Resistencias a los antimicrobianos: un problema de salud pública. ¿Cómo pueden condicionar el uso de antibióticos en la clínica bovina?

Publicado el: 22/1/2014
Autor/es:

El desarrollo de resistencias antimicrobianas, fundamentalmente la aparición y diseminación de bacterias multirresistentes y la falta de tratamientos alternativos, se considera en la actualidad como uno de los mayores problemas de salud pública y sanidad animal que tenemos que afrontar. Desde el descubrimiento de la penicilina, en el año 1928, los antibióticos se han convertido en herramientas indispensables para el tratamiento de la mayoría de los procesos infecciosos bacterianos, tanto en medicina humana como en medicina veterinaria.

Actualmente la eficacia de los antimicrobianos está amenazada por la aparición de bacterias patógenas multirresistentes. El fenómeno de las resistencias se puede ver amplificado por varios factores que aceleran tanto su aparición como su diseminación. El uso inapropiado e indiscriminado de éstos es uno de los principales factores que contribuyen a este fenómeno.
Se estima que en la UE más de 25000 muertes anuales son debidas a bacterias multiresistentes, con unos costes añadidos de aproximadamente 1500 millones de euros por cuidados extras hospitalarios, cuidados médicos y pérdidas en la productividad1.

La toma de conciencia de la gravedad de esta situación ha llevado a que diversos organismos internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) hayan publicado numerosos documentos, informes, reflexiones y directrices destinadas a promover el uso prudente de los antimicrobianos, tanto en medicina humana como en medicina veterinaria.
Tres son los niveles donde nos vamos a centrar para revisar los principales acontecimientos que se están desarrollando en este campo y que nos van a determinar el futuro del uso de los antimicrobianos, y concretamente los antibióticos.

En la Unión Europea, el Consejo de la UE, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y sus Agencias (Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)) han identificado la necesidad de una estrategia común europea para valorar y afrontar el problema. Ello se ha manifestado en diferentes documentos oficiales como son la Resolución del Parlamento Europeo del 12 de mayo de 2011, la Comunicación de la Comisión Europea del 17 de noviembre de 2011, estableciendo un Plan de Acción sobre Resistencias Antimicrobianas2, las conclusiones del Consejo de la Unión Europea del 22 de junio de 20123 sobre el impacto de las resistencias antimicrobianas y, cómo se debe abordar conjuntamente desde la salud humana y veterinaria y por último el documento del parlamento Europeo del 11 de diciembre de 2012 revisando los retos para enfrentar los retos antimicrobianos. Estos documentos vienen a concretar una serie de acciones, necesarias para afrontar este grave problema.

En el Plan de Acción sobre Resistencias Antimicrobianas desarrollado en la Comunicación de la Comisión Europea mencionada anteriormente, se incluyen 12 acciones que se identifican como puntos clave es la lucha contra las resistencias en los Estados Miembros y que deben ser desarrollados en un periodo de 5 años (2011-2015). Al final de este periodo la Comisión publicará un nuevo informe sobre los progresos efectuados y las carencias a nivel nacional y de la UE (evaluación expost).
De igual forma, en las Conclusiones del Consejo de la Unión Europea del 22 de junio de 2012, se solicita a los Estados Miembros que elaboren e implementen a nivel nacional, estrategias o planes de acción para contener el desarrollo de resistencias a los antimicrobianos.
En estas últimas Conclusiones se resalta la necesidad de una perspectiva conjunta humana y veterinaria para que la lucha contra el desarrollo y diseminación de resistencias antimicrobianas sea realmente eficaz.
Para dar cumplimiento a estas exigencias, en julio de 2012, se convocó al Grupo de Trabajo para la elaboración del plan estratégico y de acción para reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencias a los antimicrobianos, cuyo objetivo es dar cumplimiento a la Comunicación de la Comisión Europea y desarrollar un futuro Plan estratégico y de acción para reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencias a los antimicrobianos.
Durante esta primera reunión se identificaron y acordaron los componentes de dicho Grupo, y se han elaborado los Términos de Referencia (TdR) que serán la base para el desarrollo de dicho Plan.
En el año 2009 la Comisión Europea encargó a la Agencia Europea de medicamentos (EMA) coordinar la recogida de datos sobre el uso de agentes antimicrobianos en cada uno de los Estados Miembros dentro del sector veterinario.

Por ello, a la EMA se le pidió que desarrollara un sistema armonizado para la recogida y presentación de datos, basados en cifras de ventas nacionales, así como datos sobre el uso en, por lo menos, las principales especies animales. Este enfoque debería permitir comparar las ventas y uso de agentes antimicrobianos en medicina veterinaria con las ventas y uso en medicina humana.
Como primer paso, la EMA ha creado la Red Europea de Vigilancia Veterinaria de consumo de antimicrobianos (ESVAC). Esta red se encarga de la coordinación y el procesado de los datos en dos fases; en la primera se recogen datos normalizados sobre las ventas totales nacionales de los agentes antimicrobianos en todos los Estados Miembros; en una segunda fase se recogerán datos normalizados de consumo por especies, teniendo en cuenta en el análisis de dichos consumos las características de cada Estado Miembro.
Para ello, previamente, se deberia establecer un procedimiento de seguimiento y notificación de datos por parte de los Estados Miembros.
Por ello se ha creado Proyecto ESVAC España que inicio en el año 2010 el proyecto de recogida de datos a nivel nacional.

 

El Objetivo es:

- Establecer un perfil de riesgo en relación con las resistencias antimicrobianas (AM)
- Realizar una evaluación del riesgo en relación al uso de AM
- Establecer medidas para controlar el riesgo basadas en las conclusiones de los dos puntos previos
- Valorar el impacto de las medidas tomadas respecto al uso prudente
- Identificar los patrones de uso de AM en cada Estado Miembro, para controlar aquellos considerados como de importancia critica en medicina humana por la OMS

El proyecto está programado en dos fases, una primera ya en marcha, de recogida de datos y elaboración de un informe que deberá publicarse en la página Web de la AEMPS , donde se recogerán los datos de las ventas totales a nivel nacional, y una segunda donde se recogerán datos por especies.
En el año 1996 se inicio el proyecto de la Red de Vigilancia Veterinaria de Resistencias a Antimicrobianos (VAV) desarrollada entre Facultad de Veterinaria de Madrid, la AEMPS y el entonces Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. El objetivo es recoger datos de resistencias de patógenos zoonósicos en animales sanos, enfermos y en alimentos, para establecer un perfil de resistencias que es incluido en un plan europeo para el control de resistencias.
Pero todo esto no tiene ningún sentido sin vuestra colaboración para ponerlo en práctica, por lo que vuestro papel es ciertamente determinante.
El primer reto es establecer en vuestra práctica diaria un uso prudente de los antimicrobianos y concretamente de los antibióticos.
Existen medidas específicas establecidas para los denominados antimicrobianos críticos (CIA), es decir fluoroquinolonas, cefalosporinas 3ª y4ª generación y macrólidos. En relación con los dos primeros grupos se han publicado ya una serie de medidas que se deben llevar a la práctica.
De ellas a destacar como principales el no usar nunca estos CIAs para prevención de enfermedades o como parte de un programa sanitario. Además, son los antibióticos denominados de segunda línea, por lo que nunca deben ser escogidos como tratamiento de primera elección, y sin una confirmación bacteriológica.

De igual forma el uso de los antibióticos CIA se debe restringir a usos individuales y no realizar tratamientos en masa.
Existen numerosas guías de uso prudente de antibióticos; entre ellas os destacaré la publicada el 13 de marzo de 2013, por la federación europea de productores lacteos, Guía de uso prudente de los antimicrobianos en la producción láctea, y que es un ejemplo para otras producciones en la práctica diaria del uso prudente.

En un próximo futuro además os vamos necesitar como parte en el desarrollo del plan nacional del plan estratégico y de acción para reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencias a los antimicrobianos, donde tendréis un papel fundamental, así como en la puesta en marcha de recogida de datos por especies, que nos permitirá tener una idea mas real del consumo en nuestro país y en cada uno de los sectores ganaderos.
Por último recordaros que sin vosotros el futuro plan de formación y comunicación no tendrá ningún sentido, por lo que tendremos que trabajar todos juntos, con el fin de dar respuesta al reto que se nos plantea y asegurar que en un futuro podemos seguir contando con unas herramientas sanitarias vitales como son los antimicrobianos.

 
remove_red_eye 168 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved