Engormix
Ingresar o registrarme
Engormix.com

Panorama General de la Colibacilosis Aviar en los Altos Jalisco

Publicado el:
Autor/es:
(1083)
(1)
Resumen

RESUMEN

La colibacilosis aviar representa uno de los principales problemas económicos en la avicultura alrededor del mundo. Tradicionalmente, estas infecciones se han controlado mediante el uso de antimicrobianos, pero la resistencia de Escherichia coli a estos, dificulta su control. Otra alternativa para controlar estas infecciones ha sido mediante el uso de vacunas o bacterinas, pero debido a la gran diversidad que existe en E. coli, y a que no se lleva a cabo una protección cruzada entre los diferentes serogrupos, es imposible elaborar un biológico capaz de conferir protección cruzada contra serogrupos heterólogos. El criterio que se ha utilizado durante muchos años para diferenciar a las E. coli patógenas de las comensales, ha sido la determinación del antígeno somático, pero también es necesario conocer la fórmula antigénica completa, así como conocer si poseen genes de virulencia, que en la mayoría de los casos son más prevalentes en cepas patógenas, permitiendo así detectarlas y caracterizarlas. En este estudio, se caracterizaron 88 aislamientos de E. coli provenientes de aves reproductoras pesadas y ligeras, gallinas de postura pesadas y ligeras, así como de pollo de engorda. La caracterización consistió en la serotipificación de las cepas, prueba de sensibilidad antimicrobiana y detección por PCR de 6 genes de virulencia (iucD, cdtB, irp2, tsh, ipaH, iss). El resultado de la serotipificación arrojó que los serogrupos más frecuentes fueron O8 (16%), OND (10.2%) O19 y OR (4.5%), O11, O102, O2, O7, O78 y O9 (3.4%). En los resultados de los antibiogramas se encontró que el 100% de las cepas fueron resistentes a Penicilina, 97% a Kitasamicina, 96.6% a Oxitetraciclina, 94.9% a Sulfaclorpiridacina/Trimetoprim y el 94.7% a Eritromicina, además el 100% de las cepas estudiadas se consideraron multirresistentes al presentar resistencia a más de 1 antimicrobiano, incluso se encontraron cepas resistentes a todos los antimicrobianos empleados en el estudio. En la caracterización genotípica, se encontró que el 22% de las cepas estudiadas se clasificaron como patógenas al poseer al menos 3 de los 6 genes analizados, sin embargo el 63% de las cepas resultaron positivas al gen iss y el 38% al gen irp2, responsables del incremento a la supervivencia en suero y a la captura de hierro respetivamente, elementos esenciales para que la bacteria pueda sobrevivir en condiciones adversas dentro del hospedero. La constante investigación y la disponibilidad de análisis de PCR permitirán comprender mejor a E. coli y prevenir estas infecciones en un futuro.

Palabras Clave: Colibacilosis, Serotipificación,  Antibiograma, Genes de Virulencia, PCR.

INTRODUCCIÓN

Las cepas patógenas para aves se clasifican dentro del grupo APEC (Avian Pathogenic Escherichia coli) 1-7, las cuales pueden actuar como agente causal, o bien, como patógeno secundario en enfermedades inmunodepresoras o del tracto respiratorio.La Colibacilosis aviar es una enfermedad de importancia económica para la industria avícola, ya que se manifiesta como una infección localizada o generalizada. Es causada por Escherichia coli, cuya patogenia depende de la virulencia de la cepa, estado del hospedero y factores ambientales. La manifestación más severa de la colibacilosis aviar es la septicemia (colisepticemia) que ocurre frecuentemente en parvadas afectadas junto con otras infecciones respiratorias; se cree que E. coli puede actuar como patógeno oportunista después de la acción de Mycoplasma gallisepticum o de virus como el de la Bronquitis infecciosa o Laringotraqueítis8,9; sin embargo, la celulitis y otras lesiones causadas por E. coli han sido reproducidas experimentalmente en pollos sin la participación de otro agente10,11. Aunque la patogénesis de la colibacilosis es poca entendida, el desarrollo de una bacteremia parece ser esencial 12,13

 

Epidemiología de la colibacilosis aviar

La mayoría de los cuadros clínicos de colibacilosis son de origen respiratorio14, aunque no se descarta que algunos sucedan al atravesar las bacterias la pared intestinal15,16,17. Al respecto Rosario et al. (2004) identificaron cepas portadoras de los genes ipaH, cdt  y eae, aisladas a partir de aves con infección del saco vitelino (ISV), estos genes codifican para el fenotipo de invasividad relacionadas con las cepas  enteroinvasivas (EIEC) de humanos, toxina citoletal distencionante y para la proteína intimina, respectivamente.

La colibacilosis suele ser considerada como una enfermedad secundaria, originada por un estado de inmunodepresión debida a otras enfermedades víricas como Bronquitis Infecciosa, Enfermedad de Newcastle, Enfermedad de Gumboro, o bacterianas como Micoplasmosis, Clostridiosis, etc 18,19,20.

A pesar de considerarse como una enfermedad secundaria, varios autores19,21,22,23 describen a la colibacilosis aviar como una entidad propia, definiendo a E. coli como un agente patógeno primario. Numerosos autores hacen referencia al origen cloacal de las cepas patógenas causantes de septicemias en aves. Las cepas patógenas presentan unas características diferenciales que no siempre poseen los aislados comensales ni aquellas cepas con baja o escasa patogenicidad. Existen estudios que indican que del 10-15% de la población de bacterias coliformes intestinales pertenece a serotipos patógenos19. Las cepas patógenas pueden diseminarse ampliamente por la formación de aerosoles a partir de las heces contaminadas, adherirse a las células del epitelio del tracto respiratorio superior mediante fimbrias F1, iniciándose la colonización bacteriana24,25.

 

Signos y lesiones

La característica clínica más importante de la colibacilosis aviar es la colisepticemia y se produce por la afectación de numerosos órganos internos, como el corazón, hígado, bazo, ovario26-32. Existe una gran diferencia entre las variedades de E. coli y su habilidad para causar enfermedad, entre los dos extremos se encuentran todos los rangos de patogenicidad. Los síntomas varían con el lugar preferente de localización de la infección, reconociéndose las siguientes formas:

 

Forma respiratoria

La colibacilosis aviar, suele iniciarse a nivel del tracto respiratorio. Cuando E. coli atraviesa la mucosa del tracto respiratorio y alcanza el torrente circulatorio, se origina una infección sistémica generalizada o colisepticemia, donde se observan lesiones como perihepatitis, peritonitis y pericarditis fibrinosa14,15,19,20,23,25,33. A nivel respiratorio las lesiones se localizan en la tráquea, pulmones y sacos aéreos, pudiendo presentar estos últimos un aspecto opaco y con exudado caseoso de, intensidad variable19. Suele afectar a animales jóvenes, de forma aguda, alcanzándose valores aproximados del 50% de morbilidad y del 5-10% de mortalidad. Entre los síntomas clínicos que se manifiestan, se puede observar disnea acompañada de estertores.

 

Forma reproductora

La principal vía de infección del oviducto suele producirse por contaminación fecal a partir de la cloaca. También están descritas otras vías de infección como la producida a partir del tracto respiratorio por invasión, diseminación y colonización de órganos internos e incluso por el paso de las bacterias a través del lumen intestinal34. Se han descrito casos de infecciones ascendentes desde el oviducto a la cavidad peritoneal, cursando con peritonitis35. Es una enfermedad crónica y de curso lento, con una mortalidad en torno al 2-3%. Los rendimientos productivos de las gallinas ponedoras disminuyen ya que se produce una leve caída de la postura23. El oviducto presenta una notable congestión y dilatación de la mucosa pudiendo encontrar un contenido purulento en el interior15, incluso masas caseosas, en animales mayores.

 

Problemática actual en las granjas avícolas

A pesar de ser o no considerada E. coli como un patógeno primario, es evidente que es un problema sumamente importante para las granjas avícolas. Es una enfermedad muy frecuente que puede llegar a ocasionar pérdidas económicas muy elevadas.  Actualmente, la manera de controlar estas infecciones es mediante el empleo de antimicrobianos como Ampicilina, Tetraciclina, Sulfonamida y Enrofloxacina; ésta última, es una de las quinolonas más usada en la industria mexicana de pollo de engorda36. Sin embargo, estos tratamientos representan un costo muy elevado en la producción avícola y tienen repercusiones importantes en la selección de bacterias resistentes, lo que a la postre, ocasiona un problema mayor.

Ante esta problemática, el diseño de vacunas ha sido objeto de un intenso trabajo de investigación en las últimas décadas; prueba de ello, es la gran cantidad de trabajos científicos publicados sobre el tema37-48. Una gran variedad de vacunas y métodos de vacunación han sido desarrollados, incluyendo inmunización activa y pasiva; para ello se han usado productos vivos o inactivados (bacterinas), vacunas recombinantes y la inmunización contra factores de virulencia específicos. Sin embargo todos estos inmunógenos han sido efectivos contra varios serotipos de E. coli, proveen protección contra serogrupos homólogos, pero no una protección cruzada significativa contra serogrupos heterólogos49.

En consecuencia, para lograr una vacunación satisfactoria es necesario inmunizar con las cepas bacterianas específicas de un brote o por la frecuencia de aislamiento del microorganismo. Por ello, es importante contar con estudios epidemiológicos que permitan identificar los serogrupos más frecuentes de cada región donde se desea utilizar algún tipo de inmunógeno. Según esta afirmación, resulta importantísimo caracterizar las cepas responsables de la colibacilosis. En este documento se presentan algunos de los resultados obtenidos en estudios realizados con cepas de E. coli de origen clínico, aisladas de aves remitidas al Laboratorio de Investigación Pecuaria y Patología SA de CV (LIPEPSA).

 

Caracterización de cepas patógenas de E. coli

 

Determinación del antígeno somático o serogrupo.

La tipificación serológica serealizó de acuerdo al procedimiento empleado en el Laboratorio de Bacteriología del Departamento de Salud Pública, de la Facultad de Medicina de la UNAM de acuerdo con Orskov y Orskov50, mediante la utilización de sueros específicos (SERUNAM) que fueron obtenidos de conejo Nueva Zelanda blanco, con los que se pudieron identificar 41 serogrupos y los más frecuentes fueron O8 (n=14), OND (N=9), O19 y OR (n=4), O11, O102, O2, O7, O78 y O9 (N=3), (Figura 1). En el análisis de la formula antigénica completa (O:H) se identificaron 62 serotipos diferentes, de los cuales se identifico a O8:H7 (n=4) como el serotipo más común, seguido de O8:H19(n=3) O8:H21 (n=3), O8:H42 (n=2) y O8:H51 (n=2). 

Figura 1. Frecuencia de serogrupos de cepas aisladas de diferentes granjas avícolas en la zona de los Altos Jalisco. 

En  México existen pocos estudios al respecto; sin embargo, se han realizado trabajos por Rosario et al. (2004) 51 y Ramírez et al. (2009) 52 en los que se identificóla presencia de los serogrupos O19, O84, O8, O78, así como de O2, O20, O100, O8, O131, O84, O25 y O78 respectivamente.

Cuadro 1. Distribución de los serogrupos más frecuentes por línea comercial

En el cuadro 1. se puede observar que de los serogrupos más frecuentes, con excepción de los serogrupos O2 y O78 se aislaron de Reproductoras Pesadas y el serogrupo O8 se aisló con mayor frecuencia en Reproductoras Ligeras.

 

Prueba de sensibilidad antimicrobiana.

La determinación de la sensibilidad a los agentes antimicrobianos es una de las principales funciones de un laboratorio de diagnóstico clínico y responsabilidad del médico de granja. Esta función se vuelve de especial relevancia en una época como la actual, en la que las resistencias a los agentes antimicrobianos son elevadas y existe una gran discusión sobre la utilización de antimicrobianos en  los animales. Por ello es fundamental que el laboratorio pueda aportar la información necesaria para llevar a término un tratamiento  adecuado.

En relación a la resistencia antimicrobiana, en México se han realizado algunos estudios sobre el papel de E. coli en la infección del saco vitelino por Rosario et al. (2005) 36 yRamírez et al. (2007)53. En el primero, el 55 % de las cepas fueron resistentes a Enrofloxacina, 65 % a Ampicilina y el 88 % a Tetraciclina; mientras que en el segundo, el 88 % de las cepas fueron resistentes a Tetraciclina, 87 % a Doxicilina, 62 % a Sulfametoxazol/Trimetoprim y 61 % a Ampicilina.

En este estudio se realizaron antibiogramas utilizando 21 diferentes antimicrobianos empleados de forma rutinaria en la avicultura. Los resultados se resumen en la figura 2. 

Figura 2. Sensibilidad a los diferentes antimicrobianos utilizados en la industria avícola.

Los resultados indican que el 100% de las cepas fueron resistentes a Penicilina, 97% a Kitasamicina, 96.6% a Oxitetraciclina, 94.9% a Sulfaclorpiridacina/Trimetoprim, y el 94.7% a Eritromicina, además el 100% de las cepas estudiadas se consideraron multirresistentes al presentar resistencia a más de 1 antimicrobiano, incluso se encontraron cepas resistentes a todos los antimicrobianos empleados en el estudio.

 

Detección por PCR de factores de virulencia

Mucha de la investigación que se realiza actualmente implica la determinación de los factores que hacen que algunas E. coli sean patógenas, utilizando técnicas de reacción en cadena la polimerasa (PCR) para determinar los diferentes genes contenidos en cualquier E. coli en particular, genes que se han encontrado que son más abundantes entre las cepas APEC que entre las comensales. Si se identifican más de tres genes de virulencia, se considera que el aislamiento es una cepa patógena.

En este estudio se caracterizaron 32 cepas de las más frecuentes usando como marcadores de virulencia los siguientes genes; iucD (Aerobactina) sideroforos para capturar y transportar hierro en medios adversos, cdtB (Toxina Citoletal Distencionante) actividad de DNAsa I, bloquea la mitosis, irp2 (Proteína de Captura de Hierro)  asociado con la yersiniabactina, tsh (Hemaglutinina Sensible a la Temperatura) permite a la E. coli adherirse a la células de epitelio respiratorio, ipaH (Mecanismo Enteroinvasivo) penetración celular y supervivencia intracelular, iss (Incremento a la Supervivencia en Suero) proteína de membrana externa, asociada a la resistencia al complemento. (Iniciadores y tamaño del producto amplificado ver Anexo 1).

Los resultados muestran que el 22% de las cepas son patógenas, dentro de las cuales se encontraron los serotipos 078:H9 (n=1), O8:H21 (n=2), O19:H51(n=1), O6:H10 (n=1), O103:H7 (n=1) y OND:H24 (n=1), ya que presentaron de 3 a 5 genes de virulencia, sin embargo el 63% de las cepas resultaron positivas al gen iss .y el 38% al gen irp2, responsables del incremento a la supervivencia en suero y a la captura de hierro respetivamente (figura 3).

Figura 3. Porcentaje de cepas positivas a los diferentes genes de virulencia utilizados para la caracterización genotípica mediante la técnica de PCR.


DISCUSIÓN

A pesar de que no existen estudios sobre el impacto económico de la colibacilosis en México, las infecciones asociadas a E. coli representan pérdidas de millones de dólares al año en los Estados Unidos 7,54.  Aunque en México no se tienen estudios sobre el impacto económico de esta enfermedad, se estima que son cuantiosos con tan solo considerar los costos por la aplicación de antimicrobianos, que en ocasiones se han llegado a administrar hasta tres tratamientos. La problemática para el control de la colibacilosis mediante el uso de antimicrobianos es la selección de cepas resistentes, que se genera al no realizar un antibiograma antes de dar un tratamiento a las aves ante un problema infeccioso. Hecho que al parecer va en aumento, ya que cada vez es más el porcentaje de cepas resistentes a los diferentes antimicrobianos usados en la industria avícola, tal como se puede observar al comparar los resultados de Romo et al, (2005)55, en donde el 85% de las cepas fueron resistentes a Tetraciclina, 82% a Eritromicina y el 71% a Estreptomicina, contra el 94% de resistencia a Tetraciclina, 94% a Eritromicina y 93% a Estreptomicina obtenidos en este estudio. Además en estudios realizados por Blanco et al, (1997)56, Filali et al, (1998)57 y Geornaras et al. (2002)58, demostraron que el 100% de los aislados clínicos presentaron perfiles de sensibilidad a la Colistina. Sin embargo, en este estudio se encontró 13 % de cepas resistentes a colistina confirmando la tendencia a la alza en cuanto a la resistencia en cepas de E. coli.

Lo anterior ha dado a que resurja el interés por métodos alternativos para el control de esta enfermedad. Se han elaborado bacterinas 40-42,vacunas subunitarias43,44 o incluso antígenos vivos atenuados45, todas han inducido buena protección contra la colibacilosis aviar, la cual en muchos casos se atribuyó a la producción de anticuerpos en suero. Pero debido a que usualmente no se observa protección cruzada con los serogrupos de E. coli responsables de la enfermedad41,59,muchos de estos inmunógenos sólo han sido efectivos contra desafíos homólogos. En trabajos realizados por Melamed et al. (1991)42 y Kwaga et al. (1994)60, sugieren la conveniencia de elaborar una vacuna que contenga los serogrupos más comunes asociados a la colibacilosis aviar.

Es por ello que en el presente trabajo se expone un panorama general de la colibacilosis aviar en la zona de los Altos Jalisco, con el objeto de saber cuáles son los serogrupos más frecuentes, que características de resistencia y que genes de virulencia portan estas bacterias. Con la ayuda de estos estudios podemos saber con detalle si un cepa aislada es la que esta ocasionando primariamente el problema o si se trata de una infección donde E. coli está actuando como un patógeno secundario.

Como se pudo observar en los resultados de la serotipificación, los serogrupos más frecuentes fueron O8 (16%), OND (10.2%) O19 y OR (4.5%), O11, O102, O2, O7, O78 Y O9 (3.4%), algunos de ellos (O8, O19, O2 Y O78) ya han sido reportado anteriormente en México por Rosario et al. (2004) 51 y Ramírez et al. (2009) 52. El análisis de la formula antigénica completa (O:H) mostró que O8:H7 fue el serotipo más común en aves comerciales. En un estudio realizado por Morales et al, (2010)61 se identifico al serotipo O8:H11 como el más común pero en aves de traspatio. Cabe mencionar que lo más importante en estos cuatro estudios es que el O8 es el serogrupo más común aun en diferente tipo de producción  y en diferente  zona geográfica. Estos serogrupos podrían ser buenos candidatos para la selección de antígenos para la elaboración de inmunógenos.

Los estudios moleculares para la detección de genes de virulencia han sido de gran ayuda para diferenciar a las cepas APEC de las comensales. Muchos investigadores han desarrollado una serie de paneles utilizando técnicas de PCR para detectar diferentes genes que se ha encontrado que son más frecuentes entre las APEC que entre las comensales. Si se identifican más de tres genes de “virulencia”, se considera que el aislamiento es una APEC 62.

Los resultados obtenidos en este estudio indican que el 22% de las cepas estudiadas fueron patógenas, dentro de estas se encuentran los serotipos 078:H9 (n=1), O8:H21 (n=2), O19:H51(n=1), O6:H10 (n=1), O103:H7 (n=1) y OND:H24 (n=1), la mayoría de estos se aislaron de gallinas de postura ligeras y dos de reproductoras pesadas, así mismo se pudo observar 8 diferentes patotipos (Anexo 2), se define patotipo como una combinación diferente de genes contenidas en una cepa14.

El gen denominado iss, permite a E. coli sobrevivir en el torrente sanguíneo y se ha descubierto que ésta es una característica frecuente en las APEC pero no en las comensales63. En este trabajo se encontró que el 63% de las cepas portaban el gen iss, diversos investigadores han publicado datos que demuestran que la presencia de iss en una E. coli de aves es un buen indicador de su potencial de causar enfermedad 37,63-66.

Además el 38% de las cepas fueron positivas al gen irp2 (sistema de adquisición de hierro mediado por yersiniabactinas), elemento importante en la captura y concentración  del hierro libre, ya que resulta limitante para el crecimiento bacteriano. Los genes responsables de estos sistemas de incorporación forman parte de una isla de patogenicidad adquirida mediante transferencia horizontal67. Este hecho ha sido demostrado en humanos y en aves68,69. Se trata de un factor claramente vinculado con la virulencia de los aislados70,71.

Además, resulta muy importante el hecho de que muchos investigadores han encontrado que estos dos genes están relacionados con plásmidos63-67. Los cuales pueden albergar islas de patogenicidad (PAIs, por sus siglas en inglés) que pueden contribuir a causar enfermedad. Sugiriendo un papel altamente importante de estos dos factores en la patogénesis de la colibacilosis aviar.

 

CONCLUSION

Aunque los métodos moleculares para identificar genes específicos de virulencia están disponibles actualmente, la serotipificación sigue siendo una herramienta muy útil para los estudios epidemiológicos. La serotipificación provee los medios para relacionar trabajos previos con trabajos nuevos. También es muy importante conocer el serotipo en una cepa APEC por que la respuesta inmune en aves, principalmente va dirigida directamente contra el antígeno O.

Con los resultados de serotipificación obtenidos en este trabajo, se pueden seleccionar los serogrupos más frecuentes (O8, O19, O2, O78 y O9) para la elaboración de inmunógenos para poder prevenir casos de colibacilosis aviar. Para ello es necesario realizar más estudios de caracterización de las cepas, para monitorear las cepas responsables de la colibacilosis aviar.

Tanto la serotipificación, pruebas de sensibilidad antimicrobiana e identificación de genes de virulencia por PCR, son pruebas muy útiles que el médico de campo debe utilizar para poder tener un mejor control de la colibacilosis aviar.

 

LITERATURA

  1. Collins CH, Lien PM. Métodos microbiológicos, España: Acribia, 1989.
  2. Fantanatti F, Silveria WD, Castro AFP. Characteristics associated with pathogenicity of avian septicaemic Escherichia coli strains. Vet Microbiol 1994; 41:75-86.
  3. Jordan FTW, Pattison M. Enfermedades de las Aves. 3ª Edición: 1998; Manual moderno.
  4. Freeman BA.  Microbiología de Burrows. 22ª ed. México: Interamericana McGraw-Hill, 1989.
  5. Nicole T, Glasner V. Escherichia coli the organism. In: Escherichia coli: virulence mechanisms of a versatile pathogen. Edited by Michael Donnenberg. Ed.Academic Press. 2002:3-34.
  6. Dho-Moulin M, Fairbrother JM. Avian pathogenic Escherichia coli (APEC). Vet Res 1999; 30: 299-316.
  7. Rosenberg JK, Fries PA, Cloud SS, Wilson RA. In vitro and in vivo characterization of avian Escherichia coli. II. Factors associated with pathogenicity. Avian Dis; 29: 1094-1107.
  8. Dias da Silveira W, Ferreira A, Brocchi M, de Hollanda LM, Pestana de Castro A F, Tatsumi YA, Lancellotti M. Biological characteristics and pathogenicity of avian Escherichia coli strains. Vet Microbiol  2002-1; 85: 47-53.
  9. Peighambari SM, Vaillancourt JP, Wilson RA, Gyles CL. Charactesistics of Escherichia coli  isolates from avian cellulitis. Avian Dis 1994;39:116-124.
  10. Mellata M, Bakour R, Jacquemin E, Mainil JG. Genotypic and phenotypic characterization of potential virulence of intestinal avian Escherichia coli strains isolated in Algeria. Avian Dis 2001;45:670-679.
  11. Gibbs PS, Maurer JJ, Nolan LK, Wooley RE. Prediction of chicken embryo lethality with the avian Escherichia coli traits complement resistance, colicin V production, and presence of the increased serum survival gene cluster (iss). Avian Dis 2003-2; 47: 370-379.
  12. Delicado ER, Guimaraes de Brito B, Gaziri LCJ, Vidotto MC. Virulence-associated genes in Escherichia coli isolates from poultry with colibacillosis. Vet Microbiol 2003; 94: 97-103.
  13. La Ragione RM, Woodward MJ. Virulence factor of Escherichia coli serotypes associated with avian colisepticaemia. Res Vet Sci 2002; 73:27-25.
  14. Dho-Moulin D, Répérant M, Laurent S, Brée A, Mignon S, Germon P, Rasschaert D and Schouler C, “Extraintestinal pathogenic Escherichia coli strains of avian and human origin: link between phylogenetic relationships and common virulence patterns” Journal of Clinical Microbiology, 2007, Vol. 45, No. 10: 3366-3376.
  15. Blanco M, Blanco JE, Mora A, Blanco J, “Escherichia coli septicémicos aviares: serotipos, factores de virulencia, resistencia a antibióticos y desarrollo de vacunas” Departamento de Microbiología y Parasitología, Facultad de Veterinaria, Universidad de Santiago de Compostela (LUGO). Medicina Veterinaria, 1996a, vol. 13 nº.
  16. Blanco J, Blanco M, Blanco JE, Mora A, Alonso MP, González EA and Bernárdez MI, “Enterobacterias: características generales. Género Escherichia” Manual de Microbiología Veterinaria, S. Vadillo, S. Píriz and E. Mateos, 2002, capítulo 21: 301-325.
  17. Ewers C, Janben T, Kiebling S, Philipp HC, Wieler LH, “Molecular epidemiology of avian pathogenic Escherichia coli (APEC) isolated from colisepticemia en poultry” Veterinary Microbiology, 2004, 104: 91-101.
  18. Nakamura K, Yuasa N, Abe H and Narita M, “Effect of infectious bursal disease virus on infections produced by Escherichia coli of high and low virulence in chickens” Avian Pathology, 1990, 19 (4): 713-721.
  19. Barnes HJ., Vaillancourt JP, Gross WB, “Colibacillosis” Diseases of Poultry, 2003, 11th Edition, Section II, Chapter 18.
  20. Mellata M, Dho-Moulin M, Dozois CM, Curtiss R, Peter K. Brown, Pascal A, Brée A, Desautels C and Fairbrother J M, “Role of virulence factors in resistance of avian pathogenic Escherichia coli to serum and inpathogenicity” Infection and Immunity, 2003a, 536-540.
  21. Nakamura K, Cook JKA, Frazier JA and Narita M. “Escherichia coli multiplication and lesions in therespiratory tract of chickens inoculated with infectious bronchitis virus and/or Escherichia coli.” Avian Diseases, 1992a, 36: 881-890.
  22. Vandekerchove D, Herdt PD, Laevens H, Butaye P, Meulemans G and Pasmans F, “Significance ofinteractions between Escherichia coli and respiratory pathogens in layer hen flocks suffering from colibacillosisassocated mortality” Avian Pathology, 2004a, 33(3): 298-302.
  23. Vandekerchove D, De Herdt P, Laevens H and Pasmans F, “Colibacillosis in caged layer hens: characteristics of the disease and the aetiological agent” Avian Pathology, 2004c, 33(2): 117-125.
  24. Dozois CM, Chanteloup N, Dho-Moulin M, Bree A, Desautels C and Fairbrother JM, “Bacterial colonization and in vivo expression of F1 (Type-1) fimbrial antigens in chickens experimentally infected with pathogenic Escherichia coli” Avian Diseases, 1994, 38: 231-239.
  25. McPeake SJW, Smyth JA and Ball HJ, “Characterisation of avian pathogenic Escherichia coli (APEC)associated with colisepticaemia compared to faecal isolates from healthy birds” Veterinary Microbiology, 2005, 110:245-253.
  26. Gross WB, Calnek BW, Barnes HJ, Beard CW, Reid WM Yoder HW, ”Colibacillosis” Diseases of poultry, 9 ed. Ames: Iowa States University Press, 1991, 138-144.
  27.  Gross WG, “Diseases due to Escherichia coli in poultry” in: Gyles C. L. (Ed), Escherichia coli in domestic animals and humans, CAB International, Wallingford, 1994, 237-259.
  28. Barnes HJ, Gross WB, 1997 “Colibacillosis”. Diseases of poultry, 9 edition.
  29. Dho-Moulin M, and Fairbrother JM, “Avian pathogenic Escherichia coli (APEC)” Veterinary Research, 1999,30 (2-3): 299-316.
  30. Chansiripornchai N, Ramasoota P, Sasipreeyajan J, Senson S, “Differentiation of avian pathogenic Escherichia coli (APEC) strains by Random Amplified Polymorphic DNA (RAPD) Analysis” Veterinary Microbiology, 2001, 80: 75-93.
  31. Ewers C, Janben T and Wieler LH, ”Avian Pathogenic Escherichia coli (APEC)” Berl Munch Tierarztl Wochenschr, 2003, 116: 381-395.
  32. Jordan FT, Williams NJ, Wattret A and Jones T, “Observations on salpingitis, peritonitis and salpingoperitonitis in a layer breeder flock”. The Veterinary Record, 2005, 157(19): 573-7.
  33. Kariyawasam S, Wilkie BN, Hunter DB, Gyles CL. “Systemic and mucosal antibody responses to selected cell surface antigens of avian pathogenic Escherichia coli in experimentelly infected chickens” Avian Diseases, 2002, 46: 668-678.
  34. Landman WJ and Cornelissen RA. “Escherichia coli salpingitis and peritonitis in layer chickens: an overview” Tijdschr Diergeneeskd, 2006, 15; 131(22): 814-22.
  35. Trampel DW, Wannemuehler Y, Nolan LK, “Characterization of Escherichia coli isolates from peritonitis lesions in commercial laying hens” Avian Diseases, 2007, 51: 840-844.
  36. Rosario CC, Puente JL, Verdugo-Rodríguez A, Anderson RC, Eslava CC. Phenotypic characterization of ipaH+Escherichia coli strains associated with yolk sac infection. Avian Dis 2005; 49:409-417.
  37. Lynne AM, Foley SL, Nolan LK. Immune response to recombinant Escherichia coli Iss protein in poultry. Avian Dis 2006; 50:273-276.
  38. Abdul-aziz TA, El-zukhon SN. Chickens hyperimmunized with Escherichia coli J5 strain are protected against experimental challenge with Escherichia coli O78 serotype. Vet Res 1998; 22:7-9.
  39. Trampel DW, Griffth RW. Efficacy of alum hydroxide-adjuvanted Escherichia coli bacterin in turkey poults. Avian Dis 1997; 41:263-268.
  40. Deb JR, Harry EG. Laboratory trials with inactivated vaccines against Escherichia coli O78:K80 infection in fowls. Res Vet Sci 1976; 20:131–138.
  41. Deb JR, Harry EG. Laboratory trials with inactivated vaccines against Escherichia coli O2:K1 infection in fowls. Res Vet Sci 1978; 24:308–313.
  42. Melamed D, Leitner G, and Heller ED. A vaccine against avian colibacillosis based on ultrasonic inactivation of Escherichia coli. Avian Dis 1991; 35:17–22.
  43. Gyimah JE, Panigrahy B. Immunogenicity of an Escherichia coli (serotype O1) pili vaccine in chickens. Avian Dis 1985; 29:1078–1083.
  44. Gyimah JE, Panigrahy B,  Williams DJ. Immunogenicity of an Escherichia coli multivalent pilus vaccine in chickens. Avian Dis 1986; 30:687–689.
  45. Frommer A, Freidlin PJ, Bock RR, Leitner G, Chaffer M, Heller ED. Experimental vaccination of young chickens with a live, non-pathogenic strain of Escherichia coli. Avian Pathol 1994; 23:425–433.
  46. Yaguchi K, Ohgitani T, Noro T, Kaneshige T, Shimizu Y. Vaccination of chickens with liposomal inactivated avian pathogenic Escherichia coli (APEC) Vaccine by eye drop or coarse spray administration. Avian Dis 2009; 53:245-249.
  47. Peighambari SM, Hunter DB, Shewen PE, Gyles CL. Safety, immunogenicity, and efficacy of two Escherichia coli cya crp mutants as vaccines for broilers. Avian Dis 2002:46; 287-297.
  48. Rodríguez MC, Eslava CC, Rosario CC. Desarrollo de una bacterina para  la  prevención  de  la  colibacilosis  aviar  a  partir  de  cepas  mexicanas  de Escherichia  coli  invasivas  extraintestinales  (ExIEC).  (Tesis  de  Maestría).  México, D.F. FMVZ. UNAM, 2010.
  49. Nolan LK, Vaillancourt JP, Barnes HJ.   Colibacilosis. 2009; 18:691-715.
  50. Orskov F, Orskov I. Serotyping of Escherichia coli. In: Methods of microbiology, vol.14 T. Bergan, ed. Academic Press, London 1984;43-112.
  51. Rosario CC, López CC, Téllez IG,  Navarro OA, Anderson RC, Eslava CC. Serotyping and virulence genes detection in Escherichia coli isolated from fertile and infertile eggs, dead-in-shell embryos and chicken with yolk sac infection. Avian Dis 2004; 48:791-802.
  52. Ramírez GB. Asociación entre letalidad embrionaria y presencia de genes de virulencia en cepas de Escherichia coli aisladas de aves. (Tesis de Maestría). México, D.F. FMVZ. UNAM, 2009
  53. Ramírez GB. Serotipificación y detección de genes de virulencia en cepas de Escherichia coli aisladas de diferentes muestras obtenidas en una empresa avícola integrada. (tesis de licenciatura) México, D.F. FMVZ. UNAM, 2007.
  54. Gibbs PS, Wooley RE. Comparison of the intravenous chicken challenge method with the embryo lethality assay for studies in avian collibacillosis. Avian Dis 2003; 47:672-680.
  55. Romo MF, Rosales RG. Reporte de casos de colibacilosis en ponedoras y sensibilidad antimicrobiana de Escherichia coli. Congreso anual AVECAO 2005. Tepatitlán de Morelos, Jalisco.
  56. Blanco J, Blanco M, Mora A and Blanco J, “Prevalence of Bacterial Resistance to quinolones and other antimicrobials among Avian Escherichia coli Strain isolated from septicemic and healthy chickens in Spain” Journal of clinical Microbiology, 1997a, 2184-2185.
  57. Filali E, Bell JG, Houadfi MEI, Huggens MB, Cook JK, ”Antibiotic resistance of Escherichia coli strain isolated from chickens with colisepticemia in Morocco” Comparative Immunology, Microbiology and Infectious Diseases, 1988, 11: 121-124.
  58. Geornaras I, Hastings JW, von Holy A, “Genotypic analysis of Escherichia coli strains from poultry carcassesand their susceptibilities to antimicrobial agents” Applied and Environmental Microbiology, 2002, 68 (9): 4698.
  59. Arp LH. Consequences of active or passive immunization of turkeys against Escherichia coli 078. Avian Dis 1980; 24:808-815.
  60. Kwaga JKP, Allan BJ, van den Hurk JV, Seida H, Potter AA. A carAB mutant of avian pathogenic Escherichia coli serogroup O2 is attenuated and effective as a live oral vaccine against colibacillosis in turkeys. Infect Immun 1994; 62:3766–3772.
  61. Morales DA, Rosario CC, Eslava CC, Castañeda SM. Deteccion de cepas diarreogenicas de Escherichia coli y Salmonella enterica en aves de traspatio de la comunidad de Agua Escondida del municipio de Zentla, Veracruz. (Tesis de Maestria). Mexico, DF. FMVZ.UNAM, 2009.
  62. Nolan LK. Emergence of avian pathogenic Escherichia coli with enhanced resistance and disease causing capacity, in Proceedings. Iowa Egg Industry Symposium 2007;13-14.
  63. Rodriguez-Siek KE, Giddings WC, Doetkott C, Johnson JT, Nolan LK. Characterizing the APEC pathotype. Vet Res 36(2005) 241-256.
  64. Horne SM, et al. Cloning and sequencing of the iss gene from a virulent avian Escherichia coli. Avian Dis 2000;44:179-186.
  65. Lynne AM, et al. Characterization of a series of transconjugant mutants of an avian pathogenic Escherichia coli isolate for resistance to serum complement. Avian Dis 2007;51:771-776.
  66. Pfaff-McDonough SJ, et al. Complement resistance-related traits among Escherichia coli isolates from apparently healthy birds and birds with colibacillosis. Avian Dis 2000;44:23-33.
  67. Rakin A, Urbitsch P, Heesemann J. “Evidence for two evolutionary lineages of highly pathogenic Yersinia species” Journal of Bacteriology, 1995, 177: 2292-2298.
  68. Schubert S, Rakin A, Karch H, Carniel E and Heesemann J, “Prevalence of the High-Pathogenicity Island of Yersinia species among Escherichia coli strains that are pathogenic to humans” Infection and Immunity, 1998, 480-485.
  69. Janssen T, Schwarz C, Preikschat P, Voss M, Philipp HC, Wieler LH,“Virulence-associated genes in avian pathogenic Escherichia coli (APEC) isolated from internal organs of poultry having died from colibacilosis” International Journal of Medical Microbiology, 2001, 291 (5): 371-8.
  70. Bolin CA, “Effects of exogenous iron on E. coli septicaemia in Turkeys” American Journal of Veterinary Research, 1986, 47: 1813-1816.
  71. Skyberg J, Shelley M, Giddings CW, Wooley RE, Gibbs PS and Nolan LK. “Characterizing avian Escherichia coli isolates with multiplex polymerase chain reaction” Avian Diseases, 2003, 47: 1441-1447.
  72. Ewers C, Jansen T, Kiebling S, Philipp H And Wieler L. Rapid Detection of Virulence-Associated Genes in Avian Pathogenic Escherichia coli by Multiplex Polymerase Chain Reaction Avian Dis 2005; 49:269–273.
  73. Aranda K, Fagundes-Neto U and Scaletsky S. Evaluation of Multiplex PCRs for Diagnosis of Infection with Diarrheagenic Escherichia coli and Shigella spp. J Clin Microbiol, 2004; 62:5849–5853.

 

ANEXO 1

ANEXO 2

 
Trabajo presentado en el CONGRESO REGIONAL AVECAO DE JALISCO
 
Autor/es
Jalisco, México
Maestro en Ciencias de la producción y salud animal.
Distrito Federal, México
Médico Veterinario Zootecnista
(1083)
(1)
Eligio Ramiro Lopez Gonzalez
down arrow
Cuautla Morelos, Morelos, México
Diplomado en Producciòn Animal ( Aves)
Re: Panorama General de la Colibacilosis Aviar en los Altos Jalisco
28/02/2013 | Una felicitaciòn a los mèdicos que nos han compartido este trabajo. Vale la pena este tipo de investigaciòn por que se nota la profundidad de la misma. Tarde o temprano este tipo de investigaciòn va a dar frutos. Felicidades nuevamente.
(1)
(0)
¿Desea opinar en esta discusión sobre: Panorama General de la Colibacilosis Aviar en los Altos Jalisco?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
PUBLICAR OPINIÓN
Los usuarios que leyeron este contenido, también vieron Colibacilosis en aves
INTRODUCCIÓN Una de las causas de grandes perdidas en la avicultura m...
 
El género Salmonella (familia Enterobacteriaceae) incluye una larga ...
alguien tenga estudios kefir agua alimentacion ovinos u otras especies - Estim...
 
Amigos foristas lo particular pienso debemos olvidar éxito cualquier explotacion...
Servicios Profesionales
Ing. Winfridus Bakker Ing. Winfridus Bakker
Springdale, Arkansas, Estados Unidos de América
Alejandro Banda Alejandro Banda
Flowood, Mississippi, Estados Unidos de América
Nestor Orlando Hernandez Vega Nestor Orlando Hernandez Vega
Nutley, New Jersey, Estados Unidos de América
Gabriel Sanchez Gabriel Sanchez
Athens, Georgia, Estados Unidos de América
    |     ¿Quiénes somos?     |     Publicite en Engormix
Copyright © 1999-2014 Engormix.com - All Rights Reserved