Enfriamiento de vacas en granjas robóticas El caso de la granja Bandioli, Italia

Publicado el: 4/1/2019
Autor/es:

Durante las ultimas cuatro décadas fueron desarollados en Israel y en el mundo, diferentes medios de refrigeración para disipar el estrés por calor de las vacas, y se aplican a un grado diferente de éxito en muchas granjas en el mundo.

El enfriamiento de las vacas en la granja se basa principalmente en la rutina diaria, que incluye enfriar las vacas en las salas de espera, antes y entre las sesiones de ordeño, así como en la línea de alimentación, alrededor del tiempo de alimentación.

En las granjas con ordeño robótico, no hay horas de ordeño definidas, y cada vaca se ordeña y come a diferentes horas durante el día.

En la primavera de 2016, fui invitado a consultar sobre el alivio del estrés por calor, una granja lechera robotizada, perteneciente a la familia Bandioli y ubicada cerca de la ciudad de Mantova, en el norte de Italia. La granja está ubicada en una región cálida y húmeda, con casi 4 meses por año, donde las vacas sufren estrés por calor en todo o gran parte del día. La granja contiene 500 vacas de alto rendimiento, alojadas en galpones con hechhaderos individuales, y ordeñadas por ocho robots de ordeño.

El tratamiento de enfriamiento proporcionado a las vacas antes de mi arribo fue principalmente ventilación forzada, operada sobre los hechaderos libres, provistos por ventiladores de techo y laterales, así como también una pequeña cantidad de ventiladores que funcionaban en combinación con aspersores, en los "patios de espera", en frente de los robots. La ventilación forzada sobre los puestos libres operaba las 24 horas del día y el tratamiento de enfriamiento frente a los robots se limitaba a las horas diurnas. En las pruebas que realicé durante mi visita, encontré que la calidad de la humedad y la velocidad de ventilación forzada no cumplían con los requisitos. Dado que mi visita se realizó cerca del comienzo del verano, se acordó que el tratamiento de enfriamiento que se les dara a las vacas en el verano de 2016 se basara en mejorar el tratamiento de enfriamiento existente en los patios de espera, frente los robots, esto, al agregar ventiladores para aumentar la velocidad del viento y mejora en los medios de humectación. Además, se elaboró un "protocolo de operación" con el administrador de la granja, adaptando el tratamiento de enfriamiento a las condiciones especiales de la misma.

La gestión de enfriamiento introducida en el verano de 2016 contribuyó a una mejora en el performance de las vacas iolaciones. Sin embargo, las mediciones de calor corporal delas vacas que realizamos durante este verano, usando registradores de temperatura intra vaginal, mostraron que el tratamiento de enfriamiento dado a las vacas en este verano no previno completamente el aumento en la temperatura corporal de las vacas, por lo que estimamos que la mejora en el performance de las vacas no era el máximo que de puede alcanzar. Tras la respuesta positiva del sistema de refrigeración introducido en el verano de 2016, los propietarios de la granja decidieron mejorar el enfriamiento añadiendo medios de mojado y ventilación forzada en la línea de alimentación y también se hizo funcionar el enfriamiento en todos los sitios de enfriamiento a todas horas del día, incluyendo por la noche.

El efecto del enfriamiento en performance de la vaca, en 2015, antes de que empecemos a trabajar en la mejora de la refrigeración, en 2016 con enfriamiento parcial y 2017, con un tratamiento de enfriamiento completo, se presenta en las figuras 1-3.

 

 

 

 

La información descrita en las Figuras 1 a 3 muestra claramente la mejora gradual en el performance de la vaca durante el verano debido a la mejora en la intensidad de enfriamiento en los veranos de 2016 y 2017. La producción diaria promedio de leche por vaca fue similar durante los meses de invierno y primavera (Enero- Mayo), en los 3 años estudiados. A partir de Junio, se abrió una brecha para los años de producción en 2016 y se registró una brecha más grande (5 a 8 litros por dia), en comparación con el año anterior al dar el enfriamiento intensivo en el verano de 2017. Se obtiene una imagen similar para el pico de lactancia de las vacas adultas, con 10 litros por día más alto en los picos alcanzados en el verano de 2017, en comparación con el año anterior al inicio del enfriamiento intensivo.

Especialmente impresionante fue el efecto de enfriamiento sobre la tasa de concepción en el verano. A diferencia del verano de 2015, cuando la tasa de concepción cayó a menos del 15 por ciento en inseminaciones dadas en el verano, la tasa de concepción en el verano de 2017 fue más del 40 por ciento, cerca de 25 puntos porcentuales más que en el verano de 2015, casi sin diferencia de los alcanzados en los meses de invierno de ese año.

Los resultados obtenidos durante los últimos dos veranos en la granja Bandioli confirman que, al activar continuamente los sistemas de enfriamiento en todos los "sitios de enfriamiento" (enfriamiento que combina la humectación y la ventilación forzada en los patios de espera frente a los robots y la línea de alimentación) se permite alcanzar a mejorar significativamente la producción de leche y la fertilidad durante los meses de verano, alcanzando niveles que se acercan a los alcanzados durante los meses de invierno.

Los requisitos especiales para enfriar las vacas en granjas robotizadas (generalmente, el uso de más agua y energía eléctrica por vaca), nos llevaron a realizar un estudio económico, utilizando un programa informático especial que desarrollé recientemente para aminorar la relacion de costo-beneficio de enfriar las vacas ordeñadas por esta tecnología. El cálculo se basó en el resultado real de la granja Bandioli, con un aumento de 900 litros en el rendimiento anual promedio por vaca entre 2015 y 2017 (un aumento del 7%). También calculé una esperada mejora del 5% en la "eficiencia alimenticia" (conversión alimenticia a la leche), en los 120 días de verano en la región, y una reduccion promedia de 5 "días abiertos" en el intervalo entre partos,con un valor de 5 euros por cada "dia abiero". El precio de la leche para la granja fue de 0,42 euros y el precio de la comida fue de 0,24 euros por kilogramo de materia seca (MS) de las mezcla para vacas lecheras. La inversión total en la compra de equipo de refrigeración fue de 400 euros por vaca, y el costo de operación del sistema de refrigeración (principalmente electricidad) fue de 40 euros por vaca por año.

El funcionamiento del sistema de refrigeración, como se dio en la granja lechera de Bandioli, contribuyó a un ingreso neto anual adicional (después de cubrir todos los gastos), de 245 euros por vaca, y 120,000 euros por granja.

Se puede concluir que el "modo de operación" de enfriamiento en las granjas robóticas, caracterizado como "enfriamiento voluntario" de las vacas, permite una mejora significativa en el rendimiento de la vaca en el verano y, aunque existe la obligación de operar todo el día el sistema de enfriamiento y en todos los sitios de enfriamiento, y el alto costo resultante de esto, la mejora significativa en el rendimiento de la vaca, como se alcanzó con los Bandioli, permitio la obtencion de un aumento significativo en la rentabilidad de la granja.

 

 

 

 
remove_red_eye 538 forum 2 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved