Ingresar o registrarme
Engormix.com
  /  
  /  

El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano

Publicado el:
Autor/es:
(42416)
(32)

Este trabajo pertenecea a una serie relacionada con el "Control racional y sostenible de los parasitismos que afectan al ganado bovino en las condiciones del Trópico Colombiano". En esta ocasión se abordarán aspectos relacionados con el control de los parásitos internos (endoparásitos). Para el lector que recién llega a esta serie de lecturas, se le recomienda consultar el primer artículo de la sucesión (Carta Fedegan Nº 69; julio - agosto, 2001), con el fin de comprender los conceptos modernos sobre los que se fundamenta el Manejo Integrado de Plagas (MIP) aplicado al control parasitario.

En términos generales se reconoce como endoparásitos a aquellos organismos que realizan su fase parasítica en los órganos internos o musculatura de los animales; excluyendo de esta categoría a los hemoparásitos, aquellos organismos que viven en la sangre, los que serán tratados en la próxima entrega. Dos grandes grupos de organismos corresponden a los parásitos internos; por un lado se encuentran los gusanos redondos y planos (helmintos), los cuales son fácilmente apreciables a simple vista, ya que las formas adultas de los parásitos fluctúan en tamaño desde menos de 5 mm hasta más de un metro de longitud en el caso de las tenias (Dunn, 1978); el segundo grupo de organismos son los protozoos, organismos microscópicos unicelulares (Soulsby, 1982) que pueden ser asimilados a las amebas de los humanos.

Aunque ambos tipos de parasitismo ocurren en los órganos internos de los animales (pulmones, sistema digestivo, hígado, musculatura), su epidemiología, es decir, sus ciclos de vida y patrones de transmisión difieren de modo extremo. Mientras los helmintos poseen ciclos de vida complejos que incluyen una variedad de fases (adultos, huevos, diversos estadios larvarios), migración a través de varios órganos cuando se trata de la fase parasítica e incluso diversas fases de vida libre; los protozoos difícilmente sobreviven por fuera del huésped y dependen de un íntimo contacto entre animales o de contaminación directa del agua o alimento, para asegurar su transmisión. Además existe un grupo de protozoos (por ejemplo, La Neosporosis) que se han adaptado a la transmisión entre distintas especies de animales, siguiendo un ciclo cazador - presa, se comportan como parásitos intestinales en el carnívoro y como parásitos tisulares (en los músculos) en el herbívoro.

Debido a lo complejo de la situación, antes de definir un plan de control de parásitos internos, es importante definir qué tipo de parasitismo es el que se quiere atacar.

Adicionalmente, están las consideraciones epidemiológicas y del comportamiento de estos parasitismos en las condiciones del trópico; para lo cual es importante recordar, que lo que se quiere combatir son las pérdidas en la producción causadas por los parasitismos, no a los parásitos en si mismos; ya que existen una serie de situaciones en las que los parásitos y sus huéspedes conviven en cierto tipo de equilibrio, en el cual pueden existir parásitos, pero no causan pérdidas importantes para el negocio ganadero. Esta situación será explicada en la siguiente sección.


Parásitos internos y parasitismo

Los rumiantes en pastoreo y sus parásitos internos llevan miles de años evolucionando conjuntamente; se cree que la relación huésped parásito surgió cuando organismos de vida libre (saprófitos) que ocurrían en los pastos, se adaptaron al ciclo alimenticio de los animales (vía oral-fecal), sin embargo la relación ecológica que los caracteriza es la de convivencia; el mejor ejemplo de esta situación es el caso de los rumiantes salvajes del África (Ñús, Gacelas, Búfalos, etc.) los cuales poseen importantes poblaciones parasitarias, pero difícilmente conocemos de casos donde se justifique el tratamiento antiparasitario de estas especies de rumiantes. El problema se inicia cuando el hombre interviene alterando los equilibrios naturalmente establecidos.

De modo que si se quiere utilizar estrategias de Manejo Integrado de Plagas (MIP), sostenibles y racionales, de control parasitario, el punto de arranque es comprender esas situaciones de equilibrio que ocurren en la naturaleza y establecer el impacto que las diversas situaciones de manejo de la finca pudiesen tener sobre las poblaciones parasitarias en las praderas y en los bovinos de los sistemas de producción. Aquí radica la importancia de la investigación epidemiológica sobre la dinámica poblacional de los parásitos adaptada a nuestros ecosistemas tropicales, es muy diferente como se podría abordar el control parasitario en sistemas de producción en regiones donde ocurren estaciones, al que se debe utilizar en el trópico.

Al igual que los bovinos, los parásitos fueron introducidos a nuestra geografía por los conquistadores españoles, entonces esta adaptación ecológica es relativamente reciente; a medida que los ganados fueron ingresando a las sabanas de pastoreo, las formas libres de los parásitos internos empezaron a colonizarlas, al tiempo que la boñiga del ganado las contaminaba. Hoy luego de cerca de 500 años, la mayoría de endoparásitos descritos para los bovinos, se reportan en el continente americano.

La epidemiología de los parasitismos internos de los bovinos se ha descrito ampliamente para regiones templadas y depende en gran manera del clima, pero también del sistema de producción y de la modalidad de uso de las praderas (Dunn, 1978; Reinemeyer, 1990; Stromberg et al., 1991). Por su parte la descripción del comportamiento de estos parasitismos en el trópico es aún limitada (Agyei, 1991; Kaufmann & Pfister, 1990), pero se conoce con certeza de que existen grandes diferencias en la epidemiología parasitaria entre una y otra región; mientras en regiones templadas, el factor crítico que regula las poblaciones parasitarias es la temperatura; en el trópico el factor crítico es la humedad (Sewell, 1988; Benavides, 1996). Dado que los patrones de lluvia y las provincias de humedad (sumado a la composición de los suelos) varían intensamente entre diversas micro - regiones del trópico, la situación epidemiológica tiende a ser mucho más compleja que el simple cambio de estaciones que se observa en regiones templadas.

Una característica importante de los endoparásitos (a diferencia de los ectoparásitos) es que no son directamente apreciables por el ganadero, sino que generalmente requieren de pruebas de laboratorio para demostrar su presencia; sin embargo, en ocasiones el impacto sobre la producción es más importante. Las pérdidas causadas son debidas al efecto directo (daño tisular) que ejercen sobre el animal y que se refleja en reducción en la ganancia de peso, muerte de animales jóvenes, reducción en la producción de leche, disminución de la capacidad reproductiva, etc. Además, una importante proporción de las pérdidas está representada por los costos indirectos, es decir, los costos de los antiparasitarios, la baja utilización de las praderas, el riesgo de desarrollo de resistencia a los antiparasitarios, el mayor riesgo de residuos en carne y leche, etc.

El impacto causado por los parasitismos depende de muchos factores asociados con la manera como ocurren los primeros contactos entre el huésped y el parásito y la intensidad de desafíos posteriores, pero también de la capacidad del animal para montar una adecuada respuesta inmune, lo cual generalmente esta asociado con la nutrición. Se destacan entre otros, los siguientes aspectos:


Parásito actuante:

Se debe considerar que no todos los parásitos son igualmente patógenos; aquellos que se alimentan de sangre y los que tienen ciclos de migración a través de diversos tejidos, causan mayor efecto sobre la salud del animal.


Edad:

Los animales jóvenes son más susceptibles al efecto de los parásitos por dos razones, por un lado el sistema inmunológico aun no ha alcanzado su total desarrollo y por el otro, no poseen experiencia previa de contacto con estos organismos, ya que la mayoría de ellos se adquiere una vez el animal empieza a consumir pasto.


Exposición previa a los parásitos e intensidad del desafío:

La diferencia entre enfermedad parasitaria o la presencia de un portador sano, generalmente radica en cómo fue el primer contacto con el parásito; si este ocurre de manera gradual, los animales adquieren una sólida inmunidad; pero si no hubo contacto previo y súbitamente ocurre un desafío intenso, se estará ante un brote grave de enfermedad parasitaria. El manejo de las praderas posee una gran influencia en este aspecto.


Nutrición y estado de salud:


Un adecuado aporte nutricional es imprescindible para que pueda existir una adecuada respuesta inmune ante cualquier agresión y esta situación es muy importante en el caso de los endoparásitos. Animales con bajo perfil nutricional son más propensos a sufrir mayores pérdidas ante un grado dado de infestación parasitaria, que sería inocuo para animales bien nutridos.


Raza:

Existen algunas razas que presentan cierto grado de resistencia a los efectos negativos sufridos por la infestación parasitaria, lo cual en ocasiones está asociado también con los sistemas de manejo que se utilizan para una y otra raza, principalmente los sistemas de rotación de animales en las praderas (razas lecheras).


Tipo de explotación:

El mejoramiento de las praderas ha creado la posibilidad de incrementar el número de animales pastoreando por unidad de área; en consecuencia hay mayor contaminación de los pastos con materia fecal y los animales se ven obligados a pastorear en praderas con mayores niveles de contaminación.


Parasitismos internos de los bovinos y su diagnóstico

Los parásitos internos que afectan a los bovinos en pastoreo pueden discriminarse de dos formas, primero mediante su clasificación en la escala biológica, morfología y a características de su ciclo de vida; y segundo, de acuerdo a su localización en el animal (Soulsby, 1982; Benavides, 1996). En lo que refiere a su clasificación, tal como se describió arriba, las dos mayores colectividades las conforman los helmintos (gusanos) y los protozoos (organismos microscópicos). En el caso de los helmintos, se destacan dos grupos (Corwin & Nahm, 1997); los gusanos redondos (phylum Nematoda), los cuales son los más numerosos en cuanto a cantidad de especies; y los gusanos planos (phylum Plathyhelmintes) representados por dos grandes divisiones; las Tenias (clase Cestoidea) y los tremátodos (clase Trematoda). Una descripción de los principales parásitos de bovinos y su ubicación en el animal se presenta en la tabla 1.

En el caso de los gusanos redondos, existen cinco diferentes grupos que incluyen, los estróngilos, los ascaris, los gusanos de vida libre, los oxiuros y los helmintos transmitidos por artrópodos (respectivamente órdenes: Strongylida, Ascaridida, Rhabditida, Oxyurata y Spirurida), cada cual con sus peculiaridades en cuanto a ciclo de vida, pero éste por lo general es directo (no poseen huésped intermediario). Dadas las características de este texto y por simplicidad, no es factible describir aquí el ciclo de vida de cada uno de estos grupos; entonces, la descripción estará enfocada en la familia de mayor ocurrencia e importancia económica, que corresponde a los estrongilidos (Familia: Trychostrongylidae; Orden Strongylida).

Para esta familia, los parásitos adultos se alojan en el tubo digestivo, donde producen huevos que salen en la materia fecal (figura 1); los huevos eclosionan en la plasta de boñiga y dan lugar a las primeras fases de vida larvaria, las cuales sufren varios procesos de muda (larva 1 a larva 3, L1 - L3) las que ocurren en el suelo y en la plasta de materia fecal; a medida que éstas maduran migran a las hojas de los pastos.





Para ver la imagen en tamaño real cLick aquí


La infección del animal ocurre cuando éste ingiere pastos o suelos contaminados o por penetración directa a través de la piel, en algunas especies. Luego de esto, cumplen algunas mudas y migraciones a través de órganos del animal, para luego las fases adultas ir a alojarse en el tubo digestivo.

Algunas especies de parásitos tienen la capacidad de interrumpir su ciclo de vida cuando las condiciones ambientales (temperatura, humedad) le son adversas, o cuando existe inmunidad por parte del animal; este fenómeno se conoce como hipobiosis o sea la ocurrencia de larvas 4 (L4) inhibidas. Posteriormente, estas larvas sincronizan su reactivación, resultando su efecto mucho más patógeno para el animal.

Por su parte las tenias poseen un ciclo de vida más complejo (indirecto), ya que para completarlo requieren de que formas intermediarias se desarrollen en más de una especie de huésped; por ejemplo, en el caso de Taenia saginata¸ la forma adulta del parásito vive en el intestino del hombre y la fase intermediaria (Cisticerco) ocurre en la musculatura del ganado y otros rumiantes, de donde el hombre adquiere la infección (Soulsby, 1982); a su vez, la tenia más común del ganado Moniezia expansa vive en el tubo digestivo de bovinos, ovinos y caprinos y sus formas intermediarias (cisticercoides) se desarrollan en ácaros que viven en la pradera; el ganado se infecta al ingerir estos ácaros con sus bocados de pasto. En general las Tenias son de gran importancia en Salud Pública, ya que la localización de formas larvarias erráticas de algunas especies en órganos como el cerebro o el hígado se consideran un problema de higiene y calidad de los alimentos producidos en países donde existen estas parasitosis. Este asunto será tratado en la siguiente entrega.

Los tremátodos son gusanos planos (como la mariposa del hígado) que poseen complejos ciclos de vida (figura 2), donde se destaca la presencia de fases acuáticas de vida libre y el uso de caracoles como huéspedes intermediarios (Aunque existen algunos tremátodos de peces que poseen ciclo de vida directo). El parásito adulto vive en el tubo digestivo, los bovinos se infectan al ingerir las formas infectivas (metacercarias) que se han enquistado en el pasto que crece cerca de los sitios de reproducción de los caracoles (Soulsby, 1982; Corwin & Nahm, 1997). Los huevos excretados en la materia fecal requieren de ambientes acuáticos para continuar el ciclo de vida.

Finalmente, el ciclo de vida de los protozoarios parásitos internos de rumiantes ocurre dependiendo de la especie de parásito y del huésped, de dos formas; bien a modo de ciclo directo, generalmente intestinal (pero también podría tratarse de ubicación en las mucosas genitales, como es el caso de las Trichomonas), en el cual no se poseen huéspedes intermediarios; o a manera de protozoarios de ciclo de vida indirecto, como es el caso de las coccideas tisulares (Toxoplasma, Neospora y Sarcocystis), en el cual, en el carnívoro ocurre un ciclo intestinal y en las otras especies un ciclo en los músculos y otros tejidos. Este tipo de parasitosis tisulares, se discutirán en la siguiente entrega de esta serie.

Al considerar los aspectos de clasificación y de localización en el animal, entonces los parásitos internos de los rumiantes podrían agruparse de la siguiente manera:

• Helmintos (gusanos) gastrointestinales
• Parásitos bronco - pulmonares
• Parásitos hepáticos
• Protozoarios parásitos del intestino (Coccidias)
• Protozoarios tisulares

A continuación se realiza una breve descripción de cada tipo de parasitismo, incluyendo algunos criterios sobre como definir situaciones de diagnóstico para cada situación.


Para ver la imagen en tamaño real click quí



Helmintos gastrointestinales

Los helmintos (gusanos redondos y planos) que afectan el tracto gastro intestinal (panza, cuajar e intestino) de los bovinos comprenden la mayor cantidad de especies de parásitos de rumiantes, siendo los nemátodos el grupo de mayor importancia económica, en los que se centrará esta descripción (tabla 1).

Los gusanos planos, merecen una corta descripción; primero está la teniasis de los bovinos (Moniezia expansa) la cual, en el caso de infestaciones leves no posee importancia económica, pero en ocasiones puede tornarse importante en terneros (diarrea, posible obstrucción intestinal), bajo condiciones en que se favorece la alta contaminación de praderas con ácaros infectados con el parásito. Segundo, se cuenta en algunas regiones del país, principalmente donde existe alta humedad, con la ocurrencia del tremátodo de la panza (Paramphistomum spp.), el cual está asociado con la presencia de caracoles en la pradera. Estos ocurren como pequeños gránulos (5 - 10 mm) de forma cónica y color rojo claro, que se adhieren a las paredes de la panza y retículo (Soulsby, 1982). Mientras los adultos de este parásito no son patógenos, las formas inmaduras, que se adhieren primariamente en el intestino delgado, pueden causar diarrea fétida y debilidad de los animales.

El grupo más importante de los nemátodos gastrointestinales corresponde a la familia Trichostrongylidae, caracterizado porque no existe migración extra intestinal. Los adultos viven en el tubo digestivo, los huevos eclosionan en el suelo y las L1 y L2 ocurren en la plasta fecal. La L3 desarrolla una cubierta protectiva y se ubica en las gotas de rocío en los pastos, no en las fuentes de agua, como es la creencia común (figura 3), cuando es ingerida por el ganado. Las fases de L3, L4 y L5 ocurren en la pared intestinal, hasta madurar a la fase adulta (Corwin & Nahm, 1997). Estas fases dentro del huésped requieren de 3 - 4 semanas, pero bajo ciertas condiciones las larvas pueden permanecer en estado de hipobiosis hasta por 14 - 18 semanas.

La epidemiología de los nemátodos se caracteriza por su ocurrencia de modo hiper-disperso sobre el ganado en pastoreo; es decir, todo rumiante que viva en una pradera, inevitablemente tendrá contacto con estos parásitos internos en algún momento de su vida; siendo característico, que una serie de factores, ambientales y de manejo, determinarán qué consecuencia tendrá el animal luego de ese contacto: bien, el desarrollo de inmunidad protectiva o el desencadenamiento de enfermedad clínica o subclínica (Benavides, 1992). Dependiendo de sí el fenómeno de hipobiosis ocurre o no, la presentación clínico - epidemiológica del parasitismo gastrointestinal de rumiantes se puede discriminar bajo dos tipos de presentación; la Nematodiasis tipo 1 y la Nematodiasis tipo 2 (tabla 2).

Mientras la primera ocurre cuando hay adecuada disponibilidad de forraje tierno y alta contaminación de las praderas con larvas; la tipo 2 sucede en períodos de estrés para los animales, cuando no existe contaminación de las praderas con larvas y la infestación observada es debida al desarrollo masivo de larvas hipobióticas, adquiridas con anterioridad; este segundo tipo de presentación es más severa.

La Nematodiasis tipo 1, ocurre generalmente en animales jóvenes sin previa exposición a parásitos, cuando son introducidos a praderas altamente contaminadas con larvas; la mayoría de los animales se enferman pero muy pocos mueren; generalmente hay diarrea verde y deshidratación, pero no fiebre. Por su parte, la Nematodiasis tipo 2 ocurre por el reinicio del ciclo de larvas hipobióticas; ese desarrollo masivo de larvas inhibidas se sincroniza debido a factores ambientales o por la pérdida de inmunidad de los animales, asociada al estrés.

La diarrea es severa e intermitente, con una relativa alta mortalidad en los animales; esta entidad clínica se presenta en grupos de animales mantenidos en estabulación luego de una etapa previa de pastoreo o al final del verano en regiones donde la estación seca es prolongada.

Aunque existen situaciones en las cuales, la presencia de parásitos gastrointestinales cursa de manera benigna y sin causar enfermedad; en caso contrario se distinguen dos presentaciones clínicas de este parasitismo; la gastritis por trichostrongilidos (la cual es la de mayor importancia económica) y la enteritis parasitaria.







Los parásitos principalmente implicados en la gastritis parasitaria son el Gusano Rojo del Estómago, (dos especies, Haemonchus placei y Mecistocirrus digitatus) los cuales son relativamente grandes (19 - 34 mm) con capacidad hematófaga y de ahí su color rojo; y el Gusano Marrón del Estómago (Ostertagia spp.), el cual es pequeño (7 - 12 mm) y posee mayor importancia en regiones frías (Sewell, 1988). En el estómago también se ubica Trichostrongylus axei, el cual es pequeño y menos patógeno (tabla 1). En la gastritis parasitaria el efecto nocivo está asociado con daños en la capacidad digestiva del órgano (figura 4), principalmente en lo que refiere a la producción de enzimas. Los signos clínicos pueden variar desde decaimiento y pérdida del apetito, a rápida emaciación o mortalidad repentina en caso de fuertes infestaciones; los signos varían acorde con el tipo de parásito predominante y la intensidad de la infestación. En caso de infestación por el gusano rojo, se presenta anemia, la cual en algunos casos puede ocurrir antes de hallarse huevos en la materia fecal.




La enteritis parasitaria es una entidad clínica menos precisa y cubre parásitos de diferentes grupos y grado de patogenicidad que ocurren bien en el intestino delgado o en el intestino grueso. Se destacan Bunostomun phlebotomum (bastante grande, 15 - 26 mm y hematófago); Cooperia spp., y Trichostrongylus spp., generalmente de baja patogenicidad y Nematodirus helvetianus importante en zonas frías. En el intestino grueso es muy común Oesophagostomun radiatum, el cual forma pequeños nódulos en la pared del intestino. El parasitismo intestinal puede ser causado también por Ascaris y tenias, los cuales poseen menor importancia económica.

El diagnóstico de gastroenteritis parasitaria debe estar basado en la historia y signos clínicos, pero también en el patrón estacional que se describe más adelante. Los recuentos fecales (de huevos de parásitos en la materia fecal) aislados son de poco valor diagnóstico, pero si son superiores a 1000 h.p.g. (huevos por gramo) indican necesidad de tratamiento. Los niveles de una enzima, el plasmapepsinógeno, se encuentran elevados en caso de gastritis parasitaria, lo cual es una importante herramienta de apoyo, desafortunadamente poco desarrollada en el país. En casos de mortalidad de animales, el examen post mortem y revisión del tubo digestivo en búsqueda de parásitos es de valor. Se debe recordar que los recuentos de huevos en materia fecal, son sólo un indicador indirecto de la carga parasitaria; los estudios de dinámica poblacional de helmintos generalmente requieren del sacrificio de animales centinela, en los que se realiza el recuento total del número y especies de helmintos presentes (Parra & Uribe, 1990; Thullner et al., 1993), esto torna complicados y onerosos este tipo de estudios.


Parásitos broncopulmonares

La bronquitis verminosa de los bovinos es causada por Dyctiocaulus viviparus el cual posee un ciclo de vida directo similar al de nemátodos gastrointestinales; la larva ingerida llega al intestino, se transporta por la sangre hasta el pulmón, donde la larva realiza su última muda y luego alcanza el estado de adulto ubicándose preferiblemente en los bronquios. Los huevos producidos son expulsados con la tos y tragados por el animal; estos embrionan dentro del bovino y solamente las larvas llegan a las heces de los animales (tabla 1).

El efecto patógeno se asocia al efecto de cuerpo extraño, que causan larvas y adultos en el tejido pulmonar. Su impacto sobre los animales depende de la cantidad de larvas ingeridas y del estado de inmunidad previa; la enfermedad tiene cuatro fases, acorde a la respuesta del animal luego de la infección con larvas: del día 0 al 7 post infección (p.i.) pueden ocurrir problemas respiratorios por reacciones alérgicas en terneros que poseen inmunidad y son sometidos a un intenso desafío larvario; del día 7 - 25 p.i., se considera el período prepatente, puede existir bronquitis con pus verdoso (que si se examina contiene larvas) pero no existen larvas en las heces; del día 26 - 55 p.i. es el período patente, existe neumonía por cuerpo extraño y el examen fecal es positivo; del día 56 - 70 p.i., ocurre el período post patente, empiezan a aparecer en el pulmón lesiones crónicas (epitelización) y es cuando ocurre el 25% de las muertes (Benavides, 1996). El diagnóstico se debe basar en la historia y signos clínicos acompañado de la evidencia de larvas en la materia fecal de los animales afectados o de sus compañeros de hato.


Parásitos hepáticos

Entidad causada por la "Mariposa del Hígado" Fasciola hepática, es cual es un parásito muy común en nuestras ganaderías de clima frío, especialmente en las zonas lecheras. Las pérdidas asociadas con esta enfermedad pueden ser causadas por la muerte de las vacas en edad productiva (hasta 33% de las vacas afectadas) pero lo más común son las fasciolasis de tipo crónico que producen enflaquecimiento progresivo, anemia y en consecuencia disminución en la producción de leche. En matadero la detección del parásito en hígado es causa de decomiso inmediato del órgano.

El parásito es aplanado de 2.5 a 3 cm de largo, de color parduzco y de forma parecida a la de una hoja. Además de afectar rumiantes, también se ha demostrado infestaciones en los equinos e incluso en los humanos. La presencia del parásito animales está determinada por la presencia de ambientes favorables para la reproducción de caracoles que actúan como huéspedes intermediarios, tales como acumulaciones de agua clara y rica en oxígeno o de cursos suaves de agua corriente. En cuanto a diagnóstico, la forma de presentación más frecuente es la fasciolasis crónica, pero en casos de intensas infestaciones se puede presentar fasciolasis aguda con muerte repentina de animales; la presencia de cualquier cantidad de huevos en la materia fecal, se considera indicativa de tratamiento.


Protozoarios del intestino (Coccidias)

La coccidiosis es causada por un protozoario microscópico que se multiplica en las células del epitelio intestinal; existen cerca de 12 especies del género Eimeria, pero en Colombia se considera que las más patógenas son: Eimeria zurnii, E. bovis y E. ellipsoidalis (Rave et al., 1985). En el bovino, las coccidias cumplen todos sus estadios en la mucosa intestinal y la enfermedad es debida al daño de las células epiteliales parasitadas.

Los huevos expulsados en la materia fecal (ooquistes) contaminan fuentes de agua y alimentos; los parásitos se ubican en la porción posterior del intestino delgado, ciego y colon, donde hay destrucción de las células epiteliales, los ooquistes aparecen en las heces tres semanas luego de la infección.

Existe un segundo tipo de coccidiosis la cual es causada por Cryptosporidium parvum el cual tiene un ciclo de vida más corto (3 - 4 días) y posee gran importancia en salud pública, por no ser específico en cuanto a la especie de mamífero que infecta y hallarse altos niveles de infección en personas inmuno suprimidas (Corwin & Nahm, 1997).

En cuanto a su epidemiología, los animales más susceptibles son los terneros entre 3 y 6 meses de edad que aún no han adquirido inmunidad. El grado de patogenicidad está regulado por la intensidad del desafío parasitario y por esto brotes enfermedad tienden a estar asociados con terneros mantenidos en condiciones de hacinamiento, alta contaminación fecal del medio y ambientes húmedos y sucios. En general se encuentran infecciones múltiples abarcando más de una especie de coccidia; la mayoría de animales en un grupo adquieren la infección, pero sólo una minoría desarrolla la enfermedad clínica. En infecciones moderadas, luego del primer contacto, se desarrolla una sólida inmunidad específica.

Animales más viejos que encuentran la infección por primera vez son generalmente más resistentes y al menos que la descarga sea muy alta, la infección tiende a ser asintomática. Infecciones con pequeños números de ooquistes son sobrepasadas por los animales adultos y terneros más viejos, con el desarrollo de inmunidad. En un grupo de animales, la infección se desarrolla ascendentemente y con ella una sólida inmunidad; por esto se considera que es una enfermedad autolimitante. La introducción de animales susceptibles a un grupo de este tipo puede producir infecciones serias y hasta fatales.

El diagnóstico está basado en la detección de altos números de ooquistes en las heces, combinado con una historia de enfermedad entérica en terneros. En muchos casos, los signos clínicos pueden ser aparentes, antes de la aparición de ooquistes en las heces y entonces se requiere del examen de raspados de la mucosa del intestino grueso para buscar formas evolutivas del parásito.


El efecto del clima sobre la epidemiología parasitaria

A diferencia de lo que ocurre en regiones templadas, donde la temperatura es el factor crítico; en el trópico el comportamiento epidemiológico de los parásitos gastrointestinales está gobernado principalmente por la humedad, es decir está relacionado con los patrones de precipitación pluvial (Sewell, 1988; Benavides, 1996). La intensidad y distribución de las lluvias, al tiempo que regulan la disponibilidad de forraje, determinan el grado de infestación de esas praderas con larvas de parásitos y de esta manera la ocurrencia de parasitismo tipo 1 o tipo 2, dependiendo de las estrategias utilizadas por el ganadero para manejar sus recursos forrajeros y de los patrones de movilización de ganado entre los potreros de la finca.

Para entender la epidemiología de estos parasitismos, se deben describir los principales tipos de clima (patrones de precipitación) que ocurren en el trópico, los cuales están relacionados con las zonas de vida de Holdridge (1966); existen cuatro principales tipos de clima tropical (tabla 3), a saber: climas permanentemente húmedos, áreas tropicales con estación seca prolongada, regiones de trópico alto y climas permanentemente áridos. A continuación se presentan las características de cada uno de ellos, con una descripción de los principales componentes de la epidemiología parasitaria.








Figura 5. Curvas de precipitación pluvial y temperatura de dos localidades de Colombia caracterizadas por poseer un clima tropical permanentemente húmedo (a manera de ejemplo); bh-T en el Piedemonte Llanero y bmh-T en la Amazonía. Note que la precipitación anual es superior a 2000 mm.





Figura 6. Precipitación pluvial y temperatura característica del Bosque Seco Tropical (bs-T) en dos regiones de Colombia, el Valle del Sinú y el Valle cálido del alto Magdalena, ambos caracterizados por un clima de estación seca prolongada. Note que en la costa la precipitación es unimodal, mientras en el Tolima es bimodal y el verano ocurre a mitad de año.





Figura 7. Patrón de lluvias y temperatura de dos localidades de altiplanicie andina (bs-MB); el patrón de lluvias es bimodal.

Climas tropicales permanentemente húmedos: Son zonas cálidas donde la precipitación pluvial es superior a 2000 mm anuales, se distribuye de manera relativamente homogénea durante todo el año y la época seca (verano) es corta; en el país corresponde a las regiones de Bosque Húmedo Tropical (bh-T) y Bosque Muy Húmedo Tropical (bmh-T) se trata típicamente de regiones de piedemonte (figura 5). En condiciones de pastoreo en las fincas, la presencia de larvas de parásitos en las praderas es relativamente constante a través del año, de modo que si no hay factores de estrés de los animales o si el desafío parasitario no es muy alto, la inmunidad que ellos desarrollan se mantiene a niveles protectivos sin necesidad de tratamiento. El manejo de la densidad animal por unidad de área, se torna vital para la presencia o no de enfermedad en estas regiones.

Areas con estación seca prolongada: Se trata de regiones del trópico donde existe una época de verano patente, con drástica disminución de la precipitación pluvial; en Colombia esta situación ocurre en regiones de Bosque Seco Tropical (bs-T) que son áreas costeras, de sabana y la mayoría de áreas de los valles interandinos (figura 6).

En estas regiones, el verano reduce drásticamente los niveles de infestación en las praderas; entonces, los terneros nacidos desde el inicio del verano, permanecen libres de infección hasta el fin del verano, convirtiéndose en un grupo susceptible, que adquiere altas cargas parasitarias al iniciarse la época de lluvias.

Áreas frías: Son zonas de planicie y laderas del trópico alto, donde el factor determinante es la temperatura; en Colombia esto ocurre en las Zonas de Bosque Seco Montano Bajo (bs-MB), con precipitaciones inferiores a 1000 mm anuales y Bosque Húmedo Montano Bajo (bh-MB), con precipitaciones entre 1000 – 2000 mm; se destacan los altiplanos dedicados a la producción lechera (figura 7). Allí predomina Ostertagia spp. ocurriendo con mayor intensidad el fenómeno de hipobiosis; las larvas interrumpen su ciclo en épocas de menor precipitación. Estas reinician su desarrollo al final de la época de verano, debido al estrés alimenticio para los animales o a inicios de la época de lluvia presentándose un alto desafío parasitario para los animales, en esas épocas.

Climas permanentemente áridos: Corresponde a áreas desérticas y semidesérticas (figura 8) tales como La Guajira, la que se clasifica como Matorral Desértico Subtropical (md-ST), pero también las áreas de Bosque Muy Seco Tropical (bms-T). La infección por parásitos gastrointestinales está limitada a los sitios donde se encuentra agua superficial por irrigación o depósitos de agua, o puede ocurrir durante los cortos periodos de lluvias. Los animales generalmente poseen bajas cargas parasitarias, por lo tanto no adquieren adecuada inmunidad; entonces, los animales estarán bajo riesgo de sufrir enfermedad parasitaria (especialmente Haemonchus placei) cuando sean trasladados a regiones más húmedas.





Figura 8. Características climáticas de climas permanentemente áridos, md-ST y bms-T, con precipitaciones anuales inferiores a 1000 mm. En la Guajira el déficit de agua es más marcado.


Control de parásitos internos

El control del parasitismo debe estar dirigido hacia el control de las pérdidas económicas que ellos causan; entonces el diagnóstico de las situaciones debe ir dirigido no sólo a determinar la presencia del parásito (generalmente apoyados en el recuento de huevos en materia fecal), sino a cuantificar su presencia obteniendo información adicional sobre el desempeño productivo (ganancia de peso) y la presencia o no de enfermedad, donde puede ser importante determinar el valor del hematocrito, para detectar la presencia de anemias.

En el país, durante las últimas décadas se han realizado algunos estudios poblacionales (Rivera et al., 1983; Parra & Uribe, 1990; Thullner et al., 1993) que pretendían aportar información para el diseño de esquemas poblacionales para el control de parásitos internos; sin embargo, la situación es demasiado compleja, para que estos pocos trabajos realizados puedan aportar el total de información requerida para el diseño de tales esquemas. Se destaca de estos estudios el hecho, que gracias al desarrollo de inmunidad, los animales regulan las cargas parasitarias y mientras en el Piedemonte Llanero (Parra & Uribe, 1990), el desafío parasitario parece ser constante durante todo el año; en Córdoba (Thullner et al., 1993), es evidente que la contaminación de las praderas se reduce durante el verano. A partir de esas investigaciones se han sugerido algunos esquemas de control, pero esto aun no se validado bajo condiciones de finca.

La pregunta de si se justifica (en términos económicos) el tratamiento de animales durante la fase de crecimiento y la frecuencia de aplicación, aun no posee una respuesta inequívoca. Por ejemplo, en un experimento llevado a cabo en Córdoba (Thullner et al., 1993), con terneros desde el nacimiento hasta el año de edad, animales tratados una vez al mes, presentaron una ganancia de peso de 25 kg superior a la de animales no tratados; posiblemente esto no compensa el costo del antihelmíntico. El resultado de un experimento de este tipo, diferirá acorde al plano nutricional de los animales; lo que torna más complejos los diseños experimentales requeridos; además tratamientos muy frecuentes interferirán con el desarrollo de inmunidad protectiva y los animales serán más sensibles ante cualquier desafío larvario.

Dado que en los terneros existe crecimiento compensatorio, posiblemente sea más sensato pensar en esquemas de control basados en sólo uno o dos tratamientos en el primer año de edad, pero aun se requiere estudiar, las épocas más propicias para esto, en sistemas de producción en los distintos tipos de clima tropical.

Adicionalmente, existen una serie de consideraciones generales que se deben tener en cuenta en el diseño de una estrategia de control de parásitos internos:

No realizar tratamientos innecesarios. El uso intenso de antiparasitarios se encuentra dentro de las principales factores asociados con el desarrollo de resistencia a los productos (Smith, 1990), entonces se debe ser prudente en su uso. Este artículo demuestra que existen una serie de factores de manejo que tenidos en cuenta pueden ayudar a evitar las pérdidas asociadas a los parásitos.

Manejo y nutrición de los animales. Dependiendo del tipo de clima tropical, se debe considerar el sistema de manejo de los terneros y los sistemas de rotación de ganado en los potreros, para prevenir la exposición de animales no inmunes a altas cargas parasitarias. El sistema de levante de terneros (as) debe permitir que desde temprana edad entren en contacto con el pasto y vayan desarrollando progresivamente su resistencia a los parásitos.

Manejo de instalaciones. En los sitios donde permanecen los terneros se recomienda evitar el hacinamiento, eliminar la materia fecal con frecuencia, y evitar que éstas caigan dentro de los bebederos o comederos. Los corrales deben permanecer limpios sin barrizales ni encharcamientos.

A continuación se trazan unas recomendaciones de control específicas, para cada complejo parasitario.


Antiparásitarios disponibles

No es el objetivo de este texto el realizar una exhaustiva descripción de los productos disponibles para el control de parásitos internos del ganado en el mercado colombiano; sin embargo, se realiza una breve descripción de los productos para orientar al lector en su selección.

Los antihelmínticos son los fármacos destinados para el control de los gusanos redondos y planos y se dividen en tres clases; nematocidas (para gusanos redondos), cestodicidas (para el control de tenias) y fasciolicidas.

Por su parte los fármacos anticoccidiales están específicamente diseñados para el control de este protozoario.

Dentro de los antihelmínticos se destacan siete principales grupos de compuestos a saber:

  • Compuestos heterocíclicos simples (fenotiazina, piperazina y dietil carbamazina). Su efecto se basa en bloquear la transmisión neuromuscular (acción anticolinérgica), pero muchos productos ya han salido del mercado por toxicidad y bajo espectro de actividad.
  • Benzimidazoles (Tiabendazole, Fenbendazole, Albendazole, etc.). Su acción se basa en prevenir la formación de la tubulina una proteína esencial para los parásitos o bloquear el metabolismo energético. Poseen un amplio margen de seguridad. El Albendazole es cestodicida y fasciolocida.
  • Probenzimidazoles (Febantel). Esta droga es metabolizada en el hígado en fenbendazole y oxfendazole, bloqueando el metabolismo energético del parásito; por lo tanto organismos resistentes al anterior tipo de fármacos, también lo son para éste.
  • Imidazotiazoles (Levamisol). Su acción se basa en bloquear la actividad de la acetil colina. Antihelmíntico inyectable que debe ser dosificado con cautela, principalmente en animales débiles.
    No se debe usar conjuntamente con otros pesticidas o químicos.
  • Tetrahidropirimidinas (pamoato y tartrato de Pirantel, tartrato de Morantel).
    Actúa bloqueando la despolarización neuromuscular.
  • Organofosforados (Diclorvos). Su efecto se basa en inhibir la enzima acetil colinesterasa y bloquear la transmisión nerviosa.
  • Lactonas macrocíclicas (Avermectinas: Ivermectina, Doramectina, Abamectina).

Derivadas de la fermentación de un hongo, su efecto se basa en el bloqueo de los canales de sodio en el sistema nervioso del parásito. Su gran ventaja es el gran espectro de acción. Por su parte, dentro de los fármacos anticoccidiales se destacan el Amprolium, el Decoquinato, y los ionóforos como Lasalocid y Monensin. También están las sulfonamidas, sulfametazina, sulfaquinoxalina y sulfadimetoxina.


Control de nemátodos gastrointestinales

Su control se debe enfocar en disminuir las pérdidas económicas que ellos causan, especialmente en animales jóvenes; esto quiere decir, asegurar la adquisición de inmunidad, mediante el contacto con niveles moderados de parásitos. Se sugiere utilizar una política de insumos mínimos y aplicación estratégica de antihelmínticos; idealmente, los tratamientos deben ser preventivos y aplicados en todo un grupo de animales (y no curativos e individualmente), para reducir la contaminación de las praderas con los huevos expulsados en las heces de los animales.

Los antihelmínticos más comúnmente utilizados corresponden a la familia de los benzimidazoles, el levamisol y las lactonas macrocíclicas; estas últimas tienen un periodo de protección para nuevas infestaciones de cerca de tres semanas. Las estrategias varían con el clima de la región y el sistema de producción ganadera.

Climas permanentemente húmedos. En los sistemas donde utilicen altas cargas de animal por unidad de área el desafío aumenta y se puede requerir el suministro frecuente de antihelmínticos a intervalos regulares, principalmente en los jóvenes. También es recomendable, si el sistema lo permite, la rotación de potreros para minimizar la contaminación de las praderas.

Áreas con estación seca prolongada. El objetivo en este caso, es regular la exposición de los terneros de manera que no reciban una infestación excesiva a mediados de la época de lluvias. Como al final del verano las praderas están "limpias" de parásitos, los animales jóvenes deben separarse de los adultos y ser colocados en una pradera que no haya sido pastoreada por adultos luego del verano. Estos deben vermifugarse al destete y ser pasados a una pradera no muy contaminada. No es recomendable aquí el tratamiento de animales adultos. El impacto de vermifugaciones repetidas sobre el control de pérdidas subclínicas (producción de leche o carne) debe determinarse cuidadosamente en términos biológicos y económicos antes de recomendar su uso en las fincas.

Regiones frías. La importancia de la enfermedad parasitaria varíará ampliamente de año a año dependiendo de la cantidad de lluvias y de lo intenso del verano. El control parasitario debe dirigirse al manejo estratégico de praderas para el ganado joven, evitando el pastoreo de praderas fuertemente contaminadas al inicio de la época de lluvias. Cuando se considere necesario, se pueden utilizar antihelmínticos de amplio espectro para reducir la contaminación de las praderas por larvas inhibidas al final del verano e inicio de la temporada de lluvias.

Climas permanentemente áridos. El control de aparición de enfermedad parasitaria en estas regiones consiste en lograr una infestación gradual de los animales jóvenes; en situaciones cuando ganado adulto susceptible debe ser movilizado a praderas infectadas se requiere la aplicación de antihelmínticos de manera profiláctica.


Control de bronquitis verminosa

Los métodos de control deben encaminarse a disminuir la concentración de larvas en las pasturas y lograr la adquisición de una adecuada inmunidad por los terneros. Esto implica la introducción gradual de los terneros en praderas contaminadas y el prevenir grandes fluctuaciones en la ingestión de larvas infectivas. Los antihelmínticos Levamisol, Dietilcarbamazina, Ivermectina y los Benzimidazoles son efectivos en la fase prepatente, pero pueden ser de poca ayuda para el control de un problema en el hato, si no se usan medidas complementarias.

Estos fármacos pueden ser utilizados para reducir la excreción de larvas, aminorar la severidad de la afección clínica y permitir el desarrollo gradual de resistencia (Benavides, 1996); por ejemplo, aplicar tres dosis de Levamisol a intervalos de 15 días, tan pronto se observe la sintomatología, tal como tos y dificultad respiratoria.


Control de fasciolosis

El control se basa fundamentalmente en la alteración del ambiente donde se desarrollan los huéspedes intermediarios de la Fasciola, es decir, los caracoles; esto se logra mediante drenaje de las áreas pantanosas o si esto no es posible, construir cercados alrededor de éstas áreas. Las poblaciones de caracoles también se controlan aplicando molusquicidas (sulfato de cobre) o intentando el control biológico de los caracoles (patos, peces). A los animales que se les ha comprobado huevos del parásito por pruebas de laboratorio se deben tratar con fasciolicidas (Rafoxanide, Nitroxinil, Closantel, Albendazol). Hay que recordar que la presencia de cualquier cantidad de huevos en la materia fecal es indicativo de tratamiento.


Control de coccidiosis

El control de coccidiosis, depende de asegurar una infección paulatina en terneros, lo que se logra evitando una excesiva contaminación fecal del ambiente, (evitar hacinamiento y contaminación en bebederos y comederos). Al considerar el tratamiento, se debe recordar, que la coccidiosis es una enfermedad autolimitante y que el tratamiento sólo es efectivo en las etapas tempranas de la enfermedad. La droga apropiada (Sulfonamidas, Nitrofurazona, Amprolium), debe ser suministrada en el agua o en el alimento, por un periodo no menor a dos o tres semanas (Soulsby, 1982).


Bibliografía

Agyei, A.D. (1991). Epidemiological observations on helminth infections of calves in Southern Ghana. Tropical Animal Health and Production 23, 134-140.

Benavides O., E. (1992). Métodos para el reconocimiento y valoración de la gastroenteritis parasitaria en bovinos. En:"Memorias Simposio Internacional sobre: Estado actual y perspectivas del diagnóstico en salud y producción animal" (Rodríguez, R.; Lobo, C.A. & Benavides E. eds.). Proyecto Colombo / Alemán ICA/GTZ "Introducción de un Sistema de Asistencia Técnica Integral Pecuaria". Santafé de Bogotá, noviembre 21 al 23 de 1990. pp. 79-98.

Benavides O., E. (1996). Diseño de planes racionales de control de parásitos internos de los rumiantes con base en los resultados de investigaciones sobre su dinámica poblacional. En "Epidemiología, Diagnóstico y Control de Enfermedades Parasitarias en Bovinos" (Quirós, J.E. & López, G. eds.). Compendio Nº 2. CORPOICA Regional 4, Plan Nacional de Rehabilitación, PNR. Medellín, noviembre de 1996. pp. 79-88.

Corwin, R.M. & Nahm, J. (1997). Veterinary Parasitology. University of Missouri. College of Veterinary Medicine. http://www.parasitology.org

Dunn, A. (1978). Veterinary Helmintology. Second Edition. William Heinemann Medical Books Ltd., London. 323 p.

Holdridge, L.R. (1966). The life zone system. Adasonia 6(2), 199-203.

Kaufmann, J. & Pfister, K. (1990).The seasonal epidemiology of gastrointestinal nematodes in N´Dama cattle in Gambia. Veterinary Parasitology 37, 45-54.

Parra, D. & Uribe, L.F. (1990). Epidemiología de nemátodos del bovino en el Pie de Monte de los Llanos Orientales de Colombia. Revista ACOVEZ 14 (4), 16-25.

Rave V., G.; Zaraza O., H. & Valdes, H. (1985). La Coccidiosis bovina, enfermedad subestimada en la ganadería colombiana. Revista ACOVEZ Nº 30, 5-12.

Reinemeyer, C.R. (1990). Prevention of parasitic gastroenteritis in dairy replacement heifers. Compendium on Continuing Education for the Practicing Veterinarian 12 (5), 761-766.

Rivera, B.; Parra, D.; García, O. & Aycardi, E. (1983). Gastrointestinal parasites in calves in Colombia.Tropical Animal Health and Production 15, 107-114.

Sewell, M.M.H. (1988). Estrongiliasis gastroentérica de rumiantes (Traducción). Revista ACOVEZ 12(3), 31-34.

Smith, G. (1990). A mathematical model for the evolution of anthelmintic resistance in a direct life cycle nematode parasite. International Journal for Parasitology 20 (7), 913-921.

Soulsby, E.J. L. (1982). Helminths,Arthropods and Protozoa of Domesticated Animals. Seventh Edition.The English Language Book Society & Bailliere Tindall - London. 809 p.

Stromberg, B.E.; Schlotthauer, J.C.; Haggad, D.L. Vatthauer, R.J.; Hanke, H. & Myers, G.H. (1991). Epizootiology of helminth parasitism in a beef cow-calf herd in Minnesota. American Journal of Veterinary Research 52 (10), 1712-1716.

Thullner, F.; Roqueme, L.; Parra G., D. & Otte, J. (1993). Investigaciones sobre la ocurrencia, epidemiología e importancia económica de los helmintos en terneros en el departamento de Córdoba, Colombia. Informe Técnico Nº 10. Proyecto Colombo / Alemán ICA/ GTZ "Introducción de un Sistema de Asistencia Técnica Integral Pecuaria". Bogotá, 1993. 58p.

Williams, J. C. (1983). Internal parasites of cattle. Hoechst- Roussel Agri-Vet Company, New Jersey, 19 p.


Efraín Benavides Ortiz es editor de la Red electronica latinoamericana de garrapatas y enfermedades transmitidas por garrapata (Redectopar), esfuerzo cooperativo de difusion de informacion entre CORPOICA (La Corporacion Colombiana de investigacion Agropecuaria) y la FAO.

 
Autor/es
Médico Veterinario, MSc., PhD. Profesor asociado, Programa de Medicina Veterinaria,Facultad de Ciencias Agropecuarias. Director Centro de Investigación en Medicina y Reproducción Animal (CIMRA), Universidad de La Salle. Bogotá, Colombia.
(42416)
(32)
Hector Ivan Diaz Figueroa
down arrow
La Union, Piura, Perú
Técnico Agropecuario
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
17/12/2009 | saludos cordiales a todos los foristas

interesante el tema sin embargo seria muy bueno que fuéramos muy estrictos en calendario de desparasitación no solo de los parásitos internos si no también de los externos que son los mas frecuentes en en campos abiertos y/ potreros.

aquí en la zona donde trabajo los pobladores y /o los ganaderos casi no respetan y algunos desconocen el calendario de desparasitación de sus animales y solo los desparasitan cuando los ven demasiado flacos porque suponen que tengan parásitos sin embargo a veces también son otros factores como las raciones diarias de alimentacion , entre otros.

yo creo que las desparasitación hay que realizarlas teniendo en cuenta el calendario de desparasitación y si es posible cambiar de antiparasitarios en cada dosificación para evitar que los parásitos desarrollen resistencia al producto de acuerdo a la zona y a los parásitos gastrointestinales y pulmonares.

aquí en la zona siempre les digo a mis clientes que primero desparasiten y luego apliquen vitaminas y vacunas, bueno y hasta la fecha me ha dado buen resultado.
(1)
(0)
Yamil Fajardo Muñoz
down arrow
Maracaibo Norte, Carabobo, Venezuela
medico veterinario
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
17/12/2009 | ANTE TODO BUENAS NOCHES AMIGOS . Y COLEGAS FORISTAS . RECIBAN un CORDIAL SALUDEMOS INTERVENCIÓN SERA CORTA Y BREVE Y es PARA RECORDARLES QUE MANEJEN CON CUIDADO LAS IVERMECTINAS. POR QUE TENGO EXPERIENCIA, SOBRE TODA CON LAS GENÉRICAS. LAS CUALES PRODUCEN CONVULSIONES en BECERROS RECIÉN NACIDOS. Y ABORTOS en ANIMALES en el PRIMER TERCIO DE PREÑEZ. SALUDOS Y FELIZ NAVIDAD PARA TODOS
(0)
(0)
Carrasco Mauro
down arrow
Barquisimeto, Lara, Venezuela
Medico Vetrinario; Especialista en Producción de Leche; Doctor en Producción Animal
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
17/12/2009 | Felicitaciones Dr. Benavides, y apreciados Foristas
Muy buen articulo sobre un problema cotidiano de los productores, pero que muchas veces no saben como resolverlo.
En primer lugar comparto la opinion del Dr. cuando señala que lo primero que hay que hacer en el control de los parásitos es hacer un examen coprológicos, para que nos de un diagnostico del tipo de parásito y la cantidad de huevos, ya que no es lo mismo controlar helmintos que coccidias y un mismo tratamiento no funciona para ambos.
En segundo lugar esta que cada finca es un mundo diferente y van a ver condiciones de plubiometria, de temperatura y de condiciones como la mala higiene en los corrales que puede favorecer el control de los parásitos. Como se puede observar en los gráficos presentado por le Dr. Benavide hay una relación entre humedad y presencia de parásitos.
Por último quiero hacer un llamado a los productores con el uso indiscriminado de los desparasitante, que hay influido en la resistencia de los parásitos a los anthielmintico, con el agravante que los laboratorios estan incrementando el porcentaje de producto activo, tal es el caso de que en mi pais, el uso de la ivermectina al 1 % y ya existe en el mercado al 2 % con lo peligroso que esto puede ser y que ha sido señalado uno de los foristas.

Saludos y espero haber aportado algo al respecto
(0)
(1)
Jaime Enrique Cardoso Sanchez
down arrow
Colombia
Ing. Agrónomo
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
10/03/2010 | Buenas tardes señres foristas.
Les comento que desparasite ,con Ivermectina y una vaca parida hizo un episodio reportando unfurte stress, 24 horas mi pregunta es reacion del producto aplicado. Duracion del episodio 20 minutos.
(0)
(0)
Juan Pablo Ramonda
down arrow
Cordoba, Cordoba, Argentina
Médico Veterinario
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
12/03/2010 | Estimado Ingeniero: con respecto al episodio que detalla ud. en un bovino, el cual presentó sintomas nerviosos posterior a la aplicación de Ivermecetina Pueden darse episodios aislados de reacciones adversas, con cuadros nerviosos, en forma esporádica e individual. Debería, cosa que creo ya ha efectuado, corroborar la dosis. de todos modos, el margen de seguridad de las Lactonas Macrocíclicas es elevada ( 20 - 50 veces la dosis terapéutica).
A su servicio
(0)
(0)
Juan Pablo Ramonda
down arrow
Cordoba, Cordoba, Argentina
Médico Veterinario
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
12/03/2010 | Dr. Efrain: con respecto al uso de ivermectina en ternero recién nacido. Es una práctica utilizada en gran parte de Argentina, en aquellas zonas donde las fechas de pariciones coinciden con aparición de Bicheras. En general no se utiliza Ivermectina. Se utiliza Doramectina, la cual tiene mayor poder de control de bicheras con respecto al resto de las Lactonas (demostrado en varios trabajos científicos). Esta práctica simplifica y evita problemas ulteriores, en grandes extensiones de campo, comunes en nuestra zona ganadera, en donde no existe otra medida preventiva eficaz (ej productos fosforados, carbamatos, etc, sobre el ombligo, con un poder residual no mayor a 48 -72 hs, período insuficiente para una correcta cicatrización). Por otra parte, una ivermectina o doramectina tiene un PRA (Poder Residual Absoluto) no mayor 15 días, lapso en el cual es poco probable que el ternero levante L3 de las pasturas, ya que en este período es 100 % lactante y la capacidad de exploración del medio ambiente no está muy desarrollado.
Saludos Cordiales
(0)
(0)
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
14/03/2010 | buenos dias.

me alegra mucho ver este articulo por que creyendo que se esta realizando un excelente trabajo en la reproducción cría y levante se puede estar cometiendo unos errores que son fáciles de corregir. gracias a la ayuda que nos podemos estar dando por este medio.


La ivermectina solo la debo utilizar solo o máximo 2 veces al año, pero tengo mas vacas europeas que cebuinas, a las que les da mas garrapata. esto me a llevado a utilizar la ivermectina a 4 veces al año. y la roto con otros desparasitantes pero cuando realizo 2 o 3 desparasitación con otros se presenta un ataque alto de garrapata.
Hay que tener en cuenta que la finca esta ubicada a 30 mts. snmm. y con una precipitación media de 4000 mm año.

Al preparar la mezcla de los minerales con la sal blanca estoy utilizando un 10 % de Flor de azufre lo cual me ha dado un resultado excelente, por que se ha disminuido el control de garrapata y un poco con la mosca.

Tengo una consulta con respecto al sulfato de cobre por que el Dr. dice que no lo debería seguir utilizando, entonces con que producto debería hacer el suplemento de cobre ya que existe la deficiencia.
(0)
(0)
Ferney Gonzalez
down arrow
IPIALES, Narino, Colombia
Médico Veterinario
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
05/04/2010 | Como estan foristas con respecto al episodio convulsivo del ternero se puede deber a que en terneros de temprana edad todavia la barrera hematoencefalica todavia no esta completamente desarrolada y el producto (ivermectina) pudo atravesarla facilmente. en cuanto al aborto en el primer tercio de gestacion de la vaca no se debe a la aplicacion del antiparasitario como tal sino a la forma como se lo aplica o al manejo que se le de el dia de la aplicacion ( situaciones estresantes al momento de la aplicacion como narigueras, exceso de fuerza , golpes,ETC) esto desencadenaria que actuen los corticoides endogeneos y asi dewsencadenaria el aborto.


Cabe anotar que el uso en el primer tercio de gestacion de vacas coinside en algunos casos con el pico de produccion de leche y estos antiparasitarios tienen un periodo de retiro en leche de 28 dias por lo cual por salud publica habria que vigilar el destino de la misma.
(0)
(0)
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
25/07/2010 | Porque hemos olvidado que los antiparasitarios orales actúan mejor a nivel de parásitos internos donde trabajan sobre huevos, larvas, adultos de los mismos , a su vez, son mas seguros. Personalmente combino los desparasitantes del grupo de los benzimidazoles, en terneraje cada mes hasta los primeros seis meses de vida y posteriormente cada cuatro meses, en adultos cada cuatro a seis meses y mas cuando son las hembras de cría o leche.
(0)
(0)
Re: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano
18/09/2011 | Es importante la informacion que ofrecen sobre este tema, pero quisiera saber mas sobre, alternativas biologicas o naturales para el control de parasitos internos en los bovinos...... Muchas Gracias..
(0)
(0)
¿Desea opinar en esta discusión sobre: El control de los parásitos internos del ganado en sistemas de pastoreo en el trópico colombiano?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
PUBLICAR OPINIÓN
Los usuarios que leyeron este contenido, también vieron Coccidiosis en bovinos
Resumen El presente trabajo incluye las enfermedades parasitarias gastrointe...
 
Tripanosomiasis, es el nombre dado a la enfermedad causada por especies del gen...
buenos dias todos... departamento caqueta se estan presentando muchos casos rela...
 
Respetados foristas: plataforma respaldo técnico campo le realizaron Dectomax Co...
Servicios Profesionales
Luciano Garcia-trejo Luciano Garcia-trejo
West Hazleton, Pennyslvania, Estados Unidos de América
ALVARO LUNA  GONZALEZ ALVARO LUNA GONZALEZ
Morris, Minnesota, Estados Unidos de América
Harry A Moller Harry A Moller
Miami, Florida, Estados Unidos de América
Arnoldo Hernandez Arnoldo Hernandez
Buckeye, Arizona, Estados Unidos de América
    |    
Copyright © 1999-2014 Engormix.com - All Rights Reserved