Respuesta animal al uso de inoculantes en silos

Publicado el:
Autor/es:

No sólo los animales comen más, sino que un alimento de mejor calidad se traduce en kilos de carne y leche producidos por animal diariamente.

Los contratistas más experimentados conocen perfectamente cada una de las condiciones necesarias para lograr un buen silo. Durante los últimos años han incorporado la técnica de la inoculación como factor relevante para que sus clientes dispongan de un silo bien conservado y de óptima calidad.

EI uso de inoculantes en silos forrajeros tiene como fin preservar el valor original del forraje. El agregado de Lactobacilos vivos mediante la inoculación, implica aumentar la cantidad de bacterias productoras de acido láctico dentro del forraje ensilado. Esto trae como consecuencia una pronta acidificación del material, lo cual impide el desarrollo de microorganismos que perjudicarían la calidad alimenticia del material (Hongos, levaduras, clostridios, entre otras) En términos prácticos, la inoculación de forrajes ensilados entrega una serie de ventajas, que analizaremos bajo dos premisas: Conservar la cantidad y Preservar la Calidad.

Conservar la cantidad:

Un silo Bunker, elaborado con 35 % de MS, con cobertura plástica y sin inocular tiene normalmente un 8% de pérdidas de superficie, 9-10% de pérdidas por fermentación y 1- 2% de pérdidas por lixiviados.

Cuando dichos silos fueron inoculados con bacterias lácticas, se ha comprobado que estas pérdidas, especialmente las de fermentación se reducen en un 50 a 60%, por lo que de cada tonelada ingresada a un silo inoculado, se recuperan para alimentación entre 4 y 7% más forraje que en aquellos que no se inoculen.

Dado que la fermentación que domina en el silo cuando se inocula es primordialmente de tipo homoláctica, se minimiza principalmente el desprendimiento de dióxido de carbono (CO2) originado en la descomposición por fermentación del material ensilado. Por otro lado la pronta acidificación detiene todo otro tipo de fermentación producida por microorganismos ambientales que en general conllevan a la destrucción de parte de la materia almacenada. Asimismo, el elevado valor proteico del forraje inoculado se mantiene convenientemente al evitarse fermentaciones proteolíticas que producen clostridios.

Preservar la Calidad:

Experiencias comparativas entre un silo inoculado y otro sin inocular revelan el impacto de esta tecnología. En este sentido la calidad original del forraje se ve evidentemente mejor preservada cuando se ha inoculado. Un mejor aroma y color determinan una mayor aceptación por parte del animal lo que incrementa la ingesta diaria, y con ello mejora su performance productiva.

La buena fermentación y la pronta estabilización en un silo inoculado, mejoran también el índice de digestibilidad de la FDN en hasta un 3%. Cada porcentual de incremento implica incrementar en 70 gr/día/animal la producción de carne, o 0,23 litros/día/animal la producción de leche al 4% de Materia Grasa.

La seguridad del alimento también se eleva al evitarse los deterioros causados por hongos formadores de toxinas y que provocan un verdadero impacto sobre la salud animal y consecuencias sobre la salud humana.

 
Autor/es
 
remove_red_eye 245 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved