Hiperplasia vaginal en un canino: reporte de un caso

Publicado el: 16/6/2014
Autor/es:
Resumen

El artículo describe el caso clínico de una hiperplasia vaginal en un canino hembra de raza schnnauzer de 3 años de edad y su resolución quirúrgica a través de la técnica de resección de submucosa del tejido prolapsado y ovariohisterectomía, métodos fáciles, prácticos para el cirujano y de buen pronóstico en la recuperación postquirúrgico.

Palabras clave: mucosa vaginal, piso vaginal, resección quirúrgica

Introducción

La hiperplasia vaginal es un problema que se presenta en perras jóvenes (2-3 años), e incluso puede aparecer a partir del primer celo (4, 5). Consiste en la edematización del tejido vaginal cercano a la abertura de la uretra provocada por una respuesta exagerada a la estimulación de los estrógenos producidos durante la fase del proestro y estro (1, 4, 7).

Varios autores coinciden en mencionar los términos de hiperplasia o hipertrofia para referirse a este problema, sin embargo al realizar estudios histopatologicos del tejido vaginal, ha sido aceptada como conclusión general , que realmente lo que sucede en esta entidad es una edematizacion de la vagina , pero como a través de la historia estos términos han sido utilizados de manera rutinaria, se ha decidido seguir usándolos (4, 5).

Descripción del caso clínico

Anamnesis

Se presentó un canino hembra de 3 años de edad, de raza schnnauzer 6.5 Kilos de peso con hiporexia, decaída, secreción sanguinolenta y masa que se proyectaba hacia el exterior de la vulva, este cuadro empezó cinco días después de iniciado el proestro.

Examen físico general En el examen físico se encontró pulso normal, frecuencia cardiaca de 120 latidos por minuto, frecuencia respiratoria 28 por minuto, membranas mucosas rosadas, tiempo de llenado capilar menor de 3 segundos, temperatura rectal 38.5 °C .

A la palpación y observación clínica se detectó, en la zona perineal una masa indurada y con gran resequedad hacia los límites externos que dan con las paredes laterales y ventrales de la vulva, hacia la parte dorsal de la masa había una descarga sanguinolenta.

Con base en la anamnesis y el examen físico, los diagnóstico sugeridos fueron: hiperplasia vaginal, prolapso de vagina y se descartó pólipos porque suelen ser pequeños y los tumores porque siempre son irregulares.

Por el antecedente del proestro y por la conformación de la masa que cuelga de la vagina (no tiene forma de dona), el diagnóstico era compatible con una hiperplasia vaginal (Véase figura 1).

Figura 1. Masa expuesta a través de la vulva

Por la insistencia del propietario, que la recuperación del proceso patológico fuera lo más rápido posible, se sugirió resección de la masa prolapsada y la ovariohisterectomia para evitar la reincidencia del problema, situación que fue aceptada por parte del propietario de la mascota.

Se empezó a realizar tratamiento del tejido prolapsado con limpieza con solución salida y dextrosa al 20%, con el fin de bajar el edema y poder realizar el procedimiento quirúrgico.

Como planes diagnósticos se sugirieron: cuadro hemático, creatinina, alanintransferasa (ALT).

A partir de los resultados del hemograma, alanintransferasa (ALT), creatinina (Tabla 1). Se determinó la viabilidad de realizar el procedimiento quirúrgico.

Tabla 1. Resultados del hemograma, Alt, creatinina y densidad urinaria realizado antes del procedimiento.

∗ Laboratorio clínico veterinario Agrolab

Tratamiento quirúrgico

Se realizó una incisión en la línea media de la abultada mucosa que se proyectaba desde el piso y se llevó lateralmente hacia la línea media ventral, sé continuo la incisión ventralmente hasta que se encontró en un punto dorsal al orificio uretral externo; luego se quitó la masa disecando con tijeras y se colocó puntos de sutura hasta que la incisión fue cerrada (2) (Véase Figura 2, 3).

Figura 2.  Pliegue vaginal edematoso sobrante  -  Figura 3. Aspecto de órganos genital externo, Postreseccion quirúrgica

Manejo postoperatorio

El tratamiento médico se realizó por vía oral y fue el siguiente:

Cefalexina a 30mg/Kg BID PO por 8 días, ketoprofeno a 1.2 mg/Kg SID PO por 4 días y óvulos de metronidazol de 500mg SID intravaginal por 5 días. Se puso un collar isabelino para evitar que el paciente se lamiera la vulva y así no propagara una infección vaginal.

Evolución

El paciente canino obtuvo una muy buena recuperación y no presentó ningún proceso infeccioso de la herida quirúrgica. Se realizaron evaluaciones físicas diarias por parte del cirujano, con el fin de mirar su evolución y de introducir los óvulos de metronidazol. No se retiró puntos, porque la sutura utilizada era reabsorbible.

Discusión

En este caso clínico la hiperplasia vaginal se confirmó por observación directa de la masa que protruyó del piso de la vagina y aparecía craneal con respecto a la abertura uretral externa. Mientras el prolapso de la vagina es una entidad con protrusión circunferencial de toda la pared de la vagina, razón por la que toma forma de dona (3, 5).

La hiperplasia vaginal es una entidad que ocurre cuando la hembra canina está en proestro o estro y es generada por estimulación estrogénica (1, 3, 5). La hembra de este caso clínico se le identificó por anamnesis que estaba en la fase de proestro (5), razón que explicaba en sí la fisiopatología de la hiperplasia y el signo clínico de la secreción sanguinolenta (1, 3, 4).

El encaminarnos en el diagnóstico definitivo, llevó a determinar un tratamiento. Inicialmente se sugirió al propietario de la mascota de realizar un tratamiento médico apoyado en la formulación de fármacos que antagonizaran el efecto de los estrógenos (tamoxifen) o la utilización de protocolos para inducir la ovulación mediante el uso de hormona liberadora de gonadotropina(GnRh); basándonos en la teoría de que la ovulación acorta la duración de las fases de secreción de estrógenos (4, 5) pero es claro que el proceso de involución de la masa (hiperplasia vaginal) iva a ser lento. Además de los cuidados externos que se debían tener para evitar una laceración o una contaminación bacteriana alterna de esta entidad (4, 5), proceso que no acepto el propietario argumentando que el fin de la mascota no era reproductivo y que lo que él pretendía para su mascota era una solución rápida ,efectiva y de no recurrencia. Por tal motivo se tomó la decisión de realizar el tratamiento quirúrgico a través de la técnica de resección de la submucosa vaginal, complementada con la ovariohisterectomia (2, 6, 7), decisión radical que el propietario aceptó. El realizar la ovariohisterectomia esto evitará que vuelva a presentar el proestro y estro, en consecuencia la recurrencia de la hiperplasia vaginal (1).

Conclusión

El anamnesis y examen físico son de gran importancia para establecer el diagnóstico y también se debe tener en cuenta si hay compromiso con otros sistemas, para evitar complicaciones de tipo orgánico.

Las técnicas quirúrgicas se pueden realizar fácilmente, respetando estructuras anatómicas, para evitar complicaciones con el sangrado. Así se alcanzara el éxito total en la recuperación del paciente.

Agradecimientos

A Dios por no dejarme derrotar por el desaliento y por dejarme vivir la vida con un sentido de misión hacia las mascotas de compañía.

Referencias

1. Allen WE. Fertilidad y obstetricia canina. Ed. acribia. España; 1992. p. 93-107

2. Annis RJ, Allen RA. Atlas de cirugía canina, procedimientos básicos de cirugía con especial atención a los aparatos gastrointestinales y urogenitales. 1ed. México: unión tipográfica editorial hispano americana; 1975. p. 114-119

3. Couto GC, Nelson RW. Pilares de medicina interna en animales pequeños. 1 ed. Buenos Aires; Intermedica; 1995. p. 611-617

4. Esquivel LC. Alteraciones del aparato reproductor de la perra. AMMVEPE 2005 [Julio 26 del 2008] URL: http://www.ammvepe.com/articulos/aparatorep.html

5. Feldman EC, Nelson RW. Endocrinología y reproducción en perros y gatos. 2ed. México: Mc Graw hills interamericana; 2001. p. 703- 720

6. Post K, Haaften VB, Okkens CA. An unusual case of canine vaginal hyperplasia. Can Vet J. 1991 January; 32(1): 38–39 Commentary.Can Vet J. 1991 January; 32(1): 35–37

7. Post K, Haaften VB, Okkens CA. Vaginal hyperplasia in the bitch: Literature review and Commentary.Can Vet J. 1991 January; 32(1): 35–37

***El trabajo fue originalmente publicado en REDVET. Revista electrónica de Veterinaria. ISSN: 1695-7504 ; 2009 Vol. 10, Nº 4.

 
remove_red_eye 816 forum 1 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved