Engormix/Equinos/Artículos técnicos

Cuando la nutrición hace la diferencia

Publicado el: 2/9/2014
Autor/es: Maria Florencia Godoy
El caballo de carrera es un atleta que en su entrenamiento y competencia realiza un ejercicio intenso que combina potencia con resistencia dependiendo de la distancia que corra.
El metabolismo y su sistema musculo esquelético es llevado al límite, por lo que la nutrición y alimentación debe estar diseñada para cubrir sus requerimientos permitiendo que el caballo exprese todo su potencial invertido en genética y entrenamiento, evitando lesiones y trastornos nutricionales y metabólicos.
 
Alimentación “a medida”
El manejo, entrenamiento, competencia, pedigrí de cada caballo es INDIVIDUAL, por lo que la alimentación también debe ser particular para cada equino, porque sus requerimientos son diferentes.
Es un error frecuente racionar a todo un grupo de caballos por igual, como también lo es alimentar al mismo caballo con la misma cantidad y los mismos ingredientes cuando cambia su condición, ya sea por reposo, adecuación del ejercicio, convalescencia, etc.
Toda modificación del nivel e intensidad de entrenamiento debe estar acompañado por una adecuación de la dieta. Lo mismo ocurre con los potros en cuida, a los que se suma otra variable que es el crecimiento.
 
Invertir en nutrición
La nutrición es una ciencia que incluye la selección y combinación de ingredientes y suplementos, prácticas de alimentación, seguimiento, evaluación y adecuación de las dietas.
El costo del asesoramiento de un profesional y de alimentos de calidad se justifica respondiendo las siguiente preguntas:
¿Cuánto invertí  en genética?
 Una alimentación inapropiada no le permitirá al caballo expresar y desarrollar su potencial genético por el cual pagué mucho dinero.
¿Cuánto me cuesta tener el caballo “parado” por día?
Los costos de mantención y pensión son muy elevados y sólo se diluyen teniendo en el stud animales en competencia. Envaraduras, cólicos, diarreas, infosuras son problemas metabólico nutricionales que implican varios días de reposo, interrupción del plan de entrenamiento y atraso en la campaña. Todo eso tiene un costo elevado que pocas veces se cuantifica.
¿Cuánto desperdicio por mal manejo y dosificación?
Los suplementos vitamínico minerales son costosos y muchas veces se dan sin un criterio nutricional, sub o sobre dosificando con grandes pérdidas económicas.
Es frecuente “repetir” la dosificación de un micronutriente (vitamina, mineral o aditivo) por encontrarse presente en dos o más suplementos suministrados. En todos los casos será el nutricionista quien determine que nutriente se debe suplementar y cuál es el producto que mejor se adecua.  A veces dos suplementos actúan de manera antagónica, es decir que el exceso de un micronutriente interfiere con la absorción de otro.
 
Autor/es:
 
Visualizaciones1411Comentarios3EstadísticasCompartir