Trigo: Impacto del stress en periodo critico

Publicado el: 24/7/2015
Autor/es:

EL PERIODO CRITICO, ES EL MOMENTO DONDE EL RENDIMIENTO DEL CULTIVO SE VE MAS AFECTADO ANTE ALGUNA LIMITACION
 

INTRODUCCIÓN 

Tanto en situaciones bajo riego, como en condiciones de secano, es conocido que para el trigo, deficiencias hídricas, nutricionales o radiativas, generan un gran perjuicio productivo si ocurren durante el período crítico (PC), esto es 20 días antes a 7 días después de antésis (floración), período en el cual se determina el número de granos por unidad de superficie, que es el componente de rendimiento mas afectado por los factores limitantes.

Dependiendo de la fecha de siembra, es de  esperar que en  la región centro y norte del país, entre mediados y fines de septiembre el cultivo de trigo este comenzando su PC,  donde las probabilidad de ocurrencias de heladas es menor al 10 %.     

Durante este  período, es muy importante que el cultivo disponga de recursos (principalmente agua, nutrientes y radiación) sin limitantes para cubrir  la demanda generada dentro de la planta.  En ese momento, se están definiendo el total de flores fértiles dentro de las espigas, y se podrá lograr mayor cantidad granos por superficie.

Teniendo en claro la importancia de este periodo, es necesario saber identificar el comienzo del período crítico en condiciones de campo.  El primer síntoma visible es  la elongación de entrenudos (estado de encañazón), allí hay que ubicar el nudo superior, y mediante algún elemento de corte,  se procede a descubrir la espiga que está cubierta por  las láminas de las hojas.  Cuando esa espiga tiene un tamaño de 2 cm, como  se ilustra la siguiente  imagen, podemos considerar que ha comenzado el periodo crítico.

Cuando hablamos de producciones de Trigo en sistemas bajo riego, donde el cultivo se desarrolla en condiciones potenciales, es posible descartar la limitante radiativa, ya que se presupone que la densidad de siembra seleccionada seguramente ha sido la adecuada (densidad que nos asegure disponer a cosecha de un piso de 600 esp/m2), por lo  que la intercepción lumínica debería ser la máxima, captando el 95% de radiación incidente. Si esto se logra antes de iniciar el crecimiento de la espiga, el rendimiento del cultivo sería independiente del número de plantas establecidas (Kruk et al. 2003).

En un planteo con fertilización balanceada, las deficiencias nutricionales también se descartan, ya que las necesidades de los principales elementos (N; P, K, S) serían cubiertas, por lo que avanzaremos sobre las recomendaciones de manejo del riego, de manera que el agua no sea limitante.

Tanto en Trigo como en la mayoría de los cultivos, existe una relación directa entre la producción de materia seca, y la evapotranspiración (ETr). Mientras la relación entre ET de cultivo (ETr) y la de referencia (ETm) sea máxima, también lo será la producción. A medida que esta relación se reduce o es menor de 1, se verá afectada la producción de MS.  En la siguiente imagen, se esquematiza la producción de biomasa del cultivo, en función de la disponibilidad hídrica. Si el cultivo ve limitada la posibilidad de evapotranspirar, la relación es menor a 1 y la productividad decae, como se ve en el grafico A de la figura.

Relación entre producción y disponibilidad de agua en el suelo

En el gráfico B, podemos observar que mientras el contenido hídrico en el perfil de suelo este comprendido entre los valores de capacidad de campo (0,3 atm) y el 50 % del agua útil máxima, el cultivo pobra evapotranspirar de acuerdo a la demanda ambiental (ETr/ETm = 1). Por consiguiente, es fundamental conocer  el contenido de agua en el suelo al inicio del pc, para asegurar un óptimo status hídrico del cultivo.


 
Autor/es
 
remove_red_eye 544 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved