Engormix
Ingresar o registrarme
Engormix.com

La alimentación de los cerdos

Publicado el:
Autor/es:
(10394)
(49)

Mientras que en el mundo es la carne con mayor volumen de producción (alrededor de cien millones de toneladas/año, de las cuales poco más de la mitad se producen en China), seguida de la carne aviar (72 millones) y de carne vacuna (60 millones) en la República Argentina durante 2007 se han producido 3,2 millones de toneladas equivalentes a res con hueso de carne vacuna, contra 272 mil toneladas equivalentes a res con hueso de carne porcina. La principal explicación de esta inversión de cifras se encuentra en los hábitos de consumo de la población: mientras en el mundo (excepto para los musulmanes y judíos) el consumo anual por habitante de carne de cerdo ronda los 65 kg en Argentina se llegó en el 2007 a un consumo aparente de 7,85 kg/hab/año. En el caso de la carne vacuna sucede exactamente lo contrario: el consumo promedio mundial para 2007 se ha estimado en 100,80 kg/hab/año de carne de cerdo, 59,52 kg/hab/año de pollo y 52,64 kg/hab/año de carne vacuna. 

Ese hábito tan marcado de consumo de la carne vacuna es lo que la convierte en un alimento inelástico y con baja posibilidad de sustitución, con lo que los esfuerzos que deben hacerse para tratar de incrementar el consumo de carne fresca porcina son muy importantes.
















LA  ALIMENTACION  DE
 LOS LECHONES

Los lechones son híbridos que pesan 1.0-1.5 kg al nacimiento y se destetan a las 3-4 semanas con 5-7 kg; a continuación se recrían hasta las 10 semanas, edad en la que alcanzan los 20-25 kg y comienza la fase del cebo. 

INDICES DE LECHONES 

                                                                                                       Normal       Objetivo
Cría: 
Edad al destete (semanas)   ............. ................................ 3-4                      4

Índices al destete: 
      consumo de pienso (g/d) .............................................40-75               150 
      velocidad de crecimiento (g/d).......................................250-350           500 
      peso (kg).................................................................. 5-7                  10 

 
Índices medios durante la cría: 
      consumo de pienso (g) ................................................. 300-600         1250 
      velocidad de crecimiento (g/d) .........................................200-250          325 

Recría: 
Edad al final de la recría (semanas) ...........................................10                9


Índices al final de la recría: 
      consumo de pienso (g/d) .................................................... 1100          1400 
      velocidad de crecimiento (g/d)................................................500            650 
      peso (kg) ...........................................................................25              30 


Índices medios durante la recría: 
      consumo de pienso (kg) ........................................................ 27              28 
      velocidad de crecimiento (g/d) ................................................ 425            575 
      IC (kg pienso/kg engordados)  ................................................. 1.4             1.4

 

LAS CAUSAS NUTRICIONALES DE LA MORTALIDAD PERINATAL DE LOS LECHONES

Es habitual una mortalidad del 10-15% de los lechones durante los 3 primeros días de vida debido a una hipoglucemia, que se traduce en hipotermia, convulsiones y muerte de los lechones; los lechones muertos tienen el estómago vacío. La causa de la hipoglucemia es una insuficiente ingestión de leche, bien porque la madre no produce suficiente leche (agalactia), bien porque la camada es demasiado grande, bien porque el lechón no sabe ó no puede mamar; la agalactia de la madre suele ser la principal causa de la hipoglucemia de los lechones. La glucogénesis no comienza a ser importante hasta la segunda semana de edad, por lo que la supervivencia de los lechones va a depender en muchas ocasiones de sus reservas corporales de glucógeno y grasa, que a su vez dependen del peso con que nacen; estas reservas son muy bajas, particularmente en los lechones que nacen con un peso inferior a 1.0 kg; de hecho, más de la mitad de los lechones que pesan menos de un kilo al nacimiento suelen morir, y los que sobreviven tienen un mal crecimiento. 

La prevención de la hipoglucemia se basa en la comprobación de que cada lechón sabe y puede mamar (se pueden hacer adopciones de lechones por cerdas que hayan tenido camadas pequeñas), así como en la colocación de un foco de calor que reduzca las necesidades metabólicas de glucosa ya que en ambientes fríos el consumo metabólico de glucosa es muy elevado para mantener la temperatura corporal (la temperatura óptima para el bienestar de los lechones desde el nacimiento hasta el destete es de 30-35 ºC); finalmente, para evitar la muerte de los lechones de menor peso, es conveniente complementar a estos lechones con preparados comerciales a base de calostro y leche. El tratamiento de los lechones que presentan hipoglucemia consiste en el suministro intraperitoneal de soluciones de glucosa al 5%. 

Por otra parte, las reservas de hierro de los lechones recién nacidos son muy escasas; debido a la elevada velocidad de crecimiento, las necesidades de hierro del lechón son 6-8 mg diarios. La leche de todas las especies es pobre en hierro; la leche de la cerda aporta aproximadamente 1 mg diario de hierro a cada lechón, por lo que es preciso un aporte externo de hierro. En caso de no aportarse hierro, a los 14-21 días de edad se manifiesta una anemia ferropénica, con lechones débiles, pálidos e inmóviles, respiración dificultosa y espasmódica (ronquido), pelo áspero, falta de apetito y con diarrea pálido-amarillenta; muchos lechones mueren a las 4-6 semanas de edad ya que la anemia reduce la producción de anticuerpos y por tanto la resistencia a infecciones; la velocidad de crecimiento de los que sobreviven es baja. 

Para prevenir la anemia ferropénica se suministra intramuscularmente una dosis de 100-150 mg de hierro-dextrano a los lechones de 2-4 días de edad; la absorción del hierro depositado en el tejido muscular suele ser lenta y los efectos del tratamiento son duraderos. También se pueden incluir quelatos férricos de aminoácidos, cuyo hierro tiene una alta digestibilidad, en los piensos de los lechones lactantes. Tras el destete, las materias primas de los piensos ya aportan suficiente hierro; no obstante, el cobre (que se incluye en cantidades importantes en los piensos de cerdos debido a su efecto como promotor del crecimiento) interfiere la absorción de hierro.

Finalmente, las sustancias indeseables contenidas en los piensos de las reproductoras pueden pasar a la leche (por ejemplo las micotoxinas), provocando diversos efectos insidiosos en los lechones.

EL DESTETE DE LOS LECHONES

Desde el punto de vista económico sería deseable destetar al lechón tan pronto como fuera posible, a fin de aumentar el número de partos anuales por cerda (la cerda en lactación no queda cubierta); otra ventaja del destete precoz es que no se desgastan tanto las hembras. No obstante, existen algunos factores que limitan la precocidad del destete: 
     - el sistema inmunológico del lechón carece de defensas propias hasta las 2-3 semanas de edad, por lo que es preciso que ingiera las inmunoglobulinas contenidas en el calostro (inmunoglobulinas G y M que se absorben) y en la leche materna (inmunoglobulinas A que actúan a nivel intestinal previniendo el desarrollo de E. coli: las diarreas producidas por E. coli suelen ser fatales para los lechones). 
     - el aparato digestivo del lechón no segrega una cantidad adecuada de enzimas (amilasa y proteasas) ni de ácido clorhídrico hasta las 5-6 semanas de edad; como consecuencia los lechones no digieren bien ni el almidón ni las proteínas vegetales. 
     - además, es preciso un mínimo de 2-3 semanas postparto para que el útero de la cerda se recupere y pueda gestar de nuevo una camada; como consecuencia, el porcentaje de cerdas que quedan cubiertas en el primer celo postdestete es mayor en el caso de destetes a las 4 semanas que cuando se desteta a las 3 semanas. 

Actualmente se tiende a destetar a las 4 semanas, consiguiéndose así un mayor peso de los lechones destetados y por tanto una menor incidencia de diarreas postdestete, a la vez que se consigue un mayor éxito en las cubriciones realizadas durante el primer celo postdestete. 

 

LOS ASPECTOS NUTRICIONALES DE LA DIARREA POSTDESTETE

Una vez destetados, los lechones son reagrupados en lotes homogéneos. Los efectos del destete son tremendos para el lechón debido tanto al cambio de alimentación, como al cambio de ambiente. Por estos motivos, es habitual una mortalidad del 10-15% de los lechones tras el destete. 

Durante la semana siguiente al destete el lechón se convierte en un animal potencialmente diarreico ya que aún no digiere bien el almidón ni las proteínas vegetales. La etiología de la diarrea postdestete es múltiple: 


     - diarrea debida a una respuesta inmune: las proteínas vegetales pueden actuar como antígeno a nivel del intestino delgado, provocando una respuesta inmune que lleva asociada una inflamación de la mucosa intestinal (enteritis). 


     - diarrea osmótica: cuando el alimento es mal digerido, una gran parte pasa al intestino delgado sin digerir; el acumulo de alimento en el intestino delgado provoca un aumento de la osmolaridad, y por tanto una mayor salida de agua hacia la luz intestinal, lo que da lugar a una diarrea osmótica que provoca una deshidratación del lechón. 


     - diarrea fermentativa: las proteínas no digeridas llegan al intestino delgado, donde son desaminadas; el amoniaco liberado de los aminoácidos incrementa el pH intestinal, favoreciendo la proliferación de enterobacterias, principalmente Escherichia coli (colibacilosis), Salmonellas, Staphylococcus y en ocasiones Clostridium perfringens (enterotoxemia). Estos microorganismos decarboxilan aminoácidos produciendo poliaminas tóxicas (cadaverina, putrescina, histamina, etc) que dan lugar a síntomas nerviosos; además, estas toxinas irritan la mucosa intestinal, provocando enteritis; finalmente, la histamina (es un vasodilatador) provoca la aparición de edemas en párpados, cuello y orejas (enfermedad de los edemas). La mayoría de los lechones afectados mueren, y los que se recuperan van a tener un mal crecimiento. 

Las dos causas principales de la diarrea postdestete son: 

     - el consumo excesivo de pienso que causa una sobrecarga de un sistema digestivo inmaduro: el lechón que no se ha habituado al consumo de alimento sólido durante la lactancia rechaza el pienso durante las primeras horas postdestete, pero tras unas horas sin ingerir alimento el hambre le impulsa a una sobreingestión de pienso que sobrecarga su aparato digestivo, por lo que se digiere mal y una buena parte del alimento ingerido pasa sin digerir al intestino. 


     - el consumo de pienso con una alta proporción de proteínas vegetales, que son mal digeridas. 

La prevención de la diarrea postdestete se basa en un correcto manejo de la alimentación de los lechones hasta que alcanzan los 10 kg.

 

EL MANEJO DE LA  ALIMENTACION  DE LOS LECHONES.

Los lechones, como todos los mamíferos, se alimentan durante los primeros días de vida exclusivamente con la leche materna; por lo tanto, cuanto mayor es la disponibilidad de leche, mayor será el crecimiento del lechón. La cantidad de leche que produce la cerda depende básicamente de la alimentación que recibe, como se verá más adelante; además, el tamaño de la camada es otro factor que determina en gran medida la disponibilidad de leche para cada lechón. 

Además de leche, al lechón se le debe suministrar pienso de iniciación  hasta que alcanza los 10 kg de peso (esto es, durante la lactación y la semana posterior al destete). La ingestión de un pienso iniciación desde la primera semana de edad, con carbohidratos y proteínas vegetales de alta calidad que no provoquen sobrecargas digestivas, estimula el desarrollo del sistema digestivo del lechón, con lo que se minimiza la incidencia de los trastornos digestivos propios del postdestete. 

Los lechones que disponen de pienso iniciación desde los 7 días de edad y se destetan a las 4 semanas tienen tiempo suficiente para consumir más de 600 g de pienso a lo largo de la lactación y, con piensos de calidad y un buen manejo, en el momento del destete pueden estar consumiendo más de 85 g diarios. Esta alta ingestión, además de favorecer el desarrollo digestivo, provoca una adaptación ó tolerancia inmunitaria a los antígenos vegetales, por lo que en el momento del destete no ocurren reacciones de hipersensibilidad que se suelen traducir en enteritis y diarreas. Para conseguir esta alta ingestión el pienso ha de ser de muy buena calidad y ser suministrado varias veces al día y en pequeñas cantidades para que esté fresco y limpio. También es interesante ofrecer al lechón, además de pienso de iniciación, pienso en papilla (en la proporción 1 kg de pienso mezclado con 1 litro de agua ó leche reconstituída), ya que la papilla es más apetecible que el pienso sólido; la papilla se suministras 2-3 veces al día y se mantiene durante unos 5-15 minutos para mantener su apetecibilidad. 

El lechón siempre reduce la ingestión de pienso tras el destete, de tal manera que el crecimiento se detiene durante la semana siguiente al destete debido a la falta de la leche materna. Para potenciar el consumo tras el destete, se debe continuar utilizando el pienso iniciación hasta las 5 semanas de edad en que se alcanzan los 10 kg, lo que asegura una alta ingestión de pienso (unos 250 g el día siguiente del destete para superar los 500 g diarios a los 35 días de edad) que mantenga un crecimiento razonable sin provocar sobrecargas digestivas.

A partir de las 5 semanas de edad se introduce gradualmente el pienso de recría; la introducción gradual se consigue suministrando durante una semana mezclas de los piensos iniciación y recría (el primer día un 85% de iniciación y un 15% de recría , para finalizar el séptimo día con el 100% de recría); el pienso de recría se utiliza hasta los dos meses y medio (10 semanas) de edad, en que los lechones alcanzan los 25 kg y comienzan la fase de cebo. 

Los lechones han de disponer de agua frecuentemente desde la primera semana de edad; en el momento del destete ingieren más de 500 g diarios de agua, y al final de la recría unos 6 litros diarios. La temperatura ambiente óptima durante la recría varía desde 30 ºC al destete hasta 20 ºC al final de la recría. 

En definitiva, la alimentación de los lechones tiene dos objetivos: maximizar la velocidad de crecimiento y minimizar la incidencia de diarreas; estos dos objetivos son incompatibles cuando se utilizan piensos de mediana calidad. En todo caso, cuando no se utilizan piensos de alta calidad, el objetivo principal ha de ser el de minimizar la incidencia de diarreas, restringiendo el pienso a unos 75-85 g durante los primeros días postdestete, y posteriormente, de acuerdo con el aspecto sanitario de los cerdos, se aumenta la cantidad ofrecida hasta el suministro frecuente.

 
 LOS PIENSOS DE LECHONES 

Para formular piensos de lechones es tan importante ajustarse a las limitaciones relativas a los porcentajes de inclusión de materias primas, como respetar las normas del contenido en nutrientes; estos piensos suelen molerse muy fino (< 1 mm) y granularse a 1.0-2.0 mm, ó mejor extrusado, ya que los tratamientos térmicos gelatinizan el almidón y desnaturalizan las proteínas, mejorando su digestión; además, los tratamientos térmicos reducen la formación de polvo y mejoran la apetecibilidad del pienso.

Las materias primas que se suelen utilizar en la elaboración de los piensos de lechones son subproductos lácteos (sobre todo leche desnatada), maíz y harina de pescado; además, estos piensos incluyen torta de soja y un 5-10% de oleínas para aumentar el contenido energético, mejorar la palatabilidad, y reducir la formación de polvo. 

En los piensos de lechones es fundamental añadir ciertos aditivos para conseguir los dos objetivos básicos en esta fase:

una alta ingestión de pienso y al mismo tiempo evitar sobrecargas digestivas que den lugar a una proliferación bacteriana causante de diarreas. En concreto, se suelen utilizar los siguientes aditivos: 


     a) para mejorar la ingestión se incluyen aromatizantes y saborizantes: se utilizan productos  naturales  azúcar, neohesperidina y sacarinatos. 


     b) para mejorar la digestibilidad se incluyen los siguientes aditivos: 
          - acidificantes, ya que la secreción de ácido clorhídrico en el estómago es escasa hasta las 5-6 semanas de edad, y por lo tanto no se consigue un pH óptimo para la activación del pepsinógeno. A este respecto cabe señalar que la caseína de la leche precipita formando coágulos, por lo que permanece bastante tiempo en el estómago y se facilita su digestión aunque el pH de activación del pepsinógeno no sea el óptimo; no obstante, las proteínas vegetales y de harinas de pescado (además de tener un efecto tampón que impide la disminución del pH) no precipitan, siendo rápido su tránsito digestivo y por lo tanto son mal digeridas. En definitiva, mientras que la proteína láctea es bien digerida con un pH gástrico 4.0, la digestión de las proteínas vegetales necesita un pH 2.0-3.0.


         - arcillas (en particular sepiolita) para reducir la velocidad del tránsito digestivo; además, la sepiolita es un aglomerante que facilita la consistencia del gránulo. 


          - emulsionantes para facilitar la solubilidad de la grasa en los jugos digestivos y mejorar su digestión; obviamente, en los piensos de lechones se han de utilizar grasas de calidad con un alto contenido en ácidos grasos insaturados. 
          - enzimas, en particular amilasa y proteasas, ya que su secreción es escasa. 

Para limitar el desarrollo de enterobacterias: 
          - un antibiótico que actúe a nivel intestinal, ya que en los sistemas intensivos de explotación porcina es difícil mantener un alto nivel sanitario debido a la elevada concentración de animales en un espacio limitado, a pesar del correcto manejo y de los programas de vacunación.
         - probióticos que compiten con las bacterias patógenas por la colonización del intestino; no obstante, los antibióticos pueden afectar la viabilidad de los probióticos. 
          - fructoligosacáridos que no se digieren en el intestino delgado y sirven como sustrato energético para el desarrollo intestinal de bacterias probióticas. 
          - acidificantes protegidos que lleguen a los tramos finales del intestino delgado sin absorberse en el estómago ni en los primeros tramos intestinales, ya que la reducción del pH intestinal dificulta el desarrollo de enterobacterias. 
          - sulfato de cobre, ya que que el cobre a altas concentraciones interfiere el crecimiento intestinal de enterobacterias. No obstante dosis elevadas de cobre provocan una acumulación tóxica (para el cerdo y para el consumidor) en el hígado; además, existe un límite de inclusión (máximo 175 ppm de cobre, equivalente a 700 ppm de sulfato de cobre pentahidratado) para reducir el impacto medioambiental del cobre excretado en las heces. 
          - óxido de zinc (máximo legal 250 ppm de zinc, equivalentes a 310 ppm de óxido de zinc), ya que el zinc también interferiere el desarrollo de enterobacterias.


Los piensos de lechones también llevan ciertos aditivos tecnológicos, como antioxidantes  (en particular vitamina E) y aglomerantes (la sepiolita, además de su función aglomerante, mejora la digestibilidad del pienso; no obstante, los piensos que se van a extrusados no necesitan aglomerantes); además, los acidificantes añadidos a los piensos tienen efecto antifúngico. 

Actualmente se está estudiando el efecto de otras sustancias como los compuestos de zinc para prevenir la queratosis, ó la niacina para prevenir la acumulación de grasa en el hígado. Finalmente, también se está estudiando el efecto de la adición de concentrados de inmunoglobulinas (obtenidos de calostro de vaca ó de sangre de cerdo en el matadero) que actúan a nivel intestinal dificultando el desarrollo de enterobacterias.

PIENSOS DE LECHONES 

                                                        Iniciación                Recría
                                                   Normal   Optimo     Normal   Optimo
Nutrientes:
MJ ED/kg                                     15.0         16.0           14.5        15.0 
% PB                                             20.0         22.5           18.0        20.0 
% Grasa                                          7.5         10.0             7.0          8.0 
% Fibra bruta                                 3.0          2.0             4.0          3.0 
% Lisina                                         1.4           1.7             1.2         1.4 
% Metionina+cistina                    0.7          0.8             0.6         0.7 
% Treonina                                    0.8          0.9             0.7         0.8 
% Triptófano                                 0.2          0.3             0.2         0.2 
% Calcio                                         0.9          1.0             0.8         0.9 
% Fósforo disponible                  0.5          0.6             0.4         0.5 
% Sodio                                         0.1          0.1             0.1         0.1 
% Acido linoleico                        0.1          0.1             0.1         0.1 

Límites de inclusión de ingredientes:
Leche descremada                            25-60                        5-20 
Suero en polvo                                   0-20                         0-20 
Maíz, Trigo                                        20-40                       40-60 
Melazas                                                0-5                           0-5 
Torta de soja                                       5-10                       10-15 
Harina de pescado                            10-15                        5-10 
Oleínas                                                  5-10                        5-10

Ejemplos de piensos de lechones:
Materias primas
Leche desnatada                                    43                          20 
Maíz                                                         25                          47 
Torta de soja                                          10                          15 
Harina de pescado                                10                             6 
Oleínas                                                      5                            5 
Grasa rumiante                                         2                            2 
Carbonato cálcico                                   -                             0.15 
Fosfato bicálcico                                     -                            0.85 
Sal                                                              -                            - 
Ingredientes complementarios
Corrector vitamínico-mineral                 0.5                         0.5 
Lisina                                                        -                             0.20 
Aditivos
Acidificante                                             2.0                         1.5 
Arcillas                                                     2.0                         1.5 
Antioxidante                                            Sí                           Sí 
Saborizante                                              Sí                           Sí 
Emulsionante                                           Sí                          Sí 
Enzimas                                                    Sí                          Sí 
Probióticos                                              Sí                          Sí 
Antibiótico                                              Sí                          Sí 
Sulfato de cobre                                     Sí                          Sí

 

EL CEBO DE LOS CERDOS

El cebo de los cerdos consta de dos periodos, el de crecimiento desde los 2.5  hasta los 4 meses, y el de acabado desde los 4 meses hasta el sacrificio con casi 6 meses de edad, en que alcanzan los 95-100 kg (75 kg a la canal). La velocidad de crecimiento diario durante el cebo de las razas utilizadas habitualmente se puede estimar de forma aproximada como: g/d = 350 + 6.5 x PV.

 INDICES DE CERDOS 

Crecimiento: 
Edad al comienzo del periodo (semanas)         10 
Peso al comienzo del periodo (kg)                    25 
Edad al final del periodo (semanas)                  17 
Índices al final del periodo: 
         consumo de pienso (kg/d)                       1.75 
         velocidad de crecimiento (g/d)                700 
         peso (kg)                                                    55 


Índices medios durante el crecimiento
         consumo de pienso (kg)                            65 
         velocidad de crecimiento (g/d)                600 
         IC (kg pienso/kg engordados)                2.25 

Acabado: 
Edad al final del periodo (semanas)                  24 


Índices al final del periodo: 
       consumo de pienso (kg/d)                          3.0 
       velocidad de crecimiento (g/d)                  950 
       peso (kg)                                                     95 


Índices medios durante el acabado: 
       consumo de pienso (kg)                             110 
       velocidad de crecimiento (g/d)                  825 
       IC (kg pienso/kg engordados)                  2.75

 LA CALIDAD DE LA CANAL

La inmensa mayoría de los cerdos cebados son híbridos fornido obtenidos mediante programas de selección y cruzamiento de razas puras; un inconveniente de los cerdos superfornidos es que la carne contiene poca cantidad de pigmentos liposolubles (que dan sabor), además de ser exudativa (ya que el tejido muscular retiene mucha agua). 

Con los piensos habituales, la proporción media entre deposición de músculo y deposición de grasa en las razas actuales es de 75/25 a los 25 kg y disminuye progresivamente a 70/30 a los 50 kg, 65/35 a los 75 kg, hasta llegar a 60/40 a los 100 kg. Por otra parte, el crecimiento del hueso y del contenido gastrointestinal representa el 10-15% del crecimiento diario.

MODELO SIMPLIFICADO PARA LA ESTIMACION DEL CRECIMIENTO 

El crecimiento diario se puede estimar como: gramos diarios = 350 + 6.5 x PV 
 - el crecimiento del hueso y la acumulación de contenido gastrointestinal se estima como: 
             gramos diarios = 0.125 x Crecimiento total 
- la acumulación de carne se calcula como: 
             gramos  diarios = Crecimiento total - Crecimiento de hueso y gastrointestinal 
 - la acumulación de grasa se estima como: 
             gramos  diarios = [0.2 + (0.002 x PV)] x Acumulación de carne 
- la acumulación de músculo se calcula como: 
             gramos  diarios = Acumulación de carne - Acumulación de grasa 


Ejemplo:

El crecimiento medio diario de los cerdos de diferentes pesos es: 


- cerdos de 25 kg: 510 g/d, de los cuales 335 g de músculo, 110 g de grasa y 65 g de otros 
- cerdos de 50 kg: 675 g/d, de los cuales 415 g de músculo, 175 g de grasa y 85 g de otros 
- cerdos de 75 kg: 710 g/d, de los cuales 480 g de músculo, 255 g de grasa y 105 g de otros 
- cerdos de 100 kg: 1.000 g/d, de los cuales 525 g de músculo, 350 g de grasa y 125 g de otros

 

Además de la cantidad de grasa, la calidad de la carne también está determinada por la calidad de la grasa depositada; para reducir la deposición de grasa insaturada en la carne, se limita la inclusión de algunas materias primas (maíz, oleaginosas, harina de pescado) al final del cebo; también se limita el contenido en grasa de los piensos para provocar una síntesis de grasa endógena saturada. 

En Europa se castra, en ocasiones, a los machos que se utilizan para obtener panceta ahumada (se ceban hasta los 120-130 kg) debido al olor sexual de su carne, ya que acumulan escatol (es un producto de la fermentación intestinal del triptófano) y 5-a-androsterona en la grasa; además al final del cebo muestran cierta líbido sexual (lo que complica el manejo). Los machos castrados depositan más grasa que las hembras, y estas más que los machos, por lo que la ganancia diaria de peso y el índice de conversión es mejor en machos que en hembras, y en estas mejor que en machos castrados. 

 

LAS NECESIDADES ENERGETICAS Y PROTEICAS

En la alimentación de cerdos se utiliza la energía digestible como unidad de valoración tanto de las necesidades como del valor energético de los alimentos; la digestibilidad de la energía de las raciones habituales de cerdos oscila entre 80-90%, dependiendo de los ingredientes utilizados. No obstante, se puede utilizar la energía metabolizable, admitiéndose en general la conversión EM = 0.95 x ED, ya que las pérdidas gaseosas debidas a las fermentaciones intestinales suponen alrededor del 1% de la ED ingerida, y las pérdidas de energía en la orina alrededor de un 4%; sin embargo, las pérdidas gaseosas pueden ser mayores cuando se incluye bastante fibra en la ración (caso de los cerdo reproductor  y cerdas gestantes), y las pérdidas en la orina dependen de la intensidad de las desaminaciones. 

Las necesidades energéticas y proteicas dependen del peso, del desarrollo muscular, de la acumulación de grasa y de la temperatura ambiente. Los animales más magros pueden utilizar eficientemente dietas con un alto contenido proteico, mientras que los cerdos poco selectos desaminan gran parte de la proteína ingerida ya que no tienen potencial genético para almacenarla en forma de aminoácidos; por el contrario, un déficit proteico durante la comida  provoca un menor crecimiento y una mayor deposición de grasa. La digestibilidad aparente media de la proteína de los piensos utilizados habitualmente en la alimentación de los cerdos es del 75-85%, mientras que la digestibilidad real es del 80-90% y la digestibilidad ileal el 70-80%. Con las raciones habituales basadas en cereales y torta de soja, el aminoácido limitante suele ser la lisina, seguido de treonina y metionina, y finalmente el triptófano: cuando este tipo de raciones se formulan para que aporten un nivel adecuado de lisina se suele asegurar un aporte suficiente del resto de aminoácidos esenciales. 


MODELO SIMPLIFICADO PARA LA ESTIMACION DE LAS NECECESIDADES DE NUTRIENTES

ENERGIA 

Mantenimiento: 
   325 kJ EN/kg PM 
         k = 0.70-0.75
   450 kJ EM/kg PM 
        m = 0.975 
   460 kJ ED/kg PM 
Termogénesis: 
   La temperatura óptima para el engorde de cerdos es 17 ºC; por cada ºC por debajo de esta temperatura, las necesidades energéticas diarias aumentan en 12 kJ ED/kg PM 
Crecimiento: 
39.5 kJ EN/g triglicérido 23.5 kJ EN/g proteína
         k = 0.75                             k = 0.525 
52.5 kJ EM/g triglicérido 45 kJ EM/g proteína 
         m = 0.975                             m = 0.95 
55 kJ ED/g triglicérido     50 kJ ED/g proteína 

k = EN/EM = eficacia media de utilización de la EM: la eficacia es mayor en cerdos jóvenes (de 25 a 50 kg) que en al final de engorde (de 75 a 100 kg). 
m = EM/ED = eficacia media de metabolización de la ED 

PROTEINA 

Mantenimiento: 
   1.25 g Proteína neta ó ideal/kg PM 
          k = 0.65
   2.0 g Aminoácidos biodisponibles/kg PM 
         d = 0.75 
   2.5 g PB/kg PM 
Crecimiento: 
   1.0 g Proteína ideal/g proteína almacenada 
          k = 0.65
   1.5 g Aminoácidos biodisp./g proteína
        d = 0.75 
   2.0 g PB/g proteína almacenada 

k = P neta/P biod = proporción media de aminoácidos absorbidos que son utilizados para la síntesis proteica: la eficacia es mayor en cerdos jóvenes (de 25 a 50 kg) que en al final de engorde (de 75 a 100 kg). 
d = Proteína biodisponible/Proteína bruta = digestibilidad ileal media de la PB

 

 

Asumiendo una composición media del músculo del 20-25% de aminoácidos y 75-80% de agua, y de la grasa depositada del 80-85% de triglicéridos y 15-20% de agua: 
- Necesidades de mantenimiento: 450-475 kJ ED y 2.4-2.75 g PB por kg PM 
- Necesidades para la deposición de músculo: 10-12 kJ ED y 0.35-0.50 g PB por g de músculo 
- Necesidades para la deposición de grasa: 45-50 kJ ED por g de grasa 
- Necesidades medias de crecimiento: asumiendo una deposición músculo/grasa de 75/25 al principio del cebo y de 60/40 al final del cebo, las necesidades medias de crecimiento por gramo engordado aumentan desde 15 kJ ED y 0.25 g PB al principio del cebo hasta casi 25 kJ ED y 0.30 g PB al final del cebo.

 

EJEMPLO 

Las características del crecimiento y las necesidades diarias de un cerdo de 60 kg en un ambiente con una temperatura de 10 ºC son: 
a) Características del crecimiento diario: 
- crecimiento diario: 350 + 6.5 x PV = 740 g 
- formación de hueso y acumulación de contenido gastrointestinal: 12.5% x 740 g = 95 g diarios 
- deposición de carne: 740 - 95 = 645 g 
- deposición de grasa: (0.2 + 0.002 x 60) x 645 = 205 g 
- deposición muscular: 645 - 205 = 440 g 
b) Necesidades energéticas diarias: 
460 x 600.75 + 12 x (17 - 10) x 600.75 + (11 x 440 + 47.5 x 205) = 26.5 MJ ED 
c) Necesidades proteicas diarias: 2.65 x 600.75 + 0.45 x 440 = 255 g PB 

Como media, las necesidades energéticas y proteicas diarias de los cerdos en engorde son 15 MJ ED y 150 g PB a los 25 kg, 20 MJ ED y 240 g PB a los 50 kg, 30 MJ ED y 290 g PB a los 75 kg, y casi 40 MJ ED y 360 g PB a los 100 kg. La relación óptima proteína/energía durante el engorde de cerdos disminuye de 10-11 g PB/MJ ED a principio del engorde  hasta 9 g PB/MJ ED al final del engorde, frente a 13-15 g PB/MJ ED en el caso de lechones. El 35-40% de las necesidades energéticas y el 20-25% de las proteicas son para cubrir los gastos de mantenimiento; el nivel de alimentación durante el engorde de cerdos es de 3.0 al principio del engorde y de 2.5 al final. 


LOS PIENSOS DE ENGORDE DE CERDOS

En el engorde de los cerdos se suelen utilizar dos tipos de pienso, uno de crecimiento hasta los 50-60 kg, y otro de acabado hasta el sacrificio. Por facilidad de manejo, en muchas explotaciones porcinas se utiliza un único tipo de pienso (el de crecimiento) durante toda la fase de engorde; no obstante, la utilización de un solo pienso (más proteico que el de acabado) encarece el engorde, y el exceso de proteína puede dar lugar a un ambiente con bastante amoniaco. 

Los piensos de engorde se suelen formular en base a cereales y torta de soja; sin embargo, en los piensos de acabado se limita la inclusión de maíz debido a que contiene una cantidad relativamente importante de ácidos grasos insaturados y además puede colorear la carne debido a su contenido en xantofilas; en los piensos de acabado no se suele incluir harina de pescado para evitar sabores anormales de las carnes. Finalmente, los piensos de engorde suelen contener alrededor de un 5% de fibra para facilitar el peristaltismo intestinal. 

 

La molturación de los ingredientes de los piensos de cerdos es relativamente grosera (5-6 mm) para facilitar la funcionalidad de la fibra; además, la molturación muy fina está relacionada con la aparición de úlceras y paraqueratosis gástricas, así como con una reducción de la ingestión debido a una mayor formación de polvo, a una menor palatabilidad (se forma una pasta en la boca) y a un mayor tiempo de retención del alimento en el aparato digestivo (ya que las partículas finas no estimulan el peristaltismo intestinal, por lo que la velocidad de paso es reducida y el animal tiene sensación de saciedad). 

Respecto a la adición de nutrientes complementarios, estos piensos se suplementan con un 0.10-0.25% de lisina (que suele ser el aminoácido limitante en las raciones de cerdos) y, dependiendo de las materias primas utilizadas, con otros aminoácidos, en particular con 0.05-0.10% de treonina. Además, en los piensos de crecimiento se incluye hasta un 5% de grasa para aumentar la concentración energética y reducir el polvo; en los piensos de acabado no se suele incluir grasa para provocar una síntesis endógena de grasa saturada. 

Además, es fundamental la utilización de un corrector vitamínico de alta calidad, ya que la síntesis intestinal de vitaminas hidrosolubles es mínima en el caso de cerdos en engorde debido a la utilización de antibióticos ó a las enteritis subclínicas; algunos trastornos debidos a deficiencias vitamínico-minerales son: 


   - la paraqueratosis (que se manifiesta en forma de costras en la piel) es debida a un insuficiente contenido en zinc del corrector; el exceso de calcio en el pienso reduce la absorción intestinal de zinc; el exceso de cobre (utilizado como promotor del crecimiento) también interfiere la absorción de zinc. 


   - los piensos con mucho maíz (deficitario en triptófano) pueden provocar deficiencias en niacina, que se traduce en dermatitis y enteritis. 


   - la biodisponibilidad de la biotina es baja en cereales, pudiendo aparecer fenómenos de dermatitis en orejas, cuello y cola, además de úlceras en pezuñas; normalmente los correctores contienen suficiente biotina. 


   - la deficiencia en vitamina E (antioxidante) provoca debilidad muscular y lesiones hepáticas; si se afecta el músculo cardiaco (enfermedad del corazón con aspecto de mora) se manifiesta en la muerte súbita de los cerdos; los correctores suelen contener suficiente vitamina E, así como antioxidantes que evitan la oxidación de la grasa de los piensos. 


   - finalmente, aunque las necesidades metabólicas de cobre son bajas, en los piensos de engorde se añade sulfato de cobre que interfiere el desarrollo de enterobacterias patógenas; el máximo permitido es 175 ppm de cobre (700 ppm de sulfato cúprico pentahidratado) en los piensos de crecimiento y 100 ppm (400 ppm de sulfato) en los de acabado. El arsénico también se ha utilizado como promotor del crecimiento, pero actualmente no está permitido en algunos  (el máximo legal es de 2 ppm); los alimentos de origen marino son mucho más ricos en arsénico que otros alimentos. 

A partir de los 20-25 kg el sistema digestivo de los cerdos ya está perfectamente desarrollado, por lo que los piensos de engorde contienen menos aditivos que los de lechones:


   - los aditivos tecnológicos que se utilizan en estos piensos son conservantes (que también tienen función acidificante en el intestino, reduciendo la proliferación bacteriana), aglomerantes (si el pienso se va a granular) y antioxidantes (la muerte súbita en cerdos de rápido crecimiento debido a lesiones hemorrágicas en el corazón es debida a grasas oxidadas; la adición de vitamina E junto con antioxidantes en piensos con un alto contenido en ácidos grasos insaturados previene la oxidación de estas grasas).


   - respecto a los aditivos mejoradores de la digestión, se suelen añadir ß-glucanasas en los piensos de crecimiento que contienen una alta proporción de cebada; los efectos de los ß-glucanos no son importantes en los cerdos en la fase de acabado . También es cada vez más frecuente la utilización de fitasas para mejorar la utilización del fósforo vegetal. 


   - en los piensos de engorde se puede incluir cualquiera de los antibióticos permitidos para lechones (a dosis menores). Es previsible que a medio plazo se prohíban los antibióticos en los piensos de engorde, ya que sus efectos en esta etapa son pequeños (debido a que el cerdo ya produce inmunoglobulinas que actúan a nivel intestinal); no obstante, la utilización de antibióticos continúa siendo interesante cuando el engorde  se realiza en pobres condiciones sanitarias. 


   - actualmente se está estudiando la utilización de ß-agonistas y de la hormona del crecimiento (PST, porcine somatotropine), que favorecen un mejor crecimiento y la obtención de carnes  más magras y con menos grasa; no obstante, en argentina  no está permitida su utilización. La PST se suministra por inyección diaria (3 mg/d) durante el acabado; actualmente en paises desarrollados  se están estudiando los implantes de PST. Respecto a los ß-agonistas, su efecto práctico está en discusión, ya que al retirarse del pienso, en una semana se deposita una cantidad de grasa equivalente a la que no se había depositado durante el periodo en que se han utilizado; además, los ß-agonistas parecen estar relacionados con una mayor incidencia de lesiones en las pezuñas. Por otra parte, los genotipos actuales son lo suficientemente magros como para hacer innecesaria la utilización de estos aditivos; como alternativa a las hormonas se está estudiando el efecto del cromo: la utilización de 0.5 ppm de quelatos de cromo parece favorecer la secreción endógena de hormona del crecimiento. 


   - finalmente, se está estudiando la adición de un 0.2% de betaína en los piensos de engorde, ya que actúa como donador de grupos metilo, favoreciendo la utilización de ácidos grasos como sustrato energético: como consecuencia, las canales tienen menores depósitos grasos.

 

 

EL MANEJO DEL ENGORDE DE LOS CERDOS

Normalmente los cerdos se alimentan frecuentemente ya que las razas utilizadas no son propensas a producir carnes grasas si no pasan de los 100 kg de peso vivo; además, la alimentación frecuente  facilita el manejo; no obstante, el suministro de 2-4 comidas generosas diarias provoca un aumento de la ingestión de pienso en comparación con el suministro frecuentemente. Los cerdos se suelen engordar  sin separación de sexos. 

La cantidad de pienso ingerida diariamente se puede estimar de dos formas: 


   - como aquella cantidad necesaria para cubrir las necesidades energéticas para mantener un determinado crecimiento: gramos  diarios = Necesidades energéticas/ED 


   - en función del peso metabólico del cerdo: gramos  diarios = 1.20 x PM/ED 

Con los piensos utilizados habitualmente (13-14 MJ ED/kg), el consumo aumenta desde alrededor de 1 kg a los 25 kg, alrededor de 1.5 kg a los 50 kg, casi 2.5 kg a los 75, hasta unos 3 kg a los 100 kg, dependiendo de la concentración energética del pienso y de la temperatura ambiente.

En particular, las altas temperaturas tienen una gran incidencia en el consumo de pienso, ya que los cerdos casi carecen de glándulas sudoríparas para evaporar agua; en general, se considera que por cada grado que aumenta la temperatura por encima de los 20 ºC se reduce la ingestión de pienso en 1 g por cada kg que pese el cerdo (gramos que deja de consumir = (tª - 20) x PV).

 Otros factores que determinan la cantidad ingerida de pienso son la palatabilidad de la ración (se consume mejor la papilla que el pienso seco y pulverulento), la utilización de saborizantes y aromatizantes, la granulación, y la adición de grasa (que provoca un aumento de la ingestión energética). El consumo diario de agua es de unos 5 litros por cada kg de pienso. 

Aunque en general los cerdos se alimentan frecuentemente , en ocasiones se restringen los cerdos con tendencia al engrasamiento, como son los cerdos castrados utilizados para producir panceta ahumada , ó los lotes de hembras (si es que en la explotación se realiza cebo separado de hembras y machos); no obstante, la restricción solamente es interesante cuando el precio de la canal magra obtenida compensa el mayor tiempo que se tarda (2-4 semanas) en alcanzar el peso de sacrificio. La restricción comienza a los 55 kg, y se ofrece solamente el 75% del nivel a voluntad a los machos castrados, y el 95% a las hembras. Un racionamiento alternativo para los cerdos castrados es la alimentación frecuente  con raciones poco concentradas (por ejemplo, 12.0 MJ ED/kg). 

La forma más generalizada de suministrar el pienso a los cerdos en engorde es en harina; no obstante, existe una tendencia a suministrar el pienso granulado, ya que el granulado reduce el desperdicio de pienso en el comedero (alrededor del 10-15% del pienso en harina es desperdiciado por los cerdos, frente a menos del 5% del pienso granulado), reduce la formación de polvo, y mejora la ganancia de peso y el índice de conversión. 

En algunas explotaciones se suministra el pienso en forma de papilla (2-3 partes de agua por una de pienso); este método es particularmente interesante en zonas de elevadas temperaturas en las que los cerdos tienden a consumir poco pienso seco. El principal inconveniente de la alimentación en papilla es que precisa instalaciones (tuberías) especiales de distribución. La alimentación en papilla mejora el índice de conversión, así como la velocidad de crecimiento y la calidad de la canal; también aumenta el consumo (es más palatable) y reduce las pérdidas de pienso y la formación de polvo. La papilla no se suministra frecuentemente  ya que el pienso rechazado fermentaría rápidamente en el comedero, pudiendo provocar trastornos digestivos; por este motivo se distribuye 4-5 veces al día, y después de cada suministro se deben lavar las tuberías de distribución. La cantidad de papilla suministrada es de unos 3 litros diarios a los 25 kg, y se aumenta progresivamente hasta llegar a los 10-11 litros diarios al final del engorde. También se puede utilizar papilla en la alimentación de sementales y reproductoras, ya que favorece la sensación de saciedad. 

En algunas explotaciones pueden aparecer casos de mordeduras de cola y orejas, así como peleas y lesiones. El canibalismo tiene una etiología multifactorial, pero siempre se desencadena por un estado de estrés (por ejemplo, hacinamiento, espacio escaso de comederos, calor, reagrupamiento de lotes, etc); algunas causas nutricionales pueden ser el cambio brusco de ración, la falta de fibra, la falta de proteína, el desequilibrio de aminoácidos, etc.

Finalmente, en ocasiones la aparición de trastornos respiratorios (producidos por Pasteurella, Bordetella, etc) y de rinitis atrófica está relacionado con el polvo y el exceso de amoniaco en el ambiente. Por otra parte, el calor y el estrés suelen ser causas frecuentes de diarreas.

LA ALIMENTACION DE LAS HEMBRAS DE REPOSICION

tradicionalmente cada explotación recria sus propios animales de reposición, (pertenecientes normalmente que realizan los programas genéticos de selección.

Las futuras reproductoras alcanzan la pubertad a los 90-100 kg (7 meses), y se cubren al segundo ó tercer celo (120-130 kg, 8-9 meses). 

Por facilidad de manejo, las cerdas de reposición se suelen alimentar frecuentemente; en el momento de la copulación es deseable que estén ligeramente engrasadas (pero no demasiado), para lo que es conveniente utilizar un pienso con unas moderadas concentraciones energética y proteica (por ejemplo, un pienso de gestación) desde los 25 kg hasta la copulacion; en todo caso, se debe contrastar el peso de los futuros reproductores con el estandar de la raza, procurando conseguir una velocidad de crecimiento media de unos 700 g diarios desde los 25 kg hasta la copulacion. Si ha sido necesario racionarlas ligeramente a partir de los 75-100 kg de peso para evitar que se engrasen demasiado, el pienso se suministra frecuentemente desde 15 días antes de la copulacion, consiguiéndose así una mayor tasa de ovulación y por lo tanto un mayor tamaño de la camada. 


LA  ALIMENTACION DE
LAS REPRODUCTORAS

La duración de la gestación de las cerdas es de 3 meses, 3 semanas y 3 días (115 días). Tras el parto, las reproductoras se mantienen en lactación durante 4 semanas, cubriéndose de nuevo a los 15-20 días del destete (aunque con un manejo óptimo se pueden cubrir a los 5-10 días), siendo lo normal obtener 2.0-2.5 camadas anuales de 8-10 lechones. Los rendimientos medios de las explotaciones son de unos 15-20 cerdos sacrificados por cerda y año, aunque las mejores explotaciones llegan a superar los 25 cerdos por reproductora; dependiendo de la productividad de la explotación, el índice de conversión es de 60-80 kg de pienso consumido por la cerda por cada lechón destetado. 

Las reproductoras se mantienen durante 5-6 partos, sacrificándose con unos 250 kg; la principal causa de la eliminación de cerdas y cerdos reproductores  son los problemas de patas por suelos duros abrasivos y un exceso de peso; un buen manejo de la alimentación y la complementación de los piensos con biotina favorecen la integridad de las pezuñas. 


LA ALIMENTACION DE
LAS CERDAS EN GESTACION

Las cerdas continúan creciendo durante las gestaciones, ganando 35-40 kg durante la primera gestación, unos 25 kg durante las dos siguientes gestaciones, y unos 10-15 kg durante las siguientes. Además, las cerdas en gestación también ganan peso debido al desarrollo uterino, que al final de la gestación pesa unos 20 kg (10 kg los fetos y otros 10 kg la placenta y los fluídos). 

Las necesidades energéticas y proteicas de las cerdas en gestación se pueden estimar mediante el método factorial; por comodidad, las necesidades de los animales adultos se pueden expresar en función del peso vivo, en lugar de en función del peso metabólico. Las necesidades diarias durante los dos primeros tercios de gestación son de 30-35 MJ ED y 150-200 g PB, comenzando a aumentar a partir de los 2 meses y medio de gestación para llegar a 35-40 MJ ED y más de 400 g PB al final de la gestación.

Alrededor del 70% de la energía y del 55% de la proteína ingerida durante la gestación se destinan a cubrir los gastos de mantenimiento, un 25% de la energía y un 15% de la proteína ingeridas se destinan a cubrir el crecimiento corporal, y el 5% de la energía y alrededor del 30% de la proteína ingeridas se destinan a cubrir los gastos específicos de gestación; el nivel de alimentación de las cerdas en gestación es inferior a 1.5. 


MODELO SIMPLIFICADO PARA LA ESTIMACION DE LAS NECECESIDADES DE GESTACION 

Mantenimiento: 130 kJ ED y 0.75 g PB por kg PV
Termogénesis:  La temperatura óptima para la gestación es 17 ºC; por cada ºC por debajo de esta temperatura, las necesidades energéticas diarias aumentan en 4 kJ ED/kg PV 

Crecimiento corporal de la cerda:  60 kJ ED/g triglicérido y 55 kJ ED y 2.25 g PB/g proteína. La composición media del crecimiento durante la primera gestación es 35% músculo, 55% grasa, y 10% hueso y contenido gastrointestinal; durante las siguientes es 20-30% músculo, 60-70% grasa, y 10% hueso y contenido gastrointestinal; el 80% del crecimiento se produce durante los dos primeros tercios de gestación (hasta el día 75). Asumiendo una composición media del músculo de los animales adultos del 25% de aminoácidos y 75% de agua, y de la grasa depositada del 85% de triglicéridos y 15% de agua: 


 Necesidades medias por g de crecimiento corporal: 36 kJ ED y 0.15 g PB
Gestación y desarrollo mamario: estas necesidades son despreciables durante los dos primeros tercios de gestación (hasta el día 75), y aumentan exponencialmente a partir de este momento: 2.8 MJ ED y 75 g PB diarios a los 80 días de gestación, y 6.5 MJ ED y 235 g PB diarios al final de la gestación. 

 EJEMPLO 

Una cerda de 160 kg que engorda 25 kg durante la segunda gestación (20 kg durante los primeros dos tercios de gestación, y 5 kg durante el último tercio) tiene unas necesidades diarias de: 


a) durante los dos primeros tercios de gestación: 
- mantenimiento: 130 x (160 + 180)/2 = 22.1 MJ ED y 128 g PB diarios 
- crecimiento corporal: 36 x 20 kg /75 días = 9.6 MJ ED y 40 g PB diarios 
b) durante el último tercio de gestación: 
- mantenimiento: 130 x (180 + 185)/2 = 23.7 MJ ED y 137 g PB diarios 
- crecimiento corporal: 36 x 5 kg /40 días = 4.5 MJ ED y 19 g PB diarios 
- gestación y desarrollo mamario: 2.8-6.5 MJ ED y 75-235 g PB diarios 
- necesidades diarias: 31 MJ ED y 230 g PB al principio y 35 MJ ED y 390 g PB al final 

Es importante permitir que las cerdas en gestación almacenen reservas corporales que puedan movilizar tras el parto para mantener una elevada producción de leche. No obstante, debido a que las necesidades energéticas y proteicas de las cerdas en gestación son relativamente bajas en relación a su capacidad de ingestión, el suministro de pienso se debe restringir durante la gestación para evitar que las cerdas se engrasen demasiado. En efecto, el objetivo de la alimentación de las cerdas en gestación es permitirles almacenar reservas corporales, pero evitar que se engrasen demasiado, ya que el engrasamiento va asociado a problemas reproductivos y durante el parto, así como a lesiones en los aplomos por exceso de peso. Además, un excesivo consumo durante la gestación da lugar a que la cerda consuma menos durante la siguiente lactación (lo que se traduce en una menor producción de leche y por tanto una menor ganancia de peso de los lechones hasta el destete). 

Además de racionarlas, las cerdas en gestación se alimentan con piensos de moderada concentración energética que contienen un 5-10% de fibra bruta (y en ocasiones más del 10%). Para elaborar estos piensos se utilizan cantidades importantes (hasta un 25%) de salvado, alfalfa deshidratada ó pulpa de remolacha. Finalmente, es conveniente proporcionar forrajes (por ejemplo,  0.5 kg diarios de paja) a las cerdas gestantes para saciarlas y reducir el estrés debido al racionamiento del alimento.

El pienso de las cerdas gestantes se suministra en harina, y en muchas explotaciones se mezcla con agua en el comedero, ya que la papilla permite conseguir una mayor saciedad de las cerdas. Los piensos no contienen antibióticos, enzimas ni probióticos; solamente contienen aditivos tecnológicos (antioxidantes y antifúngicos). Respecto a los nutrientes complementarios, en los piensos de gestación se suele incluir cobre (máximo 125 ppm de sulfato de cobre pentahidratado) que limita el desarrollo de enterobacterias; además, los correctores han de aportar suficiente zinc para prevenir la paraqueratosis, y biotina (ya que los cereales aportan poca biotina) para prevenir las úlceras en las pezuñas y la acumulación de grasa en el hígado. Actualmente se está estudiando la suplementación durante las últimas 3 semanas de gestación con algunas sustancias que atraviesan la barrera placentaria y se acumulan en el hígado de los lechones, mejorando los depósitos de glucógeno y las reservas de hierro; por ejemplo, se está estudiando el efecto de la suplementación con grasa, lactatos, acetatos y 1,3-butanodiol para mejorar el peso al nacimiento y las reservas de glucógeno de los neonatos, ó la suplementación con quelato de hierro para prevenir parcialmente la anemia ferropénica de los lechones

La presión que ejercen los fetos puede dificultar los movimientos peristálticos intestinales durante las 2-3 últimas semanas de gestación; la cerda pierde el apetito, sufre estreñimiento (que predispone a la aparición de prolapsos rectales) y excreta heces duras (constipación); la constipación tiene un efecto negativo sobre la producción de leche durante la posterior lactación. Otros factores que predisponen a la aparición de constipación son las altas temperaturas, la escasez de agua y un exceso de fibra en la ración; finalmente, la contaminación fúngica de los piensos, principalmente con hongos del género Fusarium productores de zearalenona y tricotecenos, también favorece la aparición de constipación, además de transtornos reproductivos. Existen piensos dietéticos para reducir el riesgo de estreñimiento; estos piensos se utilizan durante 10-15 días antes y después del parto, y contienen ingredientes que estimulan el tránsito intestinal (un alto contenido en concentrados fibrosos que aseguren un aporte superior al 7.5% de fibra en el pienso); no obstante, en casos graves se debe incluir un laxante en el pienso (por ejemplo 0.75% de cloruro potásico). 

Respecto al manejo de la alimentación, las cerdas en gestación deben alimentarse según su estado de carnes, de tal manera que a las más delgadas se les debe permitir recuperar la grasa movilizada durante la lactación previa, así como almacenar reservas para ser movilizadas en la próxima lactación. Las pautas generales para la alimentación de las cerdas gestantes son: 

- durante las 3 primeras semanas de gestación se recomienda mantener el pienso de lactación (de mayor contenido proteico), pero limitando su aporte a 2.0 kg diarios, ya que es el momento de la migración de los cigotos hacia el útero y una sobrealimentación provoca una alta mortalidad embrionaria (parece que la alimentación frecuente interfiere con la secreción de progesterona). 

 - a partir de las 3 semanas se introduce el pienso de gestación; dependiendo del estado corporal y de la concentración energética del pienso utilizado, las cerdas en gestación se racionan a 2.25-2.75 kg diarios de pienso; el pienso se suele suministrar dos veces al día; aún restringiendo el alimento, las cerdas en gestación almacenan reservas corporales. El consumo de agua durante la gestación es de 15-20 litros diarios. 

- durante las 3 últimas semanas de gestación, en que aumentan drásticamente las necesidades para el desarrollo de los fetos, se introduce el pienso de lactación, permitiendo un aumento progresivo de la ingestión hasta llegar a los 3-4 kg diarios; los 2 días antes del parto se limita el consumo a 1.5-2.0 kg diarios para evitar casos de estreñimiento.

ESTADO CORPORAL DE LAS CERDAS REPRODUCTORAS 

2: cerda muy delgada al final de la lactación
4: cerda en buen estado al final de la lactación
6: cerda ligeramente engrasada al final de la gestación
8: cerda muy engrasada al final de la gestación 

 

LA  ALIMENTACION DE LAS CERDAS EN LACTACION

La producción de leche de las cerdas depende de varios factores (genética, alimentación, número de lechones que amamanta, número de lactación, etc), pero en general aumenta desde 5-6 litros diarios tras el parto, hasta más de 10 litros durante la tercera y cuarta semana de lactación, llegando algunas hembras a casi 15 litros diarios; la producción de leche se puede estimar a partir del crecimiento de la camada de lechones, ya que de media los lechones necesitan 4 g de leche para engordar 1 g. La composición media de la leche de cerda es 8.0% grasa, 6.0% proteína, y 5.0% lactosa, y contiene 5.5 kJ/g. 

Debido a las elevadas necesidades de lactación, aunque la cerda sea alimentada a voluntad, no suele tener suficiente capacidad de ingestión para consumir todo el alimento necesario para cubrir sus necesidades; como resultado, las cerdas en lactación pueden perder 10-15 kg de peso durante la lactación, siendo esta pérdida mayor cuanto más tardío sea el destete. La pérdida media diaria de peso es de unos 350 g (300 g de grasa y 50 g de músculo), aunque en caso de una alimentación deficiente se puede llegar a movilizar más de 1 kg diario de reservas corporales. 

Las necesidades energéticas y proteicas durante la lactación dependen del peso de la cerda y del nivel de producción láctea; las necesidades diarias se pueden estimar mediante el método factorial en 100-110 MJ ED y 1.250-1.500 g PB.

Alrededor del 75-80% de la energía y del 90% de la proteína ingerida durante la lactación se destinan a cubrir la producción de leche; el nivel de alimentación durante la lactación es de 4.5. Debido a las altas necesidades proteicas y a que el aporte proteico de la movilización de las reservas corporales es mínimo, los piensos deficientes en proteína van a provocar una drástica caída de la producción de leche, lo que se manifestará en un peor crecimiento de los lechones; no obstante, piensos con un exceso de proteína no van a mejorar la producción lechera más allá del potencial genético de la cerda, y pueden provocar una reducción del consumo de pienso, en particular en ambientes cálidos.

MODELO SIMPLIFICADO PARA LA ESTIMACION DE LAS NECECESIDADES DE LACTACION

Mantenimiento: 130 kJ ED y 0.75 g PB por kg PV
Termogénesis:  La temperatura óptima para la gestación es 17 ºC; por cada ºC por debajo de esta temperatura, las necesidades energéticas diarias aumentan en 4 kJ ED/kg PM


Energía aportada por la movilización de las reservas corporales: Las reservas movilizadas durante la lactación están formadas de media por 85% de grasa y 15% de músculo. Asumiendo una composición media del músculo de los animales adultos del 25% de aminoácidos y 75% de agua, y de la grasa del 85% de triglicéridos y 15% de agua, y asumiendo que la eficacia de utilización de los nutrientes movilizados es del 85%, cada kg de reservas corporales movilizado aporta unos 25 MJ EN y unos 30 g de proteína neta. 

 
Lactación: 
          5.5 kJ EN/g leche                 0.06 g Proteína neta/g leche
                k = 0.65-0.70                 k = 0.60-0-65
          8.15 kJ EM/g leche              0.1 g Aminoácidos biodisponibles/g leche 
                m = 0.95                                   d = 0.75
         8.60 kJ ED/g leche                  0.135 g PB/g leche 

EJEMPLO 

Una cerda de 180 kg que produce de media 10 litros diarios de leche, y que durante toda la lactación adelgaza 10 kg tiene unas necesidades diarias de: 
- mantenimiento: 130 x (180 + 170)/2 = 23 MJ ED y 130 g PB diarios 
- lactación: 8.60 x 10 litros = 86.0 MJ ED y 1.250 g PB diarios 
- necesidades medias diarias: 109 MJ ED y 1.380 g PB 
* Nutrientes diarios aportados por la movilización de 10 kg reservas corporales durante 28 días de lactación: 
     25 MJ EN x 10/28 = 8.9 MJ EN diarios, equivalentes a 13.4 MJ ED 
     30 g Proteína neta x 10/28 = 10.7 g Proteína neta diarios, equivalentes a 22 g PB 
* Nutrientes diarios que debe aportar el pienso: 95.6 MJ ED y 1.360 g PB 

El objetivo de la alimentación de las cerdas en lactación es maximizar la ingestión de energía para conseguir: 


- una alta producción de leche y por lo tanto un mayor peso de los lechones al destete 

- una mínima pérdida de peso, lo que facilita que la cerda salga pronto en celo tras el destete, así como que su fertilidad sea mayor y produzca camadas grandes 

- finalmente, cuando la cerda moviliza un exceso de reservas corporales, la grasa de la leche está formada principalmente por ácidos grasos saturados que son mal digeridos por los lechones. 

Por lo tanto, las cerdas lactantes se alimentan frecuentemente con piensos de alta concentración energética; estos piensos contienen los mismos aditivos (además de aromatizantes y saborizantes) e ingredientes complementarios (además de grasa) que los piensos de gestación. 

Respecto al manejo de la alimentación, las pautas a seguir durante la lactación son: 

- ya se ha señalado que el pienso de lactación se introduce durante las tres últimas semanas de gestación para llegar a un consumo de 3-4 kg diarios al final de la gestación 
- tras el parto se suministra el pienso frecuente; el día siguiente del parto la cerda solamente consumirá 1-2 kg de pienso, pero irá aumentando gradualmente el consumo hasta llegar a un máximo 6-7 kg diarios a la semana del parto 
- durante los dos días previos al destete se reduce el pienso a 2.0-2.5 kg (para reducir la producción de leche) 
- a partir de dos días después del destete se deja en 3.0-3.5 kg, que se mantienen hasta la cubrición; no obstante, si las cerdas salen delgadas de la lactación se alimentan frecuentemente (consumen unos 4 kg diarios) desde el destete hasta la copulacion (para facilitar la recuperación de reservas y que salgan pronto en celo, ya que la ovulación se retrasa tanto en las hembras engrasadas como en las demasiado delgadas). 

Es difícil que el consumo de pienso durante la lactación sea superior a los 6 kg diarios ; no obstante, con piensos adecuados y un buen manejo se puede conseguir una elevada ingestión diaria, de tal manera que la pérdida de peso durante la lactación se puede reducir a menos de 10 kg; los principales factores que determinan la cantidad ingerida de pienso son: 

- la concentración energética del pienso, siendo habitual añadir a los piensos de lactación un 5% ó más de grasa; la adición de grasa, además de reducir la pérdida de peso, mejora la producción y el contenido en grasa de la leche, y por tanto la supervivencia de los lechones 
- la proteína de los piensos ha de estar muy equilibrada, tanto para soportar la producción de leche como para reducir la producción de extracalor (que reduce el consumo) 
- la forma de suministrar el pienso, ya que el pienso granulado ó en papilla se consume mejor que el pienso en harina (habitualmente se les mezcla en el comedero el pienso con agua en la proporción 2-3 partes de agua por una de pienso) 
- la temperatura ambiente, ya que por cada grado por encima de los 20 ºC se reduce el consumo en unos 150-200 g de pienso
- la disponibilidad de agua, siendo el consumo de las cerdas en lactación de 25-40 litros diarios (5 veces la cantidad de pienso ingerida), dependiendo de la producción de leche y de la temperatura ambiente 
 - el estado corporal con que la cerda pare, ya que las hembras engrasadas por un excesivo consumo durante la gestación tienden a consumir menos pienso durante la lactación; no obstante, como ya se ha comentado, es conveniente que la cerda gestante acumule reservas (no excesivas) para poder movilizarlas durante la lactación 
- en los piensos de lactación se suelen incluir saborizantes y aromatizantes 
- el suministro del pienso en 2-3 comidas diarias (2-3 kg por comida) permite que la cerda tenga acceso a pienso fresco, lo que estimula más la ingestión que el pienso continuamente frecuentemente
- finalmente, en la elaboración de los piensos de lactación se han de utilizar ingredientes frescos, sanos y de calidad; en todo caso, las micotoxinas tienen efectos nefastos sobre la posterior ovulación y desarrollo de los fetos. 

 
Autor/es
Santa Fe, Argentina
Licenciada en Analisis de alimentos
(10394)
(49)
Jorgelina Gimenez
down arrow
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
Licenciada en Analisis de alimentos
Re: La alimentación de los cerdos
20/02/2012 | Estimado Carlos lo mas correcto, seria que consultes con tu medico Veterinario Asesor, como lo expuse anteriormente, mi profesion esta orientada hacia las material primas , calidad nutricional. No soy la persona adecuada profesionalmente para responder tu pregunta. .
(0)
(0)
Re: La alimentación de los cerdos
21/02/2012 | lo que mas me interesa es saber los tipos de vitaminas que se le deben aplicar a los cerdos en las diferentes etapas de produccion si me pueden enviar alguna informacion se les agradece de todo corazon y muy buena informacion para los que estamos queriendo empezar nuestro sistema de produccion de cerdos.
(0)
(0)
Re: La alimentación de los cerdos
07/03/2012 | buenas noches: soy estudiante de la Universidad de San Carlos de Guatemala de la facultad de zootecnia quisiera saber si nadie tiene informacion hacerca de la alimentacion de cerdos con visceras de pollo y plasma sanguineo agradezco de antemano su colaboracion. gracias
(0)
(0)
Re: La alimentación de los cerdos
07/03/2012 | buenas noches.
Hola yo recien estoy empezando en este oeficio de la porcicultura y con mi corta edad tengo poca experiencia, me pueden echar una mano dandome una RECETA para lechones de engorde asi salen mas rapìdos al mercado de la carne.
gracias
(0)
(0)
Eduardo Caballero
down arrow
La Ceiba, Yoro, Honduras
Ing. Agrónomo
Re: La alimentación de los cerdos
14/05/2012 | Muy buen articulo, nos ofrece parametros como guia para la alimentacion, gracias por compartirlo, exitos
(0)
(1)
Mario Acosta
down arrow
puerto libertador cordoba (colombia), Cordoba, Colombia
Porcicultor
Re: La alimentación de los cerdos
18/05/2012 | buenas noches mi pregunta el la siguiente:

que problema se tiene si suministro el alimento concentrado totalmente en harina, es decir sin peletizar, en todo el ciclo ( gestacion, lactancia, levante y ceba).

gracias y exitos....
(0)
(0)
Re: La alimentación de los cerdos
04/02/2013 | Me agrado mucho el articulo! me gustaria srta que me resuelva una duda que alimentos puedo suministrarle a un cerdido de prelevante, gracias por su respuesta Permiso
(0)
(0)
Re: La alimentación de los cerdos
14/02/2013 | buenas noches, considero interesante el articulo, pero me gustaría saber la bibliografía utilizada, por tema alimentación de la cerda y condición corporal de la reproductora, si tenemos en cuenta que en la primera etapa de vida del lechón reviste gran importancia el trabajo con la madre.
(0)
(0)
Nestor Edmundo Silva
down arrow
San Miguel De Tucuman, Tucuman, Argentina
Ingeniero Zootecnista
Re: La alimentación de los cerdos
16/03/2013 | Es un buen artículo, muy interesante para mi sobre todo que como profesional estoy por ingresar en la actividad lo único que veo que tal vez le falta información sobre que alimentos se usan en las distintas categorias de animales no obstante eso en mi zona la puedo obtener gracias
(0)
(0)
Re: La alimentación de los cerdos
09/01/2014 | hola buenos días quisiera que me ayuden con tipos de promotores de crecimientos en cerdos, quiero investigar si en algunos casos se dan residuos de losa mismo en la carne por el uso inadecuado de los mismo.. me podrían ayudar enviándome información sobre el tema
(0)
(0)
¿Desea opinar en esta discusión sobre: La alimentación de los cerdos?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
PUBLICAR OPINIÓN
1. Introducción: El proceso de fabricación de alimentos balancead...
 
ENERGÍA ¿TEMA ESOTÉRICO? El diccionario de la Lengua Espa&...
Bueno, soy neófito porcicultura manera este tipo publicaciones parte personas al...
 
muy buenos todos comentarios si nada cuento maiz blanco amarillo,,, sorgo frijol...
Servicios Profesionales
Pablo Moreno Pablo Moreno
Lexington, Kentucky, Estados Unidos de América
yoel morales yoel morales
Hialeah, Florida, Estados Unidos de América
Raul Campos Escalante Raul Campos Escalante
Perrryton, Texas, Estados Unidos de América
    |     ¿Quiénes somos?     |     Publicite en Engormix
Copyright © 1999-2014 Engormix.com - All Rights Reserved