EPÍFORA CANINA Y LAGRIMEO EXCESIVO

Publicado el: 5/11/2014
Autor/es:

Se conoce como epifora al lagrimeo excesivo debido a una alteración del pasaje de la lágrima por los puntos/ conductos lagrimales (puede ser secundaria a imperforación punto lagrimal, micropunto, punto ectópico, entropion medial, triquiasis de la carúncula o por la aposición tensa entre el párpado y el globo ocular (Sally M. Turner, Oftalmología de Pequeños animales).) cuando el lagrimeo es por aumento de la producción lagrimal (secundaria a dolor, presencia de pelos ectópicos, etc...) no se conoce como epífora sino como Aumento de lagrimeo.

Cuando nuestra mascota tiene epifora lo podemos notar por exceso de lágrima transparentes (no legañas) que caen mojando el pelo en la zona del lagrimal.

En perros blancos ese exceso de lágrima que cae sobre el pelaje da una tonalidad marrón típica siendo uno de los principales motivos de consulta en caniches enanos y malteses, por ello se conoce también como “Síndrome de la epifora del perro blanco” aunque este proceso aparece en perros de todas las razas y de todas las capas.

1- Perro con Síndrome de la epífora del perro blanco (entropion nasal, mal posicionamiento de los puntos lagrimales).

El exceso de lagrimeo puede ocurrir por muchos motivos, presencia de pelos mal posicionados (distriquiasis), pelos que se introducen desde el exterior (triquiasis), mal asentamiento de los párpados (entropion), mala posición o alteraciones de los puntos lagrimales, alteraciones de los conductos lagrimales, aumento cuantitativo de la lágrima o una mezcla de todos los procesos anteriores (el conocido Síndrome). El lagrimeo excesivo también puede aparecer por dolor (uveítis, úlceras, etc.) pero normalmente va acompañado con blefarospasmo (ojo cerrado).

2- Bulldog inglés con epífora secundaria a entropion inferior y distriquiasis. 3- Epífora (flecha roja) en un labrador retriever secundaria a imperforación del punto lagrimal inferior del ojo izquierdo (obsérvese la ausencia de fluoresceína (flecha verde) por la fosa nasal izquierda)

En algunos casos el lagrimeo puede ser tan excesivo que causa problemas dermatológicos severos siendo útil recurrir a técnicas quirúrgicas para solucionar el problema. Igualmente la presencia de pelos, pestañas, puntos lagrimales mal posicionados, obstrucciones de los conductos, etc. pueden requerir de cirugía para mejorar el proceso y disminuir el lagrimeo.

Si su mascota padece de lagrimeo excesivo puede pedir ayuda a su veterinario para tratar el proceso y si éste lo ve oportuno derivarle a un especialista que le ayude a mejorar o solucionar el problema.

***El artículo fue originalmente publicado en el Blog de la clínica Visión Veterinaria, Tenerife, España; 24 de mayo, 2009/.

 
Autor/es
 
remove_red_eye 892 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved