Plasticidad de maíz según fecha de siembra y genotipo

Publicado el: 22/9/2018
Autor/es:

El presente trabajo tiene por objetivo estudiar la plasticidad reproductiva de distintos genotipos de maíz, sembrados en diferentes fechas sobre un suelo de productividad limitada del sur bonaerense.

Materiales y métodos

El ensayo se realizó en la CEI Barrow en suelos típicos de la serie Tres Arroyos. La profundidad efectiva del suelo osciló entre 50 y 70 cm. Para evaluar la plasticidad reproductiva se sembraron distintos genotipos en las siguientes fechas 17 de octubre, 15 de noviembre y 15 de diciembre; y con las siguientes densidades de 2, 4  y 8 pl m-2. Según resultados de años previos se utilizó el híbrido AX7784 por su plasticidad vía producción de macollos fértiles, el híbrido AX7761 por su flexibilidad de espiga y moderado macollaje, el híbrido DX7220 por su prolificidad y ausencia de macollos, y el híbrido DK7310 por prolificidad y moderado macollaje.
 

Resultados y discusión

Las precipitaciones durante la estación de crecimiento del cultivo resultaron inferiores a las normales. Sin embargo, las lluvias de enero rondaron el promedio histórico, pero caracterizaron la campaña por un estrés hídrico creciente desde mediados de enero en adelante (Figura 1). Además, el déficit hídrico estuvo acompañado de temperaturas superiores a las normales

 Rendimiento y tratamientos

En una campaña marcada por el déficit hídrico la fecha de siembra, la densidad y el híbrido tuvieron efectos significativos sobre el rendimiento del cultivo (Tabla 1). Pese a que las precipitaciones de enero resultaron significativas, el estrés en términos de rendimiento alcanzado resultó máximo en las fechas de siembra de octubre y noviembre (Fig. 2). En cambio el atraso de la fecha de siembra hacia el mes de diciembre determinó una mejora sustancial del rendimiento a pesar de la escasez de lluvias durante los meses de febrero y marzo (Figura 2).

 

Por otro lado, de acuerdo a lo esperado por una restricción hídrica severa, la menor densidad evaluada (2 pl m-2) logró el mayor rendimiento. Las pérdidas de rendimiento por incrementar densidad muestran la vulnerabilidad del cultivo cuando se intensifica el estrés de la planta individual (Figura 3).

Se encontraron diferencias en el rendimiento alcanzado por los diferentes híbridos evaluados (Figura 3). Estas pérdidas se vinculan con las publicadas en la Figura 4 del trabajo presentado en esta carpeta “Maíz, densidad de siembra en ambientes restrictivos” y podemos resumir de la siguiente forma: en la campaña 2017-18 una mayor longitud de ciclo a floración determinó un menor rendimiento.

La escasez de precipitaciones durante la campaña puso de manifiesto la variabilidad en la calidad de suelo, lo cual se observa por un elevado coeficiente de variabilidad. De hecho, esa gran variabilidad sería el principal motivo por el que las interacciones entre factores principales no resultaron significativas (Tabla 1). En la Figura 5 se presentan los resultados desglosados por fecha, híbrido y densidad. En esta figura se observa que la densidad menor logró rendimientos satisfactorios en todas las fechas, y que el efecto negativo sobre el de rendimiento por incrementar densidad resultó máximo en la fecha de siembra de noviembre

 
Autor/es
 
remove_red_eye 366 forum 4 bar_chart Estadísticas share print
"Me gusta" de Referentes: Pablo Eduardo Abbate
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved