Evaluación bio-económica de un sistema lechero pastoril intensivo incorporando Tecnologías de Precisión, Ordeño Voluntario Automatizado (VMS® ) y las TIC

Publicado el: 25/1/2019
Autor/es:

Introducción

En Argentina, como en prácticamente el resto de los países con tradición y desarrollo lechero, los sistemas productivos enfrentan desafíos económicos, ambientales y sociales (Hemme, et al, 2014; OCDE-FAO, 2015; USDA, 2015; FUNPEL, 2015; NSW Dairy Industry, 2016). El interrogante: ¿Cuáles serán los sistemas que brindarán mayor sostenibilidad, resiliencia en el mediano/largo plazo?, aparece recurrentemente dentro de ámbitos productivos, técnicos-científicos y políticos.

Numerosas situaciones desatan y explican este debate: la caída y volatilidad de los precios de las commodities (FIL 2016, FAO 2016, USDA 2016, DG Agri DASHB: Dairy Products, 2016), el incremento de los costos de producción (IFCN, 2016; 2017; Centeno, et al 2016), el cambio climático (www.cambioclimatico-regatta.org; Hollman, et al 2013), la escala de los sistemas (Hemme, T., Otte, J., 2010; Lallau, B., Thibaut, E.; 2010; You,G; 2015), las crecientes reglamentaciones y demandas sociales por el respeto al ambiente (Foote, et al, 2015; ONU – Cambio Climático, Acuerdo de Paris, 2015), al bienestar de los animales (Evans A, Miele M.; 2007; Blokhuis, et al; 2010) a la inocuidad/seguridad alimentaria (Leggiadro, R., 2014; Polla, K, R; 2016) y, por último, los retos asociados al trabajo y a la vida rural. Este último tema, dada la relevancia sobre el futuro de las empresas, se lo analiza desde varias perspectivas: disponibilidad y competencia, calidad de vida, seguridad laboral, recambio generacional, costos de oportunidad, entre otros (Lallau, B., Thibaut, E. 2010; Peyraud, et al; 2013; Dunstan et al, 2015). Atendiendo a esta situación, numerosos proyectos de I+D+i fueron implementados en los últimos años con el objetivo de avanzar en el “re-diseño de los sistemas productivos” (www.dairynz.co.nz; www.futuredairy.com.au; www.pasturedairy.kbs.edu.msu; www.agresearch.teagasc.ie; www.autograssmilk.eu; Chilibroste, et al, 2014; Bruno Campos de Carvalho; 2014). Estos evalúan parcial o integralmente un conjunto de innovaciones tecnológicas, en diferentes condiciones experimentales, considerando el desempeño de los sistemas a través de indicadores técnico-productivos, ambientales y laborales.

Sobre la base de estos antecedentes fue formulado el Proyecto “Evaluación bio-económica de un sistema lechero pastoril intensivo el cual incorporando Tecnologías de Precisión, Ordeño Voluntario Automatizado (AMS® ) y las TIC” (Taverna y otros, 2016) Las hipótesis y supuestos considerados en la formulación inicial del Proyecto Técnico fueron los siguientes:

  • La integración de tecnologías de precisión, la robótica, la automatización y las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en un sistema productivo, provocarán impactos en la eficiencia técnica-económica de la empresa que podrán justificar económicamente la adopción.
  • Estas innovaciones pueden ser incorporadas parcial o integralmente. Su adopción es independiente de la escala del tambo.
  • Utilizando tecnologías de procesos e insumos apropiadas es posible lograr altos niveles de productividad del recurso tierra sin generar impactos negativos sobre indicadores ambientales del sistema.
  • Es posible modificar positivamente la calidad de vida, las condiciones de trabajo del personal y su eficiencia operativa.
  • Estas innovaciones resultarán atractivas y desafiantes para las generaciones jóvenes. Tendrán una valoración positiva por de parte de la sociedad.
  • Muchos profesionales (vinculados al sector privado y público) desconocen estas aplicaciones y el uso de las mismas como herramientas de trabajo y para la toma de decisiones de la empresa.

Los objetivos generales fueron:

  • Evaluar la sustentabilidad (productiva, ambiental, económica y social) de un sistema de producción pastoril intensivo introduciendo “Tecnologías de Precisión”, el “Ordeño Voluntario Automatizado” (VMS) y las TIC”.
  • Capacitar a operarios, productores, profesionales y estudiantes en la utilización de tecnologías de precisión, automatización, robótica y TIC en sistemas lecheros.

Los trabajos de infraestructura se iniciaron en setiembre de 2014, el ordeño comenzó en agosto de 2015. Después de un año de actividad, durante el cual se creció en el número de animales, se capacitó y se afianzaron los conocimientos sobre estas nuevas tecnologías, se presenta este primer informe correspondiente al segundo año de actividad del proyecto (agosto 2016 – julio 2017).

La publicación se estructuró de la siguiente manera. Inicialmente se describe someramente el sistema productivo y su funcionamiento. Posteriormente, se brindan resultados agrupados en tres ejes: técnicoproductivo, ambiental y económico-social. Los resultados alcanzados se comparan con los indicadores y metas planteadas en el proyecto inicial. Finalmente, se realizó una comparación de los resultados obtenidos con los informados por otros sistemas de ordeño voluntarios que funcionan en distintas partes del mundo.

 

Materiales y métodos

- Caracterización del Sistema Productivo

Ubicación y superficie

El sistema productivo está ubicado en el EEA Rafaela a una altitud de 99.77 m snm, siendo las coordenadas geográficas: Latitud 31º 11’ S y Longitud 61º 30’ W. Cuenta con un área 29 ha (Figura 1).

 

 

De acuerdo a la información disponible a escala de semidetalle (1:50.000), se diferencian dos sectores en función del tipo de suelo (Figura 2).

 

 

a) El sector dominante (a la izquierda de la línea roja) corresponde a la unidad cartográfica Lehmann 03 (LEH03), ocupa el 67% de la totalidad (alrededor de 20 has). De acuerdo al sistema de evaluación de tierras de la provincia de Santa Fe, se define como 2/3wp-70, donde 2/3 caracteriza a las unidades cartográficas que poseen una aptitud de agrícola a agrícola-ganadera, siendo sus limitantes más importantes el drenaje de los suelos (w) y restricciones a la penetración de las raíces por los horizontes argílicos (P). El índice de aptitud de la misma es de 70.

Las series participantes de dicho complejo son:

  • Serie Lehmann, (LEH), clasificación taxonómica: Argiudol ácuico, porcentaje de participación: 50%
  • Serie Castellanos, (CAS), clasificación taxonómica Argialbol típico, porcentaje de participación: 30%
  • Serie Rafaela (RAF) fase moderadamente bien drenada, clasificación taxonómica Argiudol típico, porcentaje de participación: 20%

b) El segundo sector (derecha de la línea roja) corresponde a la unidad cartográfica Rafaela 4 (RAF04), ocupando el 23% de la totalidad (alrededor de 6 has). De acuerdo al sistema de evaluación de tierras de la provincia de Santa Fe, fue definido como 1(w)-80, donde 1 caracteriza a las unidades cartográficas que poseen una aptitud agrícola, haciendo resaltar la presencia de una limitación muy leve del drenaje (w) que no justifica el pase a otro grupo de aptitud. El índice de aptitud de la misma es de 80. Las series participantes de dicho complejo son:

  • Serie Rafaela (RAF), clasificación taxonómica Argiudol típico, porcentaje de participación: 60%
  • Serie Lehmann, (LEH), clasificación taxonómica: Argiudol ácuico, porcentaje de participación: 25%
  • Serie Rafaela (RAF) fase moderadamente bien drenada, clasificación taxonómica Argiudol típico, porcentaje de participación: 15%.

División y uso del suelo

La superficie fue dividida en 10 potreros que ocupan una superficie de 26 ha para la producción de alimentos (el resto son callejones, instalaciones, corrales). Los potreros numerados de P1 a P8 corresponden al sector de pastoreo y los potreros A1 y A2, al sector agrícola (Figura 3). Durante el periodo que se informa, por la problemática asociada al clima, fue utilizado el P7 para producir maíz de segunda destinado a silaje.

 

 

Instalaciones de ordeño y área de servicio.

La instalación de ordeño consta de una superficie cubierta de 121,1 m2 . De ésta, 42,5 m2 (12,15 x 3,5 m), corresponde al sector servicios (sala de máquina, sala de leche, oficina y sanitario con vestuario) y 78,6 m2 (12,15 x 6,47 m) al tinglado (preparado para dos boxes) de ordeño en espejo, fosa, pasillos de salida de vacas y corral de aparte y tratamiento (Figura 4).

 

 

Durante el período informado la instalación funcionó con una unidad DeLaval VMS (izquierda fosa), quedando prevista la infraestructura para colocar una segunda unidad VMS sin la necesidad de realizar ninguna modificación edilicia.

Movimiento voluntario de las vacas.

Se adoptó el sistema de manejo denominado “Tres Vías” que implica dividir la asignación diaria de alimentos en tres sectores (Figura 5):

  • Sector Pastoreo Norte
  • Sector Pastoreo Sur
  • Sector de corrales estabilizados de alimentación.

Estos tres sectores son independientes y todos confluyen al área de puertas anti-retorno (Foto 1) (una vez franqueada por la vaca no puede volver atrás) y de puertas con identificación y de aparte (Foto 2).

 

 

 

La utilización de incentivos (alimentación, agua de bebida, suministro de alimentos concentrados, ordeño, bienestar), hace que las vacas se movilicen de un sector al otro. Durante este desplazamiento, las vacas están obligadas a pasar por las puertas de identificación y aparte. En ese momento, según los permisos establecidos, el sistema define si la vaca es derivada al ordeño (tiene permiso de ordeño) o es dirigida a alguno de los sectores del sistema.

Los permisos están establecidos en horas transcurridas desde el último ordeño y en kg de leche acumulada en la ubre de acuerdo a la categoría del animal (vaquillona o vaca) y estado de lactancia (Cuadro 1). Se activa el primero en alcanzar el umbral. La categoría “vaca atrasada” define las vacas que superaron una determinada cantidad de horas desde el último ordeño. Una de las actividades diarias de los operarios es identificar y arrear hacia la sala de ordeño a estas vacas.

Durante el periodo informado, la mayor parte del tiempo se utilizaron sólo dos vías (una de pastoreo y otra del corral estabilizado).

 

 

 

Los horarios otorgados entre sectores variaron entre estaciones del año. En la Figura 6 se muestran los criterios generales utilizados en estaciones contrastantes (invierno-verano).

 

 

Durante el verano, las vacas acceden a pastorear en los momentos de mayor confort y en las horas de índice de temperatura-humedad (ITH) elevado quedan encerradas con sombra y refrescado. Durante el invierno, se pastorea durante el día y quedan encerradas durante la noche.

- Instalaciones

Playón de alimentación.

El playón de alimentación fue dimensionado para 60 vacas, disponiendo de 45 m de frente de comedero (0,75 m/vaca) y una platea de 4,5 m de ancho (sector donde se para la vaca para comer y circular). La distribución de la TMR se realiza a través de un camino consolidado (broza calcárea) sobre una bandeja de alimentación de 1 m de ancho (Foto 3).

 

 

El playón de alimentación dispone de sombra de forma permanente y un sistema de mojado y ventilación de la vacas, que se activa automáticamente cuando el ITH alcanza el valor de 68.

Corrales estabilizados para alimentación.

Se construyeron 3 corrales estabilizados de alimentación. Uno principal con una loma central y pendientes laterales (Foto 4), cuyo frente coincide con la plataforma de alimentación (30x70m) y dos corrales alternativos de 600 y 2000 m2 . El corral principal dispone de estructuras de sombra.

Desde los tres corrales de alimentación se accede al playón de alimentación. El uso de los corrales se va alternando, reservando los corrales 2 y 3 para los períodos de lluvias, preservando el corral principal.

 

 

Callejones

Se dispone de 3 callejones con orientación oeste-este, uno central de 8 m que lleva las vacas al sector de ordeño (Foto 5) y tres de 250 m x 4 m cada uno. Se dispone de un callejón con sentido norte-sur de 300m por 4 m de ancho.

 

 

Sistema de lavado de pisos por inundación.

A diferencia de un sistema convencional donde los ordeños y limpieza están definidos en los turnos de la mañana y tarde, en los sistemas con ordeño voluntario, la circulación y ordeño de vacas es permanente durante las 24 horas del día. Para limitar la demanda operativa y lograr mantener las instalaciones limpias, se diseñó un sistema de lavado por inundación o flushing, que es alimentado por agua recirculada (Figura 7). La superficie de pisos que incluye el sector de ordeño, corrales, playón de alimentación, se lava por medio de una descarga de agua almacenada en un depósito constituido por tanque plástico cerrado de 23.000 litros. El agua barre la superficie y arrastra las excretas hacia una cámara de recepción de efluentes. Dentro de esta cámara, una bomba estercolera envía los efluentes hacia el sistema de tratamiento.

 

 

Sistema de tratamiento de efluentes.

Como fue indicado en el punto 5.4., el agua y residuos son recolectados en una cámara de almacenamiento temporario. Una bomba estercolera de eje vertical envía el efluente hacia el tratamiento primario constituido por un tamiz estático que retiene parte de los sólidos, quedando almacenados en un playón (playón de sólidos). El efluente líquido se deriva por gravedad a un sistema de lagunas de estabilización para el tratamiento biológico (una anaeróbica seguida de una facultativa). Estas fueron dimensionadas considerando el volumen diario que se genera de efluente, variables climáticas de la zona y un determinado tiempo de retención.

El efluente tratado es bombeado hacia el tanque plástico para ser utilizado en la limpieza de pisos por flushing, tal como se mencionó anteriormente. En la Figura 8 se presenta el diseño del sistema de tratamiento de los efluentes.

 

 

Sistema de captación de agua de lluvia.

El sector de la instalación techada descarga el agua de lluvia en una canaleta que vuelca a un depósito de agua de 22.000 litros de capacidad, el cual es un tanque plástico completamente cerrado. El agua de este depósito es utilizada para los lavados en circuito cerrado CIP de la unidad VMS, tanque de refrigeración de leche y lavado del piso del box del VMS. En el caso de no contar con agua de lluvia, el depósito se completa con agua de napa.

 

Resultados y discusión

1.- Resultados Técnico-Productivos

1.1.- Caracterización climática.

Utilizando la información generada por la Estación Agrometeorológica de la EEA Rafaela del INTA (altitud de 99,77 m, latitud 31º 11’ S y longitud 61º 30’ W) se realizó una caracterización climática mensual del período agosto 2016-julio 2017 (Cuadro 2).

 

 

La temperatura media (abrigo a 1,5 m) del período resultó superior al promedio de la serie 1930-2016 (19,3 vs 20,1ºC, respectivamente). Se registraron 39 heladas (29 serie 1930-2016) y la precipitación resultó un 14,7% superior a la serie histórica (959 vs 1100 mm). En la Figura 9 se presenta la distribución anual de las precipitaciones de la serie y del período agosto 2016-julio 2017. Se observa un período comprendido entre octubre 2016 y abril 2017 donde las precipitaciones superan (a excepción de noviembre y marzo) el promedio histórico. Esta situación resultó extrema en enero de 2016, donde la precipitación superó en un 156% el valor medio (118 vs 302 mm/mes). Estos excesos hídricos, que se vienen acumulando de años precedentes, explican la poca profundidad en la que fluctúa la napa. El período estival fue muy condicionante del bienestar de los animales, observándose meses en los cuales prácticamente todos los días presentaron ITH >68.

En síntesis, el período analizado presentó excesos hídricos, napas freáticas muy cercanas a la superficie, una cantidad de heladas que superó el promedio histórico y un verano con muchos días con valores de ITH elevado. Esta situación afectó y condicionó especialmente las pasturas de alfalfa y el bienestar de los animales (estrés por barro y estrés calórico). Estos efectos serán analizados en mayor detalle en otros puntos de este informe.

 

 

1.2.- Producción de alimentos.

En la Figura 10 se muestra el uso del suelo para el período analizado, por potrero. La secuencia de cultivos de verdeos, pasturas y cultivos para silaje fue modificada de la inicialmente planificada como consecuencia de los excesos hídricos y sus efectos sobre la producción y persistencia de las pasturas de alfalfa.

 

 

En el Cuadro 3 se presentan los rendimientos obtenidos por cultivo, los totales de materia seca y por hectárea afectada al cultivo para el año analizado y las metas del proyecto para estos indicadores técnicos productivos.

Durante el período comprendido entre agosto 2016 y julio de 2017, el sistema produjo 356.015 kg de materia seca (13.682 kg por ha). El 72,7% correspondió al silaje, el 23,5 % a verdeos y pasturas y el 3,8% restante, a heno.

La producción total lograda resultó un 6,7% inferior a la meta del proyecto (380.000 vs 356.015 kg/MS/año), con diferencias marcadas según el cultivo considerado. La producción de verdeos más pasturas y la de heno fueron un 30 y 73%, respectivamente, inferiores a los objetivos. Por otra parte, los cambios introducidos en la rotación, en la cantidad de hectáreas asignadas y a los buenos rendimientos, posibilitaron incrementar (+23%) la producción de silaje respecto a las metas previstas.

 

 

1.3.- Dieta y consumo de alimentos.

La dieta fue formulada utilizando software específico (NRC v.1.1.9 - 2012) para una producción de 35 litros/día y ajustada ante cambios de alimentos y/o calidad de los mismos.

La dieta varió a lo largo del período, particularmente ante cambios en la disponibilidad de pasturas y verdeos. La oferta se mantuvo dentro del rango de 23-24 kg/MS por vaca ordeño/día, variando sus componentes dentro de las siguientes proporciones (Cuadro 4).

 

 

Durante el período analizado, se consumieron 464.126 kg de materia seca. Agrupando los alimentos por la forma en que fueron distribuidos y consumidos, la dieta PMR (silo y subproductos) representó el 64,2%, el balanceado el 26,9% y el pastoreo directo el 11,7% del total consumido. Esto último valor se refleja en bajo nivel de autonomía del sistema, el cual alcanzó solo el 42,3%. La pérdida de las alfalfas implantadas, la limitada producción de esta especie y de los verdeos de invierno, explican en gran medida esta situación.

En el Cuadro 5 se listan los alimentos utilizados y consumidos en la dieta de las vacas en ordeño. A partir de estos datos, se calculó la participación relativa de cada alimento y el nivel de autonomía del sistema, definido como la participación relativa de alimentos producidos dentro del mismo sistema del total consumido por la categoría vaca en ordeño.

 

 

El balanceado comercial fue especialmente formulado para el sistema, incluyendo ingredientes adicionales a los componentes energéticos y proteicos (taninos, monensina, buffer ruminal y un núcleo mineral que tiene en cuenta los requerimientos y un balance en macro y micronutrientes). El sistema de suministro de balanceado (VMS, casilla de alimentación y Software “DelPro 4.5”) permite ajustar las cantidades ofrecidas de acuerdo al nivel de producción, estado fisiológico, número de lactancia (Cuadro 6).

 

 

1.4.- Calidad de los alimentos.

1.4.1.- Análisis de calidad

En el Cuadro 7 se presentan el promedio y desvío estándar de resultados de calidad de los alimentos utilizados en la alimentación de las vacas en ordeño.

 

 

Los resultados que caracterizan la calidad de los alimentos utilizados se ubicaron dentro de rangos aceptables, especialmente los producidos en sistema (silaje, heno y pastura).

1.4.2.- Micotoxinas

Se analizaron durante el año 2016, 32 muestras de alimentos con una frecuencia mensual. En el Cuadro 8 se muestran las concentraciones medias y los aportes de AFB1, ZEA y DON a la dieta de las vacas en lactancia durante un año. El 50% de las muestras presentaron las tres micotoxinas, el 42 % dos micotoxinas (AFB1-ZEA) y el 8% solo presentó ZEA. Esto demuestra la co-ocurrencia de micotoxinas en la dieta del ganado lechero bovino.

 

 

Las regulaciones de la Unión Europea (UE) (Directiva 2002/32/CE) y MERCOSUR (MERCOSUR GMC/RES N° 25/02) determinan un nivel máximo de 5 y 20 μg/kg de AFB1 en alimentos para ganado lechero, respectivamente. El 18.8% de los alimentos ofrecidos a las vacas en lactancia superaron el valor establecido por UE y ninguno de ellos superó el valor establecido por el MERCOSUR. Los niveles máximos de 100 y 1250 μg/kg para ZEA y DON fueron establecidos por la Unión Europea (EC N° 876/2006a). Se estimó que el 91.7% y el 3% de las dietas presentaron niveles mayores de ZEA y DON, respectivamente.

Los valores obtenidos demuestran una clara tendencia de contaminación de los alimentos con micotoxinas del género Fusarium, probablemente explicada por las condiciones climáticas de alta humedad del año de estudio que pudieron favorecer la proliferación de hongos. DON y ZEA no constituyen un riesgo de inocuidad de los productos lácteos pero sí tienen incidencia sobre la salud del ganado.

1.5.- Producción de leche del sistema.

El sistema de medición de leche permite cuantificar el total de leche ordeñada y discriminar de este total, la descartada como calostro y leche producida por vacas con tratamiento veterinario. En el Cuadro 9 se presentan mensualmente los volúmenes producidos, los vendidos (total menos descartado) y la relación porcentual entre ambas fracciones.

 

 

Durante el período evaluado se produjo un total de 595.349 litros, de los cuales fueron comercializados 563.846. En el Cuadro 10 se comparan estos resultados productivos e indicadores de eficiencia técnica del sistema con las metas del proyecto.

 

 

La producción comercializada resultó un 14% inferior a la meta del proyecto. La relación entre la leche vendida y la producida se ubicó dentro del objetivo, pero con marcadas variaciones entre meses. Los problemas sanitarios (mastitis, patas) muchos de los cuales se vincularon con el clima explican estas diferencias entre meses.

Los niveles de productividad del recurso tierra resultaron un 13, 11 y 3,3% (leche, grasa y proteína y grasa, respectivamente) inferiores a los objetivos. La mayor diferencia se registró en los litros libres de alimentación, donde el resultado estuvo un 31% por debajo de la meta, efecto explicado por el clima y particularmente por el muy bajo aporte de las pasturas (forraje para pastoreo y heno), el cual también se ve reflejado en una baja autonomía alimenticia del sistema.

La productividad de la mano de obra resultó un 15% inferior a la meta. En este caso, es necesario mencionar que la ocupación real fue un 40% inferior a la definición de equivalente hombre. Esta situación de subocupación permite suponer (a priori) que la misma cantidad de operarios podrían atender dos o tres VMS, es decir alrededor de 100 vacas por operario (niveles de eficiencia logrados a nivel internacional por algunos tambos comerciales).

1.6.- Caracterización y dinámica del rodeo de vacas.

El proyecto inició el ordeño en agosto de 2015. Debido en parte a restricciones financieras existentes, el rodeo se fue incrementando progresivamente a través de la incorporación de vaquillonas de diferentes orígenes (1/3 INTA y 2/3 tambos comerciales). En el Cuadro 11 se realiza una caracterización de la categoría vaca, mostrando las variaciones mensuales de los principales indicadores de la dinámica del rodeo y en el Cuadro 12 se comparan algunos de estos resultados con las metas del proyecto.

 

 

 

El sistema no pudo aún alcanzar los objetivos de cantidad de vacas totales y en ordeño. El crecimiento del rodeo dentro de este período dependió exclusivamente de la compra de vaquillonas.

Si bien ingresaron al sistema 15 vaquillonas, se produjeron durante el período 7 muertes y 7 descartes. Tomando el rodeo total de vacas al mes de agosto 2016 (66), las muertes y descartes representaron el 10,6 y 10,6%, respectivamente. Si bien este porcentaje de muertes y descarte se ubica dentro de la meta del proyecto (18-24%), se considera que fue elevado (especialmente el de muertes) considerando que el rodeo es joven (45-50% vacas de primer lactancia). En el informe “sanidad” se analizan en detalle las causas.

Los problemas climáticos afectaron negativamente la crianza y recría de las hembras surgidas de este rodeo, motivo por el cual a julio de 2017 aún no ingresaron vaquillonas nacidas en el sistema.

1.7.- Producción individual de leche.

En la Figura 11 se presentan los promedios mensuales de producción de leche por vaca en ordeño (promedio del rodeo) y diferenciada por vacas de primera y segunda o más lactancias.

 

 

La producción promedio del tambo (VO) se ubicó en 30 (± 1,3) litros/días, con extremos de 28 (agosto) y 33 litros/vaca/día (octubre). En diez de los 12 meses analizados, el promedio estuvo comprendido entre 29,5 y 32 litros/VO/día.

Teniendo en cuenta las características climáticas del año, se considera que el sistema pudo mantener una cierta estabilidad productiva entre meses. En este sentido, se considera que la utilización del sistema de ventilación y aspersión en el sector de comederos y de ordeño y la disponibilidad de la platea de hormigón donde los animales pudieron acceder al alimento en condiciones confortables, explica en gran medida estos resultados.

En la Figura 12 se presentan las producciones por lactancias cerradas a 305 días de las categorías vacas de primer lactancia (n=38), segunda lactancia (n=16) y tercera lactancia (n=2).

 

 

Los resultados individuales obtenidos se enmarcaron dentro de las metas planteadas por el proyecto (Cuadro 12).

La información presentada permite concluir que la meta de producción de leche del sistema (>1.800 litros/día) no fue alcanzada por la variable “cantidad de vacas del rodeo” (meta 60-65 vacas).

 

 

1.8.- Escore corporal

Se realizaron evaluaciones del escore corporal de los animales con una frecuencia mensual (rango 1 a 5). En los Cuadros 13 y Figura 13 se presentan los resultados obtenidos en función del estado fisiológico de las vacas.

 

 

 

En el Cuadro 14 se comparan los resultados con las metas del proyecto.

 

 

Como puede observarse la mayor cantidad de desvíos se concentran en el período de vaca seca y al parto, momentos donde el 76 y 89% de las observaciones se ubicaron fuera del rango aceptable. Estos resultados indican la necesidad de profundizar el manejo general y profundizar el de vaca seca e inicio de la lactancia.

1.9.- Manejo reproductivo.

El sistema de servicio es continuo, a través de inseminación artificial. Dos operarios son los encargados de la detección de celos y de inseminar bajo la asistencia de un profesional. Los mismos, realizaron un curso de capacitación y entrenamiento sobre manejo reproductivo y la técnica de la inseminación artificial.

Durante el período agosto 2016 a julio 2017 se realizó detección de celos de forma visual, utilizando parches y por registro de actividad de las vacas (DelPro). Una vez detectado el celo, la inseminación se realizó bajo el concepto AM-PM y PM-AM (la vaca detectada a la mañana se inseminó a la tarde y viceversa).

En el Cuadro 15 se presentan parámetros que caracterizan el manejo reproductivo del sistema y en el Cuadro 16 una comparación de estos resultados con las metas del proyecto.

 

 

A la situación climática registrada durante el año analizado, se le debe adicionar la problemática vinculada a los excesos hídricos vividos en el período precedente. Dentro de este contexto (Foto 6), los principales indicadores que definen la eficiencia reproductiva del sistema estuvieron muy cercanos a la meta del proyecto. Se considera que dos aspectos importantes explicaron esta situación en este sentido. Por un lado, un número importante de animales llegaron al parto con escore corporal fuera del rango óptimo y, por el otro, los casos de abortos y reabsorciones registrados, especialmente en vaquillonas.

 

 

Con respecto a este último tema, es necesario mencionar que el establecimiento se encuentra libre de las principales enfermedades abortivas (Brucelosis, Leptospirosis, BVD e IBR). En relación a estas tres últimas, las vacas cuentan con una buena base inmunitaria, ya que fueron vacunadas en tres oportunidades.

Como rutina, se practicaron tactos a los 30 días de no retorno y luego se confirmó la preñez a los 70-120 días de la inseminación. El 65% de las pérdidas embrionarias se ubicaron en el período comprendido entre los 30 y 120 días y el 35% restante, entre los 120 y el secado. Es necesario aclarar que como la reabsorción se considera hasta los 45 días posteriores a la inseminación, en nuestro caso es posible que en las reconfirmaciones puedan contabilizarse pérdidas embrionarias y abortos tempranos.

 

 

Además de los ajustes que se están introduciendo a nivel del manejo general y reproductivo en particular, se está trabajando en el diagnóstico de Neospora caninum y, por otra parte, se está estudiando la incidencia de secuestrantes de micotoxinas en la dieta.

1.10.- Salud animal

1.10.1.- Salud de la glándula mamaria.

En el Cuadro 17 se presentan los resultados de los recuentos de células somáticas (RCS) individuales realizados por el control lechero oficial. Este se realizó una vez por mes y en un solo turno diario utilizando el sistema de muestreo automático del VMA. Se informa el porcentaje de vacas en ordeño con RCS individuales <200.000 cel/ml. En la última fila se presenta el promedio ponderado del RCS del tambo (considerando la leche y el RCS de cada vaca de forma ponderada).

 

 

El promedio de vacas con RCS individuales inferior a 200.000 fue de 72,9%. Las variaciones entre meses que tienden a copiar la situación de estrés de las vacas por barro y calor. Los RCS del tanque también manifiestan estas tendencias, con picos en los meses de enero, febrero y abril.

En la Figura 14 se presenta la frecuencia de casos mensuales de mastitis clínica (signos y confirmación bacteriológica) durante el período analizado. Los signos tenidos en cuenta fueron: producción del cuarto, conductividad eléctrica en leche, presencia de sangre en leche, ordeño incompleto, grumos e inflamación.

 

 

Durante el período analizado se registraron 58 casos de mastitis clínicas, representando una frecuencia promedio anual de 8,5% referida a vacas en ordeño. Como puede observarse en la Figura 14, este valor presentó marcadas variaciones (desde 0% en el mes de agosto a 16% en abril). Los valores extremos se asocian, en gran medida, al estrés sufrido por las vacas por barro y calor.

En los análisis bacteriológicos realizados a partir de muestreos previos al tratamiento se aislaron los siguientes patógenos bacterianos:

Streptococcus sp. = 18 casos (31%). Fueron identificados 10 casos causados por Streptococcus uberis y 1 caso causado por Streptococcus dysgalactiae.

Staphylococcus sp. (coagulasa-negativos)= 20 casos (35%).

Bacterias Gram neg.= 9 casos (15%). Fueron identificados 7 casos causados por E. coli.

Otros= 11 casos (19%). Fueron identificados 3 casos causados por Levaduras, 2 casos causados por Bacilos Gram positivos y 1 caso causado por Corynebacterium sp..

1.10.2.- Salud podal.

Se registraron 42 casos de patologías podales, valor qué, referido al número de vacas totales, presenta un nivel de prevalencia de 5,5%. En la Figura 15 se muestra la distribución mensual de los mismos. En este caso, la frecuencia de problemas no mostró una asociación con la situación climática.

Se puede mencionar como cambios ocurridos en el período, la colocación de una alfombra de goma en el sector de ordeño donde las vacas traccionan y un protocolo de trabajo preventivo y curativo.

 

 

1.10.3.- Muertes

Se produjeron 6 muertes, respondiendo a los siguientes diagnósticos:

  • 3 vacas caídas (1 por ruptura de aductor y sacrificio y las dos restantes por hipocalcemias). En un caso, la muerte se produjo por error en la entubación esofágica.
  • 1 Nefrosis birrenal.
  • 2 Retículo peritonitis causadas por la ingestión de cuerpos extraños.

1.10.4.- Relación grasa/proteína.  

 

 

En la Figura 16 se muestran los promedios mensuales de la relación grasa/proteína en la leche, considerando que la misma resulta un indicador de la salud y funcionamiento ruminal. La meta establecida fue lograr superar la relación 1,1; considerando que la relación normal para la raza es de 1,20-1,30. El 42% de los promedios mensuales alcanzaron el objetivo, situación que indica la necesidad de profundizar el trabajo sobre el manejo alimenticio de las vacas.

1.10.5.- Concentración de urea en leche.

En la Figura 17 se muestran los promedios mensuales de la concentración de urea en leche, considerando a este parámetro como un indicador de balance proteico/energético de la dieta.

 

 

Se considera que para el nivel de producción del tambo (30 litros/VO/día) y el tipo de dieta (PMR, Pastura o verdeos y concentrado) el porcentaje de urea en leche debería ubicarse dentro del rango 200-300 mg/l. En los meses donde la participación de la pasturas resultó más importante dentro de la dieta (octubre a enero), las concentraciones estuvieron levemente por encima de este rango, situación que merece también un análisis y ajuste.

En el Cuadro 18 se comparan los resultados logrados en el período analizado con las metas establecidas en el proyecto para indicadores de salud del rodeo.

 

 

Es necesario mencionar que este informe se realiza sobre un rodeo joven, compuesto principalmente por vacas de primera y segunda lactancias. Además, como la prioridad ha sido hacer crecer y estabilizar el rodeo en las 60-65 vacas, los descartes voluntarios prácticamente no existieron. Los realizados fueron por causas sanitarias y reproductivas, fundamentalmente.

Las metas referidas a salud de ubre estuvieron muy cerca de ser logradas. Los problemas asociados a los períodos de estrés por barro e ITH elevado explican, en gran medida, algunos desvíos. Los casos de mastitis clínicas (especialmente ambientales) resultaron mucho más elevados en estos períodos.

Como fue indicado, es necesario trabajar sobre la dieta y el suministro de los alimentos con el objetivo de mejorar la salud y funcionalidad ruminal.

Las muertes en adultos duplicaron a las esperadas para el proyecto, debido a las causas fueron descriptas en el punto 7.3. Se está trabajando intensamente a través de protocolos preventivos y curativos para revertir esta situación.

1.11.- Calidad de leche

1.11.1.- Composición físico-química e higiénico-sanitaria.

En el Cuadro 19 y 20 se presentan estadísticas descriptivas de la composición físico-química y calidad higiénico-sanitaria de la leche producida durante el período agosto 2016 - Julio 2017. Los datos informados (Cuadro 12 y 13) corresponden al muestreo (automático sobre el pool del tanque de frío) y análisis realizado por la industria láctea e informados para el pago de la leche. Cada estadística fue calculada utilizando 4 o más muestreos mensuales.

 

 

 

1.11.2.- Aptitud tecnológica

En el Cuadro 21 se presentan estadísticas descriptivas de parámetros que evalúan la aptitud tecnológica de la leche producida en el sistema. En este caso, los muestreos y análisis fueron realizados en el Laboratorio de Calidad de Leche y Agroindustria de la EEA Rafaela.

 

 

1.11.3.- Aflatoxina M1

Se evaluó la concentración natural de AFM1 en leche en 36 muestras a razón de tres muestras por mes tomadas de vacas de alta, media y baja producción. Los niveles de AFM1 detectados oscilaron entre 0,003 y 0,064 (μg/L) con una media de 0,014 μg/L. El 78% de las muestras de leche presentó niveles detectables de AFM1, donde el 5,5% presentó concentraciones superiores al nivel máximo establecido por la normativa europea (0,05 μg/L) (EC Nº 1881/2006). Todas las muestras se encontraron dentro del límite aceptable de AFM1 definido para la leche fluida por el Reglamento Técnico del MERCOSUR (MERCOSUR GMC / RES N ° 25/02).

1.11.4.- Nitratos y nitritos en leche

Se evaluó la concentración de NO3 y NO2 en muestras de leche del tanque de frío. Los resultados fueron <1 y <0,5 ppm, respectivamente. En el Cuadro 22 se compara la media de los resultados con las metas del proyecto. Se indica la cantidad de valores que alcanzaron este objetivo del total obtenido.

 

 

1.11.5.- Indicadores del ordeño asociados al funcionamiento del sistema VMS

En los Cuadros 23 y 24 se agrupan los principales parámetros que definen el funcionamiento del sistema

 

 

Durante el período analizado se lograron 2,33 ±0,077; 2,44 ± 0,116 y 2,27 ±0,098 ordeños/vaca/día para el promedio del rodeo, vacas de segunda y tercera lactancia y de primera, respectivamente. La mayor frecuencia en vacas multíparas (+7,5%) puede explicarse por mayor actividad (asociada a mayor producción) y al conocimiento y mayor nivel de adaptación al sistema. Estas frecuencias de ordeño pueden considerarse como intermedias entre los resultados obtenidos en sistemas completamente confinados (próximo a 3 ordeños/vaca/día) y los pastoriles (próximo a 2 ordeños/vaca/día). No se evidenciaron marcadas diferencias entre meses del año (Figura 18).

 

 

 

En la Figura 19 y 20 se muestra el promedio y desvío estándar de la distribución horaria de la frecuencia diaria de ordeño para la semana 39 de 2016 (noviembre) y de la semana 24 de 2017 (junio), respectivamente. En ambas figuras, los resultados se comparan con el promedio registrado en 59 tambos comerciales emplazados en diferentes países en los cuales el sistema productivo predominante es el encierre permanente de las vacas. Las líneas blancas corresponden al promedio y los valores asociados al rango. Los puntos amarillos indican el promedio de los 59 tambos.

Como puede observarse, la distribución de la frecuencia de ordeños varía durante el día, presentando una marcada variabilidad. Aún dentro de esta situación, se puede identificar una marcada caída de la cantidad de ordeños voluntarios entre las 4 y 6 de la mañana, situación que vuelve a registrarse alrededor de las 15 horas y posteriormente a las 20-21 hs, resultados que coinciden con la mayoría de los tambos robóticos no estabulados. Resulta evidente que en sistema de encierro total, la frecuencia de ordeño resulta mucho más estable a lo largo del día. El incremento del número de vacas en ordeño y el trabajo sobre los horarios de permiso dependiendo el momento año, nos permitirán mantener una frecuencia de ordeño más estable durante el día.

 

 

 

Por último, en el Cuadro 25 se comparan los resultados con las metas del proyecto.

 

 

Prácticamente todas las metas no alcanzadas se asocian al tamaño del rodeo. Se considera que en la medida que el sistema se estabilice alrededor de las 60-65 vacas en ordeño, los niveles de ocupación del VMS, la cantidad de ordeños diarios y por hora se acercarán a los objetivos del proyecto.

2.- Resultados ambientales

2.1.- Consumo de agua

Para la obtención de los consumos de agua requeridos por cada sector dentro del tambo, se colocaron caudalímetros en sitios específicos, de manera de poder discriminar los consumos unitarios. En el Cuadro 26 se presenta una estimación de los consumos de agua del sistema durante el período en cuestión. Estos valores fueron obtenidos a partir de la medición semanal durante un tramo del período analizado y extrapolando al resto de dicho periodo. El consumo total representa una estimación tomando como referencia de cálculo el período con registros existentes, ya que los caudalímetros fueron colocados meses posteriores al inicio del periodo analizado. Los consumos se agruparon en agua de bebida, agua consumida por el VMS (lavado CIP, lavado piso entre vacas, agua de enjuague de pezoneras y copa de lavado de pezones), lavado de pisos (sala de ordeño, corral, platea sector comedero, fosa), sistema de aspersión y otros consumos (baño, consumos sala de leche, lavados eventuales, canillas de servicio, lavado de manga previo y posterior al trabajo del veterinario, etc.). Los valores fueron calculados para el total del período, por día del período y considerando el promedio año de vacas en ordeño (n=55)

 

 

El consumo mayoritario de agua se corresponde al lavado de pisos (77,8%). La circulación de animales durante las 24 horas diarias (particularidad del sistema de ordeño voluntario), hace necesario incrementar la frecuencia de lavado para mantener el sector en condiciones aceptables de higiene. Esto implicó lavar 3-4 veces por día con niveles de descarga de agua variable según la cantidad de materia orgánica existente.

Le siguieron en importancia el consumo de agua de bebida (12,7%) y el consumo del VMS y la aspersión (2%).

En el Cuadro 27 se muestra la cantidad de agua reutilizada y recolectada a través del sistema de captación de agua de lluvia de los techos.

 

 

El 99,2% del agua recuperada correspondió al volumen reciclado para el lavado de pisos y el 0,8% restante, por cosecha de agua de lluvia. Esta última fracción, si bien poco relevante en cantidad, resulta importante para el lavado CIP del VMS por ser agua sin contenidos de sales.

El agua recuperada (reciclada + recolectada) representó el 70,6% del total de agua consumida, poniendo de manifiesto la importancia e impacto de esta práctica, particularmente en este tipo de sistema.

El consumo neto del sistema fue de 9,7 litros de agua por litro de leche vendida durante el período analizado.

2.2.- Gestión de los efluentes

Como fue descripto anteriormente, los efluentes generados son derivados a una cámara de almacenamiento temporario y luego bombeados hacia un sistema de tratamiento, compuesto hasta el momento por tratamiento primario y secundario (Foto 7).

 

 

El tratamiento primario está compuesto por un tamiz estático (Foto 8) con malla de acero inoxidable, con una abertura de ranura de 1,25 mm. El efluente llega al tamiz con un caudal promedio de 330 l/minuto (dicho caudal es afectado de acuerdo a la concentración de sólidos que presente el efluente contenido en la cámara al momento del bombeo) y retiene alrededor de 288 ± 83 kg de sólidos/día.

El efluente líquido pasa luego al sistema de tratamiento secundario compuesto por dos lagunas de estabilización: una anaeróbica, impermeabilizada con geo-membrana de PVC de 750 micrones y otra facultativa, comunicadas entre sí mediante un caño de PVC de 110 mm de diámetro. Los tiempos de retención aproximados son de 25 y 20 días para la anaeróbica y la facultativa, respectivamente. La eficiencia del proceso biológico, medida a través de la reducción de DBO5, es del 90% aproximadamente.

 

 

Los sólidos recuperados en el tamiz y utilizados posteriormente con fines agronómicos, presentan la siguiente composición físico-química (Cuadro 28).

 

1 La alta variabilidad de la composición de los sólidos está directamente relacionada a las condiciones climáticas, tiempo de almacenamiento y continuidad en el funcionamiento del sistema.

 

Durante el periodo fueron distribuidas aproximadamente 45 tn de MS de los sólidos recuperados, volumen que corresponde a 800-1.000 y 100-120 kg de N y P, respectivamente. Este material fue aportado en los potreros A1 y A2 (Foto 9).

 

 

2.3.- Consumo de energía.

A partir de 2017 fue instalado un sistema de calentamiento de agua utilizando paneles solares, por lo cual, también se hace uso de energía solar térmica. El equipo tiene 150 litros de capacidad, el cual alimenta con agua caliente el termotanque eléctrico de 80 litros. A partir de setiembre de 2017 se colocaron medidores sectorizados de energía eléctrica. En el Cuadro 29 se muestran los consumos de electricidad del sistema productivo, discriminado por sectores.

 

 

Del total consumido, el 45% correspondió al “VMS y anexos”, el 21% al rubro “Otros”, el 13% a “Bomba de efluentes y anexos”, el 12% al “Equipo de refrigeración de leche” y el 8% restante a “Ventiladores y  anexos”. Si bien los datos deben aún considerarse como preliminares, el consumo de electricidad por cada 1000 litros de leche vendida se ubicó en el mínimo del rango citado por la bibliografía (rango 77-120 y promedio 100 Kwh/1000l), mientras que el consumo por vaca en ordeño (n=55) coincidió con el promedio citado (rango 620-920 y promedio 780 Kwh/VO) (Dollé JB, 2012).

3.- Resultados económicos-sociales

3.1.- Calidad de vida y bienestar laboral

Se analizarán los indicadores propuestos en el Proyecto Técnico, los cuales se dividen en indicadores de calidad de vida y del bienestar laboral. El sistema productivo dispone de dos operarios: Gonzalo Galeano (Operario 1, Foto 10) y Rodrigo Destéfani (Operario 2, Foto 11).

 

 

3.2.- Calidad de vida.

  • Habitabilidad de la vivienda de los operarios. Ambos operarios disponen de casa habitación. El Operario 1 vive con su familia en el predio del INTA (Foto 12) y el Operario 2 en su casa particular, la cual está ubicada a unos 3 km de las instalaciones del Tambo VMS (Foto 13). Ambas casas disponen de la superficie, ambientes y servicios necesarios.

 

 

 

  • Agua potable. Ni en la casa ni en el lugar de trabajo se dispone se dispone de agua potable de red, siendo provista a través de bidones y dispensadores. En el caso del lugar de trabajo, dichos elementos están ubicados en oficina de instalaciones (Foto 14).

 

 

  • Imagen del entorno laboral. Forma parte de la rutina de trabajo de los operarios el mantenimiento permanente del entorno de trabajo. Además de la higiene de los ambientes (oficina, baño, etc.), se realiza mantenimiento y mejora del entorno de las instalaciones. Durante este período se han reemplazado árboles secos y se plantaron plantas ornamentales (Foto 15).

 

 

  • Infraestructura y servicios. Al sistema se ingresa utilizando caminos consolidados y las instalaciones se ubican a 300 metros de la ruta nacional 34. A través de esta ruta se tiene acceso a Rafaela (7 km) y Lehmann (10 km). El servicio eléctrico lo brinda la EPE y se dispone de un grupo generador que ante corte de electricidad, arranca automáticamente. Las instalaciones eléctricas siguen las normas vigentes. El lugar de trabajo dispone de señal de internet y señal telefónica.
  • Remuneración y descansos. La relación contractual se realizó con la Asociación Cooperador del INTA a través de un “Contrato Asociativo de Explotación Tambera” (Ley 25169). En el contrato se establece un porcentaje hasta los 45.000 litros de entrega mensual y un adicional por los litros que superen este volumen. Bajo este régimen, la mano de obra tiene una incidencia de aproximadamente un 15% sobre los ingresos. Los contratos se renuevan cada 6 meses.

Los operarios disponen de dos fines de semana libres por mes. Adicionalmente ambos tomaron vacaciones (10 días/año). En este último caso, el costo laboral del reemplazante es asumido por el operario.

  • Rotación de personal. En agosto de 2017 se cumplieron 2 años del inicio del proyecto. Uno de los operarios inicialmente seleccionado continúa en el tambo (Operario 1), el otro operario dejó el trabajo a los 6 meses por causas familiares. El reemplazo permaneció un mes en el trabajo, siendo posteriormente reemplazado por el Operario 2.

Relación operario/empleador/encargado/profesional. En este caso, la situación difiere de la de un tambo comercial. Disponemos de un grupo de trabajo reducido (2 operarios y 4 profesionales) que se reúnen todos los lunes o martes. Las reuniones son para que ambas partes expongan las actividades a desarrollar durante la semana, los eventuales problemas existentes, etc. Se deja asentado por escrito el pedido de trabajo y en la reunión de la semana siguiente se realiza un repaso de estos puntos, verificando la realizado, lo pendiente y los motivos por los cuales el trabajo no se realizó. Adicionalmente existe un intercambio diario en el lugar de trabajo. Cada 3 semanas se recibe la visita del médico veterinario externo que realiza la asistencia para el manejo reproductivo. Este también constituye un momento de reunión del grupo.

Formación. Ambos operarios han finalizado la escuela secundaria. Durante este periodo realizaron los siguientes cursos teórico-prácticos:

    • Manejo reproductivo e inseminación artificial.
    • Manejo del Delpro
    • Manejo de mixer y distribución de alimentos.
    • Manejo de tractor y herramientas (2 cursos).
    • Reuniones técnicas realizadas en la EEA Rafaela (alimentación, salud, automatización).
  • Vinculación/relación con la sociedad. Ambos mantienen vínculo cotidiano con la ciudad y pueblos cercanos y con sus respectivas familias. En el caso del Operario 1, visita a sus familiares que viven en un pueblo distante 150 km de Rafaela durante los fines de semana que dispone de franco. La familia del Operario 2 vive muy cerca de su lugar de trabajo y vivienda. Comparte además un emprendimiento laboral con su familia (invernada y pyme quesera).
  • Actividades extra-laborales. Ambos practican deportes. El Operario 1 cursaba la carrera de Licenciatura en Administración Rural (UTN-Rafaela). A partir del 2017, reemplazó esta carrera por un curso formal en el ITEC-Rafaela (carpintería). El Operario 2 trabaja en una empresa familiar de cría e invernada de animales de carne y en un emprendimiento familiar donde industrializan y comercializan la leche que produce el tambo de su padre.

3.3.- Bienestar laboral.

  • Seguridad laboral. Las instalaciones están concebidas bajo normas y pautas técnicas que consideran la seguridad de los operarios. El contacto es mínimo con los animales y éstos, por el sistema de manejo (voluntario) tienen un comportamiento muy tranquilo. Los pisos, escaleras, sitios de desplazamiento, se construyeron considerando la seguridad y aspectos ergonométricos. La instalación eléctrica se realizó bajo normas vigentes. Los operarios se capacitaron sobre el tema seguridad (manejo de productos químicos, de animales, tractor y herramientas).
  • Bienestar laboral. Los operarios disponen en su lugar de trabajo de un baño-vestuario y oficina de trabajo. En el sitio de permanencia existe muy poco ruido (el grupo generador está a distancia del lugar de permanencia habitual y la bomba de vacío es de bajo ruido). La oficina dispone de un aire acondicionado y de estufa. Los ambientes tienen circulación de aire y la iluminación es natural durante el día. Los horarios de ordeño, la disponibilidad de piso de concreto y de techo en prácticamente todos los lugares de permanencia, hacen al bienestar de los operarios.
  • Organización del trabajo y situación laboral. En la Figura 21 se presenta el calendario de trabajo. La parte superior de la Figura corresponde a la distribución de las horas de cada operario de lunes a viernes (color verde), en la parte inferior (rojo) a la rutina de los sábados y domingos, días en los que trabaja un solo operario. Estos esquemas no son rígidos (varían por requerimientos y se pueden invertir las rutinas entre días de la semana). Por fuera de estos horarios, uno o ambos operarios están conectados al sistema a través del teléfono celular o desde una computadora personal. Ante la ocurrencia de algún problema en el sistema VMS, se genera una alarma en el celular de ambos operarios. Estos deben dar respuesta y solucionarlo. Esto implica poder resolverlo desde el mismo celular, tener que desplazarse hasta las instalaciones o llamar al servicio técnico.

 

 

  • Bienestar de los animales. Como fue mencionado, las instalaciones y el sistema de ordeño voluntario (mínima interacción de los animales con las personas) impactan marcadamente sobre el bienestar de los animales. Esta situación puede ponerse de manifiesto por la “distancia de fuga”, la cual en el sistema es de menos de 3 m.

Los animales disponen de 5 sitios de bebida, sombra y un sistema de ventilación y aspersión utilizado en los períodos de estrés calórico. Diariamente se limpian los comederos y se retiran los restos de comida remanentes del día anterior.

3.4.- Análisis financiero.

Se presenta el análisis financiero del período julio 2016 a junio 2017. El Cuadro 28 agrupa los resultados del año, considerando ingresos y gastos desglosados entre sus principales componentes. En el caso de los gastos, se realizó una ponderación de la incidencia relativa de cada rubro.

El análisis muestra un saldo financiero negativo de $88.775 en el año. Estos resultados deben ser considerados como orientativos puesto que, como fue mencionado y demostrado durante el informe, el sistema se encuentra en proceso de estabilización, no alcanzando aún la carga animal y producción proyectada. Por otra parte, estos resultados deben asociarse a la complejidad del año analizado y al período previo al mismo. Esto se vio reflejado en el rubro gastos de alimentos.

Es importante remarcar que las instalaciones fueron diseñadas para dos unidades de VMS. La mano de obra hoy existente puede ser mantenerse constante en el caso de incrementarse la cantidad de VMS y de vacas.

En el próximo informe técnico se complementará el análisis financiero con otros de tipo económico. La información generada permitirá también hacer un estudio de evaluación de inversiones, simulando diferentes tamaños, precios, financiación, etc.

 

 

4.- Análisis comparativo con otros sistemas robotizados.

Finalmente, como síntesis de los resultados del ciclo analizado, se realiza un análisis comparativo de algunos de los resultados técnicos con los obtenidos en diferentes países y sistemas productivos (Cuadro 29). Se utilizaronn dos fuentes de comparación: a) Dairy Data Warehouse (DDWTM) que integra y analiza la información generada por 54 tambos comerciales (Categoría de uso 1500-2000 Kg leche/día) y b) AMS KPI Project - General farm information (NSW Government, Australia) que analiza los resultados de 17 tambos comerciales de diferentes marcas comerciales, tamaño, raza y sistema de manejo (12 en Australia, 2 en NZ, 4 en Irlanda y 1 en Chile).

 

 

Como puede observarse, tanto los indicadores asociados al sistema productivo, como los que caracterizan el funcionamiento del sistema de ordeño automatizado, no muestran diferencias importantes. En este sentido, es necesario considerar el acotado tiempo de funcionamiento del Proyecto INTA-DeLaval desarrollado en Argentina y las posibilidades de mejoras factibles de lograr, descriptas en este documento.

 

5.- Bibliografía

Blokhuis, H., Veissier, I., Miele, I. and B. Jones. The welfare quality R project and beyond: safeguarding farm animal well-being. Acta Agriculturae Scandinavica, 60 :129–140, 2010.

Campos de Carvalho; B (2014). Sistema de monitoramento e inteligência para manejo de rebanhos leiteiros e automação em sistemas de produção de leite (https://www.embrapa.br/projetos).

Centeno, A; Esnaola I., Alamada, G., Engler, P., Gastaldi, L., y Suero, M., (2016) “LA ALIMENTACIÓN EN EL TAMBO Y EL IMPACTO ECONÓMICO DEL NUEVO ESCENARIO”. Bolentín Informativo. Año 1, N°1. INTA. 4 pag.

Chilibroste, et al, 2014. Sistemas de producción de Leche competitivos, sostenibles y simples: el desafío de la lechería uruguaya. Proyecto ANII RTS_1_2014_1.

Dollé JB. (2012). Les consommations d’énergie en bâtiment d’élevage laitier. Institut de l’Elevage. réf. 05 09 33 001. ISBN 978-2-84148-555-0, 34p.

Dunstan A., Skilling H., Newman M, Mounsey Z., (2015). “An updated assessment of dairy sector vulnerabilities”. Reserve Bank of New Zealand Bulletin, Vol. 78, No. 8.

Evans A, Miele M. (2007) Consumers Views about Farm Animal Welfare.Welfare Quality® Reports series. Cardiff University,Cardiff,UK. 2007. FIL, 2016. Boletín de las FDI N ° 485/2016: La situ ación mundial de los productos lácteos 2016

Foote K., Joy M., Deathe R.G., 2015. New Zealand dairy farming: milking our environment for all its worth. Environmental Management, 56, 709-720. FUNPEL, (2015). PROPUESTAS PARA LA FUTURA AGENDA DEL SECTOR. Mimeo 34 pag. (en:www.funpel.org).

Hemme T., Uddin M., Ndambi O. (2014). Benchmarking cost of milk production in 46 countries. Journal of Reviews on Global Economics, 3, 254-270.

Hemme, T. and Otte, J.; (2010) FAO 2010: Status of and Prospects for Smallholder Milk Production – A Global Perspective. ISBN 978-92-5-106545-7, 182 p.

Hollmann, J., Albrieu, J., Barth, I., Torres, G., Mazzola, C. (2013).Cambió el clima: herramienta para abordar la adaptación al cambio climático. Documento IICA. ISBN13: 978-92-9248-479-8. 213 p.

IFCN Dairy Report 2016, International Farm Comparisson Network . 2016. Vol: 1, pp. 210, Edicion: 1. Editorial: IFCN Dairy Reserach Center, Kiel. Co-editor y Co-autor.

Institut de l’Elevage (2016). 2015, de la dérégulation aux désordres des marchés en 2016. Dossier Economie de l’Elevage, n°465, 41 p.

Lallau, B., Thibaut, E. (2010) La résilience en débat: quel devenir pour les agriculteurs en difficulté. Revue d’Etudes en Agriculture et Environnement, 90 (1), 79-102.

OCDE-FAO (2015). Perspectives agricoles 2015-2024. Rapport, 162 p. ONU, Cambio Climático – Acuerdo de Paris (2015). In: http://newsroom.unfccc.int/es/acuerdo-de-paris/.

Peyraud J.L., Agabriel J., Benoit M., Duhem K., Lagriffoul G., Legarto J, Morin E. (2013). Vers des systèmes d’élevage de ruminants à hautes performances. Renc. Rech. Ruminants, 2013, 20, pag. 21-30.

Pollak, R. (2016) Estudio panorámico de la vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. Alimentos alineados con las recomendaciones de la OMS. Archivo Digital: descarga y online. ISBN 978-987-1632-63- 3, 109 pag.

Taverna, M., Ghiano, J., Costamagna, D., Walter E., Garcia K., Romero L., Picco, J., Orcellet, J., Basanta, M., Tossolini, R., Abdala, A., Calvinho, C., Galarza, R., Callaci, C., Gaggiotti, M., Dominguez, J., Campos, S., Franco, L., Perez, F., Costabel, L., Paez, R., Sapino, V., Cuatrín, A., Galeano, G., Destefani; R., Callieri, C., Catala, M., Marziotti, P., Gilli, F., Perasi, M., Alassia, M., Carbone, L., Zenclussen, A., Leva, P., Toffoli, G., Castillo, A. (2016). Evaluación bio-económica de un sistema lechero pastoril intensivo el cual incorporando Tecnologías de Precisión, Ordeño Voluntario Automatizado (AMS® ) y las TIC. Mimeo, 38p.

USDA (2015). China’s growing demand for agricultural imports. Economic information bulletin, 136, 33 p.

USDA (2016). www.usda.gov. U.S., monthly dairy costs of production per cwt of milk sold, 2016.

You G., 2015. Contractualisation et modes de coordination dans la filiére laitiére. Société Française d’Economie Rurale; 2015/1 n° 345 | pages 87 à 100. ISSN 0013-0559.

 
remove_red_eye 643 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved