promedio para la condición TN y EC durante los años 2013, 2014, y 2015 fueron 64 y 81, 64 y 84, 65 y 82, respectivamente. Las cerdas fueron enfriadas de acuerdo a la sensación térmica prevaleciente en cada periodo. Bajo un nivel productivo y reproductivo moderado con acondicionamiento de la temperatura ambiental, el estrés por calor redujo el desempeño productivo de las cerdas (P<0.05), afectando el PLN y PDT en 20 y 10 %, respectivamente. Esta disminución en la productividad es un efecto directo de los ajustes metabólicos que lleva acabo la cerda para mitigar el estrés por calor aun con acondicionamiento de su medio ambiente circundante.
Palabras claves: Estrés por calor; producción y reproducción en cerdas.

INTRODUCCIÓN

Se estima que en las regiones tropicales el estrés por calor genera cuantiosas pérdidas económicas debido a la reducción del desempeño productivo y reproductivo de los cerdos (St-Pierre et al, 2003). Las cerdas reproductoras son las más vulnerables al estrés por calor. Las altas temperaturas en combinación con la humedad relativa afectan la fertilidad de las cerdas conduciendo a una infertilidad estacional. Además, el estrés por calor severo reduce el consumo de alimento en los cerdos en un 47 % (Pearce et al., 2013), lo que ocasiona una reducción en la producción de leche y pérdida de peso con repercusiones en el parto subsecuente. Por tanto, las prácticas de manejo para mitigar el estrés por calor en los cerdos es una herramienta de manejo crucial para mantener la productividad de los mismos (Silva et al., 2008). Se evaluó el efecto del estrés por calor sobre el comportamiento productivo y reproductivo de cerdas bajo un ambiente cálido enfriadas con ventilador, enfriador evaporativo y agua por goteo en la nuca de las cerdas durante la gestación y lactancia.

 

MATERIALES Y MÉTODOS

Se analizaron 261 registros de comportamiento productivo y reproductivo de las cerdas de una piara durante un periodo de 3 años (Granja Experimental Porcina, ICA-UABC), comprendido de 2013 a 2015. Los datos fueron agrupados por fecha de servicio de acuerdo al índice de temperatura humedad (ITH) en dos condiciones: Termo-neutralidad (TN, ITH ≤ 74) y estrés por calor (EC, ITH>74). El ITH se calculó de acuerdo a NWSCR (1976): ITH = ((1.8*T)+32)-(0.55*(HR/100))*(((1.8*T)+32)-58). Dónde: T - Temperatura promedio, °C; HR- Humedad relativa promedio, %. La piara estuvo conformada por 43 cerdas de diferentes edades, predominantemente cruzas de York/Landrace. Las cerdas adultas y primíparas fueron servidas dos y tres veces por monta natural, respectivamente; una vez servidas, las cerdas se mantuvieron en jaulas individuales en una nave abierta y techada durante la gestación. Las cerdas fueron transferidas a la sala de maternidad una semana antes de la fecha esperada de parto y colocadas en jaulas elevadas.

Las cerdas fueron enfriadas de acuerdo a la sensación térmica prevaleciente con el siguiente criterio: calor seco, calor seco intenso, y calor extremo y alta humedad relativa, con ventilador, ventilador + enfriador evaporativo, y ventilador + enfriador evaporativo + goteo en la nuca de las cerdas, respectivamente.

Las cerdas fueron alimentadas con una dietas a base de trigo-pasta de soya, formulada para cubrir los requerimientos de nutrientes para cerdas gestantes (NRC, 1998); el alimento se asignó veces al día y ad libitum durante el periodo de gestación y lactancia, respectivamente. Las variables climatológicas fueron obtenidas de una estación meteorológica (CONAGUA, 2013-2015), la cual está localizada a menos de un kilómetro de distancia de la granja porcina.

Se calculó el promedio de la humedad relativa y temperatura, así como el ITH para el periodo 2013-2015. Se extrajo la información del desempeño productivo y reproductivo de las cerdas de registros individuales.

Los datos incluyeron, fecha de monta y parto, LNV, PLV, LDT, PLD y MPD. Los datos fueron analizados utilizando el procedimiento GLM de SAS, considerando al número de parto como covariable (Herrera y Barreras, 2000).

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

La temperatura promedio para la condición TN y EC en los años 2013, 2014, y 2015 fueron 18.4 y 31, 18.4 y 30.8, 18.4 y 31.5 °C, respectivamente. El ITH promedio para la condición TN y EC durante los años 2013, 2014, y 2015 fueron 64 y 81, 64 y 84, 65 y 82, respectivamente. Los resultados de comportamiento productivo y reproductivo de las cerdas durante el año 2013 se muestran en el cuadro 1. En 2013, las variables productivas y reproductivas no fueron afectadas (P>0.05) por la temporada en la cual las cerdas fueron servidas. Sin embargo, el PLD tendió a disminuir (P=0.08) cuando las cerdas fueron servidas en EC. Los resultados de comportamiento productivo y reproductivo de las cerdas para el año 2014 se muestran en el cuadro 2. La variable PLN se redujo (P<0.05) cuando las cerdas fueron servidas en condiciones TN, en cambio, LNV, LDT, PLD y MPD no fueron afectadas (P>0.05). Los resultados de

comportamiento productivo y reproductivo de las cerdas para el año 2015 se muestran en el cuadro 3. El PLD se redujo (P<0.05) cuando las cerdas fueron servidas en condiciones TN, pero no se observaron cambios (P>0.05) en LNV, PLN, LDT, y MPD al comparar las cerdas servidas en condición TN y EC.

Los resultados muestran que las cerdas bajo un nivel productivo y reproductivo moderado con sistema de enfriamiento durante la temporada de EC mantuvieron valores similares de LNV al de las cerdas apareadas en condición TN. Sin embargo, las cerdas servidas en condiciones TN durante 2014 tuvieron una reducción del PLN del 20%. Esta reducción pudiera atribuirse a que una mayor proporción (55 %) de estas cerdas pasaron el último tercio de la gestación en condiciones de EC comparado con una reducida proporción (27 %) de las cerdas cargadas en condiciones de EC, lo cual pudo haber afectado el crecimiento y desarrollo fetal. Aun cuando las cerdas fueron alimentadas con cantidades similares de nutrientes, la reducción del PLN pudo ser ajena al consumo de alimento durante esta etapa debido a que durante el EC el metabolismo de los cerdos es afectada más allá del consumo de alimento (Morales et al., 2014).

Durante 2015, una mayor proporción (54 %) de las cerdas cargadas en condiciones TN, parieron en condiciones de EC comparado una pequeña proporción (22 %) de las cerdas servidas en EC. La lactancia durante la condición de EC y su asociación a la reducción del consumo de alimento pudo haber reducido la producción láctea y con ello el PDT en un 10%. La MPD no fue diferente entre el grupo de cerdas servida bajo condiciones de EC y TN, lo cual concuerda con lo reportado por Wegner et al., (2016).

 

CONCLUSIONES

Bajo un nivel productivo y reproductivo moderado con acondicionamiento de la temperatura ambiental, el estrés por calor redujo el desempeño productivo de las cerdas, afectando el PLN y PDT en 20 y 10 %, respectivamente. Esta disminución en la productividad es un efecto directo de los ajustes metabólicos que lleva acabo la cerda para mitigar el estrés por calor aun con acondicionamiento de su medio ambiente circundante.

 

LITERATURA CITADA

  • Herrera, J. G. H. y Barreras A. S. 2000. Manual de procedimientos. Análisis estadístico de experimentos pecuarios. Colegio de Postgraduados, Texcoco, Méx.
  • NRC. 1998. Nutrient requirements of swine. 11th ed. Washington (DC): National Academy Press.
  • Silva, B. A. N., Oliveira, R.F.M., Donzele, J. L., Fernandes, H. C., Lima, A. L., Renaudeau, D., y Noblet, J. 2008. Effect of floor cooling and dietary amino acids content on performance and behaviour of lactating primiparous sows during summer. Livestock Sciences 120:25-34.
  • National Weather Service Central Region (NWSCR). 1976. Livestock hot weather stress regional operations manual letter C-31-76. National Weather Service Central Region, Kansas City, Missouri, USA.
  • Morales, A., Grageola, F., García, H., Arce, N., Araiza, B., Yañez, J., y Cervantes, M. 2014. Performance, serum amino acids concentration and expression of selected genes in pair-fed growing pigs exposed to high ambient temperature. J. Anim. Physiol. Anim. Nutr. 98:928–935.
  • CONAGUA. 2013-2015. Estación Sinóptica Meteorológica Bahía de los ángeles. Estaciones Meteorológicas Automáticas. Comisión Nacional del Agua. http://smn.cna.gob.mx/es/emas.
  • Wegner, K., Lambertz, C., Das, G., Reiner, G., y Gauly, M. 2016. Effects of temperature and temperature-humidity index on the reproductive performance of sows during summer months under a temperate climate. Anim. Sci. J. 87:1334-1339.
  • Pears, S. C., Ross, J. W., Escobar, J., Patience, J. F., Rhoads R.P., y Baumgard, L. H. 2013. The effects of heat stress and plane of nutrition on metabolism in growing pigs. J. Anim. Sci. 91:2108-2118.
  • St-Pierre, N. R., Cobanov, B., y Schnitkey, G. 2003. Economic losses from heat stress by US livestock industries. J. Dairy Sci. 86:E52-E77.

 
Autor/es
M.C. (Nutrición Animal), Colegio de Postgraduados, (México, 1986) - Philosophy Doctor (Ph.D.), University of Kentucky (EE.UU., 1993) - Post-doctoral: University of Alberta, Canadá; University of Kentucky, USA. Entre otras actividades, fue Presidente de Asociación Mexicana de Producción Animal (AMEPA) de 2008 a 2010
Investigadora Titular en el Instituto de Ciencias Agrícolas de la UABC. Médica Veterinaria Zootecnista; Maestra en Producción Animal Tropical con énfasis en Nutrición Animal; y Doctora en Ciencias de la Producción y de la Salud Animal. Dicta cursos en el ICA sobre licenciatura y posgrado de Biología Celular, Biología Molecular, Metabolismo de Vitaminas, Biotecnología en Producción Animal. Forma parte del Cuerpo Académico de Nutrición Animal del ICA, su Línea de Investigación versa sobre Aspectos Moleculares de Nutrición Animal.
 
remove_red_eye 30 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved