Aproximación a la fertilización en maíz de segunda

Publicado el:
Autor/es:
269 0 Estadísticas
Compartir:

Producto de las consultas recibidas y de la ausencia de información al respecto para el área de influencia de Barrow, durante la campaña 2015-16 se realizó un experimento de aproximación para evaluar la fertilización del cultivo de maíz de segunda. Se realizaron variantes en la fertilización con fósforo y con nitrógeno en maíz sembrado sobre diferentes antecesores (arveja, trigo candeal y avena). Se utilizó un híbrido de ciclo muy corto P38A57debido a que la siembra se realizó a inicios del mes de enero del año 2016.

Además, se combinaron distintas densidades de siembra. El cultivo se sembró a 52 cm entre surcos y se aplicó el DAP en la línea de siembra con el sistema Baumer. El nitrógeno se aplicó como UAN cuando el cultivo tuvo 4 hojas expandidas.

Se utilizó un diseño experimental incompleto por lo cual no se pudieron analizar algunas interacciones. El análisis estadístico se realizó con el programa Infostat.

Tabla 1: Tratamientos

 

Resultados

Los cultivos de invierno se favorecieron de las condiciones meteorológicas y presentaron un buen rendimiento (avena: 4900 kg.ha-1; trigo candeal: 4600 kg.ha-1). Sin embargo, si bien el cultivo de arveja logró un buen desarrollo de planta no alcanzó un buen rendimiento (1500 kg.ha-1).

La fertilización con nitrógeno favoreció el rendimiento del maíz de segunda (Tabla 2). Si bien, no se realizaron los correspondientes análisis de suelo, era de esperar una respuesta considerable producto del buen rendimiento de las gramíneas de invierno. La respuesta a N presentó su máximo en 60 Kg de N por ha, con lo cual se logró en promedio 1000 kg extra de maíz.

Tabla 2: Rendimiento del cultivo de maíz de segunda en función de la fertilización con nitrógeno.

 

La fertilización con fósforo (DAP) presentó el mayor impacto sobre el rendimiento del maíz de segunda (Tabla 3).

Tabla 3: Rendimiento del cultivo de maíz de segunda en función de la fertilización con fósforo.

 

La densidad de siembra afectó el rendimiento del maíz en forma moderada, con una respuesta significativa hasta las 40.000 pl.ha-1. Esto es esperable por el nivel de rendimiento alcanzado y demuestra que un ciclo de maíz muy corto tiene la capacidad de lograr una espiga de alto peso.  La densidad de 22000 pl.ha-1 alcanzó los 200 g por espiga (tabla 4).

Tabla 4: Rendimiento del cultivo de maíz de segunda en función de la densidad de siembra.

 

El cultivo antecesor afectó considerablemente el rendimiento del maíz de segunda. Como era de esperar se presentó el mayor rendimiento sobre antecesor arveja (Tabla 5). El cultivo de maíz sobre arveja se inició en condiciones óptimas similares a las de un antecesor vicia de cobertura. En cambio, el buen rendimiento de los antecesores gramíneas de invierno condicionaron al maíz. El cultivo más agresivo fue la avena por la gran cantidad de camadas de guachos que compitieron con el maíz, incluso durante el llenado de granos se reestablecieron. El buen rendimiento de la avena estuvo acompañado de un considerable desgrane lo que resultó un condicionante para el manejo apropiado del cultivo de maíz.

Tabla 5: Rendimiento del cultivo de maíz de segunda en función del antecesor.

 

La fertilización con nitrógeno interactuó con el antecesor (Tabla 6). Es decir, si bien sobre antecesor arveja el maíz respondió a la aplicación de N, con antecesor candeal y avena manifestó un estrés nitrogenado considerable. La fertilización con 60 kg.ha-1 de nitrógeno elevó el rendimiento en 1700 kg.ha-1.

Tabla 6: Rendimiento del cultivo de maíz de segunda en función del antecesor y  fertilización con nitrógeno.

 

Consideraciones finales:

Este trabajo es exploratorio y no se realizó con todo el rigor que corresponde para efectuar  recomendaciones de fertilización. La elevada respuesta a la fertilización fosforada como a la nitrogenada en los antecesores gramíneas es un dato a considerar para cuando se realice este cultivo. En campañas previas la respuesta a nitrógeno en maíz de segunda sobre gramíneas de invierno resultó significativa pero alcanzó un plateau en dosis de 40 Kg.ha-1 de N. Para cultivos de maíz de 5000 kg.Ha-1 deberíamos considerar un nivel de 110 Kg.ha-1 de N sumando el N provisto por el suelo y por el fertilizante. Además, el nivel de fertilización con N aplicado en los cultivos antecesores de fina así como las condiciones de llenado son aspectos que deben considerarse en la toma de decisiones. 

Con el cultivo de arveja como antecesor se cubrirían las necesidades del maíz, producto del aporte por fijación biológica de N que efectúa y por sus rastrojos remanentes ricos en N y de rápida disponibilidad para el cultivo siguiente en la rotación.

 
Autor/es
¿Desea opinar en esta discusión sobre: Aproximación a la fertilización en maíz de segunda ?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
Para opinar en esta discusión es necesario formar parte de la comunidad de Engormix
Publicar opinión
Servicios Profesionales
Juan Luis Vargas Fajardo Juan Luis Vargas Fajardo
Houston, Texas, Estados Unidos de América
Ing. Agrón. Nelson Sánchez Riverón Ing. Agrón. Nelson Sánchez Riverón
Philadelphia, Pennyslvania, Estados Unidos de América
Rene Quintero Rene Quintero
Miami, Florida, Estados Unidos de América
-no name- -no name-
Mountain View, California, Estados Unidos de América
 
   | 
Copyright © 1999-2017 Engormix - All Rights Reserved