Ingresar o registrarme
INGRESAR    o    REGISTRARME

Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria - INTA - Argentina

El servicio no esta disponible para contactar a esta empresa desde Estados Unidos de América
  /  
  /  

Nitrógeno en trigo

Evaluación del efecto de un fertilizantes foliar nitrogenado sobre el rendimiento, la calidad y la eficiencia de uso del nitrógeno en trigo

Publicado el:
Autor/es:
(1901)
(0)

La fertilización se ha transformado paulatinamente en una de las prácticas de manejo más importantes para la obtención de elevados rendimientos. La inversión que demanda y, sobre todo, su potencial como herramienta para incrementar los rendimientos y la calidad, hacen que su manejo eficiente sea estratégico para alcanzar una adecuada rentabilidad en los cultivos de grano.

Los nutrientes que mayor impacto han demostrado en la región pampeana argentina son nitrógeno (N), fósforo (P) y azufre (S). Debido a la necesidad de sostener altas tasas de absorción en períodos relativamente breves de tiempo, solamente compatibles con la absorción por raíz, los macronutrientes como N, P, potasio (K) y mesonutrientes como S, Calcio (Ca) y Magnesio (Mg) son habitualmente aplicados al suelo. Sin embargo, la vía foliar es una forma práctica, rápida y eficiente de agregar nutrientes en momentos estratégicos del cultivo, con el objetivo de maximizar su eficiencia agronómica (kg grano/kg nutriente agregado), obtener un alto retorno económico al capital invertido o mejorar la calidad del producto cosechado. En este sentido, la aplicación de N por vía foliar entre los estadíos Zadoks 39 a Zadoks 65 de trigo, ha demostrado una gran potencialidad para incrementar el contenido de proteína, y en algunos casos el rendimiento, en diferentes sitios de la región pampeana.

En este contexto, el objetivo del presente trabajo fue evaluar el efecto sobre el rendimiento, sus componentes y la eficiencia de uso de N de un fertilizante foliar compuesto por N y otros nutrientes en el cultivo de trigo.

Materiales y métodos

El experimento fue realizado en la localidad de Pergamino, sobre un suelo serie Pergamino, Argiudol típico. Fue conducido con un diseño en bloques completos al azar, con cuatro repeticiones. Se sembró la variedad Klein Chajá el día 1 de julio de 2006 en SD, con antecesor soja de primera. La fertilización de base consistió en la aplicación de 50 kg ha-1 de MAP (12-23-0) incorporados a la siembra.

Para conducir los experimentos se utilizó un diseño en bloques completos al azar con cuatro repeticiones. El ensayo consistió en la generación de diferentes disponibilidades de N por la aplicación de fertilizante sólido al suelo a la siembra y de un fertilizante foliar en el estado de hoja bandera (Estado 39 de la escala de Zadoks). Como fertilizante foliar se utilizó Daimon 1, cuya composición es N 20,5 %, S 0,016 % y además molibdeno, manganeso, boro, hierro, zinc, y otros compuestos como hormonas, ácidos orgánicos y coadyuvantes. El detalle de los tratamientos evaluados se presenta en la Tabla 1.

Tabla 1: Tratamientos evaluados. Fertilización foliar en trigo, campaña 2006/07




Al momento de la siembra se realizó un análisis químico de suelo, cuyos resultados se presentan en Tabla 2, promedio de las cuatro repeticiones.


Tabla 2: Análisis de suelo al momento de la siembra.

Prof pH Conductividad
(Ds/m)
Materia
Orgánica
N total Fósforo
disponible
N-Nitratos S-Sulfatos
agua 1:2,5 % Ppm ppm Ppm
0-20 5,7 0,109 3,08 0,154 18 2 9
20-40 3


Las aplicaciones de fertilizante foliar fueron realizadas con mochila manual de bombeo continuo. La misma contaba con un botalón aplicador de 200 cm provisto de 4 picos a 50 cm y pastillas de cono hueco SS80015 que permiten asperjar 100 l ha-1, siendo el estado del cultivo y las condiciones ambientales las que se describen en las Tablas 3 y 4, respectivamente.


Tabla 3: Estado del cultivo al momento de la aplicación

Momento de aplicación

Fecha de aplicación

Estado del cultivo

Altura (cm)

Cobertura (%)

Hoja bandera (Z39)

6-octubre

Zadoks 39

80

95


Tabla 4: Condiciones ambientales al momento de la aplicación.

Momento de aplicación

Humedad
de suelo (0-2 cm)

Humedad de suelo
(3-20 cm)

Temperatura aire (°C)

Humedad relativa (%)

Velocidad. viento
(km h-1)

Nubosidad

Ppciones 24 hs dda

HB (Z39)

seco

húmedo

15

62

NE 7 km

2

0

Escala de nubosidad: 0 completamente despejado, 9 completamente cubierto
dda: después de aplicación.

La cosecha se realizó en forma manual, con trilla estacionaria de las muestras, y en una porción de grano se determinó la concentración de proteína, expresada en porcentaje. Sobre la base de los rendimientos obtenidos se calculó la eficiencia agronómica de uso del N (EUN) del suelo, del fertilizante sólido y del foliar. La EUN del suelo se calculó dividiendo el rendimiento del testigo / N disponible en suelo. La EUN del fertilizante mediante el cociente D de rendimiento (fertilizado sólido – testigo) / N agregado como fertilizante sólido para las dosis de 46, 92 y 138 kg de N. La EUN del fertilizante foliar se cuantificó mediante el cociente D de rendimiento (fertilizado con sólido y foliar – fertilizado con sólido) / N agregado como fertilizante foliar. Para el estudio de los resultados se realizaron análisis de regresión, análisis de la varianza y comparaciones de medias.


Resultados y discusión

A) Caracterización agroclimática de la campaña

Las precipitaciones fueron muy escasas durante todo el invierno (Figura 1), por lo tanto el cultivo debió sostener parte de su crecimiento con las reservas acumuladas en el suelo.



Figura 1: Lluvia y evapotranspiración expresados como lámina de agua útil. Valores acumulados cada 5 días en mm. Pergamino, año 2006.


El cociente fototermal (Q) (Fisher, 1985) representa la relación existente entre la radiación efectiva diaria en superficie y la temperatura media diaria, y es una medida del potencial de crecimiento por unidad de tiempo térmico de desarrollo. Esto se debe a la relación lineal positiva existente entre la tasa de crecimiento del cultivo y la radiación incidente. Dichas relaciones fueron demostradas para trigo en la Región Pampeana Argentina por Abbate (1995). Los valores para el año 2006, en comparación con 2005 (año favorable) y 2002 (año desfavorable) se presentan en forma diaria en la Figura 2, y como promedio del período crítico en la Tabla 2. Se consideró una temperatura base de crecimiento de 0ºC. Se observa que el ciclo 2006, desde la oferta lumínica, representó una buena campaña agrícola, sin alcanzar las excepcionales condiciones registradas durante 2005.



Figura 2: Coeficiente fototermal (Q) durante el ciclo de cultivo de trigo. La etapa abarcada por el rectángulo representa el período crítico para la definición del rendimiento. Año 2006.


B) Resultados del ensayo

Todos los tratamientos superaron al testigo. Adicionalmente, se observaron diferencias significativas en los rendimientos entre el T1 y los tratamientos T7 y T8 que corresponden a las mayores dosis de nitrógeno y al agregado además, en el caso de T8, a 10 litros de Daimon 1 (Figura 3.a). Entre los demás tratamientos no se observaron diferencias estadísticamente significativas, pero si diferencias importantes desde el punto de vista agronómico. Para las dosis más bajas de N, (100 y 200 kg ha-1 de Urea) el agregado de 10 l de fertilizante foliar incrementó significativamente los rendimientos o mostró una tendencia positiva, respectivamente. En cambio, cuando la dosis de Urea fue de 300 kg ha-1 no se observaron diferencias. Esto podría atribuírse a una saturación de la respuesta a N por parte del N inicial. Una tendencia similar a los rendimientos siguió el número de granos, principal componente afectado por los tratamientos de fertilización (Figuras 3.b y c).



Figura 3.a




Figura 3.b




Figura 3.c

Figura 3: Rendimiento (3.a) y sus componentes, número (3.b) y peso de mil granos (3.c) por la aplicación de diferentes dosis de N al suelo y por medio de un fertilizante foliar en trigo. Letras distintas en las columnas representan diferencias estadísticamente significativas (P<0,1). Los tratamientos son detallados en la Tabla 1.

La concentración de proteína en grano aumentó al incrementarse la dosis urea, y para cada dosis de urea, alcanzó su mayor valor cuando la aplicación de Daimon 1 fue de 20 l ha-1 (Figura 4). Una vez alcanzada la máxima respuesta en rendimiento con la dosis de 10 l ha-1, el N adicional habría sido destinado a incrementar su concentración en grano, y con ello el tenor de proteína.




Figura 4: Concentración de proteína en granos de trigo, expresados en porcentaje.Los tratamientos son detallados en la Tabla 1.

Se ajustó una función lineal de rendimiento en relación a la disponibilidad inicial de N, sin la aplicación de N foliar (Figura 5). La curva con aplicación complementaria de Diamon 1 no permitió realizar ningún ajuste entre rendimiento y dosis de urea a la siembra. El agregado de N foliar, al igual que sucediera con cebada, modifica la relación de respuesta rendimiento:disponibilidad de N inicial, al incrementar el rendimiento en las dosis más bajas de N a la siembra.



Figura 5: Relación entre el rendimiento de trigo y la disponibilidad de N a la siembra sin fertilización foliar complementaria (círculos) o con el agregado de Daimon 1 en Zadoks 39 a la dosis de 10 l ha-1 (cuadrados) y 20 l ha-1 (triángulos). La ecuación de regresión está ajustada en base dosis crecientes de N sin agregado de Daimon 1, la única que permitió un ajuste significativo.

La EUN del suelo fue alta (Figura 6), principalmente motivado por la muy baja disponibilidad de N en el suelo, de 26,3 kgN ha-1. La EUN del fertilizante agregado a la siembra fue muy alta para la dosis de N46, y se redujo a valores medios pero económicamente rentables para N92 y N138. La EUN del fertilizante foliar fue muy alta cuando la disponibilidad de N inicial fue de N46 y N92, no siendo justificada su aplicación para incrementar los rendimientos en la dosis de N138.



Figura 6: Eficiencia agronómica de uso de nitrógeno (kg de grano/kg N aplicado) de tres fuentes del nutriente: suelo (celeste), fertilizante (azul) y Daimon foliar (verde). N62 es el N disponible en el suelo a la siembra, sin agregado de fertilizante.

Conclusiones:

  • El aumento en la disponibilidad inicial de N se tradujo en un mayor nivel de rendimiento, y en un incremento en la concentración de proteína de los granos.

  • Se observó una relación rendimiento:disponibilidad de N inicial diferente cuando se agregó el fertilizante foliar. Sin N foliar, el rendimiento se incrementó en forma lineal en todo el rango de disponibilidades de N. En cambio, con el agregado de N foliar no se observó una tendencia definida, por la obtención de rendimientos elevados aún con bajas dosis de N a la siembra.

  • Los efectos del N foliar fueron muy destacados para las dosis de N46 y N92 a la siembra, siendo suficiente la dosis de 10 l ha-1 para alcanzar el máximo rendimiento. La dosis de 20 l ha-1 en cambio, permitió alcanzar los valores más altos de proteína en grano.

Literatura citada:

  • Abbate, P.; F. Andrade and J. Culot. 1995. The effects of radiation and nitrogen on number of grains in wheat. J. Agric. Sci. 124:351-360.

  • Fisher, R. 1985. Number of kernels in wheat crops and the influence of solar radiation and temperature. J. Aric Sci. 105:447-461.

  • Zadoks, J.C., T.T. Chang, and C.F. Konzak. 1974. A decimal code for growth stages of cereals. Weed Res. 14: 415-421.
 
Autor/es
(1901)
(0)
¿Desea opinar en esta discusión sobre: Evaluación del efecto de un fertilizantes foliar nitrogenado sobre el rendimiento, la calidad y la eficiencia de uso del nitrógeno en trigo?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
PUBLICAR OPINIÓN
    |    
Copyright © 1999-2014 Engormix.com - All Rights Reserved