Nutrición mineral del cultivo de girasol: conclusiones del taller ASAGIR .

Publicado el: 1/6/2006
Autor/es:
El área de producción de girasol en Argentina se encuentra mayormente hacia el norte, oeste y sudeste de la región pampeana y con una menor participación en el litoral y en el resto del área agrícola. En todos los ambientes, los rendimientos medios distan en gran medida de los alcanzados bajo condiciones experimentales y son significativamente inferiores a los potenciales del cultivo. Abundantes estudios regionales han identificado la concurrencia de factores ambientales y de manejo del cultivo como determinantes de la brecha entre los rendimientos presentes y alcanzables. Entre estos el uso eficiente del agua y la oferta de nutrientes serían elementos importantes a considerar en pos del mejoramiento en los resultados productivos del cultivo. Es propósito de este escrito resumir los resultados del análisis del estado de situación del conocimiento en cuanto a la nutrición mineral del girasol y al planteo de estrategias de fertilización del cultivo para diferentes regiones agroecológicas argentinas. La información de manejo de nutrición mineral de girasol y uso de fertilizantes en girasol si bien es dispersa, es abundante y ha contribuido a la identificación de nutrientes potencialmente deficientes según regiones de producción y al desarrollo de algunas estrategias para su manejo. No obstante, el origen de la información en algunas regiones es en muchos casos anterior a la década del ´90 y como consecuencia de estudios en áreas agroecológicas de producción y prácticas de manejo del cultivo no necesariamente coincidentes con las actuales. El crecimiento del girasol, entre otros factores ambientales, está regulado por la disponibilidad de agua y nutrientes. En general se identifica al fósforo (P) y al nitrógeno (N)como nutrientes potencialmente limitantes en la mayoría de las actuales áreas de producción del girasol. En ambientes más restringidos hacia el oeste de Buenos Aires y el este de La Pampa, la oferta de boro (B) sería otro de los elementos a considerar para la corrección de deficiencias nutricionales del cultivo. En el caso del fósforo los análisis de suelo son la única alternativa para el diagnóstico de las necesidades de fertilización. En ambientes deficitarios (P Bray 1 < 12 ppm) es recomendable su aplicación localizada en el ambiente radical. No obstante, este nivel umbral no está precisamente definido bajo los sistemas actuales de producción dado que el mismo ha sido establecido en cultivos con diferente rendimientos a los actuales y bajo sistemas de manejo del suelo también diferentes. En algunos planteos de producción el manejo de la fertilización fosfatada se considera en el contexto del manejo de la nutrición con P de la rotación realizándose aplicaciones de fertilizantes fosfatados procurando mantener el balance aparente de este elemento. En planteos de alta producción en el oeste y en el sudeste de Buenos Aires es frecuente el uso fertilización de base (aprox. 40-50 kg/ha de FDA) por sus efectos positivos en la implantación del cultivo. En general se esperan unos 400 kg/ha de aumento de rendimiento en grano al corregir deficiencias fosfatadas. Las necesidades de nitrógeno son mas generalizadas y se han realizado abundantes y frecuentes evaluaciones en casi la totalidad del área girasolera argentina. Por ejemplo, en la última campaña, entre otros proyectos, se desarrolló un estudio en red coordinado desde el proyecto Fertilizar de INTA y con participación de ASAGIR sobre unos 24 sitios experimentales ubicados mayormente hacia el sur de Córdoba y San Luis y sudeste y este de Buenos Aires. Entre los resultados de este estudio se destaca la ocurrencia de respuestas positivas del cultivo al agregado de N en la mayoría de los sitios evaluados. Similares estudios conducidos en el oeste de Buenos Aires y este de La Pampa durante los últimos 7 años muestran aumentos de aproximadamente el 12 % de los rendimientos con aplicaciones de hasta 40 kg/ha de N en estadios de desarrollo vegetativo. La textura y tipo de los suelos, las temperaturas medias durante etapas vegetativas, la disponibilidad de agua y la densidad de plantas junto con la presencia de enfermedades son algunos de los factores ambientales y de manejo que regulan la magnitud de las respuestas al agregado de N. Se han desarrollado diversos métodos de diagnóstico que contemplan la determinación de la oferta de nitratos en los suelos o la evaluación de indicadores del estado de nutrición nitrogenada por análisis de plantas y foliares. En general, el uso moderado y estratégico de fertilizantes nitrogenados promueve aumentos de los rendimientos tanto de grano como de aceite. Si bien la mayoría de los estudios de fertilización nitrogenada se han realizado con aplicaciones durante etapas vegetativas del cultivo, se requeriría de profundizar los estudios tendientes a determinar el momento óptimo de aplicación. Suelos de texturas gruesa con mediana provisión de materia orgánica y cultivos de alta producción, tal los predominantes hacia el oeste de Buenos Aires y este de La Pampa, son ambientes con potenciales deficiencias de boro. Las necesidades de boro se podrían detectar con análisis de suelos y observaciones de sintomatologías específicas en las plantas desde estadios de desarrollo temprano. En condiciones potencialmente deficitarias las aplicaciones foliares de fertilizantes boratados han mostrado relevantes aumentos en la producción tanto de grano y como de aceite. Aún falta profundizar aspectos de manejo referidos al diagnóstico de condiciones de respuesta como también al momento y dosis de aplicación. Los estudios en cuanto a la identificación de otros elementos potencialmente deficitarios para el girasol en las áreas de producción argentina son menos frecuentes que para el caso de N, P y B. Se han realizado algunos estudios en cuanto a la contribución de aplicaciones de azufre en este de La Pampa y oeste bonaerense detectándose que en lotes de alto potencial y sin deficiencias de P, las aplicaciones combinadas de NS podrían tener mejores efectos sobre los rendimientos que la fertilización individual con N. No obstante, la información disponible no es consistente ni suficiente para ser conclusivos. Si bien la discusión de necesidades de nutrición mineral contemplan diagnósticos individuales a nivel de nutrientes, es coincidente que en girasol, como en el resto de los cultivos, el manejo de la nutrición se debería considerar integralmente. Este planteo contempla no sólo el manejo combinado de nutrientes sino también su integración con el logro de cultivos de alta producción considerando las mejores prácticas que contribuyan al establecimiento, desarrollo y producción del cultivo (por ejemplo, selección de genotipos, fecha de siembra, secuencia de cultivos en la rotación, etc.). Entre las acciones requeridas a implementar con el fin de mejorar la disponibilidad de información y recomendaciones para el manejo eficiente de la nutrición mineral del cultivo se destacan: (i) Cuantificar la incidencia de factores limitantes a la producción en nuevas áreas productivas (ej. sur de San Luis y Córdoba), (ii) Profundizar los estudios diagnóstico, recomendación y manejo de la fertilización con fósforo y nitrógeno con particular atención a los sistemas de cero labranza, (iii) Priorizar estudios integrales de manejo del cultivo que aspiren al aumento y estabilidad en los rendimientos para mejorar su competitividad en el marco de los sistemas actuales de producción agrícola, (iv) Fomentar y facilitar los intercambios entre grupos de investigación y desarrollo de las diferentes regiones agroecológicas para agilizar la generación de información en las nuevas áreas productivas. Agradecimiento: A los Ings. M.Barraco (INTA Villegas), A.Bono (INTA Anguil), P.Calviño (AACREA), G.Duarte (AACREA), H.Echeverría (INTA Balcarce), F.García (INPOFOS), J.Gonzalez Montaner (AACREA), F.Gutierrez-Boem (FAUBA), H.Mirasson (UNLPam), C.Quintero (UNER), A.Quiroga (INTA Anguil), J.J.Sequeira (Monsanto), M.Sosa (INTA Reconquista), O.Valentinuz (INTA Parana) y C.Vidal (INTA Reconquista) por su participación y aportes en el taller
 
remove_red_eye 2039 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved