Engormix/Equinos/Artículos técnicos

Sin casco no hay caballo

Publicado el: 27/7/2012
Autor/es: Carlos Lopez, Medico Veterinario. Miranda, Venezuela
 Esta  es la primera entrega de cuatro capítulos donde estaremos hablando del dígito del caballo; generalidades, anatomía del casco, aplomos, patologías más comunes del dígito y su tratamiento.
 Desde que los seres humanos comenzaron a domesticar al caballo, cambiaron totalmente sus condiciones naturales de vida, modificando principalmente sus costumbres alimenticias, grado de ejercitación, sobrecarga de trabajo y peso lo que trajo como consecuencia un excesivo desgaste de la muralla de los cascos.
Junto a estos drásticos cambios en la vida natural del caballo, comenzaron a aparecer una serie de enfermedades que son prácticamente imposible que ocurran en un caballo salvaje. Los equinos son animales capaces de seleccionar su alimentación  que consiste en forrajes de un buen nivel proteico y la Naturaleza mantiene un estado de homeostásis donde los alimentos que ingresan al cuerpo se transforman en proteínas que son la base para la formación de tejidos y los carbohidratos la forma común de almacenar la energía. Además de haber cambiado esas condiciones naturales, hemos condicionado a esta especie a que padezca lesiones y enfermedades por las practicas comunes de manejo que por causas normales del humano, muchas son modificadas a conveniencia de cada quien y por falta de conocimiento se traducen en "malas practicas de manejo del caballo". Las actividades en la que se han especializado algunas razas, han hecho de las mismas una industria de alto nivel y valor económico que ha condicionado que muchas de estas practicas de manejo vayan en contra de la salud del animal causando lesiones y enfermedades graves que acortan muchas veces la vida del mismo.
Citaremos algunos ejemplos prácticos rápidamente para traer a sus mentes situaciones que comúnmente se encuentran en cada una de nuestras comunidades y  conseguidas durante nuestro reconocimiento  y  práctica profesional de campo. Por ejemplo: entre los tejidos más importantes para la vida del casco del caballo, están las células formadoras de tejido corneo a nivel de la banda coronaria de los cascos, estos crecen en condiciones normales a razón de un 1 - 1,5 cm / mes, centímetro este que con el roce contra el suelo se va desgastando proporcionalmente para mantener así un casco de tamaño adecuado según la conformación del caballo, razón principal por las que debemos herrar los caballos que por su condición de trabajo o deporte se desgasta más rápidamente su casco que la rata de crecimiento normal del mismo.
Recordemos que existen dos importantes mecanismos en los que la naturaleza controla la multiplicación de bacterias y hongos en el ambiente, en primer lugar las grandes concentraciones de oxigeno en el espacio y en segundo lugar los rayos ultravioleta.
Cuando colocamos estos animales en establos altamente contaminados donde nunca entra el sol o la concentración de oxigeno es mínima, se facilita la multiplicación de estos microorganismos contaminantes, estos caballos defecan y orinan en el mismo establo, creando un ambiente hostil para el estrato corneo del casco, el amoniaco producto de la orina del caballo es altamente queratolítico, actúa degradando la proteína natural del casco, permitiendo que los microorganismos penetren sólidas estructuras de queratina infectando los diferentes estratos de la muralla.
Para abaratar los costos de manejo alimenticio los forrajes se almacenan en grandes cantidades, y no precisamente de la forma más adecuada, pacas de heno que a pesar de haber sido bien manejada presentan pequeñas cantidades de humedad en su interior que permiten el desarrollo de bacterias y hongos. Esto hace que el caballo esté propenso a ser víctima de la contaminación de estos hongos y/o bacterias que pueden producir a nivel intestinal cantidades suficientes de toxinas que provocan un desorden metabólico de tal magnitud que puede llegar a ser letal en un tiempo muy corto y en caso de no serlo, desatar consecuencias nefastas a nivel del casco que puede ser afectado gravemente por lesiones que tardan varios meses en recuperarse y en algunos casos muy extremos y agudos, ser irreversibles y costosos sus tratamientos. La mayoría de estos casos, estas lesiones causadas por deficiencias en el manejo y cuido del caballo, deben ser tratadas por herrajes correctivos y/o terapéuticos.

ANATOMIA DEL CASCO
 
El pie del caballo está definido por el casco y su contenido, las estructuras que ahí encontramos pueden dividirse en: Casco, estructuras sensitivas  y elásticas, tendones, ligamentos, huesos y articulaciones.
Cada pie está diseñado para soportar el peso del caballo, absorber el choque, resistir el uso, proveer tracción, conducir humedad y ayudar al bombeo de sangre venosa.
ANATOMIA EXTERNA
EL casco es la estructura córnea que rodea el extremo distal del dedo y está en contacto directo con el plano de soporte; el casco del caballo puede ser dividido en cinco regiones: muralla, suela, banda coronaria, bulbos y línea blanca
MURALLA: Parte del casco que es visible cuando el pie esta posado sobre el suelo, soporta la mayor parte del peso, porción más expuesta al uso y traumas, cubre externamente al casco, las barras de los talones, estas convergen y se unen en la ranilla y suela para definir la superficie solar del pie; la talones divide en pinzas, cuartos y talones. La superficie de la muralla es lisa y convexa, esta cruzada por unas crestas que van paralelas con el borde coronario e indican variaciones en la actividad de crecimiento del casco; también está marcado el casco por finas estrías paralelas que indican la dirección de los tubos córneos.
LA SUELA: Forma la mayor parte de la superficie basal del casco su forma es ligeramente semilunar, la suela se continua con la muralla a través de la LINEA BLANCA  (estructura cornea relativamente blanda en la superficie externa), representa el tejido de transición entre la muralla y la suela, internamente representa el complejo laminar, el cual no es más que las interdigitaciones que existen entre las laminas corneas del casco y las laminas sensitivas del córion laminar; está línea blanca es importante ya que sirve de orientación a la hora de colocar los clavos en el momento del herraje.
LA RANILLA: Es la 3era estructura que hace contacto con el plano de soporte, se extiende desde los bulbos de los talones hasta la suela, cubre la porción del cojinete plantar que se proyecta alrededor del hueso del casco, funciona como un absorbente del choque y como un dispositivo de tracción y ayuda a la circulación.
LA BANDA CORONARIA se encuentra por encima de la muralla del casco y se continua con la epidermis de la piel, protege el córion coronario.
ANATOMIA INTERNA
Internamente en el casco existen 3 huesos de suma importancia, en primer lugar se encuentra la epífisis distal de la segunda falange, el hueso navicular y la tercera falange.
3a Falange: Está enteramente incluida en el casco presenta 3 superficies (Articular-parietal-solar) 3 bordes y dos ángulos. De mucha importancia ya que sobre ella se producen gran variedad de lesiones que deben ser tratadas con herrajes especializados en la mayoría de los casos.
Superficie articular: Adaptada a la falange media, aquí se  inserta el tendón del músculo extensor digital común, a cada lado presenta una depresión para la inserción del ligamento colateral.
Superficie parietal: Se encuentra cubierta por el córion de la pared del casco, de superficie porosa.
Superficie solar: Arqueada y dividida por una línea rugosa (línea semilunar), presenta una superficie flexora relacionada con el tendón flexor digital profundo.
Navicular: Está entre y por debajo de la 2da y 3era falange es parte de la articulación del casco, actúa como un apoyo para el tendón flexor digital profundo, el cual pasa por debajo de el; su localización lo hace muy susceptible a las lesiones, tiene forma de nave; funciona como especie de polea para hacer que el casco levante al momento de la tracción y desplazamiento del caballo.
Estructuras del casco
  • Banda Coronaria: localizada alrededor del borde superior del casco, por debajo de la unión con la piel, vital en el crecimiento primario y nutricional de la muralla.
  • Córion del casco: Muy vascular, nutre al casco, se divide en cinco partes: Córion perióplico, coronario, laminar, solar, de la ranilla.
  • Córion laminar: Formado por 6000 laminas primarias aproximadamente, paralelas se extienden en dirección vertical entre muralla y suela, cada lamina está formada por 100 laminas secundrias aproximadamente, esta se interdigitan con las laminas córneas de la pared y las barras de los talones. Está disposición laminar provee al caballo de una gran superficie en la cual distribuir el peso. Es importante por el soporte que le da a la 3a falange y en el desarrollo de la laminitis y una de las enfermedades más nefastas del caballo; INFOSURA que será descrita en los siguientes capítulos.
IRRIGACION: La arteria digital, penetra por la cara posterior del casco, formando los diferentes plexus arterio-venosos que irrigan los tejidos especializados dentro del mismo. Esta, emite prolongaciones hacia el borde marginal de la 3era falange originando la arteria circunfleja que toma la forma semilunar de la 3a falange. Es importante su conocimiento  porque al estar detrás de la línea blanca de la suela, esta arteria se ve involucrada  en las diferentes patologías causadas por malos aplomos y herraje inadecuados.
 
Autor/es:
 
Visualizaciones4723Comentarios32EstadísticasCompartir