Ingresar o registrarme
Engormix.com

Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas

Publicado el:
Autor/es:
(1921)
(12)
Resumen

La búfala es un bóvido con órganos genitales internos similares a los observados en las vacas con pequeñas diferencias. El comportamiento reproductivo lo podemos definir como la respuesta animal a una serie de eventos que comienzan cuando se produce el parto, durante el postparto, reinicio de la actividad ovárica; fecundación e implantación de un nuevo embrión hasta la culminación de una gestación. Dentro de los parámetros reproductivos es de importancia señalar el rápido proceso de involución uterina, lo cual nos puede permitir obtener un intervalo de parto entre 12 y 13 meses aun cuando esta especie tiene una duración de gestación de 315 días; otra característica es su carácter poliestrual con marcada tendencia estacional en los partos, lo cual es influenciado por factores fisiológicos, sanitarios, nutricionales, aspectos de manejo y ambientales (°C, humedad, precipitación, evaporación, horas de luz.), observándose más de un 75 % de pariciones entre los meses de Agosto a Diciembre. Tecnologías como la inseminación artificial con observación de celo o inseminación a tiempo fijo permiten establecer mejoras genéticas en nuestros rebaños, sin embargo estas tecnologías en el ámbito reproductivo deben ser realizadas considerando una serie de factores para tener el mejor éxito, ya que en programas de Temporada de Monta o Monta Libre esta especie es capaz de presentar porcentajes de fertilidad superior al 95 %.

Palabras clave: búfala, anatomía, partos, estacionalidad, inseminación.

INTRODUCCIÓN

El comportamiento reproductivo de toda especie nos define su grado de adaptación al ambiente en el cual se desarrolla, y el indicador más practico para definirlo, es, si esa especie se está ó no reproduciendo, es decir, está ó no dejando descendencia; la cual debe producirse en un intervalo razonable de días o meses. El comportamiento reproductivo lo podemos definir como la respuesta animal a una serie de eventos que comienzan cuando se produce el parto, durante el postparto (periodo comprendido desde el parto hasta la total involución uterina), reinicio de la actividad ovárica; fecundación e implantación de un nuevo embrión hasta la culminación de una gestación; no debemos olvidarnos de una serie de factores fisiológicos, sanitarios, nutricionales, aspectos de manejo y ambientales (°C, humedad, precipitación, evaporación, horas de luz) que influyen sobre la conducta reproductiva.

 

ANATOMÍA DEL APARATO REPRODUCTOR FEMENINO

La localización anatómica de los órganos genitales internos de la búfala es similar a los de la vaca. Los ovarios son en forma de una pequeña almendra y miden de 1,5 a 2 cm de longitud, 1 a 2 cm de ancho y 1 a 1,5 cm desde el meso de unión al borde libre (Información personal tras palpación transrectal 1.559 búfalas y evaluación ultrasonográfica). Jainudeen et. al. (1983) observaron por palpación transrectal y laparoscopia ovarios ovoides y de contextura firme de 2 a 3 cm de largo, 1 a 1,5 cm de ancho y 1 a 2 cm de espesor (Cuadro 1).

Los oviductos o trompas uterina son de paredes gruesas (abundante tejido muscular), rígidas y embebidas profundamente en los ligamentos anchos, cumplen funciones de dar paso a los óvulos y espermatozoides en direcciones contrarias, ayudan a preparar al ovulo, promueven la fecundación y regulan el transporte del ovulo.

Cuadro 1. Dimensiones de los ovarios.

Los cuernos uterinos son sumamente enroscados sobre sí mismos. El cuerpo uterino es sumamente corto, de 0,94 cm (Luktuke y Rao 1962, citados por Bhattacharya, 1974), otros señalan una longitud de 0, 74 cm (Damodaran, 1958). El cuello uterino ó cervix es una estructura tipo esfínter de pared gruesa y luz tortuosa y reducida que se proyecta en sentido caudal hacia la vagina (Ghannam y Deeb, 1966). Los anillos cervicales pueden ser en número de tres hasta cinco, observándose que los mismos no se hipertrofian en búfalas multíparas (Bhalla et. al. 1964 y Sane et. al. 1964, referido por Bhattacharya, 1974) (Cuadro 2).

Cuadro 2. Dimensiones del tracto reproductivo.

La vagina ubicada debajo de la ampolla rectal, y sobre los huesos pubis e isquion con una longitud de 19 a 24 cm.

La vulva con escasos pelos, presenta dos comisuras la superior ligeramente redondeada y la inferior ligeramente aguda con un clítoris rudimentario, los labios son carnosos, escasos de pelos. En el vestíbulo donde la piel cambia a mucosa se observa una hilera de pelos que se entrelazan cuando la vulva está cerrada.

 

PUBERTAD

Una escasa asimilación de nutrientes y un crecimiento lento retardan la pubertad, en tanto que un grado elevado de nutrientes y un crecimiento rápido aceleran su inicio. En general en condiciones favorables los primeros signos de celo pueden ocurrir entre los 15-18 meses con un peso vivo de 198 a 220 kg, bajo condiciones desmejoradas de alimentación se puede retardar hacia los 24-36 meses (Bhattacharya, 1974 y Chantalakhana, 1979). Otros investigadores reportaron la palpación de un primer cuerpo lúteo a los 14,1 meses (rango 13,6 a 15,2) y un peso de 179,14 kg (Devaraj y Janakiraman 1986) (Cuadro 3). En observaciones realizadas en un bosque seco tropical en Venezuela en 30 bautas alimentas bajo amamantamiento total y pastoreo se palpó y observado por ultrasonografia el primer cuerpo luteo entre los 9 y 10,5 meses con un rango de peso de 290 y 310 kg.

 

CONDUCTA SEXUAL

La búfala presenta un marcado periodo de actividad sexual estacional. Es considerada como un bóvido poliestrual estacional, las razones más probables de dicha estacionalidad son las condiciones climáticas (precipitación, horas de luz, temperatura, etc). Sin embargo, la nutrición juega un papel muy importante en su comportamiento reproductivo (Vale, 1988; Nasir Hussain et. al ., 1989; Baruselli, 1993). En Venezuela más del 80 % de los partos ocurren entre los meses de agosto a diciembre.

Cuadro 3. Tamaño promedio (cm) mensual de los ovarios en búfalas de la raza Surtí.

Las búfalas se caracterizan por no presentar una conducta homosexual marcada siendo de poca intensidad sus signos de celo. El intervalo entre los ciclos estruales es aproximadamente 21,6 ± 0,23 días con un rango entre 18 a 22 días (Asdell, 1964; Butchaiah et. al. 1975); otros investigadores señalan 21 días para las buvillas y 24 días para las búfalas con un rango entre 18 a 32 días (Vale et. al., 1984). El periodo de receptividad sexual es de 10 a 30 horas, la ovulación es espontánea y ocurre de 10 a 18 horas después de finalizado el celo (Asdell, 1964; Adeyemo et. al., 1979) (Cuadro 4).

 

SÍNTOMAS DE CELO

Los síntomas de celo en la búfala son signos discretos lo cual hace que la detección de los calores sea una tarea algo difícil. También es importante señalar la manifestación de un celo a mitad del ciclo debido a la presencia de una primera onda folicular de un folículo de segundo orden, igualmente se señalan celos (14,4 %) en búfalas en cualquier etapa de la gestación (Danell et. al., 1984; Kawani y Kodagali, 1984; Vale 1988).

Cuadro 4. Duración del ciclo estrual, duración del celo y tiempo de ovulación.

Los síntomas de celo a los cuales debe prestársele atención son: bramido y micción fre-cuente, descargas vaginales, plumas de moco, edema de la vulva, hiperemia vaginal, levantamiento de la cola, montar a otras o permitir ser montada, nerviosismo, tonicidad uterina y dejarse montar por el calentador. Los síntomas de celo citados deben ser considerados en conjunto para poder hacer un diagnóstico correcto, tomando especial interés en la utilización de búfalos calentadores (Cuadro 5).

 

ASPECTOS ENDOCRINOLOGICOS DEL CICLO ESTRUAL

Los perfiles hormonales de las diferentes hormonas involucradas pueden ser cuantificados perfectamente en suero sanguíneo, plasma sanguíneo o en leche.

Progesterona

Los niveles de progesterona el día 0 del ciclo son bajos 0,13-0,27 ng/ml (con respecto al vacuno) alcanzando su pico máximo entre los días 14 y 16 (4,00- 4,29 ng/ml) para comenzar su descenso entre el día 16 y 19 (Kanai y Shimizu, 1984).

Estradiol

Las concentraciones de estradiol comienzan a elevarse unos 5 días previo al celo, momento en el cual se observan los mayores niveles (31,34 ± 1,70 pg/ml) (Batra y Pandey, 1982).

Prostaglandina

En sangre podemos encontrar valores que oscilan entre 250 a 900 pg/ml tres días antes del celo (Batra y Pandey, 1983).

Hormona luteinizante

Los niveles básales están en el orden de 0,72- 2,0 ng/ml y los valores máximos se sitúan entre 20,0-40,0 ng/ml el día 0 del ciclo (Avenell et. al., 1985)

Folículo estimulante

Esta hormona presenta marcadas fluctuaciones durante el ciclo estrual manteniendo un valor promedio de 12,0 ng/ml y valores máximos de 60,0 ng/ml el día cero (Razdan et al., 1982).

 

DIAGNÓSTICO Y DURACIÓN DE GESTACIÓN

El período de gestación puede oscilar entre 299 a 340 días, excediendo generalmente de los 300 días de duración. Algunos factores fisiológicos y ambientales pueden afectar la duración de la gestación, así observamos que la gestación de fetos machos tiene una duración de 3 ó 4 días más que el de la hembra. Factores como: número de partos, época de parto, sexo y peso de la cría también la modifican (Al-Amin et. al., 1988).

El valor promedio obtenido en nuestras investigaciones (Bosque Muy Seco Tropical) para este parámetro es 314,04 ± 8,30 días en rebaños mestizos, estos resultados difieren a los reportados por Al-Amin et al. (1988) los cuales reportaron un promedio de 305,86 ± 2,87 días (de 295,13 a 317,70), es importante señalar que las crías machos tienden a una gestación ligeramente más larga.

Cuadro 5. Síntomas de Celo.

Como métodos de diagnóstico de gestación se pueden utilizar: el no retorno a los 21 días posteriores a la monta o la inseminación. Por este procedimiento solo es detectable entre el 10-20 %; por palpación transrectal desde los 40 días post -servicio, obviamente esta técnica depende de la experiencia del medico veterinario. Es importante señalar que durante los primeros cuatro meses de gestación el útero permanece a nivel de la cavidad pélvica.

La determinación de progesterona tanto en leche como en plasma o suero sanguíneo a partir de los 22 días posteriores al servicio y es un método bastante confiable para el diagnóstico de la gestación (66-80 %); la precisión en el diagnóstico de no-preñez por este método está entre 95 -100 % (Perera et al., 1980; Singh y Puthiyandy, 1980; Kamonpatana et al., 1981). Otros investigadores por medio de la prueba de ELISA en leche obtuvieron un 76,5 % de precisión en el diagnóstico a los 24 días post inseminación (Kaul y Prakash, 1994).

 

PARTO

Aproximadamente siete días previos al parto se observa una serie de síntomas indicativos de la proximidad del mismo. Durante los últimos 3 ó 4 días se observa una relajación de los ligamentos pelvianos con especial referencia de los ligamentos sacro ciáticos, igualmente se presenta edema a nivel de la vulva y secreciones producto de la disolución del tapón cervical, las temperaturas rectal y vaginal previo al parto están entre 37,8 °C y 38,6 °C. El tiempo promedio de trabajo de parto desde el inicio de los dolores hasta la expulsición del feto es 3,15 horas.

Los síntomas clínicos que preceden el parto son:

  • relajación de los ligamentos pelvianos aproximadamente 21 días previos al parto.
  • depresión de los músculos de la grupa ocho días preparto.
  • inflamación de los labios vulvares 20 días a 10 días previos al parto, igualmente hay un incremento en su longitud al momento del parto.
  • se observan descargas vulvares en forma intermitente 14 días previó al parto.

 

PLACENTA

La placenta en la búfala es del tipo cotiledonaria, observándose la distribución de los cotiledones sobre la membrana corioalantoidea y el amniocorió; al considerar las membranas fetales y maternas la placenta es del tipo epiteliocorial, sin pérdida de tejido materno al momento del parto. La expulsión de la placenta ocurre aproximadamente de 6 a 8 horas post-parto.

El peso promedio de la placenta es 3,833 kg, con rangos de 3,100 a 4,841. El número promedio de cotiledones es 131,4 (rango 79 a 195); se observó una correlación positiva entre el peso total de la placenta con el número de cotiledones y el peso de la cría (Singh y Krishan, 1994).

 

INVOLUCIÓN UTERINA Y REINICIO DE LA ACTIVIDAD OVÁRICA

La involución uterina se completa hacia los 25 días con un rango de 15 a 66 días, e indica que es una especie que en condiciones normales tienen un reinicio de la actividad reproductiva temprana. Hay que tener en consideración ciertos factores que pudiesen modificar dicho comportamiento, por ejemplo: retenciones de placenta, o cualquier proceso patológico postparto, igualmente el tipo de ordeño con apoyo de la cría o sin ella, la condición corporal al momento de ocurrir el parto, etc. (Jainudeen et al., 1983).

Se ha observado que el reinicio de la actividad ovárica es temprana, teniendo una manifestación de primer celo postparto hacia los 30-45 días. Sin embargo, nuestras experiencias (Bosque Muy Seco Tropical) también nos indican que este reinicio de la actividad ovárica es altamente influenciada por las condiciones climáticas (temperatura, precipitación, humedad relativa, horas de luz). Así observamos que las búfalas que paren hacia los meses de marzo a julio entran en un estado de anestro fisiológico, pudiésemos señalarlo como un estado de latencia natural, que en nuestro medio finaliza hacia los meses de agosto-septiembre.

 

ESTACIONALIDAD DE LOS PARTOS

Se ha observado una marcada estacionalidad de los partos en determinadas épocas del año en diferentes regiones tropicales y subtropicales no queriendo decir con esto que no se produzcan partos en cualquier mes del año. Este comportamiento reproductivo está relacionado directamente a factores climáticos: precipitación, humedad relativa, temperatura ambiental, horas de luz, etc. Se atribuye la estacionalidad en los partos debido a que hay periodos donde se produce una depresión en la actividad ovárica (Ahmad et al., 1981; Kaker et al., 1982 y Rao y Pandey, 1982).

En Venezuela en las diferentes zonas ecológicas los partos están mayormente estacionalizados entre agosto y diciembre; de 7.977 nacimientos observados el 71 % de los partos han ocurrido en los meses antes indicados. En la Figura 1 se presentan las pariciones de un rebaño de búfalos ubicados en un Bosque Seco Tropical del estado Barinas.

Figura 1. Distribución porcentual de nacimientos en Agropecuaria Las Matas, Barinas (1994-2004).

Nuestras experiencias nos indican que esta especie se caracterizan por presentar un periodo vació corto (50 días), lo cual es reflejo de una involución uterina temprana.

En el estado Zulia, en la zona de Carrasqueño, en una finca comercial se estableció durante cuatro años consecutivos una temporada de monta con la finalidad de evaluar el porcentaje de preñez; la misma se estableció desde el 15 de noviembre al 15 de marzo con la finalidad de mantener la estacionalidad en los partos; los resultados obtenidos fueron la ocurrencia de partos a partir del 20 de septiembre durante cuatro meses; los porcentajes de preñez alcanzados fueron: 95,25; 96;29; 97,12 y 98,15 para los cuatro años. En la misma zona en otra explotación con monta libre manteniendo la relación de 01 macho para 25 búfalas los porcentajes de preñez al realizar los diagnósticos de gestación superaron el 95%; esto nos indica que si mantenemos medidas adecuadas obtendremos una excelente fertilidad.

 

ÍNDICES REPRODUCTIVOS

Varios factores pueden influir sobre los índices de fertilidad, así tenemos:

Factores ambientales: año en el cual ocurrió el parto, época del año en el cual ocurrió el parto, mes de parto.

Factores hormonales: prostaglandina (PGF2α), progesterona, hormonas hipotalamicas (FSH, LH), etc.

Factores fisiológicos: número de partos, producción de leche, condición corporal al momento del parto, amamantamiento de la cría (Nasir et. al., 1989; Bahga y Gangwar, 1988; Vij y Tiwana, 1987; Bhalaru et al., 1987; Reddy et al., 1986; Cady et. al., 1983; Jainudeen et. al., 1983 y Ali et al., 1980).

Intervalo parto-primer servicio

Tiempo transcurrido entre el parto y el primer servicio. Algunas investigaciones reportaron síntomas de celo hacia los 20 días post-parto (Reddy et al ., 1986); otros señalaron el primer celo postparto a los 28,3 días (Devaraj y Janakiraman, 1986). En nuestro medio (Bosque Muy Seco Tropical) hemos encontrado valores que oscilan entre 18 y 110 días con una media de 42,90 días.

Intervalo parto-concepción

Tiempo transcurrido entre el parto y la concepción. Es importante recordar que este índice reproductivo también se ve afectado por: tipo de monta (natural ó inseminación artificial); detección del celo; calidad seminal. Algunas investigaciones señalaron valores como: 135,8 días (Sethi y Nagarcenkar, 1992); 128,3 días (Bhalaru et al., 1987); 133,5 días (Nasir et al., 1989). En nuestro medio hemos encontrado valores que oscilan entre 18 a 178 días con una media de 52, 44 días (Cuadro 6).

Servicios por concepción

Número de servicios necesarios para que se inicie una gestación. Existen notorias diferencias en los resultados por diferentes investigadores, las cuales pudieran ser atribuidas a diferencias en la detección de los celos, habilidad en la técnica por parte del técnico inseminador, semen utilizado, etc. (Cuadro 7).

Cuadro 6. Intervalo parto concepción.

 

Cuadro 7. Servicio por concepción.

 

Intervalo entre partos

Este parámetro reproductivo es de suma importancia y depende de muchos factores tales como: prácticas de manejo, raza, programas de alimentación, aparición del primer celo postparto, etc. (Limcumpao, 1983). Nuestros resultados (Bosque Muy Seco Tropical) indican un valor promedio inferior a los 13 meses, los cuales difieren a los reportados por Márquez et al. (1991).

Periodo vacío

El intervalo parto concepción es reflejó de una serie de eventos reproductivos tales como: adecuada involución uterina, reinicio de actividad ovaría, patologías a nivel del ciclo estrual, baja tasa de concepción, etc. (Jainudeen et al., 1983). Nuestros resultados (Cuadro 8) son menores a los reportados por varios investigadores referidos por Campos et al. (1994) y Márquez et al. (1991), la mayoría señala intervalos superiores a los 90 días.

 

TÉCNICAS REPRODUCTIVAS

La aplicación de ciertas tecnologías como: inseminación artificial, sincronización de celo, superovulación, transferencia embrionaria, fertilización in vitro, sexaje de embriones están siendo estandarizadas tomando como base los conocimientos adquiridos en otras especies, y es necesario seguir trabajando en estas áreas para alcanzar una mejor efectividad en las diferentes técnicas sin olvidar los programas sanitarios, alimentación y manejo general del rebaño.

En una finca comercial en Bosque Seco Tropical (Edo. Zulia-Venezuela) con unos 250 vientres se pudieron observar los cambios ocurridos en algunos parámetros reproductivos. Solamente con el establecimiento de registros y controles de manejo en el rebaño, se redujo el intervalo de parto de valores tan altos 615,4 hasta 388,1 días (Cuadro 8).

 

INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

La inseminación artificial (IA) ha demostrado ampliamente su gran aporte para el mejoramiento genético en la ganadería lechera, nadie puede negar el gran impacto de esta técnica en la mejora de los índices de producción lechera en diferentes partes del mundo. Sin embargo, aún persisten algunos factores que atentan contra una mejor eficiencia de la técnica y entre las que se pueden mencionar las dificultades y deficiencias en la detección de celos; es una técnica que se ha utilizado en la India desde hace cerca de 50 años, sin embargo su difusión no ha alcanzado el desarrollo logrado en los Bos taurus y Bos indicus. Algunas consideraciones al respecto pudiesen ser atribuidas a la posible dificultad en la detección de los celos y el momento óptimo de la ovulación. Otros aspectos que afectaran el porcentaje de concepción en los programas de inseminación artificial son el momento de inseminación, el mes del año, temperatura ambiental, humedad relativa, fotoperiodo (Singh y Krishan 1994; Tailor et al., 1990).

Cuadro 8. Algunos factores que afectan el periodo vacío - intervalo entre parto y gestación en Carrasquero, Edo. Zulia, Venezuela.

En Venezuela, Edo. Zulia, en una zona de vida catalogada como Bosque muy seco Tropical se obtuvo un porcentaje de concepción de 48,28 % con sincronización de celo, inseminando en los meses de marzo a mayo (los menos propicios en nuestro medio), realizando la IA entre las 16 y 18 horas después de observado el celo, ocurriendo el primer nacimiento producto de inseminación artificial de una bucerra en 1997. A nivel nacional y de Latinoamérica es una tecnología económica que debe ser considerada para propiciar el mejoramiento genético los rebaños bubalinos. Sin embargo, se deben considerar una serie de elementos involucrados para el buen éxito de los programas reproductivos, tal es el caso de factores ambientales, sanitarios, nutricionales, calidad del semen utilizado y sobre todo de la experiencia del personal que participa.

Ventajas de la sincronización de los celos

  • Incorpora la IA a los rebaños sin afectar parámetros reproductivos.
  • Mejoras en la detección de los celos.
  • Inseminar búfalas en pocos días con esquemas simples de trabajo.
  • Minimizar horas-hombre afectadas al trabajo de IA.
  • Mejor control y programación de los partos.
  • Inducir la actividad cíclica en animales en anestros.

Endocrinología del desarrollo folicular

Las hormonas hipofisiarias: folículo estimulante (FSH) y luteinizante (LH) son las responsables de la emergencia de las ondas foliculares y la selección de un folículo dominante (Ginther et al., 1996). Elevaciones de la concentración plasmática de FSH son responsables de la emergencia de una onda folícular, la que posteriormente es suprimida por productos de los folículos en crecimiento (Adams et al., 1992). El folículo que primero adquiere receptores para LH llega a adquirir la condición de "folículo dominante" mientras que los restantes se convierten en "folículos subordinados" y van a sufrir atresia.

La secreción de progesterona por el cuerpo lúteo suprime la acción de la LH y como consecuencia el folículo dominante cesa en sus funciones metabólicas y regresiona; sin embargo, cuando ocurre la regresión del cuerpo lúteo, permite un incremento de la frecuencia de pulsos de LH y unido a altas concentraciones de estradiol se suceda la ovulación.

Conceptos sobre dinámica folicular

Mediante el uso de la ultrasonografía ha sido posible confirmar que los folículos bovinos se desarrollan en ondas y que en cada ciclo estral se producen 2 o 3 ondas folículares. Estas ondas folículares consisten en que un grupo de folículos antrales inician un crecimiento hasta los 4 mm y a partir de allí se produce una selección de un folículo dominante, que continua con su crecimiento, mientras que los demás folículos se convierten en subordinados e inician un proceso de atresia. La emergencia de la primera onda folícular, sea en ciclos de 2 o 3 ondas, ocurre inmediatamente después de la ovulación, mientras que la segunda onda ocurre entre los días 9 o 10 en ciclos de 2 ondas y en los días 8 o 9 en lo ciclos de 3 ondas, con una tercera onda emergiendo en los días 15 y 16 (Ginther et al., 1989).

Sincronización del celo

Diferentes protocolos para la sincronización del estro se han utilizado con la finalidad de concentrar los mismos en un periodo de tiempo lo más corto posible manteniendo una buena tasa de concepción.

Para la sincronización del estro y la ovulación se requiere controlar la vida media del cuerpo lúteo con prostaglandina (PGF2α), o simular una prolongación de la fase lúteal del ciclo mediante el suministro de progestágenos (Dick, 1999).

Un esquema de sincronización de la ovulación utilizando GnRH para la IA a tiempo fijo llamado "Ovsynch" fue desarrollado por Pursley et al., (1995). La administración de una dosis de GnRH a una vaca con un folículo dominante en crecimiento induce la ovulación de éste con la emergencia de una nueva onda folícular aproximadamente 2 días más tarde (Macmillam y Thatcher, 1991). El tratamiento con PGF 6 o 7días después de la GnRH resulta en la ovulación del nuevo folículo dominante, especialmente cuando una segunda inyección de GnRH fue aplicada a las 48 después de la PGF (Wiltbank, 1997), realizando una IA a tiempo fijo entre las 16-18 horas después de la última aplicación de GnRH.

 

MÉTODOS PARA SINCRONIZACIÓN DE CELOS

Las prostaglandinas

Son los agentes farmacológicos más utilizados para sincronizar celos en vientres bovinos. Numerosos protocolos son factibles de aplicar, pero en todos los casos al menos una condición debe cumplirse en los vientres tratados y es que éstos deben estar ciclando dado que la acción farmacológica de estos agentes es causar la regresión de un cuerpo lúteo maduro.

Las prostaglandinas (PGF) sincronizan los celos pero no la ovulación, por ello con la IA a tiempo fijo (IATF) los resultados obtenidos, si bien son variables, no han sido en general satisfactorios. Se pueden obtener muy buenos resultados con varios de los protocolos que contemplan el uso de PGF, pero siempre debe contemplarse la detección de los celos.

Los progestágenos

Los progestágenos son compuestos similares a la progesterona (P4) y que se han utilizado en nuestro país desde hace varios años. Tanto los primeros dispositivos intravaginales como los implantes de P4 se utilizaron ya a fines de la década del 70 y durante la década del 80 y luego básicamente por algunos inconvenientes con la fertilidad y el costo de los mismos fueron dejados de lado. Desde un tiempo a esta parte se ha revitalizado su uso y el ajuste realizado a los diversos protocolos tanto por investigadores de nuestro país, como del extranjero, han permitido lograr resultados tan buenos que hacen a la técnica bastante promisora.

Los progestágenos disponibles hoy en día en el mercado son dispositivos intravaginales, incluso esponjas e implantes impregnadas con progesterona. Algunos de ellos permiten un re-uso con la posibilidad de utilizarlos hasta en tres oportunidades.

Básicamente estos protocolos tienen una duración de 7 u 8 días bajo la acción de la progesterona y la aplicación de un estrógeno al momento del inicio (Benzoato de estradiol o Valerato de estradiol) y combinado el retiro con la aplicación de una dosis de prostaglandina (PGF) 24 horas antes posteriormente entre las 48 y 56 horas de retirado el dispositivo, se procede a inseminar a búfalas sin detección previa de celo; es sumamente importante cumplir cada uno de los tiempos programados, ya que este tiene su efecto en la dinámica folicular y lógicamente en el porcentaje final de preñez.

Tiempo de inseminación y concepción en búfalas

La inseminación artificial en forma temprana o tardía con respecto a la detección de celo tiene como consecuencia bajos porcentajes de concepción. En un ensayo en una finca comercial se seleccionaron 286 búfalas ciclando con una media de 2,56 ± 1,19 ng/ml de progesterona plasmática entre 4 y 6 partos.

Cuadro 9. Tiempo de inseminación y concepción en búfalas.

Como se puede observar en Cuadro 9, los mejores porcentajes de búfalas preñadas se presenta al inseminar entre las 17 y 28 horas después de observado el celo. En cambio, entre las 0 y 12 horas y entre las 37 y 40 horas se observaron los porcentajes más bajo de preñez. Esto sugiere que el esquema tradicional de inseminación a.m. – p.m. utilizado en vacunos debe ser manejado con sumo cuidado en búfalas; similares observaciones encontraron Srivastrava et al. (1998). En programas de IA en búfalas donde se incorporan al programa todos los vientres podemos obtener índices de preñez entre 72 y 78 %, razón por la cual nuestra recomendación es realizar a estos programas de IA con las búfalas élites de la finca, para de esta forma obtener futuros reproductores que se incorporaran a los otros grupos del rebaño.

"Ovsynch"

Ovsynch es el nombre con que se conocen los protocolos que comprenden la administración de una dosis de GnRH seguida 7 días después por una dosis de PGF y una segunda o no de GnRH inseminando a tiempo fijo o a celo detectado según se planifique. Estos protocolos se han difundido masivamente con resultados muy variados de preñez.

Qué hacer después de la IATF?

Con IATF (Inseminación a tiempo fijo) se preña un porcentaje de las búfalas inseminadas y que constituyen solo una parte de la finca. Según diferentes factores que hacen al manejo de los vientres como así también a la disponibilidad de instalaciones, personal y potreros animales y a la relación "costo-beneficio" del movimiento, existe la posibilidad de simplemente repasarlos con servicio natural, esperar la repetición de celos e inseminar a celo detectado o bien re-sincronizar esos vientres con los mismos esquemas utilizados para la sincronización.

Ventajas de la IATF

  • No es necesario detectar celos.
  • Es posible inseminar muchas hembras en un día de trabajo.
  • El porcentaje de concepción es bastante similar a los tratamientos convencionales.
  • Es una técnica especialmente útil para campos en expansión y con problemas de detección de celos.
  • Se puede implementar tanto en fincas con gran cantidad de vientres como en fincas pequeñas.

En programas de IATF hemos obtenido valores tan bajos de 10 % de preñez a la primera sincronización, así como porcentajes de 58 para la primera inseminación, en una segunda sincronización se ha alcanzado hasta un 62 %.

 

CONCLUSIONES

La necesidad de reducir las deficiencias en la detección de celo han llevado a diseñar protocolos de Inseminación a Tiempo Fijo y aún cuando pueden existir variabilidad de resultados, es claro que se puede contar con una alternativa para contribuir a disminuir las deficiencias reproductivas.

En nuestras condiciones, si bien los costos de administración de protocolos de IA a tiempo fijo pueden parecer elevados, las deficiencias en la detección de celos es un problema importante y que puede afectar la productividad de un establecimiento. Sin embargo, hay que señalar que una de las grandes deficiencias de los programas de sincronización es la inadecuada atención al manejo de los animales.

Los protocolos de sincronización son complementarios a un buen manejo pero no lo reemplazan por lo que debe considerarse el estado nutricional de los animales al momento del servicio y un periodo de descanso post parto adecuado.

 

REFERENCIAS

Adams, G.P., Matteri, R.L., Kastelic, J.P., Ko, J.C.H., Ginther, O.J. 1992. J. Reprod. Fert. 94: 177.

Adeyemo, O., Heath, E., Steinbach, J. and Adadevoh, B.K. 1979. Zentbl. Vet. Med. A 26: 788.

Ahmad, N., Chaudhry, R.A. and Kham, B.B. 1981. Anim. Reprod. Sci. 3: 301.

Al-Amin, S.K., Hanna, W.J. and Al -Maraashi, A. 1988. Indian J. Anim. Sci. 58 (8): 942.

Ali, A.M., El-Ashry and El- Serafy, A.M. 1980. Indian J. Anim. Sci. 50 (1): 8.

Asdell, S.A. 1964. Patterns of Mammalian Reproduction. 2nd. ed. Constable, London.

Avenell, J.A., Saepudin, Y. and Fletcher, I.C. 1985. J. Reprod. Fert. 74: 419.

Bahga, G.S. and Gangwar, P.C. 1988. Theriogenology 30 (6): 1209.

Baruselli, P.S. 1993. Instituto de Zootecnia, Estaçao Experimental de Zootecnia do Vale do Ribeira. Pp. 46.

Batra, S.K. and Pandey, R.S. 1982. Anim. Reprod. Sci. 5: 147.

Batra, S.K. and Pandey, R.S. 1983. J. Reprod. Fert. 67: 191.

Bhalaru, S.S., Tiwana, M.S. and Singh, N. 1987. Indian J. Anim. Sci. 57 (1): 33.

Bhattacharya, P. 1974. Reproduction. In Ross Cockrill, W., ed. The Husbandry and Health of the Domestic Buffalo. FAO, Rome. Pp. 105-158.

Butchaiah, V., Tomar, N.S. and Singh, B.P. 1975. Indian Vet. Journal 53: 97.

Bhosrekar, M.R. 1993. Manual on Buffaloes; BAIF Dpvt. Res. Found. Pune, India. Pp. 49.

Cady, R.A., Shah, S.K., Schermerhorn and McDowell, R.E. 1983. J. Dairy Sci. 66: 578.

Campos, E.C., Alonso, J.C., García, L. y Gil, A. 1994. In I Cursillo de Búfalos. Facultad de Agronomía, Facultad de Ciencias Veterinarias, UCV, Maracay. 148.

Chantalakhana, C. 1979. Animal Production and Health. Paper N° 13. FAO, Rome. Pp. 143-151.

Danell, B., Gopakumar, N., Nair, M.C.S. and Rajagopalan, K. 1984. Indian J. Anim. Reprod. 5: 1.

Damodaran, S. 1958. Indian Vet. J. 35: 227.

Devaraj, M. and Janakiraman, K. 1986. Indian J. Anim. Sci. 56 (5): 532.

Dick, A. 1999. In III Simp. Int. de Reprod. Anim. Córdoba. Pp. 95-97.

Dobson, H. and Kamonpatana, M. 1986. J. Reprod. Fert. 55: 251.

Drost, M., Wright, J.M., Cripe, W.S. and Richter, A.R. 1983. Theriogenology 20(5): 579.

El-Ashry, M.A. 1993. In Shafie, M.M., Barkawi, A.H., Ibrahim, S.A. and Sadek, R.R., eds. Prospects of buffalo production in the Mediterranean and Middle East. Pudoc. Sci. Publ., Wageningen. Pp. 278-284.

Ginther, O.J., Kastelic, J.P., Knopf, L. 1989. Anim. Reprod. Sci. 20: 187-200.

Ginther, O.J., Wiltbank, M.C., Fricke, P.M., Gibbons, J.R., Kot, K. 1996. Biol Reprod. 55: 1187-1194.

Ghannam, S.A.M. and Deeb, S. 1966. J. Arab. Vet. Med. Assoc. 26: 293.

Gupta, R.C., Sharma, A.K., Verma, S.K., Khar, S.K. and Datt, S.C. 1982. Phil. J. Vet. Med. 21(1):

Jainudeen, M.R., Bongo, T.A. and Tan, H.S. 1983. Anim. Reprod. Sci. 5: 181.

Kaker, M.L., Razdan, M.N. and Galhotra, M.M. 1982. Theriogenology 17: 469.

Kanai, Y. and Shimizu, H. 1984. J. Reprod. Fert. 70: 507.

Kaul, V. and Prakash, B.S. 1994. Trop. Anim. Hlth. Prod. 26: 187.

Kawani, F.S. and Kodagali, S.B. 1984. Indian J. Anim. Repro. 5: 38.

Kamonpatana, M., Chantaraprateep, P. and Ngramsuriyaroj, C. 1981. Br. Vet. J. 137: 173.

Limcumpao, J.A. 1983. Philippines J. of Vet. Medicine 22(2): 1.

Luktuke, S.N., Roy, D.J. and Joshi, S. R. 1964. Indian J. Vet. Sci. 34: 41.

Macmillan, K.L., Tatcher, W.W. 1991. Biol. Reprod. 45: 883-889.

Madan, M.L. 1992. Indian J. Anim. Reprod. 13: 108.

Madan, M.L., Singla, S.K., Chauhan, M.S. and Manik, R. S. 1994. Theriogenology 41: 139.

Madan, M.L., Das, S.K. and Palta, P. 1996. Anim. Reprod. Sci. 42: 299.

Marquez, J.R., Ramos, A., Costa, N., Medeiros, E., Traad, M., Barboza, C. and Slasiak, L. 1991. 3rd World Buff. Cong.; Proc. I. 48 (Abs.), Varna. Bulgaria.

Misra, A.K., Yadav, M.C. and Motwasi, K.T. 1988. Proc. of the 2nd World Buffalo Congress, New Delhi, India. Vol. 1. p. 56.

Nasir Hussain, S.S., Wiel Dfm Van De, Willemse Ah, Engel, B. 1989. Anim. Repro. Sci. 21: 177.

Ohashi, O. 1995. Detección de Calores en Búfalos. Traducido al español por Escobar, R. J. El Agro Ganadero. El Campo Colombiano se enriqueció con el Búfalo. Seminario de Búfalos en La Dorada. Año 5 N° 14. 48 p.

Perera, B.M.A.O., Pathiraja, N., Abeywardena, S.A., Motha, M.X.J. and Abeygunawardena, H. 1980. Vet. Rec. 106: 104.

Pursley, J.R., Mee, M.O., Wiltbank, M.C. 1995. Theriogenology 44: 915-923.

Rao, L.V. and Pandey, R.S. 1982. J. Reprod. Fertil. 66: 57.

Razdan, M.N., Kaker, M.L. and Glhotra, M.M. 1982. Theriogenology 17: 175.

Reddy, O.A., Tripathi, V.N. and Raina, V.S. 1986. Indian J. Anim. Sci. 56 (12): 1224.

Singh, A. and Puthiyandy, R. 1980. J. Reprod. Fert. 59: 89.

Singh, B. and Krishan, L. 1994. Indian J. Anim. Sci. 64 (3): 314.

Singh, M., Matharoo, J.S., Sodhi, H.S., Sharma, R.D., Thakkar, O. P., Hundal, R.H., Gill, S.S., Karaivanov, C. and Alexiev, A. 1988. Proc. of 2nd World Buffalo Congress, New Delhi. Vol. 1. P. 107.

Singh, R., Khar, S.K. and Chander, S. 1994. Indian J. Anim. Sci. 64(10): 1028.

Sethi, R.K. and Nagarcenkar, R. 1992. Indian J. Anim. Sci. 62 (12): 1212.

Srivastra, S.K., Sahni, K.L. and Mohan, G. 1998. Indian J. Anim. Sci. 68 (2):129-130.

Tailor, S.P., Jain, L.S., Gupta, H.K. and Bhatia, J.S. 1990. Indian J. Ani. Sci. 60 (8): 1020.

Vale, W.G., Weitze, K.F. and Gruneert, E. 1984. 10th International Cong. Animal Reprod. and A.I., Champaiga, vol, II. P. 154.

Vale, W.G. 1988. Bubalinos. Fisiologia e Patalogia da Reproduçåo. Fundaçåo Cargill. Campinas, Brasil. 87 p.

Vlakhov, K., Karaivanov, K.H., Petrov, M., Kacheva, P., Alexiev, A. and Danev, A. 1985. Proc. of 1st World Buffalo Congress, El Cairo. Vol. III. P. 510.

Vij, P.K. and Tiwana, 1987. Indian J. Anim. Sci. 57 (2): 110.

Wiltbank, M.C. 1997. Proceeding of the Annual Meeting of the Society for Theriogenology. Pp. 83-97.

 
Autor/es
Zulia, Venezuela
Medico Veterinario, Master en Produccion Animal, Docencia en Educacion Superior. Tecnico Superior en Informatica.
(1921)
(12)
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
19/06/2012 | Dr Nestor Montiel, excelente informacion, la verdad es que, soy un apasionado del ganado y el campo. vivo en san cristobal estado tachira y estoy buscando empleo en ese campo, si conoce de alguna finca ganadera que quiera adoptar a un joven de 25 anos, con Ganas de salir adelante, hagame saber. atte luis maldonado. Gracias
(0)
(0)
Néstor Simón Montiel Urdaneta
down arrow
Maracaibo Norte, Zulia, Venezuela
Medico Veterinario, Master en Produccion Animal, Docencia en Educacion Superior. Tecnico Superior en Informatica.
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
19/06/2012 | luis este es mi movil 00584143607847
(0)
(0)
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
20/06/2012 | En Colombia el Doctor Berdugo tiene experiencia en esto.
(0)
(0)
ricardo aparicio
down arrow
Alto Barinas, Barinas, Venezuela
bufalero
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
25/06/2012 | Dr. Montiel reciba un cordial saludo de mi parte. Acudo a su experiencia y conocimientos con las siguientes preguntas:
¿Es cierto que las búfalas de alta producción en condiciones de estrés térmico o con cambios repentinos de la dieta durante la fase crítica embrionaria tienen una alta tasa de muerte embrionaria?

Según su experiencia cual es en nuestro medio (Venezuela) el porcentaje de muerte embrionaria temprana (que normalmente pasan desapercibidas).

Que grupo etario se ve más afectado y finalmente si es cierto que la aplicación de GnRH y/o de progesterona previene estas pérdidas iniciales.

Ricardo Aparicio

(0)
(0)
Bernardo H. Correa
down arrow
Maracaibo, Zulia, Venezuela
Ing. Agrónomo Zootecnista
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
25/06/2012 | Dr. N. Montiel Urdaneta, muy prolijo y buen trabajo, gracias por su tiempo.
Bernardo Correa
(0)
(0)
Néstor Simón Montiel Urdaneta
down arrow
Maracaibo Norte, Zulia, Venezuela
Medico Veterinario, Master en Produccion Animal, Docencia en Educacion Superior. Tecnico Superior en Informatica.
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
25/06/2012 | Saludos Sr. Aparicio
El estres termico logicamente que pueden producir muerte embrionario, observe en el mes de mayo y junio 2012 que debido a las altas tenperatura en dos explotaciones que superviso las manifestaciones de celo fue cero.
el porcentaje de muerte temprano puede estar asociado a una mala manipulacion en el diagnostico; con ecografo recomiendo a partir del dis 25, 26 post servicio y con palpación rectal para personas no duchas deben realizrlo a partir de los 50 días y con el menor grado de manipulación del tracto genital y trabajar con la informacion que le da el registro y no trabajar a ciegas.
(0)
(0)
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
04/10/2012 | Dr montiel mis saludos, muy buen articulo, me sirvió para aclarar ciertas dudas, soy un productor de ganado bovino del guarico Venezuela, que me anda rondando en la desarrollar un pequeño proyecto con búfalo en mi finca, básicamente lo quiero para conseguir ese valor agregado como lo es la leche con la que fabricaría el queso, a demás pienso que es tan propicio puesto a que las fechas de parto de las bufalas producto de su estacionalidad son ideales para una quesera veranera donde el producto repunta en precio, mi pregunta es: esta mi finca apta para manejar búfalo? LE DESCRIBO: Estoy ubicado en el calvario estado guarico por la vía de los morichales a 10 minutos del parque nacional aguaro guariquito, pastos predominantes humidicola, andropogon y zaeta, osea sabanas de trichipogon, no poseo lagunas, la finca es alta y poco se inunda aun cuando en invierno se desborda el cano los aceites y dificulta un tanto el acceso a la finca , hay morichales que cruzan la finca en ciertas zonas, se extrae el agua con molino, y no poseo cercas electricas, y para finalizar tengo un macho y 3 hembras en la finca ya conviviendo con el ganado, estoy estudiando su comportamiento a un que estamos en invierno y hasta ahora no an habido problemas, esperemos el verano a ver que nos trae
(0)
(0)
Néstor Simón Montiel Urdaneta
down arrow
Maracaibo Norte, Zulia, Venezuela
Medico Veterinario, Master en Produccion Animal, Docencia en Educacion Superior. Tecnico Superior en Informatica.
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
05/10/2012 |

Sr. Ramos de venezuela
Para manejar bien tus bufalas necesitas: potreros con buena rotacion caso contrario te van a deteriorar los potreros; cercas electricas q ya las tienes agua de bebida y en la vaquera o bufalera con piso de cemento ud. le puede bañar todo lo que quiera cualquier duda no dude en llamarme 

(0)
(0)
Fabio R. Ojeda
down arrow
Medellin, Antioquia, Colombia
Asesor Técnico
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
06/10/2012 | Ojo con esto : el bufalo macho persigue y le pega al toro para padrear las vacas, consecuencia : el año entrante no habrá terneros
(0)
(0)
Re: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas
08/07/2014 | Soy estudiante de medicina veterinaria de 7º semestre estoy interesado en hacer mi tesis en bufalos sobre la producción como una alternativa a la ganadería nacional de México pero no encuentro al alguin que me acesore soy de Mexico espero su respuesta no me importa de donde sea estoy dispuesto a vijar
(0)
(0)
¿Desea opinar en esta discusión sobre: Algunos aspectos reproductivos e inseminación artificial en búfalas?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
PUBLICAR OPINIÓN
Los usuarios que leyeron este contenido, también vieron Proceso de nutrición de la vaca
La producción de leche de búfalas en sin dudas una actividad de g...
 
Pastoreo VS Estabulación A pesar de la mansedumbre del búfalo y s...
estoy interesado adquirir libro regsitro ganaderia; puesto empiezo poco. softwa...
 
- Ricardo Botero - Los que hemos podido conocer las bondades del bufalo de agua...
Servicios Profesionales
Luciano Garcia-trejo Luciano Garcia-trejo
West Hazleton, Pennyslvania, Estados Unidos de América
Harry A Moller Harry A Moller
Miami, Florida, Estados Unidos de América
Arnoldo Hernandez Arnoldo Hernandez
Buckeye, Arizona, Estados Unidos de América
ALVARO LUNA  GONZALEZ ALVARO LUNA GONZALEZ
Morris, Minnesota, Estados Unidos de América
    |    
Copyright © 1999-2014 Engormix.com - All Rights Reserved