Engormix/Avicultura/Artículos técnicos

Una alternativa a la administración de colina sintética en broilers

Publicado el: 26/3/2020
Autor/es: Dima White, Steve Leeson y Woo Kyun Kim*. University of Georgia, Indian Herbs Specialities Ltd.
Una alternativa a la administración de colina sintética en broilers - Image 1
Una alternativa a la administración de colina sintética en broilers: efectos sobre el crecimiento,  la regulación hepática  de los genes y la expresión  de la adiponectina.
Dima White, Steve Leeson y Woo Kyun Kim* señalan que existe un suplemento a base de plantas con colina natural y orgánica en forma conjugada (fosfatidilcolina), además de otros fosfolípidos, que puede sustituir al cloruro de colina a una dosis de inclusión menor y aportar mayores beneficios en avicultura, lo que hace que sea muy interesante desde el punto de vista nutricional y económico.
Una alternativa a la administración de colina sintética en broilers - Image 2
Funciones y metabolismo de la colina
La colina es una vitamina hidrosoluble con un papel esencial en un gran número de funciones metabólicas y respuestas fisiológicas para un óptimo crecimiento y modulación del metabolismo de las grasas en el organismo y en el hígado de los broilers. Con un deficit de colina en la dieta, la lipogénesis aumenta, lo que causa a su vez un aumento de las grasas en el hígado y en el abdomen pudiendo provocar así el síndrome de hígado graso. Es un componente principal de los fosfolípidos de la membrana celular, involucrada en la síntesis de acetilcolina y en el metabolismo de los lípidos, previniendo así la acumulación de grasa en el hígado.
La colina sintética es un hidróxido de betahidroxietiltrimetilamonio. En su forma pura, es un líquido incoloro, viscoso, muy alcalino y con alta capacidad higroscópica.
La colina se absorbe en yeyuno e íleon, fundamentalmente gracias un mecanismo de transporte activo dependiente de sodio. Solo un tercio de la colina ingerida en monogástricos se absorbe intacta. Una vez absorbida, la colina es transportada a través la circulación linfática como fosfatidilcolina unida a quilomicrones y llega a los tejidos fundamentalmente como un fosfolípido asociado a lipoproteínas plasmáticas.
Para prevenir el síndrome de hígado graso, el cloruro de colina tiene que transformarse en fosfatidilcolina en el organismo del animal. Esta fosfatidilcolina es esencial para la síntesis y secreción de lipoproteínas tales como las lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), que son los principales transportadores de los lípidos en la sangre. Las VLDL son moléculas muy importantes para evitar la acumulación de grasas en el hígado y, por tanto, para prevenir la incidencia y gravedad de hígado graso.
Una alternativa a la administración de colina sintética en broilers - Image 3
BioCholine (Indian Herbs Specialities Ltd.) no necesita estos pasos intermedios y ofrece una fuente directa de fosfatidilcolina, además de otros fosfolípidos y conjugados fitoactivos que se ligan a los receptores activados por proliferadores de peroxisomas (PPAR) del hígado y los activan. Los PPAR son los principales receptores que regulan la diferenciación de la adiponectina. También tienen un papel fundamental en la modulación del metabolismo de los lípidos y de la glucosa, e intervienen en la adipogénesis en el hígado. Al activarse, los PPAR inducen la secreción de la hormona adiponectina, una proteína adipoquina que participa en varias funciones metabólicas, como el metabolismo de los lípidos y de la glucosa, la utilización de la glucosa y la lipogénesis. Además, la adiponectina tiene un efecto directo sobre la regulación de las vías metabólicas del hígado, lo que optimiza la utilización de los nutrientes y la ganancia de peso.
Ensayo clínico comparativo entre BioCholine y el cloruro de colina
El Departamento de Avicultura de la Universidad de Georgia (Estados Unidos) puso en marcha un estudio para comparar los efectos del cloruro de colina y de BioCholine sobre la activación de los PPAR, los índices de crecimiento y rendimiento, los niveles de adiponectina y la expresión de los genes metabólicos hepáticos en broilers durante un periodo de 42 días. Para ello, se distribuyeron aleatoriamente un total de 240 pollitos Cobb500 de 1 día en 2 grupos diferentes de tratamiento (2 tratamientos × 6 replicaciones × 20 pollos/corral). Los tratamientos administrados fueron T1 = cloruro de colina sintética al 60 % y T2= BioCholine al 35 % de cloruro de colina sintética.
Una alternativa a la administración de colina sintética en broilers - Image 4
A las 5 semanas de edad de los pollos se realizaron dos pruebas en el laboratorio: una reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa cuantitativa en tiempo real (qRT-PCR) para determinar la expresión de los receptores activados por proliferadores de peroxisomas (PPAR) en el hígado y un ELISA para determinar la expresión de la adiponectina, también en el hígado. Los datos se analizaron mediante un modelo ANOVA de una vía (unívoco) con procedimiento GLM.
Resultados
El estudio no mostró diferencias significativas en el consumo de alimento y el índice de conversión entre los 2 grupos. Sin embargo, respecto a la ganancia de peso al día 42, el grupo con BioCholine fue significativamente más pesado, unos 130 g más (2,49 kg) que el grupo tratado con cloruro de colina (2,36 kg).
Tanto el qRT-PCR como el ELISA mostraron que la suplementación con BioCholine permitió aumentar la expresión de los PPAR en el hígado, con un aumento del 39,03 % en comparación con el grupo al que se le había administrado el cloruro de colina (figura 1). Los niveles de adiponectina en el tejido hepático también fueron significativamente superiores (14,61 %) en el grupo que había recibido BioCholine en comparación con el grupo al que se le había administrado el cloruro de colina (figura 2).
Los compuestos bioactivos de BioCholine actúan como agonistas de los receptores activados por proliferadores de peroxisomas (PPAR), cuya activación libera la adiponectina. Esto induce una serie de cambios en el metabolismo lipídico que limita el almacenamiento de ácidos grasos en el hígado y la degradación de las grasas, lo que permite optimizar el uso de la energía y ayuda a prevenir el síndrome de hígado graso en las aves de producción.
Conclusión
Este estudio demostró que la BioCholine puede reemplazar satisfactoriamente por eficiencia y rentabilidad al cloruro de colina aportando mayores beneficios a la dieta de las aves de producción.
*Dima White y Woo Kyun Kim forman parte del Departamento de Avicultura de la Universidad de Georgia, Athens, Georgia, Estados Unidos. Steve Leeson es consultor de Indian Herbs Specialities Ltd., Chandigarh, India. 
Versión original en inglés previamente publicada en ASIAN FEED MAGAZINE – octubre/noviembre 2019
 
Autor/es:
 
Visualizaciones429Comentarios0EstadísticasCompartir