Ingresar o registrarme
INGRESAR    o    REGISTRARME

NOREL promotores de crecimiento para nutricion animal

Norel Animal Nutrition - España

El servicio no esta disponible para contactar a esta empresa desde Estados Unidos de América

Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas

Publicado el:
Autor/es:
(10306)
(58)

La producción de leche por vaca y lactación se ha visto incrementada durante los últimos años de una forma considerable. A modo de ejemplo y según datos publicados por el USDA (gráfico 1), en EEUU la producción por vaca y lactación ha aumentado en un 16%, si consideramos los últimos diez años. Esta cifra es aún mayor si analizamos los datos de otros países, caso de Europa...




Grafico 1. Producción por vaca y año en los últimos 10 años.

El uso de programas de mejora genética ha acelerado este proceso y, en ciertos casos, este aumento y el nivel de producción conseguido hace de las vacas de alta producción, auténticas máquinas de producir leche. Sin embargo, este sobreesfuerzo productivo hace que estos animales sean muy sensibles a multitud de factores y cualquier cambio en la alimentación, manejo, etc.. repercute inmediatamente en la producción de leche.

Otro dato relevante que ha acompañado a este aumento de la producción es la disminución de una forma casi lineal de la fertilidad de los rebaños, pasando de un 65% a primeros de los años 80 a un 44 % a finales de los 90.

Frecuentemente se ha especulado sobre el posible efecto que la selección genética ha podido tener sobre la fertilidad, de forma que la selección hacia animales más productores implica animales menos fértiles. Sin embargo, cuando se analizan los datos de producción de novillas seleccionadas frente a los de otras no seleccionadas, se ve que no existen diferencias en cuanto a la fertilidad. Esto nos conduce a pensar que, no sólo la mejora, si no que otros factores como la nutrición, ligada también al aumento productivo, puede ser la clave para esos bajos índices de fertilidad asociados a vacas altamente productoras.

Seguramente si nos paráramos a pensar o analizar con detenimiento todos los factores nutricionales que pueden de alguna manera influir sobre los parámetros reproductivos, ocuparíamos muchas páginas con datos sobre el efecto de la nutrición energética, proteica, vitamínica y mineral en la fertilidad.

En esta ocasión nos centraremos en la energía, que es quizás el parámetro nutricional más estudiado, y más concretamente en el nutriente más energético, que es la grasa.

La producción de leche es un proceso natural que conlleva un gasto energético para la vaca lechera de alta producción. Durante las primeras semanas de lactación las necesidades energéticas crecen de forma exponencial, al mismo tiempo que lo hace la producción de leche. En esta fase la vaca no es capaz de ingerir la suficiente energía para cubrir estas necesidades con lo que entramos en lo que denominamos etapa de déficit energético o de balance energético negativo. Las estrategias de manejo intensivo del ganado lechero obligan a maximizar el rendimiento de la vaca y una de las formas es intentar reducir al máximo los costes que la reproducción conlleva, reducir el nº de días abiertos, reducir el nº de IA, etc... Cabe recordar que los primeros celos coinciden con la etapa de balance energético negativo (Gráfico nº 2 adaptado de M. Wattiaux)



Existe en las hembras mamíferas algún mecanismo por el cual, como parece lógico pensar, la producción de leche prevalece sobre la reproducción. Así cualquier desbalance energético penalizará antes los parámetros reproductivos que los productivos o al menos de una forma más importante o significativa.

En un trabajo de De Vries y Veerkamp (2000) concluían que por cada 1,9 Mcal de ENl de déficit energético por día, se retrasaba la ovulación en 1 día. En este mismo trabajo se encontró una correlación muy estrecha entre el % de grasa de la leche y el balance energético de la vaca a lo largo de la lactación. Estos investigadores concluyeron que un indicador del balance energético podría ser el % de grasa de la leche al principio de la lactación. En la práctica, sin embargo, la medición del balance energético no es una cosa sencilla y como medida se utiliza la condición corporal que mide el estado de engrasamiento del animal. Hoy en día todas las estrategias nutricionales durante la lactación temprana van encaminadas a hacer que la pérdida de condición corporal sea la menor posible.

“La Utilización de Grasa puede reducir la pérdida de peso”.

Como bien es sabido el nutriente más energético es la grasa, que posee aproximadamente 2,25 más energía que los carbohidratos. La utilización de grasa en la alimentación de la vaca de leche no es una cosa nueva y se remonta a muchos años. Un razonamiento simplista justificaría el empleo de grasas en vacuno de leche con el objetivo de aportar una fuente altamente energética que, durante los primeros meses de lactación, evitaría una excesiva pérdida de peso y consecuentemente de condición corporal. Así, desde un primer momento la mayoría de los experimentos realizados con la suplementación de grasa se limitaron a estudiar su efecto sobre la producción y composición de la leche. Más recientemente han aparecido numerosos trabajos (Staples and Burke 1998, Staples and Thatcher 1990, Lucy et col, 1992) sobre cómo esta suplementación puede influir sobre los parámetros reproductivos.

En todas estas revisiones llegamos a la misma conclusión. La grasa, no solamente ejerce su efecto positivo sobre los parámetros reproductivos por el hecho de ser fuente de energía, si no que la suplementación con grasa, y más concretamente, con ciertos ácidos grasos puede activar o inhibir ciertos procesos hormonales que tienen un efecto directo sobre la ovulación y/o el mantenimiento del embrión.



La Grasa, más que simple energía.

Así como en la nutrición proteica no nos limitamos al concepto de proteína sino que hablamos de aminoácidos, cuando se habla de grasas y sobre todo en la alimentación de monogástricos, cada vez más hablamos de ácidos grasos y de contenidos máximos o mínimos de éstos. Efectos sobre el tamaño del huevo, sobre la calidad de la canal han sido bien estudiados y es una práctica habitual el poner límites ya sean mínimos o máximos a ciertos ácidos grasos (ejemplo al ácido linoleico C 18:2). En la alimentación del rumiante nos encontramos con el inconveniente de que a nivel ruminal el perfil de ácidos grasos de la grasa ingerida cambia de forma importante debido a la hidrólisis y/o a la biohidrogenación parcial o total que sufren en el mismo rumen las grasas y los ácidos grasos que son ingeridos.

Predecir cual es el perfil de ácidos grasos que abandona el rumen cuando se suministran las grasas de forma libre es bastante complicado. Existen factores que condicionan qué ácidos grasos llegarán al duodeno y en qué proporción. En un trabajo reciente Chalupa et col, ( 2001) nos presenta un submodelo que trata de ilustrar el metabolismo ruminal y la digestión intestinal de los ácidos grasos de cadena larga. En este trabajo se tratan independientemente los distintos factores que pueden condicionar el tipo y la cantidad de ácidos grasos que llegan a duodeno: la ingestión de ácidos grasos, la lipólisis ruminal de la grasa de la dieta, la biohidrogenación ruminal de los ácidos grasos, la síntesis de ácidos grasos a nivel ruminal, el efecto que la grasa tiene sobre la digestión y fermentación ruminal y la digestión intestinal de estos ácidos grasos.

La capacidad del rumen para metabolizar las grasas es limitada. Cuando se sobrepasa esta capacidad del rumen para metabolizar la grasa podemos encontrarnos ciertos problemas asociados a un exceso de grasa libre en el rumen. El mecanismo exacto por el que la grasa interfiere con la fermentación microbiana todavía no se conoce pero se cree que es como resultado del recubrimiento de las partículas de alimento o un efecto tóxico directo sobre los microorganismos ruminales. Algunos ácidos grasos, especialmente los ácidos grasos insaturados, pueden tener efectos antimicrobianos e interfieren con el funcionamiento normal de los microorganismos ruminales (Jenkins et al, 2003).

Cuando suministramos grasa en la ración podemos reducir la digestión de la fibra inhibiendo la fermentación microbiana en el rumen. La fibra es también una importante fuente de energía para la producción de leche ya que los microorganismos ruminales la fermentan a sustratos energéticos que pueden ser utilizados por la glándula mamaria. Si la capacidad de los microorganismos para fermentar la fibra es inhibida por la grasa, la energía de la fibra se pierde con las heces. Esto fue demostrado por un experimento en el que se realizó una infusión de 0, 13, 26, y 40 ml de grasa por día en el rumen de ovejas, resultando en unas digestibilidades ruminales de la fibra de 44, 28, 18 y14%, respectivamente (Ikwuegbu and Sutton, 1982). La depresión de la digestibilidad de la fibra en el tracto intestinal completo es a menudo menos severa debida a una fermentación limitada al final del intestino.

La depresión de la digestibilidad de la fibra es más severa para fuentes de grasa ricas en ácidos grasos insaturados, que inhiben el crecimiento y funcionamiento de la flora ruminal más que los ácidos grasos saturados (Jenkins, 1993).

Como consecuencia, la digestión de la fibra puede ser deprimida por la grasa añadida. Esta depresión puede ser tan importante como para que la energía que proviene de la fibra y que se pierde en las heces haga nulo el aporte extra de energía que supone la grasa añadida. Para ilustrar esto, un consumo razonable de energía digestible en vacas que consumen 25 Kg de una dieta de lactación típica sería de 77Mcal/día. Si el 3% de esta ración se reemplaza con grasa, el consumo de energía digestible aumenta a 80 Mcal/día siempre y cuando la digestibilidad de la energía total de la ración permanezca constante para las dos raciones en un valor del 67.5%. Sin embargo, si la grasa reduce la digestibilidad de la energía total de la ración en solo tres unidades (de 67.5% a 64.6%) en este ejemplo, el beneficio energético de la grasa añadida se habrá perdido.

Por todo lo mencionado, cuando queremos aumentar la energía de la ración sin perjudicar su digestibilidad, se hace imprescindible trabajar con grasas que no produzcan esta depresión de la digestión de la fibra en el rumen, es decir, grasas inertes en el rumen. Actualmente las grasas protegidas más utilizadas, además de ser las más estudiadas y avaladas son los jabones cálcicos y las grasas hidrogenadas o saturadas.

Mecanismo por el cual la adición de Grasa-Ácidos Grasos puede mejorar la Fertilidad del Rebaño.

En las revisiones anteriormente citadas son dos los mecanismos mencionados por los cuales la adición de grasa puede mejorar los parámetros reproductivos.

Uno estaría relacionado con la mejora del estatus energético de la vaca durante la primera parte de la lactación, como ya hemos visto, y el otro sería el efecto específico que la adición de grasa y que ciertos ácidos grasos tienen sobre el sistema endocrino. Trataremos de revisar brevemente cuales son estos efectos específicos.

La adición de grasa en las raciones de vacas de leche tuvo como consecuencia un aumento de los niveles de progesterona en sangre (lucy et al, 1993). La progesterona es sintetizada por el cuerpo lúteo y es la responsable de la buena implantación del embrión en el útero y ayuda al mantenimiento de la gestación proveyendo de alimento al embrión.

Existen dos posibles razones para explicar el aumento de progesterona en sangre. Por un lado, estaría relacionado con un incremento del colesterol en sangre y por otro en un mayor tamaño de los folículos cuando se suplementaba con grasa la dieta. Cabe recordar que uno de los precursores de la progesterona es el colesterol. Éste es necesario para la formación de los quilomicrones y, consecuentemente, aumenta de forma natural cuando se aumentan los niveles de grasa en la ración. Los trabajos de Grummer and Carrol (1990), de Moallem (1999), Lucy (1993), y varios más, demostraron dicha relación entre el mayor nivel de grasa en la dieta y el incremento de progesterona en plasma. Pero el nivel de colesterol no es el único factor que podría explicar el aumento de progesterona en plasma. Diversos trabajos han encontrado una relación directa entre la adición de grasa y el tamaño de los folículos y, como consecuencia, del cuerpo lúteo. A mayor tamaño del cuerpo lúteo mayor síntesis de progesterona.

Como segundo efecto específico se ha podido comprobar el que tienen determinados ácidos grasos poliinsaturados al inhibir o potenciar la síntesis o liberación de distintas prostaglandinas. La mayoría de resultados positivos se han conseguido con grasas inertes ricas en ácidos grasos insaturados, ya que, en rumiantes, sería la única forma de garantizar la llegada de estos ácidos grasos a los tejidos en los cuales ejercen su efecto.

Una vez llegado a este punto parece demostrado que la adición de grasa puede, de distintas maneras, mejorar los índices reproductivos de las vacas, y esto redundará en una mayor rentabilidad del rebaño, al reducir los días improductivos. El efecto no es solo debido a la cantidad de grasa sino, como hemos visto, al tipo de grasa, entendiendo por tipo el perfil de ácidos grasos que la componen. Pero no debemos olvidar como comentamos anteriormente que toda grasa sufre primeramente una lipólisis y posteriormente una biohidrogenación ruminal que modifica de una forma importante la naturaleza y el perfil de ácidos grasos que llegan a duodeno que es donde son absorbidos.

En conclusión la utilización de grasas en la alimentación de rumiantes produce una mejora en los parámetros reproductivos, no solo achacable a una mejora general de la condición corporal, sino también debida al efecto específico que ciertos ácidos grasos tienen sobre el sistema endocrino y la secreción o inhibición de ciertas hormonas relacionadas directamente con la reproducción. Estos ácidos grasos para que puedan ejercer su función deben de ser absorbidos a nivel intestinal y para ello debemos garantizar que lleguen al intestino sin haber sufrido alteración alguna en el rumen y sin perjudicar la digestión de la fibra en el rumen.

La solución pasa por tanto en aportar estos ácidos grasos o esta grasa de forma protegida. Los jabones cálcicos de aceite de Palma son el producto mayormente evaluado en este sentido y en la mayoría de los casos existe una respuesta positiva aunque variable en cuanto a la mejora de la fertilidad (Staples & Thatcher). Harán falta más datos en el futuro para poder evaluar de una forma más exacta cual es el efecto de estos ácidos grasos, mayormente los PUFA, sobre el sistema endocrino, de está forma podremos optimizar la utilización de suplementos grasos en la alimentación de vacas.

 
Autor/es
Nottinghamshire, Reino Unido
Ing. Agrónomo
(10306)
(58)
Renzo Battilana Guzman
down arrow
Callao, Lima, Perú
Insumos para la nutricion animal
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
31/05/2008 | Estimados amigos:
El perfil típico de un jabón cálcico derivado de los ácidos grasos de aceite de palma tiene entre 8 y 10% de ácido linoleico. El nivel que indica Juan Carlos de 40% es alto en el Perú no hemos visto un jabón cálcico con el perfil indicado, pues los que se comercializan acá son derivados de la Palma.
Creo que el suministro de este insumo depende del tipo de explotacion que tiene cada criador y cual es su política de crianza. En nuestro pais se utiliza con mucho éxito en ganadería intensiva y los niveles de uso varían entre 150 y 450 gramos, logrando mejor produccion, mejor condición corporal y por ende menores problemas reproductivos. Sin embargo, en ganadería extensiva (pastoreo) no aplica por un tema de costo beneficio.
Actualmente es una alternativa interesante debido al alto precio de otros insumos energéticos y a la escasez de algodón que tenemos desde el año pasado.

(0)
(0)
down arrow
Venezuela
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
31/05/2008 | Estimados foristas y colegas, para interactuar un poco con el planteamiento de frenado vega y mi estimado amigo Juan c rojas, lo primero q hay q aclarar la grasa de sobrepaso a la cual se refiere Juan su origen es de soya por esto su alto valor porcentual de ácido linoleico, entre un 40 y 42 %. Por otro lado todos los productos tiene su nicho de mercado, yo no me atrevería a recomendar nuestro producto para la cría o la ceba, pues lo estaríamos sub utilizando. La cantidad de grasa a suplementar depende enormemente de la dieta base , pues en la zona de Villa del rosario estado zulia Venezuela, hemos conseguido excelentes resultados, con consumos de 100 gr / dia.
(0)
(0)
David John Owsley
down arrow
Worksop, Nottinghamshire, Reino Unido
Ing. Agrónomo
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
02/06/2008 | Estimados Juan Carlos y José Ángel, gracias por esa información, conozco la grasa inerte en el rumen que proviene de Brasil. Como ha sido comentado todos los productos tienen su nicho de mercado y como comenta mi amigo Renzo Battilana de Peru, depende totalmente del tipo de explotación que tiene cada granjero/criador y cual es su política, etc.

José Ángel dice que no se atrevería a recomendar tal producto para la cría o el cebo, y yo sí pero con algunas observaciones: vale la pena recordar a los demás participantes que en Venezuela disfrutan de un precio de leche muy favorable y puede ser más viable proporcionar aditivos en la etapa cuando la vaca esta seca OJO, no estoy diciendo que no deban hacerlo, pues ha sido probada la adición de lípidos pre-parto y post-parto en distintos trabajos y es una forma que tanto la vaca como la bacteria ruminal se acostumbran a un dieta enriquecida con grasa, sólo digo que hay que tener cuidado.

Lo que quiero decir es que en el periodo seco y de transición no es común la adición de nutrientes lipogénicos añadidos (vean por favor discusión anterior en ese foro conmigo y los estimados Jaime Henríquez y Alejandro Palladino), más común es la adición de nutrientes glucogénicos. También con los ácidos grasos poli-insaturados (PUFA: linoleico/linolenico…) su pKa es alto pues deben tomar en cuenta, especialmente con niveles muy altos de PUFA, que una gran proporción de ellos serían bio-hidrogenados cuando se disocia la sal en el rumen – incluso en un pH ‘normal’- y por tanto se convierte en grasa activa en el rumen – con las cantidades que mencionan no creo que haya ningún efecto negativo, sólo hay que estar informado de su inclusión cuando en la dieta post parto se añadan otros ingredientes y suba el nivel de grasa total.

Finalmente me gustaría reiterar el punto de mi amigo Renzo cuando dice que actualmente la adición de grasa inerte en el rumen es una alternativa interesante debido al altísimo precio de otros ingredientes.
(0)
(0)
David John Owsley
down arrow
Worksop, Nottinghamshire, Reino Unido
Ing. Agrónomo
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
02/06/2008 | Estimados Juan Carlos y José Ángel, gracias por esa información, conozco la grasa inerte en el rumen que proviene de Brasil. Como ha sido comentado todos los productos tienen su nicho de mercado y como comenta mi amigo Renzo Battilana de Peru, depende totalmente del tipo de explotación que tiene cada granjero/criador y cual es su política, etc.

José Ángel dice que no se atrevería a recomendar tal producto para la cría o el cebo, y yo sí pero con algunas observaciones: vale la pena recordar a los demás participantes que en Venezuela disfrutan de un precio de leche muy favorable y puede ser más viable proporcionar aditivos en la etapa cuando la vaca esta seca OJO, no estoy diciendo que no deban hacerlo, pues ha sido probada la adición de lípidos pre-parto y post-parto en distintos trabajos y es una forma que tanto la vaca como la bacteria ruminal se acostumbran a un dieta enriquecida con grasa, sólo digo que hay que tener cuidado.

Lo que quiero decir es que en el periodo seco y de transición no es común la adición de nutrientes lipogénicos añadidos (vean por favor discusión anterior en ese foro conmigo y los estimados Jaime Henríquez y Alejandro Palladino), más común es la adición de nutrientes glucogénicos. También con los ácidos grasos poli-insaturados (PUFA: linoleico/linolenico…) su pKa es alto pues deben tomar en cuenta, especialmente con niveles muy altos de PUFA, que una gran proporción de ellos serían bio-hidrogenados cuando se disocia la sal en el rumen – incluso en un pH ‘normal’- y por tanto se convierte en grasa activa en el rumen – con las cantidades que mencionan no creo que haya ningún efecto negativo, sólo hay que estar informado de su inclusión cuando en la dieta post parto se añadan otros ingredientes y suba el nivel de grasa total.

Finalmente me gustaría reiterar el punto de mi amigo Renzo cuando dice que actualmente la adición de grasa inerte en el rumen es una alternativa interesante debido al altísimo precio de otros ingredientes.
(0)
(0)
Enrique Bernal
down arrow
Bogotá, Distrito Especial, Colombia
Productor Ganadero
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
02/06/2008 | Buenas Noches: Los saludo desde Bogotá, Colombia. Aprovechando el foro sobre grasas en la alimentación deseo saber si alguno de Uds. tiene información sobre una dieta que sea litogenica o sea que ayude en la formación de cálculos en la vesícula biliar del ganado vacuno. La verdad he estado buscando bastante al respecto pero no me ha sido posible encontrar nada a este respecto

Gracias

ENRIQUE BERNAL
(0)
(0)
down arrow
Venezuela
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
14/06/2008 | BUENAS TARDES COLEGAS, EL TEMA EN DISCUSION ME PARECE EXTRAORDINARIO A TAL PUNTO QUE ES MI TESIS DE MAESTRIA, LOS COMENTARIOS CREO QUE EN SU MAYORIA HAN ESTADO ACERTADOS, ES POR ELLOS QUE SOLICITO ANTE EL EQUIPO DEL FORO LA COLABORACION DE PAPERS AL RESPECTO QUE COMPLEMENTE MI INVESTIGACION, DE VERDAD ESTARE MUY AGADECIDO.


ATTE
M.V ERICK DEVIS
ACARIGUA VENEZUELA
(0)
(0)
ANGEL RAFAEL GARRIDO OTERO
down arrow
Sahagun, Cordoba, Colombia
MEDICO VETERINARIO Y ZOOTECNISTA
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
03/01/2009 | La utilizacion de grasas en alimentacion animal puede traer unas ventajas y tambien limitantes que mas adelante las expreso.

VENTAJAS.
• Incrementa la densidad calórica de la dieta sin detrimento en la digestibilidad de la fibra.
• Incrementa el consumo de energía para una mayor producción de leche durante el inicio de la lactancia cuando las vacas no consumen suficiente alimento.
• Mejora la eficiencia en la utilización de la energía al incrementar la relación glucogénico - lipogénico.
• La cantidad e ENL aportada por la grasa de sobrepaso es muy superior (6.52 Mcal /kg. ) que al resto de los ingredientes energéticos.
• La grasa de sobrepaso ayuda a recuperar mas rápidamente la condición corporal de las vacas y en consecuencia algunos parámetros reproductivos tienden a mejorarse como reducción en los días a la primera ovulación e incremento en la tasa de concepción.
LIMITACIONES.
• Las vacas que son suplementadas con grasa de escape tienden a disminuir la cantidad de proteína en la leche.
• Nivel de inclusión bajo 5-8% del total de la materia seca considerando grasa natural e inerte.
• Se requiere de un período de adaptación a la grasa, adicionándose de manera gradual, hasta alcanzar el nivel recomendado en un lapso de dos semanas.
Esta tecnología puede ser utilizada en hatos lecheros explotados en condiciones intensivas, en vacas altas productoras durante el primer tercio de lactación y en estados de la república mexicana que presenten condiciones de estrés térmico.
(0)
(0)
Carlos Ernesto Botto Rosales
down arrow
Candelaria, Cuscatlan, El Salvador
Lic Zootecnista
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
09/04/2009 | Un saludo a todos y todas.
Únicamente deseo abonar a lo ya expresado por todos los foristas y es con respecto al tipo de grasa a utilizar.
Del tipo omega 3
- Inhibe producción pgs 2 alfa, necesario para mantener la preñez
- Mejora taza de concepción
- Disminuye grandemente mortalidad embrionaria.
- Disminuye número de servicios por concepción
- Favorece la producción de progesterona. Y recordemos que a mayor progesterona mayor reconocimiento materno de la gestación.
- Nos es de gran ayuda en el periodo crítico rango de 8 - 17 días de gestación que es cuando mayor muerte embrionaria se da.
Concluyendo. No es recomendable suministrar ácidos grasos del tipo omega 3 al parto y después del parto, hasta que el animal presente celo y se de la monta natural o Inseminación según convenga.
Ahora analicemos ACIDOS GRASOS TIPO OMEGA 6.
- Favorece involución uterina.
- Disminuye retención placentaria.
- Apresura aparición del primer celo.
- De gran importancia al momento del parto y pos-parto.
- Regreso normal del ciclo estrual
CONCLUYENDO.
No podemos suministrar ácidos grasos del tipo omega 6 después de que el animal ha sido inseminado.

Ahora les muestro un cuadro de aceites con diferentes contenidos de omega 6 y 3 respectivamente. Que se pueden utilizar para preparación de este tipo de grasas.

ACEITE OMEGA 6 OMEGA 3

ALGODON 50 0
SOYA 53 7
PESCADO. Agua dulce 4 45
MAIZ 60 1
PALMA 10 1
LINAZA 14 58
SEBO 8 1

Por lo que considero que al momento de comprar una grasa debemos conocer qué tipo de aceite utilizaron en la preparación y saber en qué momento la utilizaremos en nuestros animales y os favorezca tanto en nutrición como reproducción.
Atte.
Lic. Botto

(0)
(0)
Oscar Arroyave Sierra
down arrow
Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia
Zootecnista Msc en Desarrollo Sistemas Sostenibles Agrarios
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
10/06/2011 | Un punto muy importante que se debe tener encuenta al adquirir una grasa by pass, es conocer el porcentaje de grasa y el nivel de Calcio, se estan comecializando algunos jabones calcicos fabricados con subproductos industriales (grasa), que pueden llegar a ser 57 a 60% de grasa sobrepasante, que el precio pagado por energia suminsitrada no justifica
(0)
(0)
Francisco Javier Robles Portela
down arrow
Ciudad Obregón, Sonora, México
Médico Veterinario Zootecnista
Re: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas
16/10/2013 | Consumo de alimento. Adicionar grasa protegida a la dieta de los toretes, no afectó significativamente el consumo de materia seca (CMS), resultado que coincide con lo reportado por Nelson et al. Sin embargo, Feton y Kerley y Fernandes
et al, reportan que a mayor adición de grasa en la dieta disminuye el CMS, debido
a una menor digestibilidad del alimento, ya que interfiere con la acción de las bacterias en el rumen al momento de degradar la fibra, disminuyendo la palatabilidad e incrementando los problemas de acidosis. LaBrune et al reportaron que adicionar grasa a la dieta de razas especializadas en producción de carne, la disminución del consumo de materia seca se debe a que se cubren más rápidamente los requerimientos de energía. Otros reportes sugieren que al adicionar grasa a dietas a base de maíz, se incrementa el contenido de energía de la dieta, con la consecuente disminución del consumo de materia seca. Nelson ML 2004.
(0)
(0)
¿Desea opinar en esta discusión sobre: Nuevas Aplicaciones de las Grasas Protegidas?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
PUBLICAR OPINIÓN
Productos
Complejos de ácido orgánico, inorgánico y ácido...
DEFINICION: ECOBIOL (Bacillus amyloliquefaciens CECT 5940) es un aditivo bi...
La evolución en nutrición animal ha sido constante, adapt&aac...
    |    
Copyright © 1999-2014 Engormix.com - All Rights Reserved