La siguiente publicación técnica esta relacionada al evento:
XXXVIII Congreso Sociedad Chilena de Producción Animal (SOCHIPA)

Balance de Nitrógeno en pradera para ensilaje fertilizada con distintas dosis de Purin bovino lechero y fertilizante mineral

Publicado el: 21/4/2017
Autor/es:

Introducción

Las características climáticas de la zona sur de Chile generan una productividad desigual en las tasas de crecimiento de praderas a lo largo del año. El forraje de éstas sustenta los sistemas productivos pecuarios, lo que hace necesaria la conservación del mismo en forma de ensilaje para solucionar los problemas de escasez de alimento en épocas de invierno y verano. Para lograr altos niveles de producción de praderas se requiere el uso de fertilizantes, ya sea de origen mineral u orgánico. La aplicación de purines, solos o como complemento de la fertilización mineral, pueden ser una alternativa para reponer los nutrientes extraídos en una pradera, ya que en dosis adecuadas pueden aportar con macro y micro nutrientes necesarios para el crecimiento y producción adecuados. El objetivo de este estudio fue evaluar el efecto de la aplicación de distintas dosis de purín y fertilizante mineral en el balance de N de praderas para ensilaje.

Materiales Y Método

Los ensayos fueron realizados durante dos temporadas (2008 y 2009) en el Centro Regional de Investigación Remehue (40º 52’ S, 73º 04’ W, 82 m.s.n.m.), en praderas de ballica perenne, en suelo Andisol de la serie Osorno (Typic Hapludands). El diseño experimental fue de bloques completos al azar (DBCA) con arreglo factorial de 3 repeticiones, en parcelas de 12 y 9 m2 establecidas a fines de septiembre del 2008 y 2009, respectivamente. Los tratamientos aplicados fueron: tres dosis distintas de purín (equivalentes a una dosis objetivo de 25, 50 y 100 kg de N-NH4), tres dosis de N mineral (25, 50 y 100 kg ha-1 + 100 kg K2O) y un control sin fertilización. Previo y post aplicación de los purines a la parcela, se les realizó una caracterización química con el fin de ajustar y evaluar la dosis objetivo y real aplicada. Con la ayuda de una cortadora con barra segadora, se cosechó el forraje a los 43 y 57 días de rezago para 2008 y 2009, respectivamente. La producción de materia verde total por parcela fue registrada y muestras para la determinación de materia seca (MS) fueron tomadas. El material cortado se dejó sobre las mismas parcelas para el secado de premarchito y a las 24 horas se recogió el forraje, donde nuevamente se tomaron y analizaron muestras. El material colectado se cortó manualmente (±8 cm.) y se colocó en doble bolsa plástica, extrayéndole el aire. Las bolsas fueron pesadas y enterradas (80 cm.) para su compactación, simulando proceso de ensilaje. Los silos se abrieron a los 130 y 125 días para el 2008 y 2009, respectivamente, y se tomaron muestras para su caracterización. El balance de Nfue realizado de acuerdo a la metodología de Ledgard et al. (1999) y Van Noordwijk (1999), contemplando como ingreso al sistema la fertilización aportada y como egreso la absorción delnutriente. Las comparaciones estadísticas se realizaron con Genstat 7,1.

Resultados Y Discusión

El balance de N, calculado como diferencia aritmética entre la entrada y la salida del sistema, se presenta en el Cuadro 1. Este indica que hubo altas absorciones de N en la pradera, siendo mayores en parcelas que recibieron las más altas dosis de N (p<0,05). Los resultados registran balances negativos para todos los tratamientos, excepto para las dosis de N más altas al ser aplicadas en forma de purín (97 y 152 kg N ha-1 año-1 para el 2008 y 2009, respectivamente). Cabe destacar que en los suelos del Sur de Chile el aporte vía mineralización de N del suelo es alto, lo cual se puede constatar en las altas absorciones obtenidas en los tratamientos control en los dos años de evaluación, siendo esta vía la segunda en importancia después de los fertilizantes orgánicos o minerales. En términos de calidad del forraje cosechado, los resultados de materia seca, pH, N amoniacal, proteína cruda y energía metabolizable no mostraron diferencias significativas (p>0,05) entre los tratamientos evaluados, lo que permitiría reemplazar parcial o total la fertilización inorgánica por el uso de purines sin afectar su calidad en los parámetros evaluados.

Tabla 1. Balance de N (kg ha-1año-1) en praderas para ensilaje por la aplicación de distintas dosis de purines y fertilizantes minerales.

Conclusiones

Los resultados indican que la absorción de N fue mayor en las parcelas donde se aplicaron las dosis más altas de purines y fertilizantes minerales (p<0,05). El balance de N evidencia que aplicar purín, en las dosis adecuadas, puede remplazar o suplir completamente la fertilización mineral nitrogenada, llegando a generar excedentes de N de hasta 152 kg ha-1 año-1. La aplicación de purín en praderas no influyó negativamente en la calidad del ensilaje de acuerdo a los parámetros evaluados. Los purines deben aplicarse de acuerdo a los requerimientos reales de la pradera y a los rendimientos de forraje esperados, lo que proporciona ventajas importantes desde el punto de vista económico y ambiental.

Agradecimientos

Esta investigación fue financiada por el Proyecto del Consorcio Lechero, Proyecto FIA, FIC-CS-C2004-1-P-001

Referencias

LEDGARD, S., PENNO, J., SPROSEN, M. 1999. Nitrogen inputs and losses from clover/grass pastures grazed by dairy cows, as affected by nitrogen fertilizer application. Journal of Agricultural Science, 132: 215-225.

VAN NOORDWIJK, M. 1999. Nutrient cycling in ecosystems versus nutrient budgets of agricultural systems. En: Nutrient desequilibria in agroecosystems, concepts and case studies. Smaling, E.M.A.; Oenema, O. & Fresco, L.O. (eds). CAB International, Cambridge. pp: 1-26.

 
remove_red_eye 39 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved