Cómo mejorar la calidad de los ensilados

Publicado el: 3/2/2017
Autor/es:

La conservación óptima del forraje durante todo el año por el ensilado es fundamental para mantener la calidad y reducir las pérdidas a fin de lograr el máximo en nuestro beneficio operativo.

El forraje utilizado en instalaciones lecheras es una parte importante de su economía y lo más rentable en la práctica son las que producen más del 50% de su leche con forraje. Sin embargo, si se debe utilizar el forraje durante todo el año es necesario mantener su calidad, por lo general a través del proceso vital: el ensilado. El objetivo inicial de esta actividad es reducir las pérdidas y mantener la calidad para obtener todos los beneficios posibles.

En general, la calidad del ensilaje se determina por las características que definen la calidad de la propia planta. Las más importantes son la fibra bruta (FDA, FDN), la proteína bruta (PB), los carbohidratos o azúcares solubles (wsc) y digestibilidad de la materia orgánica (DMO). La FDA, PB y DMO por lo general dependen de la fecha de corte. Cuanto más temprano es el corte, resulta en una mayor calidad, pero la especie y la variedad también ejercen una influencia considerable. Por ejemplo, las especies Dactylis glomerata y Festuca arrundinacea presentan una calidad inferior, especialmente si la fecha de corte no es la más adecuada. En su lugar, Lolium perenne y especialmente Lolium multiflorum son de gran calidad, sin embargo, en las variedades de Lolium se observa una considerable diferenciación debido al nivel de ploidía (tetraploidía o diploidía) o a las características de la variedad de que se trate. Además de la fecha de corte, la PB depende del nivel de fertilizante nitrogenado y/o la proporción de leguminosas en el forraje. El contenido de azúcar está estrechamente relacionado con las condiciones climáticas, ya que la alta radiación y bajas temperaturas nocturnas hacen que la planta desarrolle un alto contenido de azúcar. La especie Lolium es la gramínea con mayor cantidad de azúcar y la variedades tetraploides tienen un nivel más alto que las diploides. La DMO se ve afectada por la mayoría de las características antes mencionadas.

Durante los últimos años se ha logrado aumentar las características de calidad de los forrajes mediante la plantación. Por ejemplo, el aumento en gran medida la calidad del forraje Festuca arrundinacea. En resumen, las especies y variedades bien fertilizadas, adaptadas a la ubicación y cosechadas temprano tendrán como resultado una mejor calidad.

La calidad de ensilado depende del ensilaje de la planta y los efectos que esta experiencia durante el proceso de ensilaje. En particular, la calidad del ensilaje esta determinada por:

  • Los ingredientes de las plantas
  • Elementos de la fermentación, por ejemplo los ácidos
  • orgánicos o el amoníaco
  • La calidad higiénica (nivel de mohos y levaduras)
  • Características físicas tales como la materia seca o
  • longitud de corte

Obviamente, el elemento más importante para la calidad del ensilaje es la calidad de la fermentación, es decir, la cantidad y el tipo de productos de fermentación utilizados. Si se combina un forraje de alta calidad con una baja calidad de la fermentación, el consumo se verá más afectado.

El ensilado puede preservar una planta de material perecedero rápidamente a través de la exclusión de oxígeno y la fermentación que produce ácido láctico. Como resultado de una rápida disminución de pH se reduce el crecimiento de microorganismos no deseados tales como los clostridios y las enterobacterias, también se disminuye la degradación de proteínas. El crecimiento de mohos se evita principalmente debido a la falta de oxígeno. Para lograr una acidificación rápida se necesitan varias condiciones, una exclusión duradera de oxígeno, un número apropiado de bacterias acido-lácticas, una cantidad suficiente de azúcar, una capacidad tampón relativamente baja y un contenido adecuado en materia seca.

La reducción del pH se debe principalmente a las bacterias ácido-lácticas. La temperatura, la humedad del aire y la radiación y otras condiciones regulan el crecimiento y el número de microbios, que, por tanto, varía considerablemente de un corte a otro. Para lograr un buen nivel de fermentación, probablemente necesitará un mínimo de 105UFC / g de bacterias acido-lácticas (BAL) en el forraje. Dentro de las BAL es necesario distinguir entre el homofermentativas y heterofermentativas. Las BAL homofermentativas son las más apropiadas para la conversión pura de la glucosa en ácido láctico sin causar pérdidas. Las BAL heterofermentativas producen ácido láctico y posteriormente hay una conversión de ácido láctico a ácido acético y CO2. Esta secuencia de fermentación es desaconsejable porque genera CO2 inducido por la energía y ocurre una pérdida de masa, pero en ciertas circunstancias, las BAL hetero pueden tener más efectos positivos, por ejemplo en el caso del crecimiento de las levaduras y el calentamiento o el crecimiento de moho y la disminución salida y su higiene. El efecto positivo se debe a la fermentación de ácido acético, que controla los microorganismos de los residuos. La única manera de controlar el número y el tipo de BAL en el inicio del proceso es a través del uso adecuado de inoculantes de ensilado.

Para lograr que las BAL inoculadas crezcan más rápido y generen una cantidad suficiente de ácido láctico, la planta debe tener una cantidad suficiente de carbohidratos solubles (mínimo 80 g/kg de materia seca). A partir del azúcar, las BAL producen ácidos de fermentación. La cantidad requerida de ácido láctico depende de la capacidad de tampón y la materia seca de la cosecha que se va a ensilar. Como consecuencia de la relación entre el azúcar (una fuente de fermentación de ácido) y la capacidad tampón (la cantidad de ácido láctico necesaria para reducir el pH a 4.2), que podemos llamar esta magnitud "azúcar cociente/capacidad tampón" (S/BC). Las plantas con S/BC> 2 se consideran fáciles de fermentar después de un pre-secado hasta lograr el 30% de materia seca.

Todos los cultivos cosechados más de una vez al año, tales como las gramineas o la alfalfa, deben pre-secarse para mejorar el ensilado y eliminar sus efluentes. Sin embargo, las plantas con una baja tasa de S/BC como alfalfa (S/BC = 0.8) también se pueden ensilar si se eleva su contenido de materia seca al nivel apropiado. Esto significa que tal contenido en materia seca es de gran importancia para la producción de ensilaje. Podemos resumir por el coeficiente de fermentación (FC) = materia seca (%) + 8 x S/BC. Si esto FC es más de 45, con ese nivel la planta es fácil de fermentar. Para calcular el contenido mínimo de materia seca del ensilaje de una cosecha, se modifica la fórmula asignando el valor 45 a la FC.
En el caso del ensilaje pre-secado, lo que constituye el mayor riesgo es la fermentación a ácido butírico por clostridios. Estos están en todas partes y pueden penetrar fácilmente en el material ensilado, por ejemplo a través de las partículas del suelo. Si no se puede reducir rápidamente el valor del pH, la clostridios comienzan a crecer y a metabolizar el ácido láctico, lo que eleva el pH del ensilaje, se acumulan ácido butírico y, lo más grave, se descomponen las proteínas. La considerable sensibilidad de la actividad hidrica de los clostridios, hace que el acondicionamiento o pre-secado sea un elemento adecuado para su control. Para una interrupción segura de su metabolismo, la cosecha debe pre-secarse hasta un nivel de > 40% de materia seca, sin embargo, con un contenido de materia seca tan alto, se presentan problemas de compactación e higiene del ensilado (levaduras, mohos...).

Hoy en día es común la falta de nitrato en el ensilaje (menos de 4 g de nitrato / kg de materia seca). El nitrato es reducido a nitrito y se forman gases nitrosos antimicrobianos. Si nitrato falta, los clostridios pueden crecer desde el comienzo de la fermentación y competir por nutrientes con BAL, además de producir ácido butírico a partir de carbohidratos. Para controlar y prevenir la fermentación clostridial de ácido butírico y la degradación de las proteínas, y para controlar el crecimiento de levaduras y mohos, se recomienda una ligero pre-secado (30-35% de materia seca) y el uso apropiado de aditivos/inoculantes para inducir la disminución de pH.

Sin embargo, el ensilado depende de las condiciones meteorológicas. A menudo, las condiciones de pre-secado no son tan malas como para que los inoculantes no garanticen el ensilaje sin ácido butírico. Esto resulta critico si el contenido de materia seca no puede elevarse por encima de 30% o hay un riesgo en el ensilado rico cenizas, que puede ocurrir, por ejemplo, en suelos húmedos o céspedes abiertos (a menudo con Lolium multiflorum). La ceniza bruta (tierra) lleva clostridios y es una sustancia tampón. En estas circunstancias, sólo los aditivos químicos tales como Kofasil líquido pueden ser útiles. Los ingredientes contenidos en la Kofasil líquido eliminan los clostridios y otras bacterias dañinos directamente desde el inicio de la fermentación y promueven la fermentación de BAL.

 
remove_red_eye 1097 forum 8 bar_chart Estadísticas share print
"Me gusta" de Referentes: Umberto Francesa
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved