Asma felina: enfermedad respiratoria alérgica

Publicado el: 27/12/2013
Autor/es:

La bronquitis alérgica, también llamada asma felina, es una enfermedad respiratoria bastante común en el gato, que se manifiesta sobre todo entre los dos y los cuatro años de edad. Todas las razas son susceptibles, pero es más frecuente en gatos siameses.

Aunque tiene un componente alérgico muy importante, puede ser estacional o no.

La etiología del asma felina puede ser triple

  • Alérgenos inhalados (en la mayoría de los casos)
  • Infecciones bacterianas
  • Parásitos

La enfermedad se produce por la obstrucción del tracto respiratorio inferior (broncoconstricción), debida a:broncoespasmo, hipertrofia del músculo liso bronquial, infiltrados inflamatorios o exhudados. La razón es que losmastocitos, un tipo celular que forma parte del sistema inmunitario, al entrar en contacto con un alérgeno, liberan sustancias vasoactivas que actúan sobre el nervio vago, el músculo liso bronquial y las células productoras de moco.

Los síntomas del asma felina son respiratorios

  • Estornudos y disnea (muy a menudo por la noche)
  • Crepitaciones húmedas
  • Sibilancias, también llamadas “pitos”. Se trata de un ruido característico que se produce con cada inspiración y espiración, que parece un silbido. Cuanto más severo es el cuadro asmático, más intensas son las sibilancias.
  • Cianosis. La cianosis es la falta de oxigenación de los tejidos, y se manifiesta por la coloración azul, muy característica en la lengua. Al producirse la broncoconstricción se reduce el intercambio gaseoso en el pulmón, y la sangre transporta menos oxígeno y más dióxido de carbono.

A la hora de diagnosticar la enfermedad hay que descartar enfermedades que pueden confundirse con la bronquitis alérgica, tales como neumonías bacterianas, infecciones fúngicas, toxoplasmosis o un cuerpo extraño alojado en el tracto.

El diagnóstico con radiografías, análisis de sangre y lavado endotraqueal

Para llegar al diagnóstico definitivo el veterinario realizará las siguientes pruebas:

  • Radiografía. En ella puede evidenciarse un cuerpo extraño, así como el estado del pulmón y la posible broncoconstricción.
  • Análisis de sangre. En función del tipo de glóbulos blancos que estén aumentados puede saberse si el problema es alérgico (aumento de eosinófilos) o neumónico (aumento neutrófilos).
  • Lavado endotraqueal. También es muy orientativo en función del tipo de células que aparezcan.

El tratamiento incluye oxigenoterapia y broncodilatadores

El tratamiento depende de la severidad de la enfermedad en el momento de tratarla. Hay ocasiones en las que el asma felina se manifiesta por primera vez de forma muy aguda en gatos que no habían mostrado síntomas con anterioridad. En estos casos, en los que además el dueño del animal está especialmente asustado por ser la primera vez que su gato presenta un cuadro de asfixia inesperado, es muy importante acudir rápidamente al veterinario, que instaurará un tratamiento de urgencia, consistente en la administración de:

Oxigenoterapia. Debido a la broncoconstricción disminuye el intercambio de oxígeno en el pulmón y la saturación en sangre. La aplicación de la oxigenoterapia compensará la cianosis.

Corticoides de acción rápida. Se utilizan por su efecto relajante del músculo liso bronquial, originando broncodilatación. Suelen administrarse por vía parenteral.

Si por el contrario el gato ya está diagnosticado de asma felina, y sufre un episodio aislado, se administrarán broncodilatadores como el salbutamol (Ventolin) por vía tópica. Se puede adquirir en cualquier farmacia en forma de inhalador, pero es difícil utilizar un inhalador en un gato, ya que por lo general son pacientes muy reacios a cooperar. Para facilitar el tratamiento se suele utilizar un nebulizador para bebés, que también se puede adquirir en cualquier farmacia.

Además, el veterinario podrá prescribir de forma crónica la administración de fármacos para tener siempre controlado al paciente.

Vacuna contra la reaparición de síntomas

Para evitar que el gato vuelva a presentar síntomas de asma felina, se puede plantear una terapia desensibilizadora. Este tratamiento tiene dos fases:

En primer lugar hay que determinar a qué alérgeno es alérgico el gato, mediante una prueba de sensibilización.

Una vez determinado a qué es alérgico el paciente, se sintetiza una vacuna individual, que se inocula en el gato en varias veces, con dosis cada vez mayores del alérgeno hasta conseguir una desensibilización completa.

 
Autor/es
Licenciado en veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid. Colegiado por el Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid (nº colegiado: 6470) En 2004 y 2006 ganador del Premio a la Mejor Comunicación Científica en el II y IV Congreso de Ciencias Veterinarias y Afines, celebrados en la Universidad Complutense de Madrid, por los trabajos titulados: "Avances en las técnicas de inseminación artificial porcina" y "Estructura e higiene sanitaria de centros de inseminación porcina" respectivamente.
 
remove_red_eye 71 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved