Engormix/Micotoxinas/Artículos técnicos

Zearalenona: el villano de la granja de cría

Publicado el: 10/11/2021
Autor/es: Mara Costa, Gerente de Servicios Técnicos Cerdos. Kemin Industries
El máximo rendimiento reproductivo de las cerdas es fundamental en la búsqueda del mayor número de lechones destetados/hembras/año. ¿Cuáles son los impactos provocados por la caída en la tasa de natalidad en un lote de hembras o la aparición de anestro entre los animales?
¿Cuáles son los efectos sobre este parámetro, sobre la planificación de la granja? ¿Cuándo y qué tan grande es el daño económico?
Estos son solo algunos de los signos que se observan en la contaminación por zearalenona. Es importante mencionar que, salvo que el monitoreo de micotoxinas ya sea un análisis implementado en la rutina de la granja, no es posible verificar por cuánto tiempo y cuál es el nivel de contaminación de las hembras.
El uso de adsorbente de micotoxinas, especialmente en las fases reproductivas, se convierte en un elemento fundamental para lograr la rentabilidad en la producción. La adopción de esta tecnología es una medida preventiva para un desafío cuyo diagnóstico y la adopción de medidas correctivas inmediatas no siempre son posibles. 

¿CÓMO EVITAR LAS MICOTOXINAS Y SUS EFECTOS?
Las micotoxinas son el resultado del metabolismo secundario de los hongos, que contaminan los granos. El crecimiento de hongos depende de varios factores como la humedad, la temperatura, la presencia de oxígeno, la contaminación por microorganismos, entre otros.
El control debe estar compuesto por la prevención de la contaminación y el crecimiento fúngico e inactivación de los compuestos tóxicos producidos por ellos: las micotoxinas. Las prácticas destinadas a mejorar la conservación de los granos durante el almacenamiento pueden ser efectivas y reducir el riesgo de contaminación por hongos y, en consecuencia, la formación de micotoxinas.
Los adsorbentes tienen la función de evitar que las micotoxinas se absorban en el sistema gastrointestinal de los animales. Innumerables productos están disponibles en el mercado, sin embargo, no todos tienen o presentan los resultados que prueben su efectividad. La composición de los adsorbentes actuales es la más variada. Lo que no cambia es su necesidad de:
  •  Ser estable durante el proceso de fabricación y almacenamiento;
  •  Actúa solo en micotoxinas, sin interacción con otros compuestos en el alimento;
  •  Presentar la eficiencia en los diferentes pH del sistema digestivo;
  •  Sea específico a la micotoxina que causa daño en la fase o categoría que busca la prevención del daño.

¿POR QUÉ DESARROLLAR ADSORBENTES ESPECÍFICOS PARA ZEARALENONA?
A la hora de elegir el adsorbente, en muchos casos, el costo del producto es el único criterio evaluado. Sin embargo, en la fase reproductiva, se recomienda que la eficiencia del producto también sea parte de este análisis ya que el daño reproductivo tiene un alto impacto en la rentabilidad y tiene efectos negativos en la categoría de animales de mayor valor dentro del sistema de producción.
El cerdo se considera la especie más susceptible a la zearalenona; en este caso, se observa producción por hongos del género Fusarium, un contaminante natural del trigo y el maíz en varias regiones.
En los cerdos, la zearalenona causa el síndrome de hiperestrogenismo, una comorbilidad conocida clínicamente como vulvovaginitis. Los signos y la gravedad dependen de la concentración de toxina en el pienso, el período de ingestión y la edad del animal. Los animales más jóvenes, son los más sensibles.
Los signos de contaminación tras la ingestión son los más variados y aparecen después de 1 a 4 semanas. El más notable de ellos es el rechazo de los alimentos, que se debe al sabor desagradable causado por la contaminación por hongos (esta contaminación aún puede disminuir el valor nutricional de los alimentos, especialmente la energía, que es consumida por el hongo). En la maternidad, se observa hiperestrogenismo (enrojecimiento y agrandamiento de la vulva) en las lechonas que nacieron de matrices intoxicadas.
Sin embargo, el mayor daño se debe a anomalías en el ciclo estral: infertilidad, pseudogestación, signos de estro permanente, reabsorción embrionaria, disminución de la tasa de natalidad, disminución del número de nacimientos, edema de glándulas mamarias, prolapso rectal y vaginal, canibalismo por inquietud. de los animales. Todos estos signos también son indicativos de contaminación por zearalenona.
Como los signos pueden tardar dos semanas en aparecer después de comer el alimento contaminado, y es posible que el alimento se haya agotado y haya comenzado otro lote, el análisis del alimento y la materia prima ayuda en el seguimiento y control, pero no en la intervención curativa. Por eso es fundamental el uso de una acción de control preventivo. Debido a su compleja estructura química, la zearalenona es una micotoxina que requiere un adsorbente con alta capacidad de unión para actuar.
Para alcanzar los objetivos relacionados con la reproducción y garantizar la rentabilidad de la actividad, es fundamental el uso de un adsorbente con una potente acción de zearalenona. 

¿CUÁL ELEGIR?
Entre la variedad de adsorbentes que hay en el mercado, es fundamental comprobar aquellos que tienen un rendimiento específico para la zearalenona antes de utilizarlos en la fase de reproducción. Un componente orgánico que merece ser destacado es la Leonardita. Extraída de una capa específica de suelo, la sustancia es segura y no es absorbida por el sistema digestivo del animal. Su composición es compleja en relación con las cargas polares, promoviendo una potente acción en relación con la zearalenona, una micotoxina compleja en la que no todos los compuestos presentes en los adsorbentes son capaces de actuar.
Este componente no digerible garantiza la estabilidad del producto en el proceso de fabricación y almacenamiento, estabilidad en el sistema digestivo animal con la no absorción de compuestos y alta especificidad en la desactivación de zearalenona.
En la evaluación “in vitro”, un adsorbente a base de leonardita mostró adsorción a pH 3 y pH 7, adsorción promedio de 94,3% y 93,9% para la zearalenona, respectivamente.
En las evaluaciones con lechonas, la categoría más sensible a la zearalenona, se compararon los adsorbentes entre los grupos NC - dieta control sin contaminación por zearalenona, PC - dieta control con contaminación de 1 ppm de zearalenona, TS1 - dieta control con contaminación de 1 ppm de zearalenona + 0,1% de producto compuesto de leonardita, TS2 - dieta de control con 1 ppm de contaminación de zearalenona + 0,2% de producto de compuesto de leonardita y TS3 - dieta de control con 1 ppm de contaminación de zearalenona + 0,3% de producto compuesto de leonardita.
El rendimiento de los animales se comparó con los 42 días de evaluación basados en el aumento de peso diario (GPD). El grupo positivo tuvo una GPD más baja en comparación con el grupo negativo, y el uso del producto permitió que los animales tuvieran una GPD no diferente del grupo con contaminación negativa, a pesar de consumir alimento con 1 ppm de zearalenona. El uso del producto en hasta 3 kg/T de alimento no disminuyó el desempeño de las lechonas, lo que indica que no existe interacción con otros componentes de la dieta.
Al evaluar la excreción de zearalenona en las heces (Figura 1), el resultado se expresa como un porcentaje de la cantidad de zearalenona en las heces sobre la cantidad consumida. En el grupo de CP, hubo una excreción del 35% y el 36% de zearalenona los días 21 y 42 de la evaluación, respectivamente. En los otros grupos, el adsorbente a base de leonardita aumentó significativamente (p < 0,05) la excreción de zearalenona en las heces, demostrando ser eficaz para unirse a la micotoxina y evitar que sea absorbida por el animal.
Figura 1: Efectividad de la unión "in vivo" del adsorbente con leonardita a zearalenona en lechonas
 
Zearalenona: el villano de la granja de cría - Image 1
CONCLUSIÓN
  • La micotoxina es un desafío constante. El control debe consistir en la prevención de la contaminación y el crecimiento de hongos en los cereales y la inactivación de micotoxinas en la dieta de los animales;
  • Los cerdos son las especies más susceptibles a la zearalenona. Sin embargo, la gravedad de los síntomas depende de la concentración de la toxina en el alimento, el período de consumo y la edad de los animales. Las lechonas son la categoría más sensible;
  • La contaminación por zearalenona en las madres causa fallas reproductivas e impacta negativamente la rentabilidad en el sistema de producción;
  • La diversidad de los signos y el período en el que aparecen después del consumo del alimento contaminado dificultan el diagnóstico y la adopción de medidas curativas. Por este motivo, es fundamental utilizar medidas preventivas en el pienso, como adsorbentes;
  • Debido a la complejidad de la estructura química de la zearalenona, es necesario utilizar un adsorbente específico para esta toxina;
  • El adsorbente debe ser seguro en la fabricación del alimento, en el almacenamiento y en el sistema digestivo de los animales. Además, no se puede digerir y no debe interactuar con otros compuestos del pienso. La acción debe ser específica para la zearalenona, que, a su vez, debe excretarse a través de las heces del animal;
  • El compuesto orgánico de leonardita tiene una alta especificidad con la zearalenona. En evaluaciones “in vitro”, muestra alta adsorción a pH 3 y pH 7. En evaluaciones “in vivo”, su uso no compromete el rendimiento animal y promueve una alta excreción de zearalenona en las heces, lo que demuestra su eficacia en el control de la zearalenona.
 
Autor/es:
 
Visualizaciones168Comentarios0EstadísticasCompartir