Los 5 desafíos científicos de los Minerales Traza

Publicado el: 12/1/2016
Autor/es: Enric Coll i Vico, Gerente de Marca de Alltech para Latinoamérica

Se estima que actualmente solo el 1% de los minerales se utiliza en la alimentación animal y que el resto se usa en otras industrias para la fabricación de plásticos, productos químicos, tejido, etc. En este sentido es lógico que una de las preocupaciones para el sector de la alimentación animal sea la fuente de estos minerales. Además, los nuevos avances de la genética y del manejo han vuelto obsoletas algunas de las recomendaciones del pasado en cuanto al uso de minerales en las raciones de los animales; sumando una preocupación referente a qué es una óptima suplementación mineral. Muchas de esas recomendaciones fueron realizadas a mediados del siglo XX y estuvieron basadas en minerales inorgánicos. En la actualidad el panorama ha cambiado mucho, recordemos cuánto producía una vaca en los años 80 en comparación con los más de 20 mil Kg por año que pueden producir hoy.

Hoy la lógica nos dice que los minerales orgánicos son más biodisponibles, que podemos darlos en menores cantidades,  que mejoran el medioambiente y que se pueden incluir en la dieta sin que existan riesgos de contaminación. Pero ¿podemos demostrar esto? Aquí los 5 desafíos científicos de los Minerales Traza:
 

  • Primer desafío: ¿Cuál es el requerimiento real del animal?

A partir de los años 60 la genética ha jugado un papel más importante en la producción porcina y avícola; mejorando el desempeño reproductivo y aumentando la rentabilidad. Las tendencias comerciales han hecho aumentar la suplementación de minerales traza a fin de cubrir los mayores requerimientos de minerales de una genética superior. Esta mayor concentración de minerales inorgánicos en las dietas de los animales ha desencadenado varios problemas tales como envenenamiento accidental, baja absorción, menor acceso a los enterocitos, pobre retención y altas tasas de excreción.

Sin embargo, estudios recientes han demostrado que se pueden agregar los minerales quelados en las dietas de monogástricos en porcentajes menores de suplementación que los minerales inorgánicos; logrando iguales o mejores efectos sobre la salud, el crecimiento y la productividad animal. Ya en el 2011 Vieira et al. demostraron en un estudio que se pueden alimentar a pollos de carne solo con minerales traza y levadura de selenio en forma de Bioplex® y Sel-Plex®, a niveles tan bajos de hasta 29 a 40% de las especificaciones comerciales para minerales inorgánicos; cumpliendo así completamente con el requerimiento real del animal.
 

  • Segundo desafío: Interacciones/antagonismos minerales. ¿Es la sobre fortificación una buena decisión?

Existen problemas adicionales con el uso del modelo actual como preocupaciones por la sobre fortificación. Por ejemplo, altos niveles de calcio y fósforo pueden reducir la utilización de manganeso en más del 60%. El uso de cualquier mineral traza en alto nivel prácticamente asegura la necesidad de niveles más altos de otros minerales.
 

  • Tercer desafío: ¿Podemos reducir el impacto negativo ambiental mediante el uso de la tecnología de minerales orgánicos?

En los últimos años han surgido serios problemas ambientales cuando se administran minerales traza en avicultura. Por ejemplo, la acumulación de ciertos minerales traza inorgánicos en el suelo puede ocasionar problemas de toxicidad del agua superficial para la vida acuática.

El Dr. Steve Leeson de la University of Guelph de Canadá realizó un estudio para ver cómo el uso solo de minerales orgánicos a menores niveles afectaba a la producción y al medioambiente. Lo que encontró fue que la productividad incrementó numéricamente y se observó además una reducción muy significativa en excreción, es decir, minerales que vuelven al medio ambiente. La conclusión es que los pollos lo hicieron igual o mejor y que la contaminación fue menor.
 

  • Cuarto desafío: ¿Hay “riesgos” asociados al uso de las fuentes tradicionales de minerales traza inorgánicos?

Sí existen riesgos y de hecho hay estudios que determinan que existe contaminación por metales pesados por encima del límite permitido en algunas regiones. Es por eso que el mercado, cada vez más, está demandando programas de trazabilidad y control de calidad de materias primas. Hoy muchas empresas cuando reciben las materias primas deben analizar que estén libres de dioxinas y metales pesados aunque ello conlleve un elevado gasto.
 

  • Quinto desafío: ¿Hay alguna alternativa viable al enfoque actual? O mejor dicho ¿por qué seguimos sobre fortificando dietas con minerales inorgánicos con poca o ninguna justificación científica? o ¿por qué no habríamos de alimentar a los animales con minerales orgánicos para reducir el impacto ambiental y riesgos en la cadena alimentaria?

Hay una alternativa viable y la llamamos Tecnología de Reemplazo Total™. Evitar riesgos de contaminación es posible mediante el reemplazo adecuado de estos elementos. El reemplazo total de minerales inorgánicos por orgánicos, incluso con niveles significativamente más bajos, suple de manera eficiente las demandas del animal ofreciendo mayor seguridad. Proporcionando una dieta con minerales 100% orgánicos es posible optimizar diversos índices que contribuyen a mejorar la producción animal.  Además, en Alltech cuando recibimos las materias primas analizamos que estén libres de dioxinas, metales pesados y volvemos a evaluar el producto terminado, gastando millones de dólares al año en el programa Alltech Q+™ para asegurar que los clientes no sufren la contaminación por el lado de nuestros productos

Invertir con más asertividad es posible y puede representar una herramienta valiosa para los productores y segura para la salud del consumidor. La pregunta final que deberíamos hacernos es ¿no será hora de revisar la nutrición mineral para ofrecer mayor seguridad alimentaria y eficiencia?

 
remove_red_eye 245 forum 4 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved