Alimentos y Enfermedad del tracto urinario inferior

Publicado el: 28/7/2014
Autor/es:

Introducción

Desde que los alimentos balanceados comerciales llegaron hace más de 20 años para los felinos, se instalo la discusión sobre si eran responsables o no de la enfermedad idiopática del tracto urinario inferior. Recordemos que esta alteración en los últimos años y según el consenso general de los investigadores es la Cistitis Intersticial Felina, y representa el 60 a 70 % de los casos de la patología urinaria baja en el gato.

Trataremos de hacer un análisis de la situación y de la relación entre los alimentos y la enfermedad a lo largo del tiempo. Pero antes debo también recordar que desde que Tony Buffington (1) definió a la Cistitis intersticial felina en el año 1994, no hubo un verdadero avance sobre las causas de la misma, lo cual también ocurre con la Cistitis Intersticial humana.

Los primeros alimentos balanceados comerciales para gatos parecieron “provocar” un aumento de la presentación de la enfermedad, y a simple vista muchos veterinarios responsabilizaron directamente a los alimentos comerciales con esta alteración. Parecía ser algo bastante evidente, pero la complejidad de la enfermedad nos fue enseñando que lo evidente muchas veces no es lo correcto, y que si nos quedamos solo con lo evidente corremos el riesgo de seguir transitando un camino equivocado y obviamente no encontraremos la verdadera causa de la enfermedad.

 

Conceptos importantes

Debido a todo lo expuesto creo que es necesario hacer algunas consideraciones y actualizar algunos conceptos:

1-      La enfermedad del tracto urinario inferior fue descripta por Hamilton Kira en 1925 en su libro, “The Diseases of the cat”. (2)

2-      Está demostrado que el estrés es uno de factores más importantes en la presentación de la enfermedad en el gato.

3-      Sabemos que el cambio de alimento es uno de las causas más estresantes para el gato y que solo este factor puede desencadenar el cuadro de cistitis intersticial felina, por lo tanto es posible que el cambio de la alimentación casera al balanceado haya sido uno de las causas del aumento de la presentación de casos clínicos.

4-      En un principio hubo una marca comercial que fue líder en el mercado de gatos. Y con esta marca se producían en teoría la mayoría de los casos, luego fue desplazada por otra marca y entonces los casos se producían con la nueva marca líder, luego vino una crisis económica y mucha gente se volcó a marcas económicas y también se producían casos con estas marcas, parecería ser que los alimentos que se consumen masivamente tienen más casos, y esto tiene una explicación lógica.

5-      Estadisticamente hay una cantidad de gatos que está alrededor de 0,5 a 1 % del total de la población que hacen el cuadro de cistitis intersticial anualmente, y esto es independiente del alimento que consumen (3). Esto explicaría porque los alimentos que más se venden tienen más casos de cistitis, por ejemplo si un alimento tiene el 60% del mercado, y 1 gato cada 200 hace cistitis, si tenemos una muestra de 1000 gatos, observaríamos que con este alimento vamos a tener 3 gatos con cistitis, mientras que con el resto va a haber 2 gatos con cistitis.

6-      Hay una explicación lógica también para el aumento de la presentación de casos con los primeros alimentos balanceados comerciales, y es la teoría de Osborne (4) que llamó la gelatina de frutas, esta teoría dice que cuando se produce la cistitis se forman los tapones uretrales que son de sustancia amorfa, generalmente compuestos de proteínas, estas formaciones se eliminan fácilmente con la orina sin traer complicaciones, pero si la dieta tiene un desbalance de minerales (principalmente magnesio) o produce un pH alcalino, los minerales precipitan y se mezclan con el tapón proteico, lo endurecen y esto lleva a la obstrucción uretral.

7-      Este razonamiento indica que el alimento no es la causa de problema, sino un complicante secundario, o sea el alimento no produce la cistitis (todavía no sabemos que es lo que produce la cistitis), pero puede complicar la evolución del cuadro clínico, de la misma forma que un diabético complica su cuadro si come un alimento con exceso de hidratos de carbono.

8-      En la actualidad y desde hace bastante tiempo todos los alimentos balanceados comerciales para gatos tienen los valores adecuados de minerales y acidificantes como para evitar la complicación secundaria y disminuir la posibilidad de formación de cálculos urinarios, pero obviamente no pueden cambiar la predisposición individual para tener alguna de estas enfermedades.

9-      Otro razonamiento sobre si el alimento es la causa o no, sería el siguiente: cuando un medicamento produce un efecto farmacológico, se espera que lo produzca en el 100% de los casos en que fue utilizado, por ejemplo la apomorfina produce vómitos, y en determinada dosis produce vómitos en el 100% de los pacientes en los que se le suministra.

Como explicamos entonces, cuando se dice que un alimento produce cistitis en el gato, que solo lo produzca en algunos ejemplares y no en todos los animales que comen ese producto. Para ser más gráfico, si un alimento tiene el 60% del mercado de gatos y produciría cistitis, es lógico pensar que ese 60% de gatos que lo consumen, tienen que tener cistitis, y eso no ocurre, solo tienen 1 gato cada 200 gatos, o sea lo que marca la estadística de presentación de la enfermedad.

10-  Esto demuestra que para que se produzca la cistitis debe haber una predisposición particular de paciente. De la misma forma que vemos por ejemplo la presencia de fibrosarcoma post inyección, en estos casos, podemos dar miles de vacunas o inyecciones y solo aparecerá un gato con fibrosarcoma (prevalencia de 1 en 5000 a 10.000 gatos), por lo tanto podríamos decir que el responsable es la vacuna, o es ese gato que está predispuesto.

 

Conclusiones

Según la línea de pensamiento que hemos expuesto y que coincide con los más importantes investigadores sobre el tema (Buffington, Osborne, Di Bartola, etc.) la conclusiones son:

1-      La porción idiopática de las enfermedades del tracto urinario inferior corresponden a la Cistitis Intersticial Felina.

2-      Todavía no hay una causa demostrada como etiología de la misma, esto ocurre no solo en el felino sino también en el humano donde las investigaciones tienen una dimensión muchísimo más importante. Esto nos da una pauta de lo complicado que es dicha enfermedad.

3-      Se han enunciado una gran cantidad de factores predisponentes o facilitadotes como el estrés, obesidad, consumo de agua, bandeja sanitaria adecuada, etc. pero la etiología precisa sigue sin ser encontrada.

4-      Los alimentos balanceados comerciales no son la causa, (Buffington, 5) ni la cura de la enfermedad.

5-      En un principio los alimentos fueron un complicante del cuadro clínico, pero en la actualidad, los casos que se presentan son debido principalmente a la predisposición individual de cada paciente y a causas poco claras todavía.

 

Bibliografía

1- Buffington Tony: y colab. Cistitis Intersticial en gatos. Clínicas Veterinarias de Norteamérica Vol 2 1996. Edit. McGraw-Hill Interamericana.

2-. Buffington, Chef, Existe la cistitis intersticial en gatos?, en Terapéutica Veterinaria de pequeños animales de Kira- Bongura, XII, 1997, Edit: MacGraw-Hill Interamericana.

3- Willeberg P. Epidemiology of naturally occurring feline urologic síndrome. Vet. Clinic of N American. Sm Pract. 14:455-469, 1984.

4- Osborne C.A y colab. Tapones uretrales en los felinos: etiología y fisiopatología. Clinicas Veterinarias de Norteamérica, Vol 2/1996. Edit. McGraw-Hill Interamericana.

5- Buffington Tony, Chef D.J.: Cistitis idiopática (intersticial) en gatos. En Kirk Bonagura XIII, Edit. Mc Graw-Hill Interamericana, 2001

 
remove_red_eye 142 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved