Ingresar o registrarme
Engormix.com

El agro y los bienes de capital en Argentina

Publicado el:
Autor/es:
(1101)
(0)

El autor plantea la necesidad de hacer más eficiente el pago de los bonos compensatorios establecidos para los fabricantes nacionales de maquinaria agrícola. "Este régimen constituye una herramienta importante en el proceso industrial y comercial", afirma. Detalla que participan unas 2.700 empresas y que, en la actual coyuntura, es más necesario que nunca.

En este contexto, es necesario hacer referencia a algunos conceptos referidos a la problemática del bono compensatorio creado por decreto 379/2001, y que tuvo por objeto compensar la situación creada con la reducción de aranceles de bienes importados que, de lo contrario, perjudicaría a la industria local de bienes de capital. Para explicar este importante sistema, se ha utilizado un lenguaje y estilo intercadente que impide conocer la real magnitud del mismo.

Debemos partir de dos conceptos básicos: primero, el importe del 14% del bono se traslada mediante descuento en forma íntegra al comprador de una maquinaria agrícola, y ello se ejecuta en el momento de concretar la operación de venta del producto. Segundo, está relacionado con el importe que efectivamente recupera el fabricante después de transcurrido cinco o seis meses. Luego de una serie de trámites burocráticos el fabricante recupera sólo un 11%. En efecto, la autoridad de aplicación dispuso que el 14% debería detraerse previamente del premio para establecer el valor del bono y ello derivó en esta ecuación: 14% = 0,86; 0,86 x 14% = 12,28%.

Luego a ese valor se le resta un 1,5% de arancel para los auditores, que sumado al gasto financiero por la demora en la entrega más la comisión a pagar para negociar el bono (3%) llegamos a ese valor del 11% que es el que percibe el fabricante por derecho de compensación.

Algunos sostienen que el bono es un subsidio estatal que reciben las empresas por este sistema. Eso es absolutamente falso y carece de sustento fáctico y legal, porque confunde el subsidio con la compensación, cuando se trata de dos conceptos totalmente distintos.

Los fundamentos del decreto que crea este régimen tratan de poner a la industria nacional en el mismo pie de igualdad con los bienes producidos en el exterior que ingresan al país con arancel cero. Es decir, el Estado en este terreno interviene a los fines de borrar esta desigualdad (compensa y no subsidia). De esta manera, proteger a la industria local por eso no debe confundirse con un subsidio.

Este régimen que resulta complejo en su implementación constituye una herramienta importante en el proceso industrial y comercial. Desde su origen se viene prorrogando en forma ininterrumpida y en este momento asiste a los industriales de la maquinaria agrícola la enorme preocupación de saber que a fin de año termina la vigencia actual, pero su prórroga no sólo depende de la voluntad política del Estado Nacional, sino también del consentimiento que deben prestar los demás Estados del Mercosur.

Cabe recordar que el Estado no desembolsa dinero sino que entrega un bono que sirve para cancelar impuestos y algunos insumos de importancia, como por ejemplo la chapa. Este sistema ha incentivado a los industriales a aumentar la inversión en maquinarias para mejorar su nivel tecnológico, a la par de incrementar las ventas internas.

También es un arma importantísima en la lucha contra la evasión, porque los industriales, para acceder al bono, tienen que contar con toda la documentación impositiva en regla. Además, el comprador tiene que estar también en orden con la AFIP, ya que si está fuera del sistema impositivo no puede acceder al bono. Tómese en cuenta qué argumento de peso constituye esta medida para blanquear la economía informal. Es una manera de obligar a los que trabajan en negro a blanquear su situación, porque el industrial no tendría posibilidad de vender sin el bono. Este es un sistema ejemplar que, sin utilizar ningún tipo de medidas coercitivas, obliga a todos los actores del proceso económico a operar en blanco y pagar todos sus impuestos. Cabe recordar que aún éstos, en manos del industrial, quedan sujetos a controles posteriores por parte de la auditoría que determinará si finalmente el importe percibido se ajusta al descuento de la factura que los compradores de la máquina reciben. De este importante régimen promocional participan actualmente unas 2.700 empresas productoras de bienes de capital, donde la maquinaria agrícola juega un rol principal.

Advertimos con preocupación que el último paso en el proceso del bono, que significa la firma del mismo por la autoridad de aplicación, en este caso la Directora Nacional de Industria, sea la única facultada para hacerlo.

Por eso sugerimos a las autoridades desdoblar en dos o tres funcionarios más esta tarea, como en otras ocasiones, para asegurar su entrega en un plazo no mayor de dos meses. Por otra parte, solicitamos se determine con total precisión los elementos de la máquina que quedan excluidos del régimen mediante normas claras o con un decreto reglamentario a fin de evitar controversias.

También proponemos que se autorice a los bancos oficiales a realizar el descuento del importe del bono en forma automática sin interés. Ello debe ser así ya que hace a la equidad del sistema porque el descuento ya fue efectuado con anterioridad por el industrial y es obvio que dicho importe ya devaluado en 3 puntos como vimos anteriormente, debe reintegrarse al empresario en el menor tiempo y como fuente genuina de recuperación. En caso contrario se desnaturaliza el sistema.

No se trata de un beneficio que concede el Estado, sino de un reintegro con motivo de una compensación. El importe del bono le corresponde íntegramente al industrial que lo tiene declarado en sus balances como de su propiedad, ya que forma parte del precio del producto vendido.

Reiteramos nuestro más decidido apoyo a la continuidad del régimen porque, además de lo indicado, constituye un elemento fundamental para mejorar nuestra competitividad con Brasil, pero asimismo sostenemos la necesidad imprescindible de introducir una profunda reforma destinada a mejorarlo en aquellos aspectos que hemos puntualizado y que, sin mayor costo, conducirá a ordenarlo mejor, hacerlo más accesible y rápido, sin perder de vista el aspecto quizás más importante: que el contenido del bono tenga la viabilidad suficiente de poderse cambiar en bancos oficiales por efectivo y sin costo adicional.


Sistema útil

Obliga a los actores económicos a operar en blanco y pagar sus impuestos

Reclamo concreto

Asegurar la entrega del bono en un plazo que no sea mayor a los dos meses

(1101)
(0)
¿Desea opinar en esta discusión sobre: El agro y los bienes de capital en Argentina?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
PUBLICAR OPINIÓN
La acidez o alcalinidad del suelo causan diversos problemas a la vegetaci&oacut...
 
I.- INTRODUCCIÓN La Estevia es una planta herbácea perenne, cuyas hojas molidas...
Gracias escribirme - Ing. Pedro Daniel Leiva este medio le envio mis sinceras...
 
Buenos días, todos foristas, dirijo especialmente Ing Carlos Abecasis, muy int...
Servicios Profesionales
jose vasquez jose vasquez
Fargo, North Dakota, Estados Unidos de América
Ing. Jesus Suaraez M Ing. Jesus Suaraez M
rancho Cucamonga, California, Estados Unidos de América
Rene Quintero Rene Quintero
Miami, Florida, Estados Unidos de América
Ing. Agrón. Nelson Sánchez Riverón Ing. Agrón. Nelson Sánchez Riverón
Philadelphia, Pennyslvania, Estados Unidos de América
   | 
Copyright © 1999-2014 Engormix.com - All Rights Reserved