El uso de registradores de datos intravaginales para mejorar la efectividad de enfriamiento en las vacas lecheras

Publicado el: 13/5/2020
Autor/es:

El estrés por calor del verano es una de las mayores causas de pérdidas económicas para las granjas lecheras del mundo. En regiones particularmente cálidas, se informa una caída de más de 1,500 litros por lactancia del potencial de la vaca, con una pérdida en el ingreso neto anual potencial de aproximadamente $ 600 por vaca. La optimización del enfriamiento de las vacas puede reducir la pérdida anual de producción anual a menos de 200 litros y la pérdida financiera a casi $ 100, mejorando la rentabilidad por vaca en 500 $ anuales.

En los últimos años, comenzamos a usar registradores de datos intravaginales para evaluar el estado termico de las vacas y la efectividad de los tratamientos de enfriamiento recomendados para las granjas lecheras. Los registradores de datos intravaginales se insertan en la vagina de la vaca mediante el uso del dispositivo CIDR, originalmente utilizado para tratamientos hormonales para regular la fertilidad de las vacas. Para comenzar a usar esta tecnología, los registradores de datos se "activan" a través de un software especial de computadora y se insertan en la vagina de la vaca mediante un aplicador especial. Los registradores de datos generalmente se colocan en un grupo de muestra de vacas que comprende aproximadamente el 10% del número de vacas en el grupo y permanecen en la vagina de la vaca durante 72 horas, con una frecuencia de lectura de cada 10-15 minutos. Después de 72 horas, se extraen de la vagina y la información se descarga en un software gráfico que muestra los resultados.

Abajo presentados los registradores, los CIDRs y la forma de insertarlos en la vagina.

 

 

El uso del registrador de datos en el sector lácteo Israeli comenzó hace diez años y desde entonces su uso se ha expandido considerablemente. Utilizo esta tecnología en cada uno de los proyectos en los que participo, en diferentes partes del mundo. Por lo general, los registradores de datos se utilizan para caracterizar el estado actual de la granja en situaciones de estrés por calor y para proporcionar recomendaciones para la instalación y operación de medios de enfriamiento. Posteriormente, esta tecnología se utiliza para monitorear la efectividad de los medios de enfriamiento, que ya están en funcionamiento, y hacer ajustes y mejoras para obtener el mejor resultado posible.

Las dos figuras a continuación presentan la forma en que los registradores de datos nos permiten mejorar el tratamiento de enfriamiento y lograr mejores resultados, tomados de un proyecto que hice con una gran cooperativa lechera en el norte caliente de México. Los datos se toman de una granja lechera con 2,000 vacas y un alto nivel de producción. En el verano de 2016, se construyeron "patios especiales de enfriamiento" en el frente del patio de espera, para que las vacas pudieran enfriarse, combinando humectación y ventilación forzada durante una hora, antes de cada sesión de ordeño (un total de 3 horas acumuladas por día).

 

 

Como se muestra en la Figura 1, se puede ver que el enfriamiento de las vacas cada 8 horas, no permitió que las vacas mantuvieran la temperatura corporal normal durante todo el día y las vacas pasaron gran parte del día por encima de 39 C. Al ver estos resultados se tomo la decision de duplicar el tiempo de enfriamiento adicionando 3 tratamientos mas al dia. omo se puede ver en Figura 2, enfriar las vacas durante 6 horas acumuladas al día (como lo recomiendo actualmente), y a intervalos de no más de 4 horas entre una sesión de enfriamiento y otra, evitó por completo el aumento de la temperatura corporal de la vaca, por lo que las vacas podrían estar en condiciones de confort térmico las 24 horas.

 

 

Debido a la intensidad del enfriamiento, la tasa de concepción a las inseminaciones proporcionadas en el verano de 2016 (junio - octubre) fue superior al 30%, y no difirió de la tasa de concepción en los meses de invierno, todo esto, en comparación con la tasa de concepción de alrededor del 15%, obtenidas en mismos meses de verano en 2013-2015. El rendimiento promedio diario de leche por vaca en esta granja fue 4 litros más alto en el verano de 2016, en comparación con los veranos anteriores.

Basado en mi experiencia en los últimos años usando el registrador de datos en proyectos en los que estoy involucrado en varios países, puedo decir que los resultados obtenidos en el norte de México están cerca del máximo que se puede obtener del tratamiento de enfriamiento en granjas comerciales. En la mayoría de los casos, como se puede ver a continuación, existe una dificultad en tales granjas, con un alto nivel de producción de leche y clima cálido, para lograr la prevención completa del aumento de la temperatura corporal, como lo hemos logrado en México.

Recientemente, un grupo de investigadores de la Organización de Investigación Agrícola de Israel realizó una encuesta en 18 granjas lecheras en Israel con un rendimiento anual promedio de 12,000 kg o más, ubicadas en diferentes partes del país. En cada granja, se monitoreó la temperatura vaginal de 32 vacas, durante dos períodos de 72 horas por verano (julio - septiembre). A los resultados de la encuesta mencionada anteriormente, he agregado datos del "informe de relación verano / invierno" que se produce cada año para cada granja en Israel. Las granjas en la encuesta se dividieron en 3 grupos diferentes, en función del número de horas a lo largo del día en que la temperatura corporal de la vaca excedió lo normal. Los resultados se presentan en la Tabla 1.

 

 

A partir de los datos presentados en la tabla 1, se puede ver claramente que, en condiciones israelíes, ninguna granja de las 18 estudiadas, podría mantener a sus vacas la temperatura corporal normal durante todo el día en el verano. También se puede ver claramente que existe una gran variación entre las granjas en la cantidad de horas por día que las vacas sufren estrés por calor. La explicación de esta variación puede ser un nivel extremadamente alto de producción en algunas de estas granjas (cerca de 14,000 kg anuales), el grado de estrés por calor en la granja de la región se encuentra y, mas de todo, la intensidad insuficiente de los procedimientos de enfriamiento utilizados en la granja específica. Las vacas en las granjas del grupo de "corto tiempo" (donde las vacas probablemente recibieron el mejor tratamiento de enfriamiento), pasaron un promedio de 4.3 horas por día en estrés por calor y no más de 5 horas por día. Las vacas en el grupo de "tiempo prolongado" (donde probablemente se proporcionó un enfriamiento deficiente), pasaron un promedio de 9.2 horas al día en estrés por calor, más del doble del tiempo que las vacas del grupo de "tiempo corto".

El indice "Relacion verano / invierno" para la producción de leche (un índice calculado en Israel para cada granja al final de cada año), promedió 0.96 en las granjas de "corto tiempo", en comparación con la relacion de 0.92 en los de "tiempo prolongado".  La tasa de concepción de las primeras inseminaciones realizadas en los meses de verano fue de 43% y 30% en las granjas de "tiempo corto" y "tiempo prolongado", respectivamente. La tasa de concepción de todas las inseminaciones en las mismas granjas fue de 33% y 21%, mientras que la brecha entre las tasas de concepción de invierno y verano oscilo entre 12 y 20 unidades porcentuales en mismas granjas, respectivamente.

Debe tenerse en cuenta que los números presentados en la tabla anterior son solo promedios y, por lo tanto, solo indican una tendencia. Dentro de cada grupo hay una minoría de excepciones. En el grupo de "tiempo corto", hay un número limitado de granjas con un rendimiento de verano relativamente bajo y, por otro lado, granjas con un rendimiento de verano relativamente bueno, en granjas del grupo de "tiempo prolongado". Debe entenderse que el número de horas al día en que la temperatura corporal de las vacas está por encima de lo normal no necesariamente indica su capacidad para lograr un buen nivel de rendimiento y fertilidad en el verano, por lo que estos son influenciados pos differentes elementos de gestion.

Las tasas de concepción presentadas en este estudio son significativamente más altas en el grupo de "tiempo corto", en comparación con los otros dos grupos. Sin embargo, también en este grupo, la tasa de concepción alcanzada en el verano es 12 puntos porcentuales menor que la de los meses de invierno. A lo largo de los años en los que elaboramos el "informe de verano / invierno" en Israel, aún no hemos obtenido la eliminación completa de la caída de la fertilidad en el verano, incluso en aquellas granjas, donde la relación de producción de leche de verano a invierno está continuamente cerca de 1.0.

Es cierto que en nuestro proyecto en México, las vacas mantuvieron temperaturas corporales normales durante todo el día en el verano y, al mismo tiempo, tasas de concepción del verano superiores al 30%, similares a las obtenidas en el invierno. De todos modos, estas cifras fueron de 10 a 15 unidades porcentuales por debajo de las esperadas en las granjas comerciales en el invierno. Lo más probable es que las vacas en esta granja sufrieran rasgos de fertilidad relativamente bajos en relcion a su potencial, debido a razones que no estaban relacionadas con el calor del verano, y que las limitaban a cumplir su potencial de concepción tanto en invierno como en verano.

El único caso en el que se pudieron lograr altas tasas de concepción durante el verano fue en un experimento que realizamos a mediados de los años ochenta en la granja lechera experimental del ministerio de agricultura en Israel. En este estudio, las vacas enfriadas intensamente fueron capaces de mantener temperaturas corporales normales durante todo el día en el verano y alcanzaron tasas de concepción de verano del 50%, similares a las obtenidas en ese momento, en granjas comerciales en el invierno. Desafortunadamente, desde ese estudio, no se pudieron alcanzar tales resultados en granjas lecheras comerciales en Israel.

El creciente número de granjas comerciales en Israel y en el mundo, que utilizan registradores de datos como herramienta de gestión, pueden brindarnos la oportunidad de mejorar y optimizar los tratamientos de enfriamiento proporcionados a las vacas. Por un lado, nos permitirá verificar si, en casos de alcanzar una temperatura corporal normal durante todo el día en el verano, les permite alcanzar tasas de concepción del 40% y más en el verano, como lo hacen en invierno, y evaluar si la inversión requerida para alcanzar esta meta está económicamente justificada. Por otro lado, la informacion, el confirmar la posibilidad de obtener una producción de leche en el verano, similar a la obtenida en el invierno, incluso cuando las vacas pasan varias horas por día más allá de la temperatura normal, puede tener su importancia económica, ya que nos permitirá establecer los límites de este tiempo, lo que permitira la optimización económica del proceso de enfriamiento.

 
remove_red_eye 24 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved