engormix
search
search
El servicio no esta disponible para contactar a esta empresa desde Estados Unidos de América

Resultados preliminares de los efectos de Minazel-plus® sobre los niveles de zearalenona en la leche, la orina y las heces de las vacas frisonas en Serbia.

Publicado el: 4/8/2015
Autor/es:

Resumen

El objetivo de este estudio era determinar la influencia de un absorbente inorgánico modificado (MIA) ante la presencia de residuos de zearalenona (ZEA) en la leche, la orina y las heces de las vacas frisonas alimentadas con una dieta contaminada o no contaminada de forma natural con ZEA y complementada con diversos niveles de MIA.

Para el experimento, que duró 120 días, un total de 60 vacas frisonas fueron distribuidas de forma aleatoria en grupos de 12 animales cada uno para realizar 5 tratamientos experimentales. El grupo A recibió una alimentación sin contaminación con ZEA y sin MIA. El grupo B recibió una dieta sin contaminación con ZEA pero con un 0,2 % de MIA. El grupo C recibió una dieta contaminada con 2,55 mg/kg de ZEA, sin MIA. El grupo D fue alimentado con una dieta contaminada con 2,40 mg/kg de ZEA a la que se añadió un 0,2 % de MIA; y el grupo E recibió una dieta contaminada con 2,33 mg/kg de ZEA complementada con un 0,5 % de MIA. Todos los análisis de ZEA en la leche, la orina y las heces fueron realizados en intervalos semanales con muestras representativas de cada grupo experimental.

El nivel más alto de ZEA en la leche (0,256 mg/kg), la orina (0,25 mg/l) y las heces (0,129 mg/kg) se encontró en el grupo C. El suministro de un 0,2 % y un 0,5 % de MIA en la alimentación reduce de forma significativa (P<0,05) la concentración de ZEA en la leche y la orina. Sin embargo, la concentración de ZEA similar en el grupo D en los días 60 y 120 del experimento (0.128 mg/kg) y los valores de ZEA decrecientes en las heces en el día 60 (0,064 mg/kg) y el día 120 (0,032 mg/kg) en el grupo E sugiere que este suministro de 0,2 % de MIA reduce eficazmente la concentración de ZEA en las heces y que fue tan efectivo como un suministro de 0,5 % de MIA.

Este estudio indica que realizar más investigaciones es esencial para tener una visión clara acerca de la reducción, inducida por el MIA, de la transmisión de la ZEA en la leche y la viabilidad de usar muestras de orina y heces como bioindicadores de la exposición a la ZEA y de la presencia de ZEA en la leche.

Introducción

La zearalenona (ZEA) es una micotoxina estrogénica no esteroidea biosintetizada a través de una ruta policétida por numerosas especies de Fusarium, incluidos el F. graminearum, el F. culmorum, el F. equiseti y el F. crookwellense. Se supone que los efectos de la ZEA y de sus metabolitos son tóxicos debido a su forma estructural parecida a la de los estrógenos naturales (estradiol, estrona y estriol). Dada esa similitud, interactúan con los receptores de estrógenos compitiendo con el 17β-estradiol.

Alimentar a rumiantes con forrajes o con mezclas de concentrados que contienen micotoxinas es menos perjudicial que si se compara con alimentar a no rumiantes. En los rumiantes, la ZEA se convierte mediante la flora del rumen en hidroxi metabolito, α-zearalenol (aproximadamente un 90 %) y en menor grado β-zearalenol. Estudios anteriores consideran que la baja susceptibilidad de la zearalenona en las vacas lecheras se debe a la baja tasa de absorción y su transformación en el hígado en α-zearalenol menos potente. Sin embargo, la ZEA está presente en la leche después de que las vacas lecheras sean alimentadas con dietas que contienen ZEA. Sus derivados también pueden detectarse en la leche. Además, en los animales de granja, la concentración de ZEA y sus metabolitos en la orina pueden usarse como biomarcadores de la exposición a la ZEA.

El uso de absorbentes de micotoxinas como aditivos para piensos es uno de los enfoques más prometedores y más extensamente usados para reducir el riesgo de micotoxicosis en los animales de granja y para minimizar la transmisión de lasmicotoxinas desde los piensos contaminados a los productos derivados de los animales. Según Sabater-Vilar et al. (2007), la eficacia de los compuestos inorgánicos para absorber la ZEA fue investigada pero los resultados no fueron concluyentes. Sin embargo, añadir cationes orgánicos para cambiar la superficie mineral de un compuesto inorgánico fue más eficaz para absorber micotoxinas. Además, los estudios in vivo de Nešic et al. (2008) demostraron que la modificación orgánica de la superficie de un absorbente inorgánico es eficaz para aliviar los signos de la intoxicación por ZEA en las hembras de los cerdos, que se conoce como el síndrome estrogénico.

El objetivo de este estudio fue determinar los efectos del MIA ante la presencia de residuos de ZEA en la leche y validar la fiabilidad de la concentración de ZEA en la orina y las heces como un posible biomarcador de la exposición de la ZEA en las vacas lecheras Holstein alimentadas con dietas contaminadas con ZEA.

Material y métodos

El experimento se realizó en un total de 60 vacas frisonas con orígenes, número de lactancia y producción de leche similares. Las vacas fueron agrupadas de forma aleatoria en cinco grupos de 12 vacas cada uno. Todas las vacas fueron alimentadas con forrajes libres de ZEA (Tabla 1) y un concentrado (Tabla 2) contaminado o no de forma natural con ZEA. Los grupos experimentales fueron: El grupo (A) fue alimentado con un concentrado no contaminado, sin MIA añadido. El grupo (B) fue alimentado con una comida no contaminada con ZEA y con un 0,2 % de MIA añadido en el concentrado. El grupo (C) fue alimentado con un concentrado con 2,55 mg/kg de ZEA, sin MIA. El grupo (D) fue alimentado con una mezcla de concentrado con ZEA (2,40 mg/k) y un 0,2 % de MIA. El grupo (E) fue alimentado con una mezcla con ZEA de 2,33 mg/kg además de un 0,5 % de MIA. El experimento duró 120 días.

El grano de maíz usado como un componente de la mezcla de concentrado en los grupos C, D y E fue contaminado con ZEA de manera natural en el campo.  El análisis de concentración de ZEA en los concentrados mezclados se realizó durante el experimento mediante una cromatografía en capa fina (TLC) en el 1º, 60ºy 120º día.

Se realizaron análisis de la ZEA en la leche, la orina y las heces en una muestra representativa de cada grupo.  Se formaron muestras representativas con muestras de leche colectivas de cada vaca en cada grupo. Se controló una vez a la semana la concentración de ZEA en una muestra representativa de leche mediante TLC.

El análisis fluorométrico de las muestras de orina y heces se realizó en el 1º, 60º y 120º día del experimento.

Todos los resultados fueron analizados de manera estadística con el procedimiento ANOVA usando el software STATISTICA v.6 (StatSoft, 2003).

Resultados y debate

La leche proveniente de vacas que recibieron la mezcla de concentrado contaminada como parte de su dieta diaria ya contenía ZEA en la segunda semana del experimento (Tabla 3). Nuestros resultados son coherentes con los descubrimientos de Hagler et al. (1980) que reveló la presencia de ZEA 96 horas después de que las vacas empezasen a comer piensos contaminados con ZEA. En nuestro estudio no se detectó ZEA en ninguno de los grupos experimentales desde la semana 3 hasta la 7. Esto puede deberse a que la concentración de ZEA en la leche durante ese período era tan pequeña que no se detectó mediante el método TLC.

La diferencia media entre los tratamientos E y C de la concentración de ZEA en la leche durante el estudio de 120 días fue significativa (P<0,001). El valor más alto de ZEA en la leche se encontró en el grupo C, que presentó la concentración máxima (0,256 mg/kg) en la 10ª semana. La toxina estaba presente en la leche proveniente de las vacas del grupo C en las semanas XII y XIII, lo que no ocurrió en ninguno de los otros grupos. Aunque añadir un 0,5 % de MIA en el concentrado reduce la ZEA en gran medida, el uso de un 0,2 % de MIA es igual de eficaz para prevenir la secreción de ZEA en la leche.

Tabla 3. Concentración de zearalenona en la leche (mg/kg).

-       Concentración de zearalenona no detectada.

*     Diferencia (P0,001) entre la concentración media total entre los grupos C y E (P<0,001).

La presencia de ZEA en la orina solo se detectó en los grupos C y D. En el grupo C se detectó en el 60º y el 120º día, mientras que en el grupo D solo se detectó en el 60º día de la prueba. (Figura1).

Figura 1. Concentración de zearalenona (mg/l) en las muestras de orina de los grupos C y D.

Estudios previos realizados por Hasunuma et al. (2011) indicaron que la concentración de ZEA en la orina proveniente de rumiantes representa un buen indicador de la exposición a la ZEA en el ganado. Teniendo esto en cuenta, la concentración más baja de ZEA en las muestras de orina del grupo D (0,043 mg/l) en comparación con el grupo C (0,085 mg/l) en el día 120 puede atribuirse al suplemento de un 0,2 % de MIA.

Los estudios realizados con el implante comercial de ZEA revelaron que las heces son la vía principal de excreción de ZEA en las ratas, las ovejas, el ganado, los monos, los perros, los conejos y los hombres. En nuestro estudio (Figura 2), la concentración más elevada de ZEA en las heces estaba en el grupo C el 60º día (0,192 mg/kg) y el 120º día (0,128 mg/kg). El grupo D presentó la concentración más baja de ZEA en las heces durante el experimento. El grupo E, en los días 60 y 120, tenía una concentración de ZEA en las heces constante. Partiendo de los descubrimientos en estos resultados, parece que añadir un 0,2 % de MIA es bueno cuando las vacas se alimentan con piensos contaminados con ZEA.

Figura 2. Concentración de zearalenona (ZEA; mg/kg) en las muestras fecales de los grupos C, D y E.

Conclusiones

Añadir un 0,2 % y un 0,5 % de MIA en las mezclas de concentrado contaminadas con ZEA disminuye eficazmente la concentración de ZEA en la leche y la orina de las vacas frisonas. Usar un 0,2 % de MIA como suplemento alimentario tiene un impacto mayor sobre la reducción de ZEA en las heces que usar un 0,5 %. Por lo que sabemos, las heces no se utilizaron anteriormente como bioindicador de la exposición del ganado a la ZEA. Por lo tanto, se llevarán a cabo más investigaciones mediante el uso de la cromatografía líquida de alta eficacia (HPLC) para determinar la presencia de ZEA en las heces como un posible bioindicador de la transmisión de ZEA a la leche.

 

Documento completo publicado en el Libro de Resúmenes (CD) del Simposio Industrial de Micotoxinas, XVI Congreso Bianual de la Asociación Mexicana de Especialistas en Nutrición Animal (AMENA)

 

 
remove_red_eye 229 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
Productos
POTENTE SOLUCIÓN CONTRA LAS MICOTOXINAS ¡La prevención...