Causas de falla vacunal

Publicado el: 7/12/2018
Autor/es:

Las expectativas que hemos tenido con las vacunas han sido muy altas, y por una u otra razón siempre nos han quedado a deber. No ha sido culpa de las vacunas, sino de nosotros, que las hemos colocado en una realidad virtual exagerada, influenciados por el excesivo marketing, y la necesidad de los productores de solucionar sus problemas clínicos y económicos.

 Sin embargo, las vacunas son en realidad herramientas muy útiles, cuando se aplican en el momento, correcto, a los animales correctos, y en las dosis correctas.

Comencemos por analizar lo que las vacunas no son:

  1. Las Vacunas no son la única Solución a los problemas sanitarios y económicos de las empresas.
  2. Las Vacunas no impiden la Infección.
  3. Las vacunas no eliminan a los agentes etiológicos.
  4. Las Vacunas no son 100 % eficaces.
  5. Las vacunas no confieren inmunidad al 100 %.
  6. Las vacunas no son todas iguales.
  7. El efecto de las vacunas no dura para siempre.
  8. Las Vacunas no son Antibióticos.
  9. Las Vacunas no son un Tratamiento.

Lo que las Vacunas si son:

  • Las Vacunas son Excelentes herramientas para prevenir enfermedades.
  • Las Vacunas son parte de la solución.
  • Las Vacunas son Preventivas, deben aplicarse antes de que aparezcan los problemas.
  • Las Vacunas son Eficientes, eficaces, y efectivas, pero nunca al 100 %
  • Las vacunas son mas baratas que las enfermedades que previenen.
  • Las vacunas son de origen bacteriano, viral o toxoides.
  • Las Vacunas son Vivas, Atenuadas, Muertas, sub-unitarias, o mixtas.
  • Las vacunas contribuyen a erradicar enfermedades, con los programas adecuados.

 

CAUSAS DE FALLA VACUNAL

Fallas debido a las personas.

  • Diagnostico deficiente o equivocado.
  • Selección de producto o vacuna incorrecta
  • Error entre los tiempos de Vacunación y monitoreo.
  • Momento incorrecto de vacunación.
  • Errores del intervalo entre aplicaciones.
  • Dosis errónea. Algunas veces duplicamos las dosis, (pa’ que amarre) y otras veces reducimos la dosis a la mitad o un cuarto de dosis, para reducir costos. Las vacunas están diseñadas para obtener la Dosis Mínima Inmunizante, (DMI) lo que quiere decir que poseen la cantidad de antígeno suficiente para generar una respuesta antigénica correcta.   Utilizar mal las dosis, inhabilita la garantía del fabricante, y reduce las posibilidades de éxito.
  • Mal manejo de la cadena fría, por la fábrica, el distribuidor o el usuario.
  • Error en la reconstitución. No agitan correctamente el frasco para disolver la pastilla liofilizada.
  • Algunas veces agregan agua inyectable en lugar del diluente, o no ajustan las cantidades correctas.
  • Mezclar diferentes vacunas. Sobre todo, con diferentes diluentes o adyuvantes. Es una práctica común para reducir el numero de inyecciones y manejo de los animales. No siempre se llevan bien todas las vacunas con todos los diluentes.
  • Mezclar vacunas con antibióticos, analgésicos y/o antipiréticos.
  • Mala selección de ahujas. Muy cortas o muy largas.
  • Error de aplicación. (lugar o procedimiento incorrecto,) Aplicaciones en el dorso, con la aguja en posición transversal implica que el producto sea depositado en el tejido adiposo, donde no será absorbida.
  • Error de vía de aplicación. IM, Intramuscular, IV, Intravenosa, SC, Subcutánea, ID, intradérmica, Oral, Ocular, Nasal etc.
  • Uso equivocado de desinfectantes en el proceso de vacunación.
  • En caso de vacunas orales, mala mezcla de la vacuna, antes y durante el proceso de vacunación. (No contemplan la sedimentación en el transcurso del día.)
  • Demasiados cerdos y pocas personas = + errores y omisiones.
  • Mala comunicación.
  • Calentar o atemperar las vacunas.
  • Olvidar las vacunas en las casetas a la hora del lunch, o al terminar las labores, y volverlas a utilizar.
  • Falta de motivación, concientización, supervisión y capacitación. (he visto como los empleados solo marcan a los cerdos y no los inyectan, o simplemente tiran la vacuna al drenaje, no es broma, es REAL)

Fallas debido a la vacuna

  • Inconsistente titulación de partículas antigénicas.
  • Cepas no homologas con las cepas de campo
  • Antígenos vivos demasiado agresivos.
  • Antígenos con baja potencia, o con mala respuesta antigénica.
  • Buen antígeno, mal diluente, o mal antígeno buen diluente.
  • Diluente de mala calidad.
  • Adyuvantes hiperreactivos.
  • Vacunas caducadas.
  • Vacunas expuestas a la luz ultravioleta o al sol.
  • Vacunas expuestas a fuentes de calor.
  • Proceso deficiente en liofilización. Humedad superior al 3% en la pastilla.
  • Frascos con Vacunas contaminadas.
  • Reutilizar sobrantes de vacunas de la “semana pasada.”
  • No utilizar las Vacunas de “Calidad Internacional”. Las Vacunas de Calidad Internacional han sido aprobadas por mas de un país, y son supervisadas por un tercero, que garantiza su calidad. Adicionalmente también implica que deben funcionar en grupos de animales de granjas diversas y que el sistema de fabricación supera las pruebas establecidas por un regulador internacional.
  • Uso de Vacunas Genéricas. Normalmente Autovacunas, diseñadas para cada granja o empresa en específico, con sus antígenos originales. Debe checarse la respuesta antigénica con procedimientos superiores a los estándares, ya que normalmente no se realizan las pruebas de potencia, necesarias en estas vacunas.

Falla debido a las instalaciones de la cadena de frio.

  • Equipo de refrigeración de mala calidad.
  • Equipos de refrigeración muy viejos.
  • Puertas no herméticas.
  • Frio inconsistente.
  • Mala distribución del frio dentro del refrigerador.
  • Cortes de energía eléctrica.
  • Falta de generador eléctrico o falta del Plan “B”
  • Demasiadas cajas de vacuna dentro del refrigerador.
  • Guardar las vacunas en el refrigerador dentro de las cajas aislantes, por lo que no estarán expuestas al frio.
  • Falta de termómetros y registros, para verificar la temperatura.
  • Reducciones drásticas de temperatura, (Congelación)
  • Vacunas junto al congelador.

Falla debido al equipo de aplicación.

  • Mala calidad de equipos, jeringas, ahujas, mangueras.
  • Usar equipo contaminado o sucio.
  • Mal ajuste del equipo de inyección. (Dosis errónea.)
  • Ahujas rotas o dañadas.
  • En caso de medicadores sin ahujas (needle free) mangueras demasiado largas, debe ajustar la dosificación.
  • Poca o demasiada presión del dosificador.
  • Punta equivocada.
  • Empaques rotos o dañados.

Fallas en vacunas orales en agua de bebida.

  • Desinfectante en el agua, (Normalmente Cloro o Iodo)
  • Aguas demasiado duras, con gran carga de minerales.
  • Errores en el tiempo de dosificación, poco o demasiado, no garantiza la distribución homogénea de la vacuna. Las ultimas corraletas deben ser monitoreadas para que tengan acceso uniforme a la vacuna. Se recomienda teñir la vacuna con pintura grado alimenticio.
  • Numero de bebederos incorrecto.
  • Altura de bebederos incorrecta.
  • Temperatura del agua no controlada. Normalmente las tuberías corren por los techos, que son las áreas más calientes del cuarto. En invierno la temperatura del agua puede estar casi a cero grados.
  • Tuberías demasiado sucias y contaminadas.
  • Contenedores sucios o contaminados.
  • Dosificadores dañados o mal calibrados. Incluso conectados al revés.
  • Mala presión del agua, demasiado alta, o demasiado baja.
  • Bebederos tapados, con poco o nulo flujo de agua.

Fallas Si las vacunas orales se administran manualmente:

  • Fugas en las mangueras
  • Dosificador defectuoso
  • Punta demasiado larga, o demasiado corta.
  • Si el operario no revisa que el cerdo trague la vacuna.
  • Si el operario solo dispara la vacuna, puede pasar directo a la tráquea, provocando neumonía por aspiración y quizá la muerte del lechón, pero no la inmunización.
  • Demasiado tiempo de aplicación. Normalmente las vacunas se aplican en los destetes a temperaturas cercanas a los 40 grados centígrados.
  • Pocas personas, muchos animales = error de aplicación.

Falla debido a los cerdos.

  • Genetica. Existen animales genéticamente más susceptibles que otros.
  • Pirexia. Presencia de Fiebre al momento de la vacunación.
  • Inmunosupresión o inmunodepresión, Micotoxinas son las principales causas.
  • Animales enfermos, comprometidos inmunológicamente.
  • Animales con parásitos.
  • Animales mal nutridos, delgados o emaciados, Hay una relación estrecha. Nutrición – Inmunidad, los animales desnutridos tendrán una pobre respuesta inmune, especialmente si tienen bajos niveles de Vitamina A, D, E, y Selenio.
  • Deficiencia inmunitaria nata, o adquirida, por agentes como PRRS que se reproduce en los macrófagos alveolares.
  • Anémicos. Los animales anémicos, no tendrán la suficiente generación de respuesta ante los desafíos.
  • Animales con bajo nivel de confort, como mala ventilación, humedad, temperatura, iluminación, espacio, bebederos, comederos, calidad y cantidad de alimento, etc. No tendrán una respuesta inmune adecuada.
  • Presión de infección demasiado alta. Desafío superior de la enfermedad, sobre la respuesta del animal.
  • Presencia de anticuerpos maternos, los cuales bloquean la respuesta inmune, aunque ya existen vacunas con tecnologías que pueden superar este desafío.
  • Reacciones alérgicas, o hipersensibilidad.  Respuesta tipo I, básicamente con vacunas bacterianas, y algunos elementos de los adyuvantes, reducen o anulan las respuestas vacunales.
  • Estrés. Existen algunos trabajos que sugieren que la presencia de estrés en cerdos origina una inmunodepresión transitoria.
  • Aplicación de Fármacos. Algunos corticoides y antibióticos como sulfonamidas podrán ejercer cierto grado de inmunodepresión en los cerdos, normalmente no deben vacunarse cerdos en proceso de tratamiento con antibióticos o corticoides.

EL TIP: Las vacunas son excelentes herramientas para prevenir o controlar enfermedades, no son la panacea, o la única respuesta a todos los problemas.

El Diagnostico es la clave para establecer los programas de vacunación.

Las vacunas deben ser evaluadas en campo, con los índices de morbilidad mortalidad, y eficiencia productiva, pero también deben ser evaluadas en el laboratorio, generando el nivel de respuesta debido.

Asesórate de un Profesional para que te ayude a elaborar correctamente los diagnósticos y los programas de vacunación que necesite tu empresa.

 
Autor/es
Médico Veterinario (Universidad Autonoma de Aguascalientes); Especialista en Cerdos (Universidad Nacional Autonoma de México); 20 años en México, en empresas como Sanfandila, Buenaventura, Granjas Carrol’s, Grupo Gigantes Tepa, y 11 años trabajando en empresas de Estados Unidos como Texas Farm, Seaboard, Kansas Smith Farms y Carthage Veterinary Services. Actualmente es Consultor y Coach en producción porcina
 
remove_red_eye 400 forum 4 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved