Sistema de pastoreo: Producción ecológicamente sostenible

Publicado el: 13/9/2021
Autor/es: Melgar R. Benarés

Pastoreo.

El pastoreo es un sistema de subsistencia basado en la producción extensiva de ganado. Es uno de los principales sistemas de producción en las zonas áridas del mundo y se caracteriza, sobre todo, por la movilidad de los animales y el uso compartido de los recursos naturales, estrategias clave para gestionar la variabilidad y los choques ambientales. Se estima que unos 200 millones de pastores crían ganado por ejemplo, Vacas, ovejas, cabras y camellos, en zonas áridas, que representan más de un tercio de la superficie terrestre y no son cultivables. 

El pastoreo es un sistema de producción ecológicamente sostenible que presta una serie de servicios eco sistémico, como la conservación y la recuperación de la biodiversidad en los terrenos de pasto y la fertilidad del suelo en los pastizales, y que suministra alimentos y subproductos de origen animal a los mercados.

Carga animal.

Es el número de animales por unidad de superficie. Se lo puede expresar como cabezas por hectárea o equivalente vaca por hectárea. Es el aspecto de manejo más importante, el que define en gran parte la producción del rodeo y la estabilidad ecológica y productiva de los pastizales.

Ajuste de carga animal

 Es el procedimiento para determinar periódicamente el número de animales que permite el campo según su capacidad de carga. Comprende dos actividades:

a) la práctica periódica del ajuste de carga que establece nuestro sistema productivo. Por ejemplo, la venta de terneros en un sistema de cría o la compra de terneros o novillitos en un sistema de invernada.

b) la redefinición de la carga del establecimiento o potrero en función del cambio en las condiciones ambientales o del pastizal, y de la producción animal.

Capacidad de carga

 La capacidad de carga de un campo o potrero está determinada por la productividad de forraje del pastizal, su composición botánica y su estado o condición.

La capacidad de carga depende de la especie de forraje, la productividad del suelo, el sistema de manejo que se tenga, y el clima, en particular, la cantidad de lluvia y sol. La capacidad de carga se mejora rehabilitando periódicamente las praderas, e incluyendo suficiente sombra y agua disponible para los animales. Por eso es muy importante que las praderas se mantengan en buenas condiciones, de lo contrario, paulatina, pero inexorablemente, se perderá capacidad de carga.

Como manejar la estacionalidad

En casi todas las regiones del mundo sucede que en algunas temporadas se produce más forraje que en otras. Esto se debe a las estaciones del año. Algunas regiones no tienen una estacionalidad tan marcada en cuanto a la producción de forraje. Sin embargo, en climas fríos, el pastoreo continuo no es posible, pues en invierno la nieve cubre las praderas y no hay forraje.

La producción total se limita a unos cuantos meses al año. En los trópicos, se presentan dos o tres estaciones muy marcadas: lluvias, sequía, y (a veces) vientos. La producción de forraje ocurre, primordialmente, durante la época de lluvias. En algunas regiones, el forraje que se puede obtener en un año, se produce en un 80 ó 90% durante la época de lluvias, que es cuando las condiciones de sol y la abundancia de agua permiten el crecimiento óptimo de las plantas.

En consecuencia, en este caso, solo un 10 a 20 % del forraje disponible anualmente provendría de la época de sequía. El pastoreo continuo es posible, pero es necesario intervenir para que aproximadamente la misma cantidad de animales tenga un suministro estable de forraje todo el año, sin que le sobre en época de lluvias ni le falte en época de secas.

Presión de pastoreo

Es el número de animales por cantidad de pasto disponible. También se lo puede definir como el forraje demandado por el forraje disponible.

Asignación de forraje

 Es la cantidad de forraje que decido asignar por animal y por unidad de tiempo (por ejemplo, 20 Kg MS/animal/día).

Como estimar carga animal para pastoreo continuo

Una de las claves del éxito a largo plazo en la ganadería que se practica bajo condiciones de pastoreo, es el uso apropiado de los pastizales naturales o de las praderas establecidas. La sobreexplotación no es sostenible, y definitivamente no recomendable, pues el sobre pastoreo ocasiona erosión, deteriorando la calidad y fertilidad del suelo, con lo que se produce menos forraje, y se daña el ambiente; además, el comportamiento productivo de los animales se reduce.

El primer paso para determinar cuántos animales puede soportar la tierra disponible es estimar cuanto forraje necesita un animal y cuanto forraje produce su predio. Esto está plenamente relacionado con la "capacidad de carga", término que, en agrostología, se refiere al rango en carga animal congruente con la obtención del máximo beneficio del pastizal sin deterioro del ecosistema.

Los requerimientos de un animal se calculan en base a materia seca, por lo cual, es recomendable que el productor: a) se familiarice con el concepto de Materia Seca (MS), así como b) tenga una idea aproximada de cuanta le producen sus forrajes, y c) la cantidad de MS que su hato requiere durante el año. Esta información sirve para estimar el número óptimo de animales que deben permanecer en un espacio dado de terreno en un tiempo determinado.

El "número óptimo de animales" (la carga animal óptima) llena completamente sus requerimientos de MS, hace uso eficiente del forraje sin desperdicio, y aun permite una recuperación completa de las plantas, para asegurar el uso sustentable de las praderas.

Algunas consideraciones

Los cálculos que siguen, generalmente, no aplican para animales de alto rendimiento en condiciones de estabulación, en corrales de engorda, o vacas especializadas en producción de leche, porque los requerimientos nutricionales de este tipo de animales aumentan en proporción directa a su capacidad de producción, y sus mayores demandas deben ser complementadas con alimento concentrado. Por ejemplo, quizá solo la mitad de la materia seca que coman las vacas lecheras deba provenir del pastoreo, y la otra mitad de alimento; pero para establecer las proporciones óptimas de forraje y alimento concentrado, es necesario consultar a un nutriólogo.

Generalmente, menos animales (una carga animal menor) pueden mantenerse si se dejan en pastoreo continuo, que si se aplica un método de pastoreo rotacional.  La capacidad de carga es mayor en un método rotacional intensivo, pero el nivel de manejo para operar estos métodos también es mayor.

Los requerimientos de forraje, así como los factores de equivalencias, que se verán más adelante, deben usarse como un punto de partida al calcular y/o ajustar las cargas animales, pero hay muchas variables que alteran los requerimientos de un animal y la disponibilidad de forraje, y cambian estas relaciones básicas. Por ejemplo:

a) El manejo de las praderas. La productividad de la pradera mejora si se fertiliza y se controlan malezas, y empeora paulatinamente si no.

b) El tipo de animal en pastoreo. Un número mayor de borregos o novillos pueden pastorear en terrenos más pobres que vacas en producción, aunque tengan la misma equivalencia de "Unidad Animal".

Unidad Animal

Una Unidad Animal (UA) se puede definir como una vaca de 450 kg, ya sea seca, o con una cría de hasta 6 meses de edad, o su equivalente, basándose en una cantidad requerida de 12 kg de materia seca de forraje por día (Algunos autores insisten en que una UA se refiere a un animal bovino, no lactante, no preñado, de 500 Kg de peso vivo).

Fácilmente puede ampliarse el concepto para abarcar la cantidad de forraje que requiere una Unidad Animal en un mes (UAM) o durante un año (para pastoreo continuo). Simplemente se multiplica lo que requiere una UA en un día por el tiempo que dura un mes o un año. Para un año, se multiplica 12 (Kg que aproximadamente requiere a diario una UA) x 365 (los días de un año), y se obtiene: 4,380 Kg de Materia Seca que la UA requerirá consumir en un año. Así mismo podemos calcular que se necesitan unos 360 kg de forraje en base seca al mes (12 kg x 30 días = 360). De hecho, entre 270 y 400 kg de Materia Seca de forraje por mes, por UA, son variaciones aceptables, dando requerimientos de 3,240 a 4,800 Kg de Materia Seca por UA cada año.

El forraje fresco o ensilado va a pesar mucho más que su base seca, dependiendo del porcentaje de humedad de los pastos o del ensilado. Para convertir los requerimientos del animal a base forraje fresco, se tiene que estimar el porcentaje de humedad del forraje.

Si por ejemplo, un pasto tiene un 75% de humedad, entonces tiene un 25% de materia seca y un 75% de agua; por lo tanto, cada kg de forraje tendría 250 g de materia seca (0.25 kg de MS). Supongamos que un animal necesita 10 Kg de materia seca; consumiendo ese pasto, tendría que ingerir 40 Kg de forraje fresco al día (10 Kg / 0.25 kg = 40 kg).

Equivalentes de Unidad Animal

El tipo de ganado con que cuenta un rancho, difícilmente está compuesto únicamente de "unidades animal", por lo que es necesario hacer equivalencias para otro tipo de animales que pastoreen.

Las Unidades Animal (UA) se usan porque permiten hacer equivalentes de prácticamente todos los animales. Para convertir las UA de vaca/becerro a ganado de otra especie, raza, tamaño, sexo, y/o edad, hay que usar factores de conversión, que aquí llamaremos "Equivalentes de Unidad Animal" (UAE).

Por ejemplo, si un borrego adulto tiene un UAE de 0.2, esto significa que el borrego va a comer aproximadamente un 20% de lo que comería una vaca de peso estándar (450 Kg = 1 UA). Con esta información el productor puede hacer coincidir el número de animales con la cantidad disponible de forraje. El productor debe determinar con qué tipo de pastos y manejo (por ejemplo, probablemente necesite conservar forraje) y en qué superficie puede producir la cantidad de forraje que va a necesitar cada año, al revés, con sus pastos, tipo de manejo y superficie disponible, cuantos animales podrá mantener.

Una forma de calcular el UAE es en base al peso metabólico de los animales. El peso metabólico se refiere a la relación que existe entre el peso del animal y su superficie corporal, y puede calcularse como: Peso vivo (kg) .75.  

Se pueden encontrar equivalentes de carga animal entre diferente tipo de ganado, dividiendo el peso metabólico promedio del ganado actual entre el peso metabólico promedio del nuevo ganado o especie, y después, multiplicando el resultado (que es el factor de conversión, UAE) por la carga animal actual.

Por ejemplo: ¿Cuantos novillos de 270 kg cabrán en donde caben 50 vacas de 450 kg? (Se necesita una calculadora científica):

1. Eleve los pesos a la potencia de 0.75 para obtener los pesos metabólicos

a) vaca: 450.75 = 98

b) novillo: 270.75 = 67

2. Divida el peso metabólico promedio de los animales que se tienen actualmente (vacas) entre el de los nuevos animales (novillos)

98/67 = 1.5 = el factor de conversión, UAE

3. Multiplique el tamaño del hato de vacas por el factor de conversión

50 vacas x 1.5 = 75 novillos

Para simplificar, a veces se hacen los cálculos directamente por peso vivo, en lugar de por peso metabólico. Para el ejemplo anterior, esto sería (lo que pesan en promedio las vacas entre lo que pesan en promedio los novillos): 450/270 = 1.67. Por lo tanto la conversión sería 50 vacas x 1.67 = 83.5 novillos (83 novillos, para redondear), que significa que caben 83 novillos en donde pastorean 50 vacas de los pesos mencionados.

En pastoreo continuo, y en áreas grandes, las conversiones por peso son generalmente adecuadas. En este ejemplo, la diferencia de 8 novillos (83 - 75 = 8) puede o no ser importante (es menos del 11%). Sin embargo, los requerimientos de forraje son relativamente mayores en animales de tamaño más pequeño. Por esta razón, los factores UAE basados en pesos metabólicos deben utilizarse siempre que se pueda, para minimizar errores.

Sistema de pastoreo.

Los agricultores que crían animales a pastoreo, y desean obtener una buena producción y sin deteriorar sus praderas, deben establecer una forma de utilizar los distintos potreros que constituyen su predio. A esta forma de ordenamiento del uso de los potreros, se denomina sistema de pastoreo. Por definición, sistema de pastoreo es el programa de manejo de pastoreo, constituido por períodos de utilización y descanso de dos o más potreros.

El objetivo del sistema es obtener u na producción de forraje estable, de buena calidad y con utilización eficiente del recurso. Establecer un sistema es relativamente sencillo, pero hacerlo realmente eficiente es algo más complicado, obteniéndose retribuciones que los agricultores muchas veces no consideran. A modo de ejemplo, se puede decir que en la VI Región, la utilización correcta de un sistema de pastoreo significó incrementos de producción que alcanzó hasta cuatro veces la producción original, sin costos adicionales.

Por qué es necesario establecer un sistema de pastoreo

Las distintas características específicas de las plantas, como el tipo de crecimiento, estados vegetativos, hábitos de crecimiento, y las características propias de los animales, en cuanto al hábito de consumo, requerimientos nutritivos y estados fisiológicos, hacen que deba establecerse un manejo de los recursos forrajeros de un predio. A pesar que son numerosas y diversas las características que influyen en el crecimiento de las praderas naturales anuales, es necesario hacer énfasis por lo menos en los siguientes periodos críticos

  • Germinación: durante este período, que se produce entre los meses de mayo a julio, siempre y cuando hayan existido precipitaciones, las plantas son muy pequeñas y débiles. El pisoteo y el talajeo de éstas, produce la pérdida de las que están creciendo, debido a que no tienen capacidad de recuperación, teniendo como resultado una disminución del recubrimiento de la vegetación y por ende una baja en la producción de forraje.
  • Maduración: la maduración de las plantas se produce generalmente entre septiembre y noviembre. El pastoreo de las especies en este período, interrumpe la producción de semilla de las plantas. Aunque son millares las semillas que se producen, es necesario asegurar que ellas maduren y se incorporen al suelo para no disminuir la dotación de éstas en el suelo.
  • Senescencia: el pastoreo durante el período seco de la planta no tiene ninguna influencia sobre ella. Sin embargo, se ha establecido que la mantención del residuo en el suelo, tiene influencia en el nivel productivo de la pradera en la temporada siguiente. Aparentemente este residuo mejora las condiciones ambientales de la superficie del suelo, en cuanto a la incorporación de materia orgánica, humedad y temperatura.

El sobrepastoreo deteriora las praderas teniendo como consecuencia el hambre y baja producción animal, baja disponibilidad de materia seca y por ende baja condición de los animales.

Requerimientos de los animales

 Los animales, debido a sus estados fisiológicos, presentan diferentes requerimientos a lo largo del año. Tanto el estado de preñez en su último tercio, como el período de lactancia son los períodos de mayores requerimientos nutritivos. Los períodos de max1mos requerimientos nutritivos de los animales no siempre coinciden con las mayores disponibilidades de forraje. Sin embargo, es posible minimizar el problema que se produce cuando la demanda nutricional es más grande que la oferta de forraje. Mientras exista un mayor balance entre la oferta de forraje y demanda de éste, mayores serán los beneficios productivos que se obtienen.

Adicionalmente las producciones serán altas, constantes y permitirán una mejor disposición para enfrentar los períodos críticos por falta de precipitaciones. Son muchos los sistemas de pastoreo existentes que se adaptan a condiciones muy particulares. A modo de ejemplo se puede mencionar: Pastoreo Continuo, Pastoreo Rotativo, Pastoreo Diferido, Pastoreo de Alta Intensidad y Baja Frecuencia, Pastoreo de Corta Duración y otros.

Sistemas más frecuentes para condiciones de secano

En situaciones de secano, por las especiales características de esta área, no todos los sistemas se adaptan a estas condiciones, por lo que se consideran, con más detalles, los más importantes.

  • Pastoreo Continuo por definición no es un sistema de pastoreo, es importante su consideración porque siempre ha estado asociado al deterioro en que se encuentran muchas de las praderas. Este, corresponde al uso de una unidad o área de pastoreo durante el transcurso del año o estación del año repetido año tras año.
  • Pastoreo Diferido es la utilización del recurso forrajero considerando un periodo de recuperación del forraje, lo que permite el uso de los potreros en diferentes épocas del año, y que son rotados en cuanto a su estación de uso, Este sistema, con la carga animal adecuada, permite:
  1. Buena condición corporal de los animales y estabilidad de la comunidad vegetal.
  2.  Está basado en el estado de desarrollo de las plantas y condiciones climáticas. Así se permite que las plantas no sean pastoreadas en los estados más críticos.
  3.  Parte del área es diferida mientras el resto es utilizado en un determinado momento.
  4.  La carga animal es crítica, por lo que debe ser muy bien regulada, de acuerdo a la capacidad de la pradera.
  5.  El sistema permite la resiembra de las especies anuales como también la recuperación de las especies perennes.
  • Pastoreo Diferido con exclusión anual: es similar al anterior, pero se deja uno o más potreros sin utilización durante todo un año, De esta manera las plantas cumplen su ciclo vital sin interrupciones. Especialmente apto para condiciones extremas de secano, este sistema se basa en la mayor respuesta de la pradera a la acumulación de residuo orgánico. Como principio, siempre se excluye el potrero que ha sido utilizado en el periodo más crítico, es decir, en la etapa de crecimiento, y siempre se utiliza el potrero que ha sido excluido en la temporada anterior, en el período de menor daño a la pradera, como es durante la senescencia de las plantas, momento en que la semilla ha madurado.
  1. El sistema está diseñado para favorecer la condición de la pradera.
  2.  Incrementa la densidad de animales en las áreas de pastoreo, debido a la concentración de animales que se produce al excluir los otros potreros.
  3.  Parte del área es diferida mientras el resto es utilizado en un determinado momento. Como se dijo: existen muchos sistemas de pastoreo, pero lo importante es que se adecuen a las condiciones locales, de tal manera, de obtener la mayor producción posible y estable a lo largo de los años.  
  • Pastoreo alterno: se divide el potrero en dos partes y se alternan los animales, no hay tiempo de descanso ni de ocupación fijo.
  • Pastoreo rotacional: se divide toda el área en potreros pequeños. En este sistema hay tiempos de descanso y de ocupación definidos en aras de que los animales vuelvan al potrero en el momento adecuado en términos de cantidad y calidad de forraje (pastos y arbustos).
  • Pastoreo en franjas: consisten en proporcionar diariamente, mediante el empleo de una cerca eléctrica, una franja de potrero suficiente para alimentar un determinado grupo de animales.
  • Pastoreo nulo, cero o mecánico: se refiere a tener animales estabulados, alimentándolos con pasto de corte en fresco o ensilados y concentrado durante todo el ciclo productivo. Este sistema tiene elevados costos y alta dependencia de recursos externos.

Determinación de la carga animal para pastoreo continúo

Para determinar cuántos animales puede soportar su terreno (la carga animal), usted necesita saber:

a) Cuanto forraje tiene usted disponible.

b) Cuanto forraje requieren sus animales (sume los requerimientos de sus diferentes grupos de animales)

c) Para cuantas Unidades Animal le alcanza. 

Los pasos que se deben seguir son:

Estime la producción total (anual) de forraje en base seca del área de donde desee calcular la carga animal.

Por ejemplo, 50 ha de terreno están sembradas con una o varias especie(s) amacollada(s) que produce(n) 20 ton/MS/ha/año (esta sería una productividad bastante alta). En consecuencia, se producen alrededor de 1,000 ton MS al año, porque 50 ha x 20 ton/ha/año = 1,000 ton/año de MS.

Calcule el total de forraje disponible, utilizando la regla de "come la mitad, se desperdicia la mitad", ya sea dividiendo la producción total del área por 2, o lo que es lo mismo, multiplicando ese total por 0.5. El porcentaje de utilización de la pradera, en realidad, es variable, y depende de la especie y el manejo. En general, un 50% de utilización es una aproximación aceptable.

En consecuencia, el pasto, o los pastos, del ejemplo anterior, daría aproximadamente 500 ton de MS disponible o potencialmente comestible al año (1,000/2 = 500).

Determine para cuantas UA le alcanza: Como se vio antes, una UA requiere alrededor de 12 Kg de MS diariamente, por lo que en un año requiere, más o menos, 4,380 Kg de MS, o 4.380 ton/MS/año. Se dispone de 500 ton de MS, que alcanza para (No. de UA = forraje disponible/ Kg requeridos) 114 UA en un año (500/4.38 = 114.15, 114 para redondear).

Calcule la carga animal apropiada en UA:

Carga animal = UA/superficie de terreno

Carga animal = 114/50 ha = 2.28 UA/ha

Convierta las UA al ganado que usted esté utilizando con los factores de conversión que llamamos Equivalentes de Unidad Animal.

Por ejemplo, si maneja un grupo de animales de, en promedio, 400 Kg, entonces:

Cabezas de ganado = carga animal/factor de conversión

2.48 cabezas por ha = 2.28/0.92

Es decir, en 50 ha, se pueden mantener 124 animales de alrededor de 400 Kg.

Si para determinar el factor de conversión, se utiliza la aproximación rápida de los pesos vivos (no los factores de conversión, UAE, que se obtienen de pesos metabólicos), se tendrá: 400/450 = 0.89, entonces:

Cabezas de ganado = 2.28 / 0.89 = 2.56 animales/ha

Como se tienen 50 ha, entonces se calcula que se pueden mantener 128 animales (2.56 x 50 = 128). La diferencia con el cálculo utilizando el UAE es de 4 animales, que puede o no hacer una diferencia.

En cualquier caso, debido a la estacionalidad, los animales deberán pastorear en 38-40 ha durante la época de lluvias, cuando se reserven 10-12 ha para conservación de forraje, mismo que se le va a ofrecer al ganado durante la época de escasez. De no hacerlo así, sobrará pasto en una temporada, y los animales no tendrán que comer en otra. Si se rehabilitan las 10-12 ha que se utilizaron para conservar forraje, en el siguiente período, la productividad de esa área va a mejorar substancialmente. Después, la productividad paulatinamente irá disminuyendo de nuevo, pero, al cabo de 4 ó 5 años, el área se volverá a rehabilitar, y la productividad general del rancho se habrá estabilizado.

En conclusión, una de las consideraciones más importantes en el manejo de pastizales es entender cuanto forraje requieren las diferentes especies animales para su mantenimiento, producción de carne, de leche, crecimiento, y preñez. No es conveniente primero compran animales y luego tratar de mantenerlos sin haber determinado si realmente se va a tener suficiente pasto o no. De estas decisiones depende en gran medida el éxito o fracaso de la sustentabilidad de la ganadería, y estos son cálculos básicos en la planeación del desarrollo del hato.

 
remove_red_eye 65 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved