Engormix/Avicultura/Artículos técnicos

La silimarina como herramienta de control del estrés en la producción animal

Publicado el: 11/8/2021
Autor/es: MV. Esp. Bruno Vecchi, Coordinador Técnico-Científico Avícola, Vetanco SA
Existen varios factores que pueden ocasionar estrés en los animales y rara vez se presentan de manera aislada, sino que suelen interactuar entre sí para desencadenar cuadros mucho más complicados que si solo se dieran como un problema aislado. Hay que entender que existen muchos tipos de estrés además del psicológico. Además de este último, que ocasiona liberación de corticoides y cambios fisiológicos, hay que tener en cuenta el estrés nutricional, metabólico, entre otros. Antes de profundizar en los tipos y causas del estrés debemos recordar la importancia del hígado en el metabolismo.
El hígado cumple un papel fundamental en el organismo: no solo es el responsable de la desintoxicación por medio de la acción de varias enzimas, sino que también actúa en el metabolismo de un gran número de biomoléculas:
-          Metabolismo de la Glucosa: el hígado es el único órgano con capacidad de liberar glucosa a sangre. Como tal, juega un rol clave en el mantenimiento de la glucemia y el aporte de ésta al cerebro y glóbulos rojos.
-          Metabolismo de los lípidos: el hígado recibe los lípidos de la dieta y los distribuye al resto del organismo por medio de las lipoproteínas.
-          Metabolismo de las proteínas: no solo se encarga de realizar numerosas transaminaciones sino también es el único órgano con capacidad de síntesis de Urea (en las especies Uricotélicas como el cerdo). El metabolismo proteico de transaminaciones tiene un papel principal en los animales de producción con dietas elevadas en aporte de proteínas.
-          Metabolismo de las vitaminas: interviene en el metabolismo de vitaminas tales como la Vitamina D.
-          Acción inmunológica: muchas veces menospreciada, el hígado es el responsable de la síntesis de las proteínas de fase agua y sistema del complemento, los cuales juegan un rol indispensable en la respuesta inmune primaria y en las defensas del organismo.
Es por esto que el hígado es un órgano irremplazable y fundamental, realizando vías metabólicas que no pueden ser realizadas por otros órganos. Esto lleva a que, en situaciones de estrés, sea uno de los primeros en verse afectado. Algunas de las causas de estrés pueden ser:

Estrés térmico
La mayor parte de la producción animal se ubica en latitudes con climas cálidos y húmedos. Para el caso de la producción avícola, a estas condiciones se le suma la fisiología de la termorregulación. Las aves carecen de glándulas sudoríparas, por lo tanto, su principal mecanismo de eliminación de calor es el jadeo. Mediante éste eliminan vapor de agua al ambiente, disminuyendo así, su temperatura corporal. Pero cuando la humedad ambiente es muy elevada, este sistema se vuelve ineficiente y el ave entra en estrés térmico.
Como resultado, se generan cambios fisiológicos y de conducta como la disminución del consumo alimenticio, el aumento de la frecuencia de jadeo, el consecuente aumento de la demanda energética y el desequilibrio ácido base debido a la constante eliminación de dióxido de carbono. Esto no solo lleva a una situación de malestar en el ave y de pérdidas de parámetros productivos, sino que puede incluso ocasionar la muerte por falla cardíaca.
La silimarina como herramienta de control del estrés en la producción animal - Image 1
Estrés nutricional
La calidad del alimento juega un papel fundamental. Muchas veces los animales entran en condiciones de estrés tanto por alimentos con un elevado valor nutricional,así como también con aquellos de bajo aporte.
En el caso de los alimentos de bajo aporte nutricional, el organismo va a entrar en una situación de demanda metabólica. Ante esta situación, el hígado aumenta la tasa de gluconeogénesis. Debido a que la síntesis de glucosa demanda energía, el hígado debe aumentar la tasa de beta oxidación lipídica para obtener la energía necesaria para la síntesis de glucosa. Como resultante, aumenta la velocidad de la cadena respiratoria y, con ella, la producción de radicales libres.
En dietas de un elevado aporte energético, el hígado comenzará a acumular lípidosde reserva. Si bien en situaciones normales esto no es un problema, si se suman otros factores de estrés y aumenta la producción de radicales libres, estos pueden reaccionar con los lípidos ocasionando la oxidación de estos, y la consecuente inflamación hepática.

Estrés Ambiental
Al igual que todo ser vivo, las aves pueden sufrir estrés mental por diversas situaciones. Una incorrecta densidad de aves en el galpón ocasiona una disminución de acceso a los recursos y la pelea por los mismos. Fallas en los sistemas de bebederos o una incorrecta ventilación ocasiona una acumulación de humedad en la cama lo que genera un estrés en el ave. De igual forma, la presencia de depredadores (gatos, comadrejas, etc.) o incluso la presencia del humano en el galpón puede generar estrés. A su vez, una elevada infestación de Alphitobius diaperinus, no solo aumenta la transmisión de enfermedades tales como Salmonella spp. sino que también dificulta el descanso de las aves ocasionando una situación de estrés.
Este tipo de situaciones genera la liberación de glucocorticoides, los cuales generan vasoconstricción periférica, disminuyen la absorción de calcio intestinal, aumentan el metabolismo de la glucosa, generan catabolismo proteico, aumentan el metabolismo hepático, inhiben la respuesta inmune y aumentan la producción de ácido clorhídrico mientras que reducen la producción de mucus. Todos estos efectos contribuyen al aumento de las infecciones intestinales ya  la disminución de los índices productivos.
La silimarina como herramienta de control del estrés en la producción animal - Image 2


Estrés toxico
El hígado es uno de los principales responsables de la detoxificación del organismo. Posee una red compleja de enzimas que degradan los metabolitos a compuestos con menor o nula toxicidad. Pero este sistema puede verse saturado si la cantidad o complejidad de las toxinas es elevada. Las micotoxinas suelen tener un doble efecto sobre el hígado. Algunas de ellas ejercen una acción tóxica directa (como las aflatoxinas), mientras que otras lo hacen de manera indirecta ya que ocasionan inflamación intestinal y estrés, lo que lleva a un aumento del metabolismo hepático.


EL ESTRÉS OXIDATIVO COMO SITUACIÓN FINAL
Todas las situaciones anteriormente mencionadas, además de las alteraciones primarias, poseen un efecto secundario: la producción de radicales libres y la generación de un estado de estrés oxidativo.Cuando las células se ven obligadas a aumentar su metabolismo para responder a las situaciones de estrés, suelen hacerlo incrementando sus vías metabólicas y su consumo energético.
La cadena respiratoria es una víametabólica mitocondrial que utiliza metabolitos provenientes de la degradación de glucosa y lípidos, en una compleja cadena de reducción, para crear moléculas de Adenosintrifosfato (ATP). En dicha cadena, los compuestos se reducen de manera secuencial hasta el último componente, el oxígeno, el cual se reduce para formar agua. Pero cuando la cadena incrementa su velocidad debido al aumento de la demanda metabólica, comienzan a producirse errores en el proceso y algunas moléculas de oxígeno no logran reducirse de forma completa. Como resultado, se producen moléculas que todavía tienen capacidad oxidativa llamadas radicales libres. Estas moléculas se difunden dentro de la célula y reaccionan con otros componentes, oxidándolos. Algunas de las biomoléculas que pueden ser oxidadas son el ADN, las enzimas, e incluso la membrana celular. Si bien la célula tiene mecanismos de defensa contra los radicales libres, si estos se producen en cantidad o durante un periodo prolongado de tiempo, las defensas se agotan y la célula muere a causa del daño.
Como el estrés oxidativo se debe a un incremento metabólico, los tejidos que tengan una mayor tasa metabólica son los primeros y más afectados por este fenómeno. El hígado, riñón, intestino, cerebro y espermatozoides son los más perjudicados por el estrés oxidativo (Miguez MP et al., 1994/Miller AL 1996).
La silimarina como herramienta de control del estrés en la producción animal - Image 3


ADITIVOS COMO HERRAMIENTAS PARA EL CONTROL DEL ESTRÉS
Siempre se deben tratar de evitar las causas primarias del estrés, no solo para evitar las pérdidas productivas, sino para asegurar que se cumpla con el bienestar animal. Pero en muchas ocasiones esto no es posible o no es suficiente.
El estrés térmico debe evitarse mediante un correcto manejo de las condiciones ambientales del galpón. El estrés nutricional, mediante la correcta suplementación de nutrientes. El estrés ambiental puede evitarse con correctas prácticas de crianza, respetando las recomendaciones de las líneas genéticas y teniendo en cuenta el bienestar animal de las aves. Por último, el estrés tóxico puede controlarse con aditivos como secuestrantes o productos enzimáticos antimicotoxinas.
Pero cuando todo esto falla, el resultado final es el estrés oxidativo, y para controlarlo es necesaria la utilización de aditivos. Existen distintas estrategias para el control del estrés oxidativo:
-          Mejoradores de la digestibilidad: debido a que una de las causas del estrés oxidativo es el aumento de la demanda metabólica, la utilización de productos que faciliten los procesos digestivos permite aumentar el ingreso de nutrientes y disminuir el estrés de los tejidos mediante un mayor flujo de energía. Productos como la Carnitina o la Colina intervienen en el metabolismo de los ácidos grasos, permitiendo así, una mayor obtención de energía por parte de estos compuestos. De igual forma, las enzimas digestivas mejoran la digestión y aprovechamiento de nutrientes. Otros compuestos son los coleréticos y colagogos, los cuales estimulan la producción de bilis y el vaciado de la vesícula biliar, mejorando la digestión y absorción de lípidos y, por ende, la obtención de energía.
-          Disminución del daño oxidativo: el daño del estrés oxidativo se produce cuando la cantidad de radicales libres es lo suficientemente alta como para superar las defensas endógenas celulares. Esto ocasiona la oxidación de biomoléculas y la muerte celular. Mediante la suplementación con Betaina, Metiotina o Cisteina, estamos aportando intermediarios del metabolismo de la Homocisteina. Esta vía es una importante fuente de grupos metilos, los cuales son indispensables para mantener activas las defensas endógenas contra los radicales libres. De igual forma, se pueden adicionar componentes con efecto antioxidante. Estos componentes capturan los radicales libres, evitando así que puedan ejercer su efecto tóxico sobre el resto de las biomoléculas.
-          Regeneradores celulares: adicionalmente a la protección de la oxidación, se pueden utilizar aditivos que incrementen la regeneración celular y reduzcan los procesos inflamatorios. De esta forma, se evita el daño masivo de los tejidos como hígado, riñón e intestino, y se logra una rápida recuperación de las aves.
Los Flavonoides son una familia de compuestos particularmente abundantes en plantas. Existen más de 4000 tipos distintos que comparten la característica química de tener 1 o varios grupos fenólicos. Un fenol es un compuesto que, debido a sus propiedades químicas, tiene un elevado poder de óxido-reducción. Debido a esto, los Flavonoides son excelentes antioxidantes, ya que su estructura les permite captar una gran cantidad de radicales libres antes de perder eficacia. Pero su mayor o menor efecto está directamente relacionado con su estructura química y, por ende, por el origen del mismo (El-Bahay C et al., 1999/Dehmlow et al., 1996/Di Carlo G et al., 1999).
Cuanto mayor sea el número de grupos fenólicos, mayor será la capacidad antioxidante. En este sentido, la Silimarina (y sus isómeros) es uno de los flavonoides con mayor capacidad antioxidante debido a su gran número de grupos fenólicos (Muriel P & Mourelle M, 1990).
La silimarina como herramienta de control del estrés en la producción animal - Image 4
La Silimaria, es un flavonoide que proviene de las semillas del Cardo Mariano (Silybum marianum) y es uno de los compuestos que más ha sido estudiado e investigado durante los últimos años debido a su gran eficacia en el tratamiento de afecciones hepáticas y estrés oxidativo. En medicina humana se ha utilizado ampliamente para la prevención de la cirrosis hepática, intoxicaciones fúngicas severas, disminuir la falla hepática por radiación e incluso la hepatitis viral.Además de la reducción de los radicales libres, la Silimarina logra aumentar el consumo de oxígeno (disminuyendo la formación de radicales libres) y evita la peroxidación lipídica (Letteron P et al., 1990/Mira L et al., 1994).
Pero adicionalmente a los efectos antioxidantes, la Silimarina tiene otros dos efectos, sumamente importantes en la prevención del estrés, que no están presentes en todos los flavonoides:
  • Efecto antiinflamatorio: la inhibición de la cascada de citoquinas proinflamatorias es un efecto farmacológico único de la Silimarina. Mediante la inhibición de la 5-lipooxigenasa, la Silimarina logra disminuir la síntesis de leucotrienos B4, logrando así, una disminución en los procesos inflamatorios (Luper S et al., 1998/Dehmlow C et al., 1996/De la Puerta R et al., 1996).
  • Efecto regenerador celular: adicionalmente, la Silimarina tiene la capacidad de ingresar al núcleo y estimular la actividad de la ARN Polimerasa I, resultando en un aumento de la síntesis de ARNm y, por ende, de proteínas. Este aumento de la síntesis proteica facilita los procesos regenerativos y contrarresta el daño ocasionado por los radicales libres (Magliulo E et al., 1973/Sonnenbichler J 1986/Luper S et al., 1998).
Esta triple acción, única de la Silimarina, es lo que la convierte en la principal herramienta a la hora de combatir el estrés oxidativo y el daño hepático en la producción animal.
La silimarina como herramienta de control del estrés en la producción animal - Image 5
Con varios años de experiencia en el tratamiento del estrés oxidativo y las afecciones hepáticas, Vetanco posee una línea productos a base de Silimarina específicamente diseñados para la producción animal, que se ajusta a las necesidades específicas de cada etapa productiva.
DI HEPTARINE® S y PROVITAR® FEED, son dos familias de productos diseñadas para la prevención y tratamiento de las situaciones de estrés y alteraciones hepáticas. Gracias a su doble presentación, premix y líquido para agua de bebida, se pueden organizar esquemas de trabajo preventivo con tratamientos prolongados vía alimento. O actuar de forma rápida y estratégica en el agua de bebida para combatir la aparición de los signos clínicos.
La silimarina como herramienta de control del estrés en la producción animal - Image 6

Referencias bibliográficas

 
Autor/es:
 
Visualizaciones156Comentarios0EstadísticasCompartir