Engormix
Ingresar o registrarme
Engormix.com

Forraje de morera ( Morus spp)

Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.

Publicado el:
Autor/es:
(15790)
(42)

Resumen

La morera (Morus spp), el alimento tradicional para el gusano de seda, ha sido seleccionada y mejorada por calidad y rendimiento de hojas en muchos ambientes y actualmente se encuentra presente en países alrededor del mundo. Las hojas de morera son muy palatables y digestibles (70-90%) en los rumiantes y también puede ser dadas a los monogástricos. El contenido de proteína de las hojas y tallos tiernos, con un excelente perfil de aminoácidos esenciales, varía entre 15-28% dependiendo de la variedad.

El contenido mineral es alto y no se han identificado hasta ahora compuestos tóxicos o principios antinutricionales. El establecimiento de este forraje perene es a través de estacas o de semilla, y la cosecha se puede hacer arrancando las hojas o cortando ramas o la planta entera. El rendimiento depende de la variedad, la localidad (temperatura mensual, radiación solar y precipitación), densidad de plantas, aplicación de fertilizantes y técnica de cosecha. Las hojas pueden ser usadas como suplemento, reemplazando a los concentrados, en vacas lecheras, o como el alimento principal en cabras, ovejas, conejos, terneros o vacuno de carne, o como ingrediente en la dieta de cerdos y aves.

Introducción

Las hojas de morera (Morus spp.) han sido el alimento tradicional del gusano de seda (Bombyx mori). hay evidencias de que la sericultura comenzó hace unos 5,000 años (Huo Yongkang, Universidad Agrícola del Sur de China, comunicación personal) y por tanto la domesticación de la morera. La morera ha sido seleccionada y mejorada en cuanto a su valor nutritivo y al rendimiento de sus hojas desde hace mucho tiempo. A través de proyectos de gusano de seda, la morera ha sido llevada a muchos países alrededor del mundo, y ahora se encuentra desde las áreas templadas de Asia y Europa, en los trópicos de Asia, Africa y América, hasta el hemisferio sur (Sur de Africa y Sudamérica). Existen variedades de morera para muchos medios ambientes, desde el nivel del mar hasta altitudes de 4,000 msnm (FAO, 1990), y desde los trópicos húmedos hasta las zonas semiáridas (como el Cercano oriente con 250mm de precipitación anual) y templadas. La morera también se cultiva bajo irrigación. Aunque la mayoría de los proyectos de producción de seda han tenido una vida limitada debido a las dificultades en el procesamiento y en la comercialización de la seda o los productos terminados, los árboles de morera han permanecido en la mayoría de los lugares donde han sido introducidos.

El uso principal de la morera a nivel mundial es como alimento del gusano de seda, pero dependiendo de la localidad, también es apreciada por su fruta (consumida fresca, en jugo o en conservas), como delicioso vegetal (hojas y tallos tiernos), por sus propiedades medicinales en infusiones (té de morera), para paisajismo y como forraje animal. Los usos múltiples de la morera han sido reconocido (Zepeda, 1991). Es sorprendente, sin embargo, que una planta que ha sido utilizada y mejorada para alimentar a un animal con requerimientos nutricionales elevados, el gusano de seda, haya recibido una atención limitada por ganaderos, técnicos e investigadores pecuarios. Hay ciertos lugares donde el follaje de morera se usa tradicionalmente en la alimentación de rumiantes, como en ciertas partes de India, China y Afganistán, pero fue solo en los ochentas que empezó el interés en su cultivo intensivo y su uso en la alimentación de animales domésticos.

Al igual que pasos importantes en la ciencia y la tecnología, el descubrimiento del valor alimenticio de la morera en América Latina sucedió por serendipia (J. Benavides, comunicación personal). Un campesino costarricense de origen chino, a quién falló su proyecto de gusano de seda, ofreció el follaje de morera a sus cabras y se sorprendió por su palatabilidad y el comportamiento de sus animales. Él reportó sus hallazgos a los investigadores del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) en Turrialba (Costa Rica), quienes fueron receptivos y astutos en incluir la morera dentro de los ensayos de árboles forrajeros y comportamiento animal. Igualmente, el Centro Internacional de Investigación en Agroforestería (ICRAF) con sede en Kenia, y el Instituto de Investigación en Producción Animal de Tanzania, han llevado a cabo exitosos trabajos agronómicos y de alimentación animal, aparentemente si estar al tanto de los trabajos en el CATIE. En el Valle de Cauca se han hecho evaluaciones con morera y se usa como forraje de corte desde hace algunos años (González y Mejía, 1994


Recursos Genéticos

La morera pertenece a la familia Moraceae (Clase Dicotiledóneas; Subclase Urticales) y hay varias especies: Morus alba, M. nigra, M. indica, M. laevigata, M. bombycis, etc. que han sido usadas en forma directa, o a través de cruzamientos o mutaciones inducidas, para el desarrollo de variedades en apoyo a la producción de gusano de seda. La especie diploide M. alba (2n=2x=28) es la más extendida, pero las variedades poliploides originadas en varias estaciones experimentales de Asia, presentan mejores rendimientos y calidad. En general, las variedades poliploides tienen hojas más gruesas y grandes con color verde más obscuro, y producen más hojas por hectárea. Existe una gran variación en la producción de hojas y en su calidad (ejem. contenido de proteína) entre las especies y variedades de morera cultivadas en diferentes localidades y bajo condiciones diversas de suelo y medio ambiente, lo que demuestra el tremendo potencial para identificar el germoplasma apropiado par muchos sistemas de producción. Muchas referencias en la literatura no especifican que especie o variedad se usa. Seguido se le dan nombres comunes según la forma de las hojas. En muchos casos, las variedades cultivadas localmente (locales o criollas) parecen comportarse adecuadamente comparadas con otras introducidas, ya que probablemente están bien adaptadas a esas condiciones.

Composición y Valor Nutritivo

La composición química de las fracciones del follaje de morera reportada por varios autores se presenta en la Tabla 1. La proteína cruda de las hojas varía entre 15 y 28% dependiendo de la variedad, edad de la hoja y las condiciones de crecimiento. En general, los valores de proteína cruda pueden ser considerados similares a la mayoría de follajes de leguminosas. Las fracciones fibrosas en la morera son bajas comparada con otros follajes. Shayo (1997) reportó contenidos de lignina (detergente ácido) de 8.1 y 7.1% para las hojas y corteza respectivamente. Una característica sorprendente en la morera, es su alto contenido de minerales con valores de cenizas de hasta 17%.Los contenidos típicos de calcio son entre 1.8-2.4% y de fósforo de 0.14-0.24%. Espinosa et al. (1998) encontraron valores de potasio entre 1.90-2.87% en las hojas y entre 1.33-1.53% en los tallos tiernos, y contenidos de magnesio de 0,47-0.64% en hojas y 0.26-0.35% en tallos tiernos.


Tabla 1. Composición química (en % materia seca) de la morera




1 Nombres de los lugares donde se usaron variedades locales.




Tabla 2. Digestibilidad de la morera



La Tabla 2 presenta la digestibilidad de la morera. Como puede observarse, la digestibilidad de la hoja en las cabras y en líquido ruminal es muy alta (>80%), similar a los concentrados de granos, y la digestibilidad de la biomasa total es equivalente a la mayoría de los forrajes tropicales de buena calidad. Las características de la degradación de la morera, determinadas por la técnica de la bolsa de nylon in sacco, se indican en la Tabla 3. Las hojas serían completamente degradadas si se quedaran en el rumen suficiente tiempo.

Tabla 3.
Degradación in sacco de la morera (ITA#2, 1998)



La composición de aminoácidos y el contenido de N, promedio de 119 variedades, cultivadas experimentalmente en Japón (Machii, 1989) se presentan en la Tabla 4 junto con los datos de la soya. El triptófano no fue incluido en el análisis. Como puede verse en los datos, los aminoácidos esenciales son más del 46% de los aminoácidos totales, semejante a la torta de soya. se puede calcular de la tabla que el contenido promedio de N en los aminoácidos (y el amoníaco) es de 16.6%, y por lo tanto el factor de conversión de N a proteína es de 6.02. Los 204.3 mg de aminoácidos por g de proteína son equivalentes a 3.47% de N, lo cual es el 80% del total de N en las hojas de morera. Una vez que el triptófano sea restado, la diferencia, la fracción de N no-protéico, esta posiblemente compuesto de ácidos nucléicos y otros compuestos nitrogenados por identificar.

Tabla 4. Composición de aminoácidos y N promedio de variedades de morera (Machii, 1989) y la torta de soya (NRC, 1984).


1 Porcentaje de los aminoácidos en el total de aminoácidos (mas amoníaco).
2 Non disponible.
3 Sin triptófano


La proteína más importante en las hojas de morera, como en la mayoría de las hojas, es la ribulosa-1,5-bifosfato carboxilasa (RuBisCO), cuyo sitio activo es responsable por la fijación de carbono (Kellogg & Juliano, 1997). El nitrógeno en RuBisCO puede representar el 43% de total de nitrógeno de la morera (Yamashita & Ohsawa, 1990).


Palatabilidad.

Una de las cualidades principales de la morera como forraje es su alta palatabilidad. Los pequeños rumiantes consumen ávidamente las hojas y los tallos tiernos frescos primeramente, aún cuando no hayan sido expuestos previamente. Luego, si el forraje se les ha ofrecido entero, pueden arrancar la corteza de las ramas. Los bovinos consumen la totalidad de la biomasa si esta finamente molida. Hay un reporte (Jegou et al., 1994) de un consumo de materia seca cuando se ofreció fresca ad libitum de 4.2% del peso vivo en cabras lactantes, el cual es más alto que otros follajes de árboles.

Jayal y Kehar (1962) reportaron consumos de materia seca de morera del 3.44% de peso vivo en ovinos bajo condiciones experimentales. Los animales prefieren inicialmente la morera sobre otros forrajes ofrecidos simultáneamente, e incluso buscan hasta el fondo de un montón de forraje hasta encontrar la morera (Antonio Rota, FAO Barbados, comunicación personal). En un estudio comparativo, Prasad y Reddy (1991) reportaron consumos mayores de materia seca de hojas de morera en ovinos que en cabras (3.55 vs 2.74 kg MS/100kg peso vivo).


Agronomía

Establecimiento. El método de siembra más común mundialmente es por estacas, pero en ciertos lugares se prefiere la semilla. Como es el caso de otras forrajeras tropicales perenes, para sistemas de corte y acarreo, el sembrar por semilla probablemente asegura un sistema radicular más profundo con mayor capacidad para encontrar agua y nutrientes, que se reflejará en mayor productividad y más larga longevidad. Las semillas pueden también ser la manera más barata y aceptable para transportar, cuarentenar y almacenar germoplasma. Las ventajas de la reproducción vegetativa (por estacas) son la garantía de las características productivas, la facilidad de obtención de material y la facilidad de siembra. La siembra de plantas machos puede ser preferida cuando se introduce germoplasma importado a lugares nuevos para evitar su expansión involuntaria (Morgan P. Doran, Universidad de California, Davis, EE.UU., comunicación personal). Como es el caso de la mayoría de los forrajes perenes, el tiempo y los costos de establecimiento (principalmente para la preparación de tierra, la siembra y el control de malezas) son aspectos críticos para la introducción exitosa de la morera.

Cultivo. La morera se cultiva por su fruto en árboles aislados o en huertos; para la producción de gusano de seda a pequeña escala a lo largo de cercos o intercalado con otros cultivos en los sistemas de producción mixta; en cultivo puro en proyectos grandes de seda o producción intensiva de forraje; y en mezclas con leguminosas fijadoras de N para la producción intensiva de forraje (Talamucci y Pardini, 1993; Uribe, 1996). También se haya mezclada con otros árboles en bosques naturales o en plantaciones.

Fertilización. Todos los nutrientes extraídos por la morera para su crecimiento tienen que venir del suelo o del subsuelo, pues la morera no fija nitrógeno. En cultivos puros, los fertilizantes químicos o orgánicos (abonos animales o vegetales) deben ser usados para reponer los nutrientes extraídos en el follaje para poder mantener una producción sostenible. La asociación con leguminosas con efectiva fijación de N por medio del rizobium puede reducir los insumos de fertilizantes y puede que sea la mejor combinación en muchas situaciones, pero aún reciclando los nutrientes contenidos en las excretas animales, fertilizantes adicionales pueden ser requeridos para obtener rendimientos máximos (J.E. Benavides, comunicación personal). Las respuestas a los fertilizantes nitrogenados han sido claramente demostradas, tanto en forma inorgánica como orgánica, con mejores respuestas a la primera (Tabla 5). Según Kamimura et al., (1977) el nivel de nitrógeno del suelo es el factor principal para el crecimiento de la morera.

Tabla 5. Efecto de las aplicaciones de estiércol de cabra y del nitrato de amonio en el rendimiento de morera durante tres años consecutivos (Benavides et al., 1994).


1kg de N/ha/año.       2Valores con la misma letra horizontalmente no difieren (p>0,001).

Cosecha y conservación del forraje. Para alimentar al gusano de seda se cosechan ya sea las hojas en forma individual, los rebrotes o toda la rama, dependiendo de los requerimientos alimenticios de las larvas y de los costos (FAO, 1988). Al gusano se le ofrece el follaje fresco, aunque se están desarrollando en forma experimental otras metodologías. Para la alimentación de los rumiantes, el método preferido ha sido el corte de toda la planta o las ramas a mano, aunque se puede predecir que un corte mecánico sea usado en el futuro para facilitar la alimentación en fresco a grande escala o para el secado artificial. La conservación del forraje de morera por medio de ensilado ha sido logrado con éxito (Vallejo, 1995; González, 1996; citado por Benavides, 1999) y ha habido otros estudios preliminares en el secado de las hojas (Ojeda et al., 1998). Las láminas de las hojas se secan bajo el sol en unas horas pero se requiere más tiempo para los pecíolos y tallos. Un acondicionamiento del follaje (ejem. pasándolo por rodillos) facilitará el secado de los tallos y con esto se evitará el deterioro de la calidad nutritiva de las hojas por exposición excesiva a los rayos solares o al calor. Las variedades diploides se secan más rápido ya que tienden a tener más estomas por unidad de área foliar (Govindan et al., 1988)

Rendimientos. La producción de hojas y materia seca por hectárea de morera depende de la variedad, la localidad, la densidad de siembra, las aplicaciones de fertilizantes y la técnica de cosecha. La tabla 6 presenta los rendimientos de morera en varias localidades. El rendimiento de biomasa y la proporción de hojas varía con la especie y la variedad. El clima (precipitación y radiación solar) y la fertilidad del suelo, son factores determinantes en la productividad (Espinoza et al., 1998). Incrementando la densidad de siembra se aumentan los rendimientos de hoja (Gong et al., 1995).

Tabla 6. Ejemplos de rendimientos de morera




Rendimientos de hojas frescas de hasta 40 ton/ha/año (aproximadamente 10 ton de materia seca) han sido reportadas en la India (Mehla et al., 1987) y en Costa Rica (Espinoza, 1996; citado por Benavides, 1999). Rendimientos máximos de materia seca de material comestible (hojas y tallos tiernos) fueron 15.5 y 45.2 ton/ha/año, respectivamente. Cosechas de materia seca de hojas de menos de 10 ton/ha/año se pueden esperar bajo condiciones de producción menos intensiva.

Comportamiento Animal con Morera

Rumiantes. Aunque el alto valor de la morera para las vacas lecheras ha sido reconocido desde hace tiempo en Italia (Vezzani, 1938; Maymore et al., 1959) y ha sido usada en forma tradicional en los países del Himalaya, la investigación de morera para rumiantes ha sido más bien escasa. Jayal y Kehar (1962), basados en los valores altos de digestibilidad de las hojas de M. indica, sugirieron que la morera podría ser usada como suplemento a las dietas de forrajes de menor calidad. La morera ha sido usada para reemplazar exitosamente los concentrados de granos en vacas en lactación (Tabla 7). Los rendimientos de leche no disminuyeron cuando se reemplazó el 75% del concentrado con morera. La producción de leche de las cabras se incrementó con los niveles de morera en substitución del pasto King (Figura 1). En el CATIE, un módulo de dos cabras lecheras (Saanen x Toggenburg) alimentadas exclusivamente con follaje de morera de 775 m2 (17,000 plantas/ha) en asociación con Erytrina berteroana (5,128 árboles/ha) solo como follaje verde y con pasto King de 425m2, produjo un promedio de 4 litros por día, equivalente a más de 12,000 litros por ha/año (Oviedo et al., 1994).

Figura 1. Producción de leche en cabras con morera y pasto King (kg/d) - Rojas & Benavides, 1994



Tabla 7. Efecto de la substitución de concentrados por morera en vacas Holstein pastoreando pasto Kikuyo (Pennisetum clandestinum) (Esquivel et al., 1996)



También el Costa Rica, las ganancias de peso de toros de raza Romosinuano (raza criolla) alimentados con pasto elefante, se incrementaron a más de 900 g/d cuando la morera se dio como suplemento al 1.7% de su peso vivo como MS (González, 1996 citado por Benavides, 1999). La Tabla 8 presenta los resultados de un experimento en Guatemala con novillos castrados Zebú-Pardo Suizo alimentados con niveles crecientes de morera como suplemento a su dieta basal de ensilaje de sorgo (Velázquez et al., 1994). Aunque las tasas de crecimiento con el nivel más alto de morera no fueron impresionantes (195 g/d) debido probablemente a la baja calidad del forraje basal, este ensayo demuestra nuevamente su valor como suplemento. La tasa de crecimiento diario de las terneras (0-4 meses) no fue afectado cuando se ofrecieron hojas de morera ad libitum y se redujo la cantidad de concentrado ofrecido a solo el 25% de lo habitual. (González y Mejía, 1994). En corderos las ganancias llegaron a 100g/d cuando el pasto King se suplementó con 1.5% de MS de morera (Benavides, 1986).

Tabla 8.
Efecto del nivel de suplementación con morera sobre el consumo y los cambios de peso de novillos Zebu x Pardo Suizo alimentados con ensilaje de sorgo



Monogástricos. El gusano de seda posee un sistema digestivo relativamente simple, en cierta manera comparable al de los monogástricos. Por lo tanto, en teoría, la morera podría ser usada como alimento de los monogástricos, cuando menos como un ingrediente en su dieta. En un ensayo con cerdos en crecimiento, donde un concentrado comercial fue substituido hasta por 20% de harina de hoja de morera (Trigueros y Villalta, 1997), el mejor nivel de substitución fue del 15%. Este nivel incrementó las ganancias diarias de 680g, con solo concentrado, hasta 740g, con mejor rentabilidad. En conejos, la reducción del concentrado ofrecido diariamente de 110 a 17.5g, con morera ofrecida ad libitum, solo redujo las ganancias de 24 a 18g/d, pero redujo en más de un 50% el costo de la carne producida (Lara y Lara et al., 1998). La combinación de morera con hojas Trichantera gigantea, como fuentes de proteína, y bloques hechos de melaza, tubérculo de yuca y salvado de arroz, como fuentes de energía, dio mejores resultados en la reproducción y el crecimiento que la dieta de concentrados y pasto. (Le Thu Ha et al., 1996). Singh et al. (1984) suplementaron conejos de Angora que recibían dieta peletizada, con hojas de morera ad libitum, y observaron consumos de morera equivalentes a 29-38% del consumo total, con significativa reducción del costo de la alimentación. Desmukh et al. (1993) ofrecieron hojas de morera como alimento exclusivo a conejos adultos, y encontraron consumos de 68.5g de MS al día, 11.2g de proteína y 175 kcal de energía digestible (equivalente a 2.55 Mcal de energía digestible por kg). Los valores de digestibilidad fueron de 74% para la proteína cruda, 59% para la fibra cruda y 64% para la materia seca. Estos autores concluyeron que las hojas de morera proporcionaban suficiente energía para el mantenimiento. Narayana y Setty (1977) encontraron mejor color de la yema, mayores tamaño y mejor producción con la inclusión de (hasta 6%) de harina se hojas de M. indica secadas al sol en el alimento de las gallinas de postura.

Otros pequeños animales, como los cuyes, las iguanas y los caracoles, también pueden ser alimentados con hojas de morera. Iguanas salvajes (Iguana iguana) se acercaban a comer las hojas de la morera en un campo recién establecido en Costa Rica (J.E. Benavides, comunicación personal).

Sistemas de Producción Pecuaria

La manera tradicional de usar la morera como alimento en las zonas de producción de gusano de seda, es de dar los residuos no consumidos por el gusano a los animales domésticos. Un modelo integrado de producción de seda y leche ha sido propuesto por Mehla et al. (1987), en el cual las vacas solo reciben residuo de morera y concentrado. La producción de proteína comestible y la generación de empleo es mucho mayor que con el cultivo de granos básicos. El residuo de morera es arrojado a los estanques de policultivo de peces en el sistema Chino de diques y estanques, el cual es uno de los sistemas agrícolas de bajos insumos más intensivos y que produce alimento e ingresos para un gran número de personas (Korn, 1996).

En las áreas de producción de morera, en cultivo puro o en asociación, así como en aquellas donde la morera crece en forma natural, el corte y acarreo es la manera más práctica de usar la morera para el ganado (Benavides et al., 1995). El follaje de morera puede constituir el suplemento a dietas basadas en forrajes de baja calidad o el alimento principal de la ración.

Una integración natural de morera y ganado ocurre en regiones (ejem. Cercano Oriente y Asia Centra) donde los árboles de morera se tienen para fruta. Las hojas que caen en el otoño son consumidas por los animales. Ya que la maduración de los frutos ocurre en la primavera o a principios del verano, puede ser posible cosechar las hojas, una o más veces, antes del invierno.

El único intento, hasta ahora, de utilizar morera directamente en pastoreo han sido el de Talamucci y Pardini (1993), quienes propusieron una asociación complementaria con el trébol subterráneo (Trifolium subterraneum) para ovinos y bovinos en Toscania (Italia). La morera se beneficia de la fijación de N por el trébol y a su vez contribuye con forraje de alta calidad en el verano. La asociación produce más forraje que los cultivos individuales.


Conclusión

El resultado neto del largo período de selección y mejoramiento de la morera ha sido que es comparable o superior a muchos otros forrajes en términos de valor nutritivo y rendimiento de nutrientes digestibles, especialmente en ambientes tropicales. Sus rendimientos, su calidad y su disponibilidad en diversas partes del mundo, hacen de la morera una opción mucho muy importante para intensificación de la producción animal, especialmente en aquellos lugares donde existen o se pueden aplicar suficientes nutrientes para asegurar altos rendimientos de biomasa. Los altos contenidos de minerales de las hojas de morera deben ser tomado en consideración cuando se calculan los balances de nutrientes y las necesidades de fertilización para evitar la pérdida de la fertilidad del suelo.

Considerando su alto valor nutritivo y su palatabilidad, el follaje de morera debe ser más valioso a medida que el animal es más pequeño. En igualdad de circunstancias, los animales con mayores requerimientos nutritivos por unidad de peso deben tener la prioridad al utilizar la morera. Esto significa, los animales más jóvenes dentro de una especie.

El mayor impacto de la morera en la producción animal será en las zonas tropicales si se introduce como suplemento a las vacas lactantes y como alimento principal en los terneros. La morera podría ser sembrada cerca del establo, donde se pueden implementar rutinas simples de cosecha y abonado.

Referencias
Benavides, J. E. 1986. Efecto de diferentes niveles de suplementación con follaje de morera (Morus sp.) sobre el crecimiento y consumo de corderos alimentados con pasto (Pennisetum purpureum). En: Resumen de las investigaciones realizadas con rumiantes menores, cabras y ovejas. Proy. Sistemas de Producción Animal. CATIE, Turrialba, C.R. 1986. Serie Técnica. Inf. Técnico No. 67:40-42.
Benavides, J.E.; Lachaux, M. & Fuentes, M. 1994. Efecto de la aplicación de estiércol de cabra en el suelo sobre la calidad y producción de biomasa de Morera (Morus sp.). En: Benavides, J.E. Arboles y arbustos forrajeros en América Central. Volumen II. CATIE, Turrialba, Costa Rica. p495-514.
Benavides, J.E. 1999. Utilización de la morera en sistemas de producción animal. En: Sánchez, M.D. & Rosales, M. Agroforestería para la producción animal en Latinoamérica. Memorias de la conferencia electrónica. FAO, Roma (in press).
Benavides, J.E.; Esquivel, J. y Lozano, Esmeralda. 1995. Módulos agroforestales con cabras para la producción de leche. Guía técnica para extensionistas. Manual Técnico #18, CATIE, Turrialba. 56p.
Deshmukh, S.V.; Pathak, N.V. & Takalikar, D.A. 1993. Nutritional effect of mulberry (Morus alba) leaves as sole ration of adult rabbits. World Rabbit Science 1(2):67-69.
Espinoza, E.; Benavides J.E. y Ferreire, P. Evaluación de tres variedades de morera (Morus alba) en tres sitios ecológicos de Costa Rica y bajo tres niveles de fertilización. Citado por Benavides, J.E., 1999.
Esquivel, J., Benavides, J.E., Hernández, I., Vasconcelos, J., González, J., & Espinoza, E. 1996. Efecto de la sustitución de concentrado con Morera (Morus alba) sobre la producción de leche de vacas en pastoreo. En: Resúmenes. Taller Internacional "Los árboles en la producción ganadera". EEPF "Indio Hatuey", Matanzas, Cuba. p25.
FAO. 1990. Sericulture training manual. FAO Agricultural Services Bulletin 80, Rome, 117p.
FAO. 1988. Mulberry cultivation. FAO Agricultural Services Bulletin 73/1, Rome, 127p.
Gong, L.; Ren, D.J. and Wang, Y. 1995. Studies on the solar ebergy utilization of mulberry fields with different planting densities. Sericologia 35(3):497-505.
González, E.; Delgado, Denia y Cáceres, O. 1998. Rendimiento, calidad y degradabilidd ruminal potencial de los principales nutrientes en el forraje de morera (Morus alba). En: Memorias III Taller Internacional Silvopastoril "Los árboles y arbustos en la ganadería". 25-27 de noviembre 1998. Estación Experimental de Pastos y Forrajes "Indio Hatuey", Matanzas, Cuba. p69-72.
González, Sandra Eugenia y Mejía, I. 1994. Utilización de la morera (Morus indica) como reemplazo parcial del concentrado en la crianza de terneras. Tesis de grado, Facultad de Zootecnia, Universidad Nacional de Colombia, Palmira, Colombia.
Govindan, R.; Narayanaswamy, T.K. & Magadum, S.B. 1988. Relative moisture loss from leaves of some mulberry varieties during storage. Current Research University of Agricultural sciences Bangalore 17(11):151-153.
ITA#2. 1998. Introducción y evaluación de la morera en Yucatán, México. Informe Técnico del proyecto FAO. Instituto Tecnológico Agropecuario #2, Conkal, Yucatán, México.
Jayal, M.M. and Kehar, N.D. 1962. A study on the nutritive value of mulberry (Morus indica) tree leaves. Indian Journal of Dairy Science 15:21-27
Jegou, D.; Waelput, J.J. & Brunschwig. 1994. Consumo y digestibilidad de la materia seca y del nitrógeno del follaje de Morera (Morus sp.) y Amapola (Malvabiscus arboreus) en cabras lactantes. En: Benavides, J. Arboles y arbustos forrajeros en América Central. Volumen I. CATIE, Turrialba, Costa Rica. p155-162.
Kamimura, C.; Koga, S.; Hashimoto, A.; Matsuishi, N.; Torihama, Y.; Nishiguchi, T. and Shinohara, K. 1997. Studies on the factors influencing the mulberry (Morus alba) productivity in fields. Journal of Sericultural Science of Japan 66(3):176-191.
Kellogg, E.A. & Juliano, N.D. 1997. The structure and function of RuBisCo and their implications for systematic studies. American Journal of Botany 84(3):413-428.
Korn, M. 1996. The dike-pond concept: sustainable agriculture and nutrient recycling in China. Ambio 25(1):6-13.
Lara y Lara, P.E.; Sanginés G., R. & Dzib M., R. 1998. Utilización de hojas de morera (Morus alba) en la producción de carne de conejo. Memorias del IX Congreso Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico Agropecuario. ITA#2, Conkal, Yucatán. p257.
Le Thu Ha, Nguyen Quang Suc, Dinh Van Binh, Le Thi Bien and Preston, T.R. 1996. Replacing concentrates with molasses blocks and protein-rich tree leaves fro reproduction and growth of rabbits. Livestock Research for Rural Development. 8(3):33-37.
National Research Council, 1984. Nutrient Requirements of Poultry. National Academy Press, Washington, 71p.
Narayana, H. and Setty, S.V.S. 1977. Studies on the incorporation of mulberry leaves (Morus indica) in layers mash on health, production and egg quality. Indian Journal of Animal Science 47(4):212-215.
Machii, H. 1989. Varietal differences of nitrogen and amino acid contents in mulberry leaves. Acta Sericologica et entomologica (Japan) 1, September, 1989, p51-61.
Maymone, B.; Tiberio, M. e Triulzi, G.A. 1959. Richerche comparative sulla digeribilità delle foglie di gelso nelle larve di Bombyx mori e negli animali superiori. Annali dell'Istituto Sperimentale Zootecnico di Roma, Volume VI, Roma.
Mehla, R.K.; Patel, R.K. and Tripathi, V.N. 1987. A model for sericulture and milk production. Agricultural Systems 25: 125-133.
Ojeda, F.; Martí, J.; Martínez, Nereyda & Lajonchere, G. 1997. Harina de morera: un concentrado tropical. En: Memorias del III Taller Internacional Silvopastoril "Los árboles y arbustos en la gandería". Estación experimental de Pastos y Forrajes Indio Hatuey, Matanzas, Cuba 25-27 noviembre 1998.
Oviedo, F.J.; Benavides, J.E. & Vallejo, M. 1994. Evaluación bioeconómica de un módulo agroforestal con cabras en el trópico húmedo. En: Benavides, J. Arboles y arbustos forrajeros en América Central. Volumen I. CATIE, Turrialba, Costa Rica. p601-629.
Prasad, P.E. and Reddy, M.R. 1991. Nutritive value of mulberry (Morus alba) leaves in goats and sheep. Indian Journal of Animal Nutrition 8(4): 295-296
Rodríguez, C.; Arias, R. & Quiñones, J. 1994. Efecto de la frecuencia de poda y el nivel de fertilización nitrogenada, sobre el rendimiento y calidad de la biomasa de morera (Morus spp.) en el trópico seco de Guatemala. En: Benavides, J.E. Arboles y arbustos forrajeros en América Central. CATIE, Turrilaba, Costa Rica. p515-529.
Rojas, H. & Benavides, J.E. 1994. Producción de leche de cabras alimentadas con pasto y suplementadas con altos niveles de morera (Morus sp.). p305-317.
Shayo, C.M. 1997. Uses, yield and nutritive value of mulberry (Morus alba) trees for ruminants in the semi-arid areas of central Tanzania. Tropical Grasslands 31(6):599-604.
Singh, B.; Goel, G.C. and Negi, S.S. 1984. Effect of supplementing muberry (Morus alba) leaves ad libitum to concentrate diets of Angora rabbits on wool production. Journal of Applied Rabbit Research 7(4):156-160.
Subba Rao, A.; Amrith Kumar, M.N. and Sampath, S.R. 1971. Studies on mulberry (Morus indica) leaf-stalk palatability, chemical composition and nutritive value. Indian Veterinary Journal 48:854-857.
Talamucci, P. and Pardini, A. 1993. Possibility of combined utilization of Morus alba and Trifolium subterraneum in Tuscan Maremma (Italy) In: Management of mediterranean shrublands and related forage resources. REUR Technical Series 28, FAO, Rome, p206-209.
Tikader, A.; Roychowdhuri, S.; Mishra A.K. and Das, C. 1993. Foliage yield of different varieties of mulberry (Morus species) grown at two spacings in hill of West Bengal. Indian Journal of Agricultural Sciences 63(1): 36-37
Tipton, J. 1994. Relative drought resistance among selected southwestern landscape plants. Journal of Arboriculture 20(3):151-155.
Trigueros, R.O. y Villalta, P. 1997. Evaluación del uso de follaje deshidratado de morera (Morus alba) en alimentación de cerdos de la raza Landrace en etapa de engorde. En: Resultados de Investigación, CENTA, El Salvador p150-155.
Vezzani, V. 1938. La foglie di gelso nell'allimentazione delle vacche da latte. Annali della Sperimentazione agraria Volume XXIX, Ministerio dell'Agricoltura e delle Foreste, Roma.
Yamashita, T. & Ohsawa, R. 1990. Quantitative investigation on nitrogen metabolism in mulberry leaves. Bulletin of the National Institute of Sericultural and Entomological Science, Japan. March (1):27-44.
(15790)
(42)
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
19/04/2010 | Buenos días:

Me interesa mucho este tema pues actualmente doy una consultoría a una finca ganadera en el Pacífico Seco de Costa Rica. Conozco las cualidades de la Morera como forraje de corte. Me gustaría saber sobre experiencias con esta planta en sistemas silvopastoriles y su adaptación a climas cálidos y con períodos de sequía de 5 meses, como es el caso de esta finca.
En resumen, hay alguna experiencia como forraje de corte o ramoneo en climas calientes? Soporta sequía o se requiere riego?

Gracias
(0)
(0)
melissa meza
down arrow
Tulua, Valle del Cauca, Colombia
Ing. Zootecnista
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
13/11/2010 | Gracias Por el articulo , me gustaria saber si se puede dar a equinos , bueno, puntualmente a tapires o dantas :) muchas gracias .
(0)
(0)
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
24/03/2011 | Muy interesantes todas las opiniones,pero me gustaria saber si en Bogota o aledanos podemos conseguir las estacas.Gracias.
Jorge Navarro
(0)
(0)
Gladys Rosalba Gonzalez
down arrow
Fusagasuga, Cundinamarca, Colombia
Cunicultor
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
18/04/2011 | gracias por este articulo tan excelente, estoy interesada en conseguir las semillas aunque dice que es por estacas , donde las puedo adquirir y si se reproducen en un clima de 18 grados y un nivel de 1500 metros sobre el nivel del mar.
(0)
(0)
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
28/07/2011 | Buenas tarde Les saluda El iNG. Julio Medina estoy interesado en empezar a cultivar 1 hectaria de morera en la zona tropical de Ecuador provincia del Guayas zona del cantòn pedro carbo,donde puedo conseguir la semilla o planta para esa cantidad de tierra.

Esperando su respuesta

Gracias

(0)
(0)
Otoniel Rangel
down arrow
Punta de Mata, Monagas, Venezuela
Gerente
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
03/08/2011 | agradesco me ayuden , nesecito semillas de , morera,moringa , arbol del panaqui en venezuela estoy en guarico . grasias
(0)
(0)
Gilbert Cabrera
down arrow
tuxtla gutierrez, Chiapas, México
Productor Lechero
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
03/04/2012 | estoy en chiapas , en donde puedo conseguir semillas o tallos de mora para sembrar. . gracis. . .
(0)
(0)
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
03/04/2012 | Estimado Amigo GILBERT CABRERA, tenemos "varetas" o tallos frescos listos para sembrar a $ 4.50 c/u ó plántulas con raíz y hojas a $ 8.50 c/u. Le proporcionamos la guía e indicaciones para establecer su cultivo, preparación de la tierra, plantación, fertilización, cosecha y tratamiento post-cosecha para guardar la morera merzclada con fibra para el invierno. Se puede establecer como cultivo de temporal. Le hacemos el cálculo de plantas en función al número de animales que necesite alimentar. Comunicarse al 01-248-4830938 ó 045-248-1016753
Estoy en el Edo. de Puebla, cerca de San Martín Texmelucan, mi correo ouitsarrobahotmailpuntocom
Jorge Enrique González Muras
Saludos
(0)
(0)
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
17/05/2012 | Hola soy estudiante de la facultad en ciencias agropecuarias del iasa ii , en ecuador , estoy en un proyecto de tesis relaciona con la morera , es alimentacion a vacas lecheras con harina de morera , quisiera q me ayudaran , con informacion , y una guia , si por favor .......
(0)
(0)
Gerardo Lozano
down arrow
Hallandale, Florida, Estados Unidos de América
Propietario
Re: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.
26/11/2012 | Sr. Sanchez muy agradecido por este artículo tan completo y detallado.
(0)
(0)
¿Desea opinar en esta discusión sobre: Morera: un Forraje Excepcional Disponible Mundialmente.?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
PUBLICAR OPINIÓN
Los usuarios que leyeron este contenido, también vieron Fertilización con aminoácidos
Videos (3)
Manejo nutricional del cultivo de arveja, Gabriel Prieto (INTA)
 
 
La productividad de los bovinos en el trópico depende de la cantidad y calidad ...
 
Ante las nuevas realidades de la economía , la alimentación de los rebaños tien...
Sr Juan Fernando Ruiz, 1. pasto apropiado abunde región, puesto lo abunda lo est...
 
Claudio: Yo aconsejaría arriesgarte sembrar lotes tratados metsulfur&oac...
Servicios Profesionales
Nestor Bonilla Bird Nestor Bonilla Bird
Starkville, Mississippi, Estados Unidos de América
jose vasquez jose vasquez
Fargo, North Dakota, Estados Unidos de América
Ing. Agrón. Nelson Sánchez Riverón Ing. Agrón. Nelson Sánchez Riverón
Philadelphia, Pennyslvania, Estados Unidos de América
    |     ¿Quiénes somos?     |     Publicite en Engormix
Copyright © 1999-2014 Engormix.com - All Rights Reserved